Bienvenido

NOTA IMPORTANTE

Tras el ultimo capitulo de Necroworld (El 200). Este blog permanecerá abierto hasta un nuevo aviso. Cuando este aviso suceda, este blog publicará una entrada nueva donde aparecerá la nueva dirección al nuevo blog (Intentaré que os redireccione) Pasado un tiempo, este blog desaparecerá.
Ya podeis entrar en el siguiente blog, la historia se muda ahi.
juanmanuel-sagazombis.blogspot.com.es

Seguidores

sábado, 30 de agosto de 2014

NECROWORLD Capitulo 46

Día 18 de Enero de 2010
Día 575 del Apocalipsis…
Fort Lee… 9:00 de la mañana

Con el amanecer habíamos comenzado a prepararnos para proseguir el viaje. Stacy, Rachel, Juan y yo estábamos reunidos alrededor del mapa para planear nuestros siguientes pasos, era imposible continuar por la interestatal 80 debido al atasco que había, así que debíamos tomar otro camino mucho más accesible y a poder ser evitando grandes ciudades y pueblos, sería fatal meternos en medio de algún rebaño.
El viaje estaba siendo mucho más difícil de lo que había creído en un momento, y todavía no habíamos recorrido ni la mitad del camino, además no conocía el lugar, para mi era como estar caminando a ciegas.
—Deberíamos tomar carreteras secundarias como estas de aquí— dijo Juan señalando dos. –La Howland Ave podríamos seguirla, además, ahí hay casas que podríamos saquear, además de haber podridos serán muy pocos, tampoco nos encontraremos atascos, puede que algún que otro vehículo abandonado, pero podríamos quitarlo fácilmente. ¿Qué me decís?— Juan me miró a mi. –Es ahora mismo la mejor baza que tenemos.
—Entonces tomaremos Howland Ave… Que remedio— respondí.
—Siento haberos metido en este lio. Si hubiese tenido todavía mi avioneta…— se disculpó Stacy.
—No te preocupes— le dije. –Estamos aquí por decisión propia. Yo soy el responsable aquí— En ese momento entró Sean en la sala donde nos encontramos.
—Ya estamos listos para salir.
Yo asentí y miré a Juan. –Parece ser que controlas del tema, así que te dejo a la cabeza.
—Bastará con llegar hasta la 70… Creo que a partir de ahí lo tendremos fácil, seguir por ahí hasta Nevada, realmente si atravesamos el desierto tendremos menos problemas. Eso si, puede que haya pocos caminantes, pero puede que haya saqueadores. Moradores de las Arenas para ser exactos.
—¿Esos no salían en la Guerra de las Galaxias?— preguntó Sean.
Juan lo ignoró y volvió a mirarme. –Se que es peligroso, pero también será más rápido. Desde la 70 accederemos a la 15 y ya estaremos a mitad de camino— Juan miró a Sean –Y si, eran los de la guerra de las galaxias.
—Me encantaba esa saga, creo que podían haber hecho una nueva trilogía… Si el mundo no se hubiese ido a la mierda. Episodios siete, ocho y nueve.
—Y con la suerte que tenemos últimamente, las llevaría la Disney— insinuó Stacy con una sonrisa.
Salimos al exterior y comenzamos a repartirnos en los vehículos, justo cuando iba al jeep en el que iría junto a Stacy y Laura me crucé con Yuriko, al ver que no me miraba la cogí del brazo. Ella me miró con los ojos muy abiertos, como si pensase que iba a hacerle algo.
—Tranquila, tranquila. Te noto extraña. ¿Qué es lo que te pasa? Si tienes miedo deberías haberte quedado, de verdad. No quiero que nadie esté aquí a la fuerza.
—No, no es nada, son cosas mías. Solo estoy algo tensa, pero se me pasará— respondió Yuriko. –Te prometo que estoy bien.
—¿Seguro?— pregunté.
—Si, seguro— respondió Yuriko alejándose de mí y caminando hasta uno de los camiones.
Ella me había dicho que estaba bien, pero aun así no me había convencido, algo me decía que me había mentido, a esa chica le ocurría algo. En ese momento me llamó Stacy y yo fui hasta el Jeep, subí y pusimos rumbo hacia  Howland Ave.
Juan con su Jeep pasó delante y comenzamos a salir de Fort Lee, confiaba en que el tuviera razón y que siguiendo las indicaciones llegaríamos a buen puerto. Mientras yo conducía pensaba en Eva, en como estaría, también pensaba en mi hermano y en si ya lo habrían obligado a marcharse de Manhattan. Me sentía mal por haber llegado a eso con el, pero era lo mejor para el y para todos, aun así también me preguntaba como estaría, al fin y al cabo era mi hermano.

Manhattan… Zona infestada…

Christopher y Mouse llevaban toda la noche dando vueltas por la zona infestada de la ciudad. Habían salido allí poco después de escuchar la explosión en la superficie, poco después se habían enterado de lo que había pasado, alguien había asaltado el polvorín y había robado armas, algo de lo que habían culpado a los habitantes de los túneles… Como si las cosas no estuviesen suficientemente mal, ahora les habían cargado el muerto a ellos. Obviamente Mouse no había visto ni oído nada extraño que inculpara a nadie de los túneles,  aunque como el ya sabía, había demasiadas cosas que se le escapaban allí abajo, como las diferentes facciones y las bandas que se formaban de vez en cuando.
—¡¡¡Cuidado!!!— gritó Christopher sacando a Mouse de sus pensamientos.
Mouse reaccionó a tiempo antes de ser atrapado por un No Muerto que había salido arrastrándose de debajo de una ambulancia empotrada en una farola, a Mouse le vino justo para impedir que este le mordiera en la pierna.
—Gracias— respondió Mouse mirando al pobre desgraciado que surgía de debajo del vehículo, dejando al descubierto que solo era un torso. Se agachó a su lado y mientras con una mano le mantenía la cabeza contra el asfalto, con la otra ponía fin a su sufrimiento clavando el cuchillo que acababa de sacar.
—¿No te parece extraño que sea este el primero que vemos desde que estamos por aquí? Cada vez están más dispersos, abandonan las ciudades— dijo Christopher mirando a su alrededor para asegurarse de que no aparecía ningún otro caminante por sorpresa.
—Eso es por que están todos en la valla, la explosión debe haberlos atraído. Es seguro además. Tenemos que seguir buscando a los demás, tienen que estar en algún lugar. Ya han pasado demasiadas horas como para pensar que no les ha pasado nada. Estoy muy preocupado por Kim.
—Pues entonces mejor, no nos molestaran. Ahora sigamos buscando, en ese grupo estaban también Wendy y Jesús— respondió Christopher.
Ambos siguieron por las calles de la zona infestada, mirando en cada rincón, en cada calle, pero no había ni rastro de sus compañeros desaparecidos. Fueron pasando horas hasta que por fin vieron algo a unas dos manzanas de su posición. Allí al final de la calle divisaron una grúa, era sin ninguna duda la que usaban los arponeros. Mouse y Christopher acudieron corriendo y se encontraron con el horroroso espectáculo, había un montón de cuerpos, algunos de ellos ya en avanzado estado de descomposición pero con un agujero en la cabeza, esos no les sorprendieron tanto. Los que si les llamaron la atención fueron los que estaban medio devorados.
Christopher al llegar vio el cuerpo de una chica y se agachó a su lado, le dio la vuelta y reconoció el rostro de Wendy, aunque tenía un agujero de bala en la cabeza, Mouse miró el cuerpo y también la reconoció. Poco a poco fueron reconociendo el resto de cadáveres uno por uno, Mouse estaba al borde de un ataque de nervios por el temor de que en un momento a otro podría encontrar el cuerpo sin vida de Kimberly, pero no fue así, la chica no aparecía por ningún sitio.
—¡¡¡¡¡Kimberly!!!!!!— comenzó a gritar Mouse, hasta que Christopher lo agarró del brazo y le pidió que guardara silencio, no era buena idea arriesgarse de esa manera en plena zona infestada, un solo grito podría atraer a todos los infectados. –Tenemos que encontrarla, tiene que estar en algún lugar.
—Tranquilo, la encontraremos— en ese momento Christopher se percató de uno de los cuerpos, se acababa de mover.
Ambos se acercaron al cuerpo y vieron que se trataba de Grayson, este enseguida alzó la cabeza y dejó escapar un lastimero gemido al mismo tiempo que trataba de levantar unos destrozados brazos. Rápidamente, Mouse acabó con el con un golpe en la cabeza, luego miró a Christopher. –Puede que los caminantes los sorprendieran, pero me parece extraño que algo así ocurriese.
Christopher dio la vuelta a la grúa y abrió la puerta del conductor, en ese momento del interior de la cabina cayó un cuerpo, cuya cabeza emitió un sonido cuando chocó contra el suelo. –Fíjate, esto es de un tiro en la cabeza… Como el del resto salvo Grayson, todos tienen heridas de bala. Esto no lo hicieron caminantes, se alimentarían de ellos después, pero ya estaban muertos. Aquí alguien los atacó— Christopher miro en dirección a la zona segura.
—¿Qué insinúas?— preguntó Mouse. —¿Qué han sido habitantes de ahí quienes han hecho esto? No se… Pero podría ser, hay un alto índice de que si lo hicieran, pero también es bajo— se puso en pie. –Mira, ni siquiera me importa si han sido ellos o no, solo quiero encontrar a Kim y volver a nuestra casa.
Mouse y Christopher siguieron por las calles esperando encontrar a Kimberly. Mouse tenía la certeza de que debía estar en algún lugar cerca, debía estar viva, seguramente oculta y aterrorizada, quizás con el asesino de los demás estuviera pisándole los talones, Mouse solo pensaba en lo que haría si se cruzaba con el o con ellos. No le importaba cuantos fuesen, si le hacían daño a Kimberly se las pagarían.
*****
Carlos se había instalado en el centro parroquial que había escogido como refugio desde el momento que lo vio y justo antes de encontrar a los escorias que iban por aquella zona. Después de acabar con todos ellos se sentía en un estado de euforia, fue al colegio a por una escalera, entró dentro y acabó con los caminantes que había, cogió la escalera y volvió a la parroquia, entró a través de una de las ventanas del primer piso, limpió el edificio de No Muertos y finalmente logró establecerse allí.
Carlos observaba la ciudad desde allí, algo había ocurrido en el puerto, seguramente en el polvorín, aunque ya le importaba poco lo que ocurriese en la ciudad, no podía evitar sentir cierta curiosidad por el autor o los autores de aquello, estaba pensando en ir a ver que había pasado justo cuando vio algo desde la terraza del edificio que le servía de refugio, se trataba de dos hombres, uno más alto que el otro, el otro de menos estatura parecía ser que era el que llevaba la voz cantante, vio como acababan con medio No Muerto que había surgido de debajo de una ambulancia empotrada, esos eran más habitantes de los túneles, más escorias de la guerrilla que seguramente estaban buscando a los que el había matado, en ese momento sintió un impulso, uno mayor que el de ir a ver que había ocurrido en el polvorín, sintió el impulso de ir a darles caza, de divertirse con ellos viéndolos sufrir mientras los mataba poco a poco, fue en ese momento cuando cayó en la cuenta de algo, el más bajo era el que lo había golpeado aquella vez en el callejón, lo cual le daba una razón más para ir a cazarles, quería vengarse de aquella maldita sabandija.
Carlos entró en el interior del edificio y comenzó a preparar sus armas, tanto el fusil, como la pistola, el cuchillo y su ultima adquisición, el lanza arpones que se había llevado como trofeo tras abrir a la chica en canal. Una vez estuvo listo salió a la calle y comenzó a recorrer la calle para jugar de nuevo al juego más excitante que había jugado en mucho tiempo, la diversión estaba apunto de comenzar. Iba a matarlos a los dos, cortarles la cabeza y colgarlas en la pared, para poder observarlas cada día mientras se reía de ellos.
*****
Manhattan… Zona segura…
11:00…

Eva, David, Alicia y Sandra observaban desde la ventana de casa de Eva el ir y venir de los soldados. Era evidente que se estaban preparando para un asalto a la gente de los túneles. Lo ocurrido en el polvorín había crispado a muchos, los cuales pedían que rodaran cabezas, lo que demostraba que a muchos poco les importaban las vidas de las mujeres y niños que había allí abajo, allí arriba estaban demostrando que solo miraban por sus propios intereses.
—No me gusta nada como están desarrollándose las cosas. Tengo mucho miedo, la verdad, empiezo a pensar que no deberíamos haber venido aquí nunca— confesó Alicia mientras volvía al sofá para arropar al pequeño Cristian, el cual se había quedado dormido hacía un rato. –Creímos que nos iba a ir mejor aquí pero no hemos encontrado más que problemas, uno detrás de otro, hemos perdido a Vanesa, Cesar y Luci, casi perdimos a Juanma. No podemos seguir aquí.
En ese momento Eva miró a todos. –Seguramente alguno ya lo sabéis, pero antes de irse, Juanma me dijo algo sobre la posibilidad de mudarnos a Portland todos, es por eso que el también se ha ido, quiere ver como son allí las cosas. Quiero que sepáis que lo apoyo en esa decisión.
—Yo también lo apoyo. El me dijo que cuidara de vosotros mientras el no estaba y es lo que haré. Estoy completamente de su lado, así que si quiere ir allí, iremos todos.
—Creo que exageráis un poco— comenzó a decir Sandra. –Las cosas están extrañas aquí, pero dudo que ocurra nada malo, además, lo de ir a Portland creo que solo nos incluye a nosotros… Para que me entendáis, no quiero largarme y dejar aquí a Parker.
—Dudo que Juanma ponga objeciones a que venga el también. Para ser claros Sandra, quedarnos aquí implica que nos metan en una guerra que nada tiene que ver con nosotros— explicó Alicia. –Yo también quisiera quedarme, pero tengo un hijo del que preocuparme. Este ya no es un buen sitio. Lo mejor es saber si podemos ir a Portland y quedarnos o directamente abandonar la ciudad y buscarnos la vida.
—Entonces no lo estás protegiendo— dijo Sandra. –Quieres abandonar la ciudad a cualquier precio aunque sea para dar vueltas por paramos infestados y localidades llenas de No Muertos. Volverás a ponerlo en peligro, hemos tardado mucho en llegar hasta aquí, escuchad, si os queréis ir podéis hacerlo, pero yo no os acompañaré, aquí tengo una vida, pero si os vais os echaré de menos.
Justo en ese momento llamaron a la puerta y Eva fue a abrir, cuando la abrió se encontró a tres soldados, uno de ellos sacó una carpeta y comenzó a pasar paginas, enseguida comenzó a hacer preguntas. —¿Eva?— Ella asintió y enseguida David se acercó a la puerta, el soldado lo miró e hizo unas anotaciones. –Estamos buscando a Sandra también y a David, no están en sus casas y supusimos que estaban aquí. ¿Son ustedes?
David se alzó como porta voz. –Si, yo soy David y ella es Eva, Sandra también está aquí. ¿Qué desean?
—El sargento Cooper está haciendo un llamamiento a todo aquel que pueda empuñar un arma. Necesita efectivos para el ataque a los túneles.
—Lo siento, pero no estamos interesados en ello— respondió David –No queremos problemas.
—No lo estáis entendiendo, no aceptaremos negativas, es Cooper quien está al mando ahora mismo y a los que no obedezcan la orden se les castigará. Ahora andando.
—Mi hija está en el colegio, no puedo…
—Escuchad— comenzó a decir David a los soldados. –El más capacitado para el trabajo aquí soy yo. Ellas no podrán hacerlo, pero yo si.
El soldado lo miró y luego miró a sus compañeros. –Cooper se pillará un buen mosqueo, nosotros no queremos saber nada, vosotros mismos.
—Asumo toda la responsabilidad— respondió David.
—Muy bien, vámonos— dijo un soldado, pero David no salió por la puerta. —¿Qué pasa ahora?
—Adelantaros vosotros. Yo me despido de ellas y voy… La reunión es en el Madison Square Garden ¿Verdad?— preguntó David, seguidamente los soldados asintieron. –Muy bien, allí iré enseguida— Los soldados se marcharon y David cerró la puerta, fue entonces cuando Alicia se le acercó y le asestó una sonora bofetada.
—¿Estás loco? ¿Vas a participar en una masacre?
—No participaré en nada, me escaquearé como pueda, pero tenía que libraros a vosotras primero. Ahora tengo que irme, pero volveré antes de la cena— terminó diciendo con una sonrisa, seguidamente abrazó a Alicia, se despidió de Sandra y Eva y salió por la puerta.
*****
Carguero Prisión…
12:00…

El rumor de que algo había pasado en la ciudad había corrido por el interior de la prisión como la pólvora. Todos hablaban de una explosión y de que los responsables habían sido los miembros de la guerrilla. Luci había decidido ir a ver lo que había pasado, podría verlo desde una de las plataformas, llegó hasta allí tan rápido como pudo y se encontró en el exterior, con una barandilla oxidada frente a el. Al otro lado de la barandilla se encontraba el mar y el puerto, un poco más allá en el puerto se podían ver los restos del polvorín, el cual en parte había ardido por culpa de la explosión.
Luci observó el ir y venir de varios soldados, incluso le pareció ver a David allí también, miró un poco mejor y si, se trataba de David, reconocería su figura en cualquier lugar, estaba haciendo algo, el y otros soldados estaban cargando de armas unos jeeps, parecía que se estaban preparando para algo, fue en ese momento cuando se agarró a la barandilla y comenzó a gritar el nombre de David, aunque este seguía a lo suyo y no parecía escucharla.
—¡¡¡¡David!!!!— justó en ese momento alguien la agarró y tiró de ella, haciéndola caer sobre el suelo de placa metálica de la plataforma. Justo cuando alzó la vista se encontró con una de las enmascaradas  desnudas que había visto el primer día que estuvo en la prisión, seguidamente vio a otras cuatro comenzar a rodearla. —¿Qué queréis?
La que parecía la líder se dio la vuelta, miró al puerto y luego volvió a clavar la mirada en Luci, esta podía ver los ojos a través de los agujeros de la mascara. –No te escuchará, pierdes el tiempo chica.
—¿Qué coño dices?— preguntó Luci poniéndose de pie. –Allí hay un amigo mío, necesito que sepa que estoy aquí. No quiero que piensen que estoy muerta.
—Ya lo piensan— terminó de decir la jefa de las enmascaradas. –Aquí todo el que entra nunca sale o sale para convertirse en cobaya de experimentos. Aun no tengo claro cual será tu destino, pero será interesante ver como te desenvuelves aquí dentro, en tus ojos se ve que eres una luchadora nata y es por eso por lo que has sobrevivido tanto tiempo ahí fuera. Me recuerdas a mí, tuve que matar muchas veces…¡¡Que coño!! Eres como yo, una asesina en potencia. Te voy a proponer que te unas a nosotras.
—Olvídalo arpía, no pienso andar por ahí como una loca enmascarada y en pelotas, rebanando pollas de incautos— respondió Luci. –Solo eres una puta lunática.
En ese momento la líder de las enmascaradas la golpeo al tiempo que lanzaba un grito de rabia, aunque seguidamente Luci respondió con un puñetazo en el cuello de esta, fue tan fuerte que se tambaleo hasta chocar de espaldas contra la barandilla, seguidamente Luci le asestó una patada en el pecho y la mujer se precipitó sobre la barandilla ante la mirada atónita de sus seguidoras, las cuales se quedaron paradas.
El grito fue largo mientras caía, seguidamente se escuchó el impacto contra el agua. Luci se asomó y vio a la enmascarada emerger dando gritos de furia e insultándola. De pronto vio como en una plataforma de más arriba aparecían dos guardas , estos ni cortos ni perezosos descargaron una lluvia de balas sobre el cuerpo de la mujer que había caído al agua, pronto el cuerpo se vio flotando boca abajo en medio de una mancha roja.
Las otras cuatro miraron a Luci y enseguida se dieron la vuelta para salir corriendo de nuevo al interior del carguero, Luci podía haber salido detrás de ellas para matarlas, sabía que quizás en algún momento quisieran intentar vengarse de ella, pero en esos momentos le daba igual, quería tratar de llamar la atención de David, pero entonces vio a los guardas que no le quitaban el ojo de encima.
—¡¡¡Vuelve al interior y no armes follón!!!— le gritó uno de los guardas mientras le apuntaba con el AK—47 –No me hagas disparar.
Luci volvió a mirar al puerto y vio como David se subía a uno de los jeep y se marchaba con los otros soldados. Había perdido una gran oportunidad, aun así seguía planeando algo, solo necesitaba aguantar un poco y observar bien, pero iba a intentar escapar.
*****
Manhattan… Zona segura…

David se había subido al Jeep, cuando salió de casa fue enviado directamente al puerto a cargar armas, una vez allí le había parecido escuchar que alguien lo llamaba por su nombre, pero seguramente solo se lo estaba imaginando, aunque en su fuero interno pensaba que la voz que le había parecido escuchar era la de Luci, y ella no podía ser, ya que había muerto, pero lo mismo pensaron de Juanma y este resultó estar vivo.
—¿Qué te pasa?— le preguntó Jill estando a su lado en el Jeep.
—Nada, me ha parecido escuchar a alguien gritando mi nombre, solo eso.
—Quizás si, pero es raro que aquel que te llamaba no haya hecho acto de presencia. No te agobies tío.

Minutos más tarde llegaron al Madison Square Garden donde estaban Cooper y Gallaguer como altos dirigentes de la operación. Allí había muchos soldados, todo parecía normal hasta que de repente aparecieron soldados llevando a unas personas esposadas, amordazadas y golpeadas. David no entendía lo que había pasado y porque hacían eso, le daba la impresión de que esos apaleados eran soldados.
—¿Qué ocurre?— preguntó David a Jill.
—Creo que son cómplices— respondió esta.
—Claro que son cómplices, estos cabrones han estado colaborando con la guerrilla desde hace tiempo, pasándoles comida, información y demás. A muerte con ellos.
Un total de ocho detenidos fueron obligados a arrodillarse ante todos los demás, incluso algunos se acercaron a escupirles y a golpearles, a una chica que estaba detenida le arrancaron la camisa de tirantes de un tirón dejando sus pechos al descubierto, alguno de los soldados más jóvenes incluso se acercó a manoseárselos con una sonrisa en la cara.
—Esto me está poniendo enfermo. Si han hecho algo que los encierren y basta, no es necesario llegar a estos niveles de humillación. Mira a esa pobre chica— dijo David.
En ese momento Cooper alzó los brazos y pidió silencio, luego comenzó a hablar. –Serán castigados, pero ahora vamos a lo importante. Los de la guerrilla han atentado contra nosotros robándonos armas cuando se suponía que estábamos en paz y había un pacto, pero ahora nos atacan. Podríamos pasar esto por alto, pero nos dejaría como débiles… Nosotros no somos débiles, somos fuertes, estamos tratando de crear una nación, y ahora mismo que estoy al mando mientras nuestro líder no está, no pienso dejar que esas basuras que son felices con una rata para la cena nos dejen como unos pardillos, esta noche bajaremos ahí abajo y les daremos un golpe tan contundente que los hará huir y largarse de aquí, ya no tendremos que vivir con miedo de que salgan esos salvajes y violen a nuestras mujeres e hijos. Demostrémosles que si alguien nos desafía, nosotros contraatacaremos con mano de hierro. Quiero que sufran.
—Acabaremos con ellos— sentenció Gallaguer. –Una vez ahí abajo no bajéis la guardia, todos son el enemigo, ya sean mujeres o niños. Tenéis que ir con el arma siempre en alto y disparar siempre que tengáis ocasión.
David no creía lo que estaba escuchando, tampoco Jill. Iban a obligar a los soldados a masacrar a todos los habitantes de los túneles sin darles opciones de ningún tipo, era obvio que iban a pagar justos por pecadores, la peor parte se la iban a llevar las mujeres y los niños, los únicos que no tenían culpa de nada.
—Ahora castigaremos a los traidores— dijo Gallaguer, el cual parecía deseoso de hacer sufrir a los detenidos. —¿Qué queréis? ¿Encierro o ejecución inmediata? Vosotros decidís.
Enseguida los soldados comenzaron a gritar, unos, quizás los más sensatos les estaban perdonando la vida y pedían que únicamente los metieran en prisión, pero los más jóvenes y quizás la mayoría de los soldados, pedían la ejecución inmediata. Buscaban la sangre y sufrimiento de los detenidos, no perdonaban su falta, uno incluso se adelantó y le asestó una violenta patada en la boca del estomago a uno de los soldados, el cual cayó hacia delante y comenzó a vomitar.
—Queremos ejecución inmediata, acabemos con ellos. Son unos traidores— dijo un soldado que estaba detrás de David, este no pudo evitar lanzarle una mirada para que se callara, pero aquel soldado siguió gritando como un energúmeno mientras daba saltos junto a otros tantos soldados.
—¡¡¡¡Sileeeeeeencio!!!!— gritó Cooper. –Dejad de comportaros como animales.
David miró a Jill. –Tiene gracia que diga eso después de armar todo este follón. No se que cojones espera, son animales lo quiera o no.
—Esto no acabará bien— respondió Jill –Deberíamos irnos y que hagan los que quieran… Como siempre.
—No podemos dejar que hagan esto así, no es humano, los van a terminar linchando. Paso de participar en ello— dijo Jill saliendo entre la multitud, David la siguió.
Cuando estuvieron en el exterior comenzaron a escuchar los gritos en el interior, no querían imaginarse lo que estarían haciéndoles a los que ellos llamaban traidores. Las cosas se estaban poniendo demasiado extrañas allí, para David comenzaba a tomar forma lo de irse de allí, la vida en Manhattan estaba resultando muy distinta a lo que había imaginado en un principio, antes ya lo había pensado, pero en esos momentos había tomado la decisión de que también quería marcharse.
En ese momento vieron salir al sargento Cooper, el cual nada más estar en el exterior sacó un cigarro y se lo encendió, cuando los vio se acercó a ellos y les dio un cigarro a cada uno. –Lamento lo de ahí dentro, pero debemos dar ejemplo a aquellos que podrían traicionarnos. Se que es duro, pero no nos quedaba otra.
—Con todos mis respetos sargento, pero no deberían haber planteado dos opciones, deberían haberlos metido en prisión, simplemente. ¿Qué les están haciendo ahora?— preguntó David señalando hacia el estadio.
—Los ahorcaran— respondió Cooper fríamente dándole una calada al cigarro. –Por cierto, ha llegado hasta mis oídos que no has permitido que dos de tus compañeras estuvieran en la operación y que tu te harás responsable.
—Si, lo siento sargento, pero no quiero que ellas corran peligro ahí abajo. Hice una promesa— respondió David. –Supongo que algo así es motivo de castigo, así que… Tendré que aceptarlo.
Cooper le dio una calada más al cigarro y volvió a mirar a David. –No, creo que hiciste bien. Eres un buen hombre que cuida de su familia y los suyos. Quedan pocos como tu ciertamente. Ahora id a vuestras casas, esta noche asaltaremos los túneles.
*****
Manhattan… Zona infestada…
14:00…

Mouse y Christopher seguían dando vueltas por las calles, a cada calle que llegaban, Mouse iba perdiendo la esperanza de encontrar a Kimberly con vida, lo cual lo estaba matando por dentro, había veces que pensaba en darse la vuelta y regresar a los túneles. En ese mismo momento escucharon un ruido que venía de detrás de un vehículo, era el sonido de algo masticando, seguramente un caminante. Con el corazón en un puño, Mouse se fue acercando y vio a alguien inclinado de espaldas a el, Mouse reconoció la ropa y la melena.
—¿Kim?
Aquella persona al escucharla se alzó y se dio la vuelta, momento en que casi se le paró el corazón a Mouse. Kimberly lo observaba con la cabeza inclinada hacia un lado, detrás de ella se encontraba el cadáver de un perro de pequeño tamaño con el cuerpo desgarrado, de la boca de Kimberly iban cayendo pedazos de carne con pelos de color blanco, seguidamente comenzó a caminar hacia el mientras Mouse retrocedía sin poder creerse lo que veía, aun así alzó el arma y apuntó a la cabeza de Kimberly, seguidamente disparó y una bala atravesó la cabeza de la muchacha, la cual se desplomó al instante mientras Mouse lloraba amargamente. En ese momento notó la mano de Christopher en su hombro.
—Lo siento amigo. Lo siento de verdad. Se lo mucho que significaba para ti. Será mejor que volvamos a casa.
—Espera— dijo Mouse quitándose la mano de Christopher de encima y agachándose para contemplar el cuerpo de Kimberly, no podía dejarla allí tirada. Fue en ese momento cuando no vio ningún mordisco, sin embargo vio algo en el vientre de esta que le llamó la atención. –Chris… Mira esto. No tiene mordiscos, murió y se reanimo… Alguien la abrió en canal con un arma blanca. El hijo de puta lo disfrutó.
—Vamos John… Salgamos de aquí— le pidió Chris agachándose justo a su lado. En ese preciso instante una bala voló por los aires el retrovisor del vehículo. Enseguida ambos tomaron cobertura detrás del vehículo. –Nos atacan… Alguien nos ataca.
—Debe ser el mismo hijo de perra que mató a Kim. Ahora quiere cazarnos a nosotros. Juro que lo voy a destrozar— dijo Mouse tratando de salir, pero Christopher se lo impidió.
—Si sales te matará, no conocemos su posición, podría estar en cualquier lado. Solo espera, dudo que se acerque, cuanto más dispare, antes descubriremos su posición. Solo espera John.
—Muy bien, pero cuando lo tengamos. Quiero ser yo quien se de el gusto de cargárselo.
*****
Interestatal 70…

Por fin habíamos llegado donde Juan nos había dicho, durante el largo camino habíamos saqueado algunas casas, dentro habíamos encontrado No Muertos y comida que nos serviría para alimentarnos durante el camino.
Una vez en la Interestatal 70 el camino iba a ser más tranquilo a través del desierto de nevada, el cual comenzaba a extenderse ante nosotros. Prácticamente estábamos a la mitad de camino y no se veían caminantes por ningún lado.
Como necesitábamos parar a comer divisamos un área de servicio y nos encaminamos hacia ella con nuestros vehículos. Cuando llegamos aparcamos los vehículos y nos bajamos para inspeccionarla. Juan y yo fuimos los primeros en entrar abatiendo a dos caminantes solitarios, un hombre y una mujer. Poco después los demás entraron y comenzamos a comer, después retomaríamos nuestro camino.


No hay comentarios:

Publicar un comentario