Bienvenido

NOTA IMPORTANTE

Tras el ultimo capitulo de Necroworld (El 200). Este blog permanecerá abierto hasta un nuevo aviso. Cuando este aviso suceda, este blog publicará una entrada nueva donde aparecerá la nueva dirección al nuevo blog (Intentaré que os redireccione) Pasado un tiempo, este blog desaparecerá.
Ya podeis entrar en el siguiente blog, la historia se muda ahi.
juanmanuel-sagazombis.blogspot.com.es

Seguidores

martes, 18 de junio de 2013

Capitulo 200: El final, part 6



Eva, Jorge y yo habíamos llegado donde Jorge nos había dicho. Se trataba de un agujero por el que cabía una persona, seguidamente había un largo pasillo de piedra y luego un pasillo de color blanco iluminado. El pasillo terminaba en lo que parecía un laboratorio. Jorge nos explicó que era ahí donde habían desarrollado la vacuna, cuya última dosis estaba en mi bolsillo en esos momentos. Eva no hacía más que mirar a los lados apuntando con el arma. Entonces vio varias ampollas con líquidos en una parte del laboratorio, cuando iba a tocarlas Jorge se lo impidió.
-No lo toques. Aquí trabajaban con virus y vacunas. Si no tienes cuidado podrías coger cualquier cosa-
-Lo siento- dijo Eva mirándonos.
Me fijé en los tubos criogénicos y en una especie de incubadoras del tamaño de una persona que estaban hasta arriba de algo que me pareció que era agua. No recordaba si lo había visto la última vez que estuve allí, al igual que tampoco recordaba conocer la entrada por la que Jorge nos había llevado.
-Aquí metían a los infectados con los que experimentaban, seguramente ese liquido va cargadito de Solanum- dijo Jorge.
De repente miré a la cámara que nos observaba y seguidamente se abrió la puerta del laboratorio, los tres la cruzamos preparados por si ocurría algo, pero no pasó nada. Ante nosotros se encontraba otro pasillo que comenzamos a seguir. A cada paso que dábamos me sentía como un ratón que entra en una ratonera. Aquel lugar daba escalofríos.
No tardamos en llegar a la celda de detención, donde me asomé rápidamente esperando encontrar a Vicky, pero no estaba allí. Al no verla sentí una gran frustración, tanta que me di la vuelta para mirar a la cámara que nos enfocaba, podía imaginarme a Beltrán en la sala de monitores observándonos con una gran sonrisa, eso le parecería de lo más divertido.
.¡¡¡Beltrán!!! ¿Dónde esta mi hija? Aquí te traigo la puta vacuna y la puta bomba- comencé a decir a la cámara. Aunque la única respuesta que recibí fue el silencio.
-Juanma, si nos esta observando y eso es seguro. Solo puede estar en un lugar. Esta en la sala de monitores, desde ahí controla todas las cámaras tanto del bunker como de la ciudad, así que es ahí a donde debemos ir-
Los tres nos pusimos en marcha hacia la sal de monitores. Allí nos encontraríamos cara a cara con Beltrán. Tendría que controlarme mucho para no dispararle nada más verle, podría estar usando a Vicky como escudo.
*****
Beltrán volvía a sonreír satisfecho, le habían traído lo que tanto deseaba, pronto los tendría a los tres allí en la sala de control. También miró al monitor donde se veía a la niña, esta seguía en la jaula totalmente inmóvil. Nunca había pensado que esa niña le sirviera para tanto, aun podría sacarle más partido, en realidad se alegraba de no haberla matado todavía.
Muchas cosas circulaban por su mente, formas de ganar aquella batalla que se avecinaba. En ese momento se abrió la puerta que había detrás de el y vio entrar a los tres apuntándole con sus armas. Beltrán se dio la vuelta poco a poco y se los quedó mirando.
-Me alegro de veros. Supongo que traéis lo mío ¿No?-

-¿Dónde esta mi hija?- pregunté sin dejar de apuntarle. –Primero mi hija y luego lo tuyo- En ese momento Beltrán señaló a uno de los monitores en el cual vi a Vicky metida dentro de una jaula en mitad de un pasillo. Eso me hizo explotar de rabia y lanzarme contra Beltrán, al que le puse la pistola en la cara. –Dime como llegar hasta ella o te mato a hora mismo-
Beltrán sonrió y en ese momento vi como deslizaba su mano hacia un botón. Eso hizo que una luz roja se encendiera en aquella habitación y seguramente en todo el bunker. A lo que le siguió la voz de una mujer.
“Atención, atención. Todas las puertas de seguridad del bunker están abiertas, si no las ha abierto voluntariamente por favor, teclee el número de cierre. Repito, se han abierto todas las puertas del bunker, si no las ha abierto voluntariamente teclee el numero de cierre”.
-¿Qué has hecho?- le pregunté.
-He abierto todas las puertas del bunker, los infectados del exterior van a comenzar a entrar en tromba y tu hija esta en ese mismo pasillo. La harán pedazos cuando entren- dijo Beltrán con una sonrisa. –No quería que te lo perdieras-
-Hijo de puta, teclea el código de cierre ahora mismo si no quieres que te mate ahora mismo, se que lo sabes-
-Claro que lo se. Soy el único que lo sabe. Si me matas te quedaras sin el- dijo Beltrán empujándome.
-Pues dímelo ahora mismo- le exigí. -¡¡¡Venga!!!-
-Creo que no te lo diré-
*****
Luci vio como todas las puertas del lugar se abrían de repente al tiempo que unas sirenas comenzaban a sonar en el exterior. Al abrirse las puertas todos los infectados comenzaron a entrar rápidamente, Luci sabia que esas no eran las únicas puertas de entrada. Si no que había más. Así que era seguro que había infectados entrando desde diferentes puntos.
No entendía muy bien porque estaba pasando eso, hasta que se dio cuenta de que era más que probable que tenía que ver con los demás. Rápidamente Luci se puso de pie y comenzó a correr hacia una puerta abierta por la que no estaba entrando ningún infectado, entro rápidamente a pesar del dolor de la pierna. Dentro del complejo se repetía una y otra vez el mismo mensaje dicho por una mujer.
Luci comenzó a correr por el pasillo, se cruzó con algunos de los infectados y esquivó a aquellos a los que no mató. Llegó a un ascensor y al ver que no funcionaba comenzó a descender por los cables. Tenía que llegar hasta sus amigos antes de que fuera demasiado tarde.
*****
“Atención, atención, intrusos sin autorización en el complejo”
Ese nuevo mensaje no hacía más que repetirse una y otra vez, al mismo tiempo vi como pasillos del bunker iban llenándose de No Muertos. También vi a Vicky como trataba de salir de la jaula dando patadas, podía ver que estaba completamente nerviosa, me imaginaba que estaba viendo llegar a caminantes.
-Que teclees el maldito código ahora mismo- le dije otra vez.
-En lugar de estar aquí amenazándome deberías ir a por tu puta hija. ¿No crees? Deberías correr antes de que los podridos la devoren-
Eso hizo que me apartara de Beltrán y mirara a Jorge. –Sácale el código mientras yo voy a por la niña-
-Muy bien, corre- dijo Jorge apuntando a Beltrán.
Salí por la puerta rápidamente y comencé a correr por los pasillos, mientras corría vi que Eva me seguía de cerca.
-Cuando tengamos a la niña recogemos a Jorge y nos vamos. Que Beltrán se quede con su bomba- dije mirando a Eva.
Los dos seguimos corriendo y mirando por cada uno de los pasillos que nos encontrábamos, pero Vicky no aparecía por ningún lado. Entonces escuché sus gritos, estos no eran ninguna grabación, eran los suyos, también escuché los gruñidos y gemidos de unos infectados, eso me hizo temerme lo peor. Aceleré el paso y llegué hasta un pasillo donde me encontré la jaula abierta, pero Vicky no estaba dentro, había logrado abrirla y salir corriendo. Otro grito me hizo levantar la cabeza y correr hasta el final del pasillo, doblé la esquina y encontré a un infectado sobre Vicky, justo en el momento que este cerraba sus podridas fauces alrededor del brazo de la niña.
La había mordido y por lo tanto la acababa de condenar a ser una de ellos. Sentí tanta rabia que corrí hacia el infectado y se lo quité de encima de una patada en el costado, seguidamente me puse sobre el No Muerto y comencé a golpearle con furia repetidas veces mientras Eva socorría a la pequeña mientras esta sangraba por el brazo. Cuando maté al infectado me lancé sobre la niña.
-Aguanta cariño, aguanta- le repetía una y otra vez, aunque sabía que nadie podía salvarse al ser mordido.
Eva me miraba con lágrimas en los ojos y yo estaba furioso, ya había perdido a Lidia por no poder protegerla y ahora iba a perder a mi hija. La niña estaba en estado de Shock y tenía la mirada perdida. En ese momento mi corazón dio un vuelco. Aun había una manera de salvarla, me llevé la mano al bolsillo y saqué la ampolla de la vacuna. Entonces miré a Eva. -Es la única que hay. Si se la inyecto ya no nos quedara ninguna y no podrán sintetizar una nueva, pero no puedo dejar morir a mi hija-
Eva me miró y sonrió. –Los demás lo entenderán-
En ese momento saqué la jeringuilla y se la inyecté rápidamente en el brazo a Vicky, descargando así el antídoto en su organismo. Estaba salvando a mi hija, pero quizás estaba condenando a la humanidad, aunque en esos momentos no podía elegir porque la elección estaba ya hecha.

No hay comentarios:

Publicar un comentario