Bienvenido

NOTA IMPORTANTE

Tras el ultimo capitulo de Necroworld (El 200). Este blog permanecerá abierto hasta un nuevo aviso. Cuando este aviso suceda, este blog publicará una entrada nueva donde aparecerá la nueva dirección al nuevo blog (Intentaré que os redireccione) Pasado un tiempo, este blog desaparecerá.
Ya podeis entrar en el siguiente blog, la historia se muda ahi.
juanmanuel-sagazombis.blogspot.com.es

Seguidores

jueves, 13 de junio de 2013

Capitulo 200: El final, part 4



Estaba tumbado en la cama cuando sentí que la puerta se abría, no sabía quien era, pero poco a poco fui metiendo la mano por debajo de la almohada y agarré el cuchillo sin que se me viera. Fuese quien fuese, si iba a atacarme lo haría pronto. Cuando ya lo tuve cerca me incorporé rápidamente y me encontré con Eva.
-¿Qué haces aquí? ¿Por qué no me has dicho que eras tu? Podría haberte matado-
Eva no respondió, se inclinó sobre mí y me besó en los labios mientras se me tumbaba encima.
-¿Qué estas haciendo Eva?- pregunté.
Eva se separó un poco de mi. –Por que si vamos a morir quiero hacerlo feliz sabiendo que me amas. Quiero pasar esta noche contigo, quiero sentirte que eres mío. Puede que sea nuestra última noche juntos-
Ambos nos abrazamos y comenzamos a besarnos. En esos momentos no hacía más que pensar en Eva. Ella tenía razón, podría ser que esa fuera nuestra ultima noche y si íbamos a morir, lo mejor era hacerlo felices. Por otro lado no podía evitar la realidad, por que realmente si la amaba. Eva se tumbó en la cama y yo me situé sobre ella mientras nos íbamos desnudando. Podía sentir su cuerpo ardiente contra el mío, enseguida los dos comenzamos a jadear mientras hacíamos el amor. Las manos de Eva me agarraban con fuerza la espalda. En esos momentos realmente fui feliz, ambos lo fuimos. Cuando terminamos nos quedamos tumbados en la cama, ella estaba abrazada a mí en silencio hasta que comenzó a hablar.
-¿Qué crees que pasará con nosotros? Mañana es posible que acabemos muertos, pero moriré feliz sabiendo que te he tenido. Quiero que sepas que pase lo que pase mañana te quiero-
-Yo también te quiero- respondí. –Yo tampoco se que ocurrirá mañana, pero mientras me sea posible no dejaré que te ocurra nada. Si Vicky sigue viva la sacaré de ahí, si por mí fuera iría ahora mismo a buscarla-
Amanecería en un par de horas y ya había dejado de llover, miré por la ventana y vi que comenzaban a irse las nubes, el día siguiente iba a estar tranquilo con respecto al tiempo. Me levanté de la cama y me vestí. Miré a Eva que seguía tumbada en la cama, me incliné sobre ella y le di un beso en los labios.
Cuando salí al salón me encontré con Jorge sentado junto a la ventana. Al verme sonrió. -¿Una noche movidita verdad? Haces bien…-
-Bueno…- me senté a su lado mientras le daba un trago a la botella de agua. -¿Por qué no has preguntado por Daniela?-
-Al no verla me imaginé que había muerto. No quise hurgar más en el asunto… pero…¿Sabes como murió?-
Yo asentí con la cabeza. -¿Quieres saberlo?-
-Si- respondió Jorge con una mueca. –Quiero saber como murió-
-Fue Roache según me contaron. Le cortó el cuello- dije al mismo tiempo que recordaba como le había quitado yo la vida a Roache. –Pero ese francés ya no esta entre nosotros, siento haberte quitado la oportunidad de vengarte-
-Ya no busco venganza. Solo redimirme, si has matado a Roache me alegro. Yo no podría haberlo hecho mejor, Lujan esta también muerto. Era el No Muerto que casi mordió a Eva en el supermercado. Solo nos queda Beltrán-
-Lo se- dije mirando a Jorge.
-Juanma…- ambos nos quedamos mirándonos. –Tenemos que matar a ese cabrón-
-Lo haremos- respondí. –Acabaremos con el pase lo que pase. Si tengo que morir no lo haré hasta que el este muerto-
Ninguno de los dos pudo volver a dormir, nos quedamos ahí hasta que amaneció y los primeros rayos de sol comenzaron a alumbrar las calles de la ciudad. Cuando Eva salió de la habitación caminó hacia mí y me besó. Minutos después los tres comenzamos a prepararnos. Cogimos armas y también las mochilas como había indicado. En la de Jorge iba la bomba, y en las que llevaríamos Eva y yo habíamos metido unas maderas para que hicieran bulto. Así era como engañaríamos a Beltrán. No sería capaz de saber cual de nosotros exactamente llevaba la bomba, eso nos daría cierta ventaja. La misión era primero encontrar a Vicky y sacarla con vida si es que seguía con vida. Una vez solucionado lo de la niña solo nos quedaría matar a Beltrán.
-¿Listos?- les pregunté.
Ambos respondieron al mismo tiempo. Los tres estábamos ya listos para partir.
-Muy bien, para ahorrarnos tiempo iremos hasta el centro comercial, allí hay un gran ventilador que nos llevará hasta las alcantarillas que seguiremos para llegar a nuestro destino. Ya no hay caminantes por las calles, estos deben estar ya rodeando la zona-
-Muy bien- respondí.
Antes de salir me fijé en el calendario de la cocina del piso en el que nos encontrábamos, habían pasado cuatrocientos dos días desde que comenzó todo, más de un año había pasado ya. Seguidamente nos pusimos en marcha en dirección al centro comercial. Acababa de empezar lo que sería la batalla final.

Día 20 de Julio de 2009
Día 402 del Apocalipsis.

Los tres comenzamos a recorrer las calles en dirección al centro comercial. Jorge nos guiaba, habíamos decidido confiar en el. Era obvio que ya no nos iba a traicionar, estaba completamente de nuestro lado. Cuando llegamos a las puertas del centro comercial nos adentramos en el interior. Cuando llegamos al ventilador del que nos había hablado Jorge vimos que este había estado parado mucho tiempo.
-Al otro lado están las alcantarillas. Supe de este lugar la primera vez que huimos del bunker junto a los científicos. Si las seguimos llegaremos a un agujero en la pared que nos llevará directos al bunker. Como ya dije ya sabe que vamos. Así que nos esta esperando-
Los tres comenzamos a cruzar por el ventilador, dentro de poco estaríamos frente a frente con Beltrán.
*****
Beltrán se despertó y lo primero que hizo fue mirar los monitores, aquellos que enfocaban las calles no presentaban actividad de ningún tipo. Sin embargo las que enfocaban hacia la catedral de la Almudena mostraban un autentico mar de caminantes moviéndose frenéticamente mientras escuchaban los sonidos que salían de los altavoces. También miró la que enfocaba el pasillo donde había dejado la jaula con la niña dentro, cuando se abriesen las puertas dejando paso a los infectados, estos invadirían los pasillos, pero no lo haría hasta que los otros llegaran. Sería divertido ver como el padre sufría sin poder salvar a la hija. Luego lo mataría y recuperaría la bomba, por que era seguro que la llevaría el.
En ese momento vio como la niña miraba directamente a la cámara. Por algún extraño motivo no podía matar a aquella niña con sus propias manos. Era como si estuviese surgiendo su lado más humano y eso lo detestaba, no había llegado hasta donde estaba siendo más humano, había llegado hasta ahí siendo un ser despiadado que no se detenía ante nada. Probablemente temía que el hecho de matar a una niña le hiciera ir a algún lugar terrible si moría, aunque por un lado el infierno no podía ser peor que lo que estaba viviendo en esos momentos. Pero le aterraba otra vida de sufrimiento. No quería admitirlo, pero temer eso le hacía sentirse estúpido.

3 comentarios:

  1. epale ¡! que buen final. lo estoy siguiendo "en directo " desde Venezuela. acá son las 2 am ¡!

    ResponderEliminar
  2. Aun no terminó. Faltan las partes de la 5 a la 8. Las cuales se podrán leer el Miercoles.

    ResponderEliminar