Bienvenido

NOTA IMPORTANTE

Tras el ultimo capitulo de Necroworld (El 200). Este blog permanecerá abierto hasta un nuevo aviso. Cuando este aviso suceda, este blog publicará una entrada nueva donde aparecerá la nueva dirección al nuevo blog (Intentaré que os redireccione) Pasado un tiempo, este blog desaparecerá.
Ya podeis entrar en el siguiente blog, la historia se muda ahi.
juanmanuel-sagazombis.blogspot.com.es

Seguidores

jueves, 13 de junio de 2013

Capitulo 200: El final, part 2



La niña hacía rato que se había quedado dormida después de llorar y gritar hasta que no le quedaron fuerzas para más, por eso Beltrán que había sido previsor había grabado todo y en esos momentos estaba haciendo que se repitiera en bucle. Ya no había vuelto a ver al padre de la niña después de que este le amenazara abiertamente a través de una de las cámaras, después lo había visto alejarse junto a la chica que seguía viva y junto a Jorge, podía saber a donde se dirigían, seguramente iban a por la bomba. Aunque sabía que no se la iban a entregar pacíficamente, más bien estos le iban a atacar.
En lugar de mostrar preocupación, Beltrán sonrió alegremente, ya que no solo había hecho lo de que se oyera por toda la ciudad solo para atraer al padre de la niña, lo hizo también por otro motivo. Comenzó a mirar uno por uno los monitores y en la gran mayoría de ellos vio el avance de los infectados por las calles de Madrid, todos yendo hacia un único punto, el único punto de donde salía el sonido, se dirigían al bunker.
El plan de Beltrán era ni más ni menos que servirse de los caminantes como ejercito por si las cosas con el grupo no salían como había planeado, si no los mataba y ya tenía la bomba y la vacuna en sus manos huiría a través de los No Muertos usando el camuflaje, por otro lado la acumulación de estos alrededor de la catedral de la Almudena les obligaría a tomar el único camino posible, la entrada a través de las alcantarillas, era un plan que no podía fallar, aunque debía pensar en más variantes por si acaso.
Beltrán dejó que la grabación siguiera sonando y también dejó de mirar los monitores, iba a deshacerse de la niña. Llegó hasta la celda de retención y la vio dormida en un rincón, estaba hecha un ovillo. La niña parecía de lo más frágil, tan frágil que sentía que podía partirla en dos con sus propias manos. Abría la puerta y se acercó a ella, se agachó y entonces agarró su cabeza con ambas manos con intención de partirle el cuello, fue entonces cuando la niña lo miró con expresión asustada, pero no gritó ni lloró. Esa mirada perturbó a Beltrán. ¿Acaso la niña no le tenía miedo? ¿O es que había visto que ese era su final?.
-¿Qué pasa? ¿No vas a llorar ni nada?- preguntó Beltrán mirando a la pequeña que seguía mirándolo fijamente. Por unos momentos a Beltrán su mirada se le antojó cargada de odio.
-No lloro por que se que mi papa viene a por mi, se que me salvara y también se que vas a morir- dijo la pequeña.
Aquella frase se clavó en Beltrán como un hierro candente. Esa niña parecía de repente otra persona, nada que ver con la cría asustada y llorica de no hacía más de una hora. ¿Qué la había hecho cambiar tanto en tan poco tiempo?.
-Ósea… Que no me tienes miedo- dijo Beltrán.
La niña negó con la cabeza y Beltrán la soltó. –Muy bien, pues veamos si vas a ser valiente también con esto.- Beltrán cogió a la niña de la mano y comenzó a tirar de ella, recorrieron varios pasillos y llegaron a una especie de perrera. Una vez allí la empujo al interior de una jaula pequeña donde la niña apenas podría moverse. Luego arrastró la jaula por el suelo y la dejó cerca de una de las puertas abiertas. –Voy a hacer que conozcas el verdadero miedo, en unas horas comenzaran a entrar por aquí No Muertos, cuando te vean trataran de atraparte hasta que al final lo conseguirán- Beltrán señaló a una de las cámaras. –Yo lo estaré viendo por ahí-
La niña sin embargo no emitió ningún sonido, ninguna lagrima, eso enfureció todavía más a Beltrán. No se esperaba para nada esas reacciones de parte de una niña tan pequeña, era como si le estuviera desafiando. Seguidamente Beltrán apartó la mirada y se marchó dando grandes zancadas hacia la sala de monitores, nada más llegar volvió a mirar el lugar donde estaba la niña, esta seguía con la misma expresión. En esa niña había algo raro que no le gustaba nada, Beltrán pensó en ese momento en sueños premonitorios que se tienen de vez en cuando. ¿Y si la niña había tenido uno de ellos y en el había visto algo que le revelara el final de todo? No, demasiado increíble incluso en un mundo donde los muertos vuelven a la vida.
Beltrán decidió dormir un poco, sabía que tanto los infectados como los otros tardarían en llegar, así que podía permitirse el lujo de dormir un poco, su cuerpo y su mente lo necesitaban. Antes de dejarse vencer por el sueño dejó conectadas las alarmas de todas las entradas, así en el momento que entrasen no lo pillarían desprevenido. Tenía las de ganar al fin y al cabo, pensó en emborracharse y en colocase, pero necesitaba estar con la cabeza clara para lo que estaba por venir. Ya se colocaría y emborracharía después cuando todo acabara. No quedaba demasiado. Finalmente cerró los ojos y se durmió con una sonrisa en los labios, el iba a ganar.
*****
Mientras todos dormían, Vanesa había ido a asegurarse de que el avión estaba bien y preparado, no quería que algo fallase a última hora. Sería fatal si tenían que huir a toda prisa. Se subió al avión y comenzó a comprobar que todo estaba en orden, encendió los faros y entonces vio la figura de alguien junto al hangar, enseguida se dio cuenta de que se trataba de Cesar. Después de verse, esta avanzó hacia la avioneta y se metió dentro.
-¿No podías dormir?- preguntó Vanesa.
-Lo cierto es que no… además, Luci esta roncando y lo hace como un oso. Esto ultimo no se lo digas, ya he comprobado que tiene destreza con armas cortantes- dijo Cesar. Eso hizo que ambos rompieran a reír. –Ahora en serio, estoy preocupado, hay veces que se oye como llorar a una niña, es algo que viene de Madrid, aunque quizás me lo imagine-
-A mi también me pareció escuchar algo antes… pero creo que me lo imaginé. Estamos demasiado cansados y estresados. Yo más bien vine para asegurarme que estaba todo en orden y que podríamos despegar sin problemas, ya la había probado antes y pude sobrevolar un poco la zona, no debería fallar nada en teoría-
-Eso espero. También espero que los que faltan regresen pronto- dijo Cesar mirando los asientos vacios de la avioneta, allí había más de los que eran en el grupo. –Es una pena que de entre todos los que éramos solo hayamos llegado nosotros hasta aquí. Hemos perdido a muchos por el camino-
-La echas de menos ¿Verdad?- preguntó Vanesa.
Cesar supo enseguida a quien se refería, se refería a Alexia. A la que Vanesa no había llegado a conocer. –Si, hay veces que aun no me lo creo. Fue lo único bueno que saqué de todo esto, el conocerla a ella. Es irónico que conociera a mi gran amor en este gran desastre. Luego un cabrón desalmado que yo mismo rescaté fue el que se encargó de arrancármela de los brazos, afortunadamente ese desgraciado ya esta muerto y aunque no fuese yo quien se lo cargó me alegro de que lo esté. Bien muerto está-
-Yo también conocí el amor, o creí haberlo conocido. Aunque finalmente me decepcionó mucho, hubo cosas que no me esperaba de el. Aunque cuando Ray murió sentí que una gran parte de mi murió con el. Hay veces que a pesar de todo lo echo de menos, al fin y al cabo era quien más me apoyaba en el nido 81. También tenía a mis amigos, ya conociste a dos de ellos. A los otros no, pero ya te digo que eran grandes personas-
-Si, era lo que Hawkins me transmitía, al igual que Abel. Aunque a Hawkins no lo conocí mucho-
-Aun así me alegro de no estar sola, puede que Abel, Ray, Hawkins y los otros ya no estén, pero os tengo a vosotros. Sois mi familia. Ya perdí a la mía y también a mi mejor amiga. Vosotros sois lo único que me queda. Espero que Juanma regrese pronto. ¿Dónde estarán?-
-Estén donde estén espero que hagan lo que hagan sean prudentes-

No hay comentarios:

Publicar un comentario