Bienvenido

NOTA IMPORTANTE

Tras el ultimo capitulo de Necroworld (El 200). Este blog permanecerá abierto hasta un nuevo aviso. Cuando este aviso suceda, este blog publicará una entrada nueva donde aparecerá la nueva dirección al nuevo blog (Intentaré que os redireccione) Pasado un tiempo, este blog desaparecerá.
Ya podeis entrar en el siguiente blog, la historia se muda ahi.
juanmanuel-sagazombis.blogspot.com.es

Seguidores

jueves, 6 de junio de 2013

Capitulo 199: Nuclear, part 3



David fue tumbado en el suelo, le descubrieron la herida y rápidamente Sandra cortó una bala como le había indicado Luci, después dejo caer la pólvora sobre la herida de bala de David. Había sido un tiro limpio y la bala lo había atravesado. No iban a tener que extraerla, lo cual era una suerte. Alicia le dio un trozo de plástico a David para que mordiera, aquello no iba a ser nada agradable y le iba a doler muchísimo.
-¿Listo?- preguntó Sandra mirándolo.
-Si te digo que si mentiría- respondió David totalmente nervioso mientras Sandra encendía la cerilla. David cerró los ojos y luego sintió el dolor. Se aguantó las ganas de gritar mordiendo el plástico con fuerza y luego se dejó caer.
Seguidamente le llegó el turno a Luci, ella al no ser la primera vez que se lo hacían, aguantó mejor el dolor, aunque después de cauterizarle la herida también se dejó caer para descansar.
Todos los allí presentes estaban exhaustos, algunos estaban heridos físicamente, otros emocionalmente. En las últimas horas habían perdido a tres compañeros más y desconocían el paradero de otros tres. A Patricia no la conocían mucho, aunque lamentaban su muerte, pero en cuanto a Sole y Félix no pudieron evitar derramar lágrimas por ellos. Especialmente era David quien se sentía peor en cuanto a ellos dos, podría haberlos salvado, podría haber hecho tantas cosas… pero no pudo, simplemente hizo lo que Félix le dijo, se marchó, quizás cuando Félix le dijo que se marchara, el ya había asumido que iban a morir sin remedio y no querían arrastrar a más con ellos.
-Ojala pudiera volver atrás en el tiempo y ayudarles. O simplemente hacer que esto nunca hubiese pasado, quisiera recuperar mi vida- dijo David en ese momento.
Todos lo miraron y pensaron en lo mismo. Todos habían perdido mucho y todos habían deseado en algún momento en la posibilidad de poder viajar en el tiempo y volver atrás. Tratar de evitar todo el desastre antes de que se diera.
Todos se preguntaban donde estaba el origen de todo, donde había empezado y porque se extendió tan deprisa. Cada uno tenía su teoría.
En ese momento entraron Cesar y Vanesa en la tienda donde estaban los demás. Vanesa se dio cuenta en lo abatidos que estaban todos, fuera la tormenta seguía con fuerza.
-Escuchad, no se cuando parara la tormenta, es posible que siga hasta mañana. No podremos despegar hasta entonces, eso ya lo sabéis todos, no sería nada sensato. Os digo esto por que las cosas aquí no pintan bien y en teoría todavía debemos esperar a unas personas que no sabemos si regresaran. Por mi y por seguridad, mañana nada más podamos deberíamos despegar, pero es mi opinión, quiero saber las vuestras. ¿Nos esperamos a ver que pasa? ¿O nos marchamos?- preguntó Vanesa mirándolos a todos.
-Irnos significaría dejar atrás a Juanma, Eva, Vicky y Jorge- añadió Cesar. –Yo voto por esperar-
-Yo voto por quedarme a esperar también hasta que sepamos más. Podrían estar refugiados en algún lugar esperando a que pase la tormenta o incluso podrían estar viniendo hacia aquí- dijo David incorporándose un poco. –Por no hablar de que si nos vamos estaremos con la incertidumbre de si lo hicimos bien. Como ya he dicho quiero esperar, no cambiaré de opinión-
-Yo también voto por esperar. Si no hubiese sido por Juanma yo no estaría aquí en estos momentos, el arriesgo su vida por salvarme a mi y por ir a recoger a mi perro- Sandra acarició a Yako que estaba sentado a su lado. –En definitiva, que no estaría aquí de no ser por el, por eso no pienso irme sin el-
-Mi opinión es clara, no tengo nada que añadir. Voy a esperarles hasta el final. Me quedaré aunque los demás os marchéis- dijo Luci. Como siempre estaba siendo clara en sus decisiones.
En ese momento Alicia puso una cara triste y comenzó a hablar. –Siento tener que ser yo la que de una opinión contraria a la vuestra, pero yo no estoy pensando en mi. No es que no piense en los demás, no me malinterpretéis por favor. Yo también estoy preocupada por ellos. Son mis amigos también, pero… tengo que cuidar de un bebé. Ahora es como mi hijo, debo pensar en el también. Yo voto por irme, aunque se que me arrepentiré toda mi vida de esto-
-Es entendible. Estamos de acuerdo contigo- dijo David mirando a Alicia.
-Bueno, ya esta claro… entonces nos quedaremos a esperar. Mi opinión era la de irme, pero se que a la hora de la verdad me hubiese quedado a esperar. Se que ellos no lo harían, se que vendrían a buscarnos incluso- Vanesa se sentó en el suelo y miró de nuevo a sus compañeros. –Desgraciadamente no podemos ir a buscarles nosotros, estamos cansados y heridos, solo complicaríamos las cosas, solo nos queda confiar en ellos-
Poco a poco la tormenta se fue volviendo más fuerte con el paso de las horas. No tardaría en anochecer, las seis horas de plazo que le habían dado a Jorge habían pasado, pero aun así no podían irse. Esperaban que debido a eso Jorge no pensase que se habían largado, que el mismo se percatará de que la partida se había pospuesto y de que siguiera con su misión.
*****
Jorge había tenido que refugiar durante la tormenta, era imposible caminar bajo semejante aguacero. Había intentado tomar las alcantarillas y los túneles de metro, pero estos estaban llenos de agua. Por otro lado se le había pasado el tiempo, pero confiaba en que los demás no se hubiesen marchado, a decir verdad marcharse con esa tormenta era un suicidio.
Jorge se encontraba en lo que había sido un videoclub. Este había ardido, pero aun podían verse los estuches casi derretidos de los dvd. Los discos del interior estaban también destrozados. En ese momento escuchó un ruido, parecían sollozos, estos se escuchaban cercanos, solo eran cortados por el sonido de los truenos. Los sollozos parecían venir de algún lugar cercano. Salió poco a poco del videoclub siguiendo el sonido de los sollozos y llegó hasta la persiana bajada de un supermercado.
Una vez en la puerta los sollozos eran mucho más audibles, los sollozos pertenecían a una niña, de eso no había duda, y solo podía tratarse de una niña. Si la niña estaba ahí significaba que Beltrán también debía estar ahí.
Jorge no podía lanzarse al rescate de Eva y de Vicky a lo loco. Eso podría ser fatal para el y para ellas, temía que Beltrán hiciera algo al verse acorralado. No parecía que Beltrán fuera a marcharse de allí, así que Jorge podía tomarse la elaboración del plan con calma. Lo primero que hizo fue meterse en el local que había en frente del supermercado, desde su lugar oculto tenía una visión clara de la puerta por la que si Beltrán abandonaba el lugar tenía que salir por fuerza, así que cuando saliera no se le escaparía.
Jorge estaba pensando en que cuando Beltrán asomara la cabeza le dispararía desde su escondite, estando a la distancia que estaba era imposible que fallara. Una sola bala lo cambiaria todo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario