Bienvenido

NOTA IMPORTANTE

Tras el ultimo capitulo de Necroworld (El 200). Este blog permanecerá abierto hasta un nuevo aviso. Cuando este aviso suceda, este blog publicará una entrada nueva donde aparecerá la nueva dirección al nuevo blog (Intentaré que os redireccione) Pasado un tiempo, este blog desaparecerá.
Ya podeis entrar en el siguiente blog, la historia se muda ahi.
juanmanuel-sagazombis.blogspot.com.es

Seguidores

jueves, 6 de junio de 2013

Capitulo 199: Nuclear, part 2



Beltrán había acabado refugiado en un supermercado tras llevarse a la chica y a la niña. Estaba demasiado cansado como para regresar al bunker, había perdido a todos sus hombres, los que no habían muerto no tardarían mucho en hacerlo, unos por heridas graves y otros por mordeduras. El había ganado aquella guerra, pero seguía sin poseer lo que más ansiaba, la bomba nuclear y la vacuna.
Tenía a la chica y a la niña encerradas en un pequeño almacén lleno de cajas de cartón rotas y vacías. Cuando las secuestro lo hizo pensando en dos cosas, en sacarle información a la chica usando a la niña y en caso de no sacarle nada usarlas para atraer a los que si pudiesen darle información que le sirviera para algo.
Se las había llevado atacando por sorpresa a sus dos escoltas, uno era Jorge y al otro no lo conocía de nada, a este ultimo lo había herido y probablemente matado. Podría haber matado a Jorge, pero ya no le importaba dejarlo vivo, el lo había traicionado otra vez, pero eso ya daba lo mismo, Beltrán solo se preocuparía de si mismo a partir de ese momento, no necesitaba a nadie a su lado.
Desde donde estaba, Beltrán escuchaba los gruñidos y gemidos de Lujan al que también había arrastrado hasta allí como si fuera un perro.
-¡¡¡Cállate de una puta vez!!! Me das dolor de cabeza-
Pasaban los minutos y Beltrán pensó que ya era hora de sacar información. Fue a buscar a la chica al almacén donde las había dejado a ella y  a la niña, nada más abrir la puerta vio como la chica rubia hacía que la niña se pusiera detrás de ella, intentando protegerla.
Beltrán señaló a la chica. –Sal-
-¿Y la niña?- preguntó la chica manteniendo las distancias.
Beltrán no respondió, en lugar de eso entró en el almacén dando grandes zancadas, apartó a la niña de la chica de un empujón y sacó a la chica del pelo arrastras del almacén, luego cerró la puerta mientras escuchaba llorar a la niña. Esos lloros le daban también dolor de cabeza.

Eva fue llevada hasta un taburete donde aquel tipo la obligó a sentarse. Ella se imaginó entonces lo que vendría a continuación. Beltrán la golpeó repetidas veces como una muestra de lo que vendría después, luego la cogió de la barbilla y le levantó la cabeza para que lo mirara.
-Dime ahora mismo donde están la vacuna y la bomba. Si no, lo pasaras bastante mal-
-No se de que me hablas- respondió Eva.
Entonces Beltrán volvió a golpearla, tan fuerte que la tiró del taburete. Luego este volvió a levantarla y a sentarla.
-Te voy a dar otra oportunidad para que me lo digas. De lo contrario te daré una buena paliza- la amenazó Beltrán.
-Me mataras de todos modos, a mí y a la niña. Mejor me quedo callada-
Beltrán la golpeó tres veces más. –Claro que os mataré, pero… ¿Sabes que?- Beltrán señaló en ese momento a Lujan, este estaba reanimado, algo que no había visto antes. -¿Ves a Lujan? Esta hambriento, si no hablas le daré a la niña para que la despedace y te obligaré a que lo veas, dejaré que veas como separa sus bracitos de su cuerpo, como le arranca la piel a mordiscos y la engulle, puedo hacer que veas eso y mucho más-
-Te repito que yo no se nada- respondió Eva. –Si quieres hacerle algo a alguien que sea a mí, pero deja a la niña en paz, es solo eso, una niña-
-Tanto me da. Mis principios como hombre han dejado de ser los que eran, ahora solo me importa una cosa. YO-
Eva comenzó a suplicar que no le hiciera nada a la niña, que ella haría lo que fuese para que la niña no sufriera daños. Realmente Beltrán todavía necesitaba a la niña, no podía deshacerse de ella tan temprano, así que para que la chica hablara decidió probar otra cosa. Sacó de su mochila una caja de metal y de ella sacó una jeringuilla con un liquido dentro, la ultima dosis de pentotal sódico que le quedaba.
-¿Qué es eso?- preguntó Eva al ver la jeringuilla que Beltrán estaba preparando.
-Es pentotal sódico, seguro que has escuchado hablar de el, también es conocido como el suero de la verdad. Una vez te haya hecho efecto contestaras a todas mis preguntas con increíble sinceridad, así sabré si mientes o no. Es la ultima y no quería usarla, pero visto lo visto no me queda otro remedio-
-Aleja eso de mí- dijo Eva levantándose del taburete y dando unos pasos hacia atrás, se quiso dar la vuelta para empezar a correr, pero no le daría tiempo a todo, a coger a la niña y a salir por la puerta. No antes de que Beltrán acabara con ellas.
-Relájate, esto será rápido y no te dolerá- dijo Beltrán con una sonrisa. –Solo te hará cantar como un pajarito-
En ese momento Beltrán se lanzó sobre ella y le clavó la jeringuilla en el cuello, descargando así el suero en su organismo. Seguidamente Beltrán la arrastró a un rincón y la obligó a quedarse quieta esperando a que la droga hiciera su efecto. Fuera sonó un trueno que presagiaba el inicio de otra tormenta, y de las fuertes.
*****
Comenzó a llover y a tronar con fuerza cuando Vanesa y los demás estaban llegando a Cuatro Vientos, habían cogido un atajo para llegar antes. Cada vez que Vanesa escuchaba un trueno lanzaba un soplido.
-¿Qué pasa?- preguntó Cesar.
-Pasa que es muy peligroso volar con una tormenta de este calibre, mientras esta siga no podremos despegar-
-¿Qué podría pasar si nos coge en el aire?- preguntó Sandra.
-Puede que nos cayese un rayo, no solo nos dejaría más fritos que un pollo, si no que el avión se estrellaría sin remedio. Hay gente capaz de volar durante las tormentas, pero yo no estoy tan loca como para ello. Hay dos reglas básicas entre los pilotos, ni pilotar durante una tormenta ni pilotar borracho, no puedo pasarme por el forro las dos-
Sandra y Cesar se quedaron mirándose y luego miraron a Vanesa, esta sin mirarles les respondió. –Fue una apuesta-
Ya estaban al lado del aeródromo, el vehículo entró en la pista y enseguida vieron a Alicia en el avión, seguía esperándoles. Nada más verles corrió hacia ellos, se quedó sorprendida cuando vio que faltaba gente, entonces se temió lo peor.
-¿Dónde están los demás?-
-Félix, Sole y Patricia muertos. Eva y Vicky secuestradas, Juanma no sabemos donde esta- respondió Sandra que recibía en esos momentos a un contentísimo Yako que comenzaba a dar saltos a su alrededor.
-Hay que guardar el avión en un hangar, Cesar ayúdame con los mandos- dijo Vanesa.
-Voy- respondió este.
-Los demás llevad a David a la tienda y cauterizar la herida. También la de Luci-
Todos comenzaron a hacer lo que Vanesa había dicho, ella y Cesar se metieron en el avión y tomaron sus asientos. –Escúchame bien, cuando pueda hacer volar este trasto necesitaré un copiloto, así que campeón, empieza a familiarizarte con todos los botones, mandos y palancas, por que una vez podamos largarnos nos marcharemos. Algo me dice que aquí vamos a pasar más de las seis horas acordadas, seguramente nos tocará salir perdiendo el culo-
-Tranquila, he estado en simuladores de vuelo. Esto debe ser parecido-
-Más o menos, solo que si te estrellas en el simulador no mueres de forma brutal. Esto es muy diferente y si eres piloto experimentado mueres de forma vergonzosa. Yo solo he pilotado una de estas en dos ocasiones, una era yendo borracha-

No hay comentarios:

Publicar un comentario