Bienvenido

NOTA IMPORTANTE

Tras el ultimo capitulo de Necroworld (El 200). Este blog permanecerá abierto hasta un nuevo aviso. Cuando este aviso suceda, este blog publicará una entrada nueva donde aparecerá la nueva dirección al nuevo blog (Intentaré que os redireccione) Pasado un tiempo, este blog desaparecerá.
Ya podeis entrar en el siguiente blog, la historia se muda ahi.
juanmanuel-sagazombis.blogspot.com.es

Seguidores

jueves, 6 de junio de 2013

Capitulo 199: Nuclear, part 1



Roache había muerto, el hombre que tanto daño nos había hecho desde que se había cruzado en nuestras vidas yacía muerto sin cabeza a mis pies. Yo había sido su verdugo, con su asesinato había vengando muchas muertes, había vengado también a Sole y a Félix, los cuales habían muerto por su culpa. Ese hombre nos había ocasionado un gran daño a todos. En ese momento escuché los gritos de Luci, ella seguía en la parte alta de las escaleras, traté de subir a su encuentro, pero había demasiado fuego.
-Tienes que salir de ahí- dijo Luci.
-Sal tú, por ahí yo no puedo salir. Venga sal de aquí, esto se viene abajo- le dije, después le lancé su katana. –Gracias-
Luci cogió su katana y comenzó a correr hacia el exterior, nada más salir se encontró con un vehículo militar que llegaba a las puertas del palacio para ver como algunas paredes se venían abajo, Luci se puso en guardia, pero se relajó cuando vio de quien se trataba. Sandra bajó la ventanilla y la miró. -¿Te llevamos a algún lado?-
-¿Habéis visto a David, Jorge, Eva y Vicky?- preguntó Luci.
-¿Solo ellos? ¿Dónde están los demás? ¿Dónde esta Juanma?- preguntó Cesar abriendo la puerta trasera para que Luci subiera.
Luci se metió de un salto. –Juanma sigue dentro buscando una forma de salir. Ve por aquí, David, Jorge, Eva y Vicky están siguiendo este camino para encontrar un vehículo. Los demás están todos muertos-
-¿Jorge esta de nuestra parte?- preguntó Cesar.
-Siempre lo ha estado- respondió Luci.
Seguidamente Vanesa pisó el acelerador para ir en la dirección que les había dicho Luci. Pronto se reencontrarían todos y podrían escapar de una maldita vez. Alicia estaría muy preocupada.
*****
El sótano en el que me encontraba era grande, estando allí me llegaba una corriente de aire fresco. Comencé a mirar a mí alrededor y entonces vi una trampilla en el suelo. No entendía como no la había visto antes. Salté una pila de escombros llameantes y me lancé sobre la trampilla, metí los dedos por las rejillas y levanté la tapa. Me asomé al interior y vi que se trataba de un desagüe, era lo bastante grande como para poder deslizarme por el y salir al exterior.
Me metí dentro rápidamente y comencé a arrastrarme, llegué a otra rejilla y comencé a dar golpes hasta que logré quitarla, luego me deslice hacia el exterior y acabé cayendo dentro de un charco que se había formado con las lluvias. Me alejé un poco y entonces sentí un temblor bajo mis pies, me di la vuelta y vi como el palacio de Velázquez se derrumbaba. Una nube de polvo y ceniza no tardo en alcanzarme. Minutos después cuando la nube se fue disipando comencé a ponerme de pie mientras tosía. Ahora solo me quedaba encontrarme con los demás.
Comencé a recorrer los jardines del parque del retiro mientras observaba que ya apenas quedaban No Muertos en el lugar. Estos se debían haber dispersado, eso me facilitaba las cosas en mi huida.
*****
Cesar y Luci vieron por la ventana trasera como el edificio se venía abajo. Sandra también lo vio por el retrovisor y lanzó una mirada a Vanesa, también ella se había dado cuenta del derrumbe. –Tenemos que volver a por Juanma-
Vanesa negó con la cabeza después de mirar a Luci por el retrovisor. –No, no vamos a volver, Juanma se las sabe apañar solo. Seguro que ha salido de ahí con vida. Confiemos en el y en sus posibilidades- Aunque Vanesa sabía muy bien las indicaciones de su líder, salvarse ante todo, estuviera el o no. Esas eran unas indicaciones que iba a seguir le pesase a quien le pesase-
Vanesa salió con el vehículo del parque del retiro siguiendo las indicaciones de Luci. Esta le decía por donde tenían que ir, allí donde iban debía encontrarse Jorge con David, Vicky y Eva. Llegaron a una calle y entonces vieron a Jorge hacer aspavientos. Vanesa frenó rápidamente y bajó del vehículo de un salto.
-¿Qué pasa?-
-¿Tienes equipo medico ahí dentro? Sígueme-
Vanesa siguió a Jorge y al doblar una esquina se encontró a David tirado en el suelo. Este estaba herido en un brazo, eso sorprendió a Vanesa. -¿Qué cojones ha pasado aquí?-
-Le he hecho un torniquete, Beltrán apareció de repente cuando íbamos a coger el vehículo y nos disparó, acertó a David y se llevó a Vicky y a Eva a bordo de un coche. Creo que se dirige a su bunker-
-Tenemos que seguirle, no podemos quedarnos aquí- dijo Davis tratando de ponerse en pie, pero sintió una punzada de dolor tan grande que volvió a caerse. -¡¡¡Maldita sea!!!-
-Escuchad, lo que Beltrán quiere es la puta bomba, es como Roache, no es ni mejor ni peor, es un perro distinto con el mismo collar, solo así las soltará-
-¿Y te fías de el?- preguntó Vanesa.
-Lo cierto es que no. Las matará antes o después. Yo había estado pensando en algo- dijo Jorge. –Me adentraré yo solo en aquel bunker, sacaré a la niña y a Eva de ahí y luego le daré su queridísima bomba, solo que se la meteré por donde amargan los pepinos- dijo Jorge. –Los demás simplemente regresad al aeródromo, esperadnos allí un máximo de cinco horas, si en cinco horas no hemos vuelto largaros-
-Ya no tenemos la vacuna, no podremos llevarla a la civilización- dijo Sandra.
-Eso ya no importa- Jorge miró a Luci. –Ella ya no tiene el virus, seguramente aun quedan restos de la vacuna en su organismo, quizás a partir de su sangre se pueda recuperar y sintetizar una vacuna mejor-
Todos se quedaron mirando a Luci y ella asintió. –Siempre he querido ser quien cambiara el mundo, ahora tengo la oportunidad. Muy bien, te damos seis horas, nada más. Haz todo lo que puedas para sacarlas allí-
-Bien, si os encontráis con Juanma decidle que todo saldrá bien- dijo Jorge.
Cesar y Sandra subieron a David al Ume y este se quedó mirando a sus compañeros. –No me gusta eso de tener que dejarles todo el trabajo a otros-
-Tú preocúpate solo de dejar de sangrar. Cuando lleguemos al aeródromo vamos a tener que cauterizar nuestras heridas… te adelanto que no será agradable, duele de cojones- dijo Luci con una sonrisa.
Enseguida Vanesa pisó el acelerador poniendo rumbo hacia el aeródromo.
*****
Salí del parque del retiro por una zona tranquila que daba a una calle. Esta estaba despejada y no había nada ni nadie. Entonces escuché un gemido detrás de un contenedor de basura tumbado, me acerqué con cautela y me encontré con un soldado de Raoche, este estaba tirado en el suelo junto al cadáver de un infectado. Al soldado tenía las piernas destrozadas y un brazo separado del cuerpo, el mismo brazo que sostenía un rifle de asalto. Al verme palideció de terror, enseguida comenzó a suplicarme en francés, aunque yo no le entendía una palabra. Poco a poco me puse a su altura y acerqué mis manos a el, este trataba de apartármelas de el, pero yo no cedí. Agarré su cabeza y le rompí el cuello. No tenía ningún tipo de simpatía por aquella gente, en esos momentos solo me preocupaba por mi y por los míos.
Seguidamente cogí el rifle de asalto del soldado al que acababa de matar y me alejé por la calle, iba a volver al piso donde teníamos que volver tras el rescate, aunque las cosas habían cambiado, los que habían sobrevivido deberían haber vuelto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario