Bienvenido

NOTA IMPORTANTE

Tras el ultimo capitulo de Necroworld (El 200). Este blog permanecerá abierto hasta un nuevo aviso. Cuando este aviso suceda, este blog publicará una entrada nueva donde aparecerá la nueva dirección al nuevo blog (Intentaré que os redireccione) Pasado un tiempo, este blog desaparecerá.
Ya podeis entrar en el siguiente blog, la historia se muda ahi.
juanmanuel-sagazombis.blogspot.com.es

Seguidores

miércoles, 22 de mayo de 2013

Capitulo 197: Guerra, part 1



Luci estaba a unos metros de mi oculta detrás de una gran maceta mientras los disparos seguían sonando, habían abatido a varios soldados de Roache, pero no eran disparos precisos en la cabeza. Todos eran en extremidades y en el cuello, enseguida supe lo que pretendían los tiradores, querían aumentar el numero de No Muertos.
Me arrastré por el suelo hasta el cadáver de un soldado de los que había caído al principio, le quité el arma y me oculté detrás de un pilar fuera del alcance de los disparos, no veía a Roache por ningún lado, este seguramente se había adentrado dentro del palacio.
-¡¡¡Luci!!! ¿Cómo te encuentras?- quise saber mientras buscaba a mi compañera.
-Estoy bien. Una bala me ha rozado, pero estoy bien. ¿Esta Roache por ahí?-
-No, ha huido hacia dentro con Vicky, Eva y algunos soldados- respondí. –Tengo que ir tras ellos-
En ese momento vi como el soldado muerto que tenía al lado comenzaba a reanimarse, no solo lo hacía el, todos los demás caídos estaban comenzando a volver. Además de eso, los demás soldados de Roache que estaban más adelantados en primera línea de fuego comenzaban a perder terreno frente a la horda que venía de fuera. Los hombres de Roache tenían las de perder, esa era una batalla que no podían ganar, era demasiado difícil.
-¡¡¡Juanma!!!- me gritó Luci. –Ve tras el y mata a ese cabrón, yo te sigo enseguida-
-Muy bien- respondí. Seguidamente rodé sobre mi mismo y me planté junto a la puerta, siempre oculto. Desde ahí vi a Luci que se estaba poniendo un trozo de tela en el brazo para taparse el rasguño. -¿Tú estarás bien?-
-No te preocupes por mi, tu sigue- me espetó Luci.
Yo asentí con la cabeza, me puse de pie rápidamente y me lancé contra la puerta, esta se abrió de golpe y yo me colé en el interior, rápidamente cerré la puerta y me acerqué a la ventana, pero no vi a Luci, esta había desaparecido y no sabía donde podía haber ido, solo esperaba que estuviera bien y pudiera reencontrarme con ella más tarde.
Me di la vuelta y comencé a caminar por el interior del palacio, este era más grande de lo que había pensado. Aunque eso no me importaba, Roache estaba allí y lo tenía que encontrar.
*****
David llegó hasta la barca y rápidamente les hizo saber a Félix y a Sole que era el quien estaba allí y que se quedaran agachados. Ahora David tenía que pensar en como los sacaba de allí, las balas seguían silbando por la zona y para agravar más el problema estaban los explosivos de la barca. David no sabía nada de explosivos y por lo tanto no podría desactivarlos, aunque si podía echarles un vistazo. Cogió impulso y se coló en el interior de la barca de un salto. Seguidamente se quedó mirando las bombas sin levantarse. Estas presentaban un aspecto mucho más sencillo que las otras que había visto y no parecían tener temporizador de ningún tipo, probablemente se hacían detonar a distancia. Entonces se dio cuenta de un cable que recorría toda la barca y que conectaba con Félix y Sole, entonces a David le dio un vuelco el corazón cuando se dio cuenta de lo que eso significaba, si trataba de llevarse a Félix y Sole las bombas explotarían.
-¿Qué ocurre? Sácanos de aquí David- dijo Félix.
-No puedo, estáis conectados a una bomba que explotará en el momento que os suelte- respondió David mientras su corazón estaba a punto de salírsele del pecho por culpa de los nervios.
-¿Qué dices?- preguntó Sole, estaba empezando a asustarse de verdad.
-Debe de haber una manera- respondió David levantándose un poco.
Solo hizo falta que David se levantara un poco para que una ráfaga de balas estuviera a punto de abatirlo, no sabía muy bien que bando le había disparado, podrían ser tanto hombres de Beltrán como hombres de Roache. Aquello era un todos contra todos y ninguno salvo sus compañeros era un aliado.
*****
Luci comenzó a recorrer los jardines del parque del retiro a la carrera mientras era perseguida por un grupo de No Muertos que había llegado hasta ella, la mayoría eran hombres de Roache entre los que también se encontraban los soldados que habían caído en el ataque inicial junto a las puertas del palacio de Velázquez. Ella no tenía claro hacia donde quería ir, solo quería escapar. De vez en cuando aparecía uno de los soldados de Roache que trataba de abatirla, pero ella era más rápida y abría antes fuego, siempre les disparaba a las piernas para que cayeran y empezaran a gritar, eso atraía la atención de los No Muertos, los cuales se quedaban a devorar el cuerpo del pobre desgraciado.
De pronto Luci sintió una explosión cerca, tan cerca que la onda expansiva la lanzó por los aires, ella cayó detrás de unos setos. Se fue levantando aturdida mientras el oído derecho le pitaba, entonces se volvió a tirar al suelo cuando vio a varios hombres salir de la alcantarilla, estos iban encabezados por Jorge, lo que significaba que eran hombres de Beltrán.
-Cabrón- murmuro Luci mientras preparaba el arma con intención de matar a Jorge. Esa era su oportunidad, no podía perderla, tenía a Jorge a tiro.
En ese momento vio varias granadas rodar en dirección a ellos, solo Jorge se dio cuenta de ello.
-¡¡¡¡Granadas!!!!- gritó Jorge lanzándose al suelo en dirección contraria.
Los demás soldados no tuvieron tanta suerte, las granadas explotaron y los soldados saltaron por los aires, Luci llegó a ver incluso como algunas extremidades salían disparadas, hasta una pierna cayó justo a su lado. Luci también sintió los efectos de la onda expansiva y casi perdió el conocimiento.
La humareda que se había formado allí no le dejaba ver con claridad si seguía alguien en pie o si se estaba acercando algún infectado, su vista también se había nublado y ella no aguantaría mucho más consciente, entonces vio aparecer una silueta a la que no reconoció hasta que quedó totalmente visible, se trataba de Lujan.
*****
Lujan sonreía ante lo que acababa de encontrarse. No se esperaba para nada encontrarse con semejante batalla campal, se luchaba por todas partes y los No Muertos arrasaban con todo. La tormenta estaba en su punto más fuerte, lo que a Lujan le parecía el mejor escenario para el final, una gran zona con una tormenta como banda sonora, todo aquello precedía al fin de todo. En ese momento Lujan vio algo detrás de uno de los setos, se fue acercando y vio algo que le hizo sonreír más aun. Se trataba de la chica de la katana, aquella maldita zorra que le había disparado a quemarropa intentando matarle, y lo habría conseguido si no llega a ser por el chaleco anti balas.
-Vaya vaya, pero si eres tu… que aspecto más lamentable el tuyo-
Luci trató de levantarse y alcanzar el arma, pero Lujan fue más rápido y le puso el pie sobre la cabeza, poco a poco fue pisando con más fuerza. Luci se llevó la mano a la espalda y cogió el mango de la katana, pero Lujan la cogió antes y la desenvainó.
-Aunque no te lo creas he pensado mucho en ti, pero no en el sentido de lo buena que estas, si no en como te mataría. Ahora lo voy a disfrutar-
-¡¡¡Quieto cabrón!!!- Jorge surgió a las espaldas de Lujan apuntándole con una pistola.
-¿Qué coño quieres?- preguntó Lujan dándose la vuelta, entonces Luci trató de alejarse, pero Lujan fue más rápido y le clavó la Katana en la pierna. Luci gritó con fuerza debido a la terrible punzada de dolor. –No te muevas puta, aun no he terminado contigo- enseguida Lujan miró a Jorge. -¿Y de que vas tu? Primero estas conmigo, luego con Roache y ahora con Beltrán… Pareces una putilla barata-
-Hay veces que para conseguir ciertas cosas hay que acercarse a la escoria más pestilente- respondió Jorge sin dejar de apuntarle a la cabeza. –No se que haces aquí, pero aléjate de ella si no quieres que te mate-
-Si quisieras matarme ya lo habrías hecho. ¿Por qué no disparas de una vez? ¿No será porque ese arma no esta cargada?- Jorge pareció ponerse tenso tras las palabras de Lujan. Eso hizo que Lujan sonriera. –Está descargada… es lamentable. Llegas aquí siguiendo a tipos como Beltrán y no eres capaz ni de tener una 9 mm cargada- en ese momento Lujan se agachó y levantó a Luci por el cuello, luego la usó de escudo humano. Mientras, Lujan controlaba la cercanía de los infectados que daban vueltas por allí y que no tardarían en dar con ellos.
-Suéltame hijo de puta- dijo Luci, entonces Lujan le puso la katana en el cuello.
-Cállate ya, veamos si tu compañero tiene cojones a disparar- respondió Lujan con una sonrisa desafiante.
-El no es mi compañero, es solo un jodido traidor, es un mierda- dijo Luci mirando a Jorge de reojo. –Si quieres matarme, hazlo, no quiero deberle nada-
Las cosas se estaban complicando, la batalla se había desplazado toda al interior del parque del retiro. Pronto los alcanzaría.

No hay comentarios:

Publicar un comentario