Bienvenido

NOTA IMPORTANTE

Tras el ultimo capitulo de Necroworld (El 200). Este blog permanecerá abierto hasta un nuevo aviso. Cuando este aviso suceda, este blog publicará una entrada nueva donde aparecerá la nueva dirección al nuevo blog (Intentaré que os redireccione) Pasado un tiempo, este blog desaparecerá.
Ya podeis entrar en el siguiente blog, la historia se muda ahi.
juanmanuel-sagazombis.blogspot.com.es

Seguidores

jueves, 16 de mayo de 2013

Capitulo 196: Llega el Armaggedon, part 4



Cesar se fue despertando poco a poco tras comenzar a escuchar repetidos golpes en la carrocería del Hammer. La cabeza le daba vueltas y notaba el sabor de la sangre en la boca. Esta salía de una brecha que tenía en la cabeza, poco a poco levantó la cabeza y a través del cristal agrietado vio las facciones horripilantes de un No Muerto que lo miraba desde fuera, este golpeaba el capó una y otra vez, otros seres hacían lo mismo, todos trataban de entrar en el hammer. Cesar no recordaba como había llegado hasta allí con exactitud, solo recordaba el descubrimiento del hammer y la horda que vio a continuación siendo guiada por unos soldados que seguramente pertenecían al grupo de Beltrán, lo demás estaba borroso.
No había tiempo para pensar en como había llegado hasta ahí, lo que debía pensar era en como salir de una pieza, le dolía todo el cuerpo, se imagino que se podía haber roto un par de costillas, pero eso no debía ser un impedimento, se puso de pie en el asiento del conductor y trató de abrir la ventana del techo, pero esta no se movía. Lo intentó varias veces, pero esta no cedió. Mientras los infectados seguían golpeando el vehículo tratando de entrar a por el.
-Maldita sea- se repetía una y otra vez mientras pensaba otro modo de salir del vehículo accidentado. No podía quedarse mucho tiempo ahí porque los demás contaban con el para huir llegado el momento. El tiempo estaba todo en su contra.
*****
Cuando nos llevaron ante Roache lo primero que vi fue a Vicky y a Eva, la pequeña al verme quiso venir corriendo a abrazarme, pero un soldado la interceptó y la empujo tirándola al suelo. La pequeña se echó a llorar mientras Eva la ayudaba a ponerse en pie, por mi parte sentí ganas de lanzarme contra el soldado y darle la paliza de su vida, por otro lado ambas parecían estar bien. Salvo la herida de la mano de Vicky que acababa de hacerse al caer, estaban totalmente intactas.
-Tranquilas- les dije en voz baja mientras avanzábamos hacia un sonriente Roache.
Cuando llegamos junto a Roache este se me quedó mirando con una mueca de extrañeza, se quedó en silencio unos momentos observándonos hasta que por fin abrió la boca. –Creí haberte dicho que vinieras solo, has faltado a tu palabra y encima vienes sin la bomba ¿Me tomas por imbécil?-
-¿Es una pregunta?- pregunté con ironía. Sin embargo comencé a hablar. –Ha habido un cambio de planes, debe saber que los hombres de Beltrán están apunto de atacarles. He venido aquí para avisarles y así renegociar las condiciones- me agaché y me saqué la ampolla de la vacuna de la bota. –Esta es la ultima ampolla de la vacuna que queda. ¿La quiere verdad?- enseguida me la guardé de nuevo. –Se la daré cuando todo esto termine y deje que me lleve a mi gente, eso incluye a Félix y a Sole-
-Ellos decidieron atacarme, ahora deberán pagar las consecuencias por sus actos- dijo Roache centrando su mirada en Luci. -¿No tienes más amigos? A ellos no los necesitas-
-Entonces olvídate, porque en ese caso moriremos todos aquí y ahora- dije, entonces llegó el momento de tirarme el farol. Contaba con que los hombres de Beltrán no tardaran mucho en entrar en acción, comenzara la guerra y fuese el momento de llevar a cabo nuestro verdadero plan. –Aun falta un miembro en mi grupo, es el quien tiene la bomba, la misma que tanto codicias, si en una hora no tiene noticias nuestras la hará explotar y todos los que estamos aquí moriremos-
-No si mis hombres lo encuentran antes- Roache miró a unos cuantos hombres. –Desplegaros por la zona, si es verdad lo que dice, ese no andará lejos-
-Jamás lo encontraran, la ciudad es muy grande, puede estar en cualquier parte- dije de nuevo, tenía que jugar bien mis cartas y ganar tiempo.
En ese momento escuchamos el grito de uno de los soldados, seguidamente otro apareció corriendo por allí. Roache se acercó a el. -¿Qué ocurre?-
-Mi coronel… infectados… vienen directos hacia aquí siguiendo a unos hombres que los empujan contra nosotros-
Roache nos miró y salió corriendo, pero se paró en seco cuando escuchamos una explosión. Seguidamente los soldados comenzaron a gritar que los hombres que corrían delante de los No Muertos habían volado el muro abriendo una grieta.
Roache pareció entrar en ese momento en un estado de rabia total, justo en ese momento una lluvia de balas nos hizo tirarnos al suelo. Algunos soldados de Roache no tuvieron tanta suerte. El ataque de los hombres de Beltrán había comenzado y lo había hecho a lo grande, usando a los No Muertos como primera oleada, esos seres no tardarían en tomar todo el parque del retiro.
Desde el suelo vi como Vicky y Eva eran conducidas por dos soldados hacia el interior del palacio de Velázquez. Traté de seguirlos para recuperarlas, pero una nueva ráfaga de balas estuvo apunto de darme, eso me obligó a quedarme en el suelo, mi mirada se cruzó en ese momento con la de Roache.
-Se lo dije gilipollas-
David en ese momento se puso en pie jugándose la vida y comenzó a correr en dirección al embarcadero mientras la gravilla de su alrededor saltaba en el aire después de que las balas impactaran contra ellas.

Sole y Félix se tumbaron en la barca cuando comenzaron a escuchar los primeros disparos y explosiones, al tener los ojos vendados no entendían que estaba pasando. Podría ser que sus amigos hubiesen empezado el ataque, pero les extrañaba que eso fuese así porque estaban atacando demasiado a lo loco. Ahí pasaba otra cosa.
-Quédate tumbada, no te levantes para nada- le susurró Félix. –No hasta que sepamos que demonios esta pasando-

Mientras la guerra estallaba, también lo hacía la tormenta con todas sus fuerzas. Justo en ese momento David llegaba al embarcadero y se lanzaba al agua para ir al rescate de sus dos compañeros atrapados en la barca. Muchas veces tenía que zambullirse en el agua para evitar las balas con las que trataban de alcanzarle desde puntos que no podía ubicar entre tanta confusión, pronto llegaría hasta ellos.
*****
Jorge no entendía que demonios hacían Juanma y los otros con Roache de forma tan abierta, ellos no tenían que estar ahí. Lo que había planeado había comenzado bien, pero para el todo se fue al infierno cuando aquellos a los que pretendía proteger estaban metidos en medio de todo aquel jaleo. El ya no podía hacer nada, los hombres de Beltrán habían comenzado el ataque con la llegada de los infectados que comenzaban a cruzar los agujeros del muro y los hombres de Roache habían respondido, ahora ya no había nada que detuviera esa batalla, solo terminaría cuando uno de los dos bandos quedara totalmente diezmado. Aunque Jorge sabía que Roache no tendría nada que hacer ante semejante ataque donde los primeros que atacaban eran aquellos que no temían nada ni sentían dolor.
Jorge se puso en pie y abandonó su puesto, no podía seguir disparando, sus amigos estaban allí y tenía que protegerlos a cualquier precio. El Armagedón había llegado, y lo había hecho con fuerza. Muchos iban a morir antes de que acabara el día.

1 comentario:

  1. Invitación - E
    Soy brasileño.
    Pasei acá leendo , y visitando su blog.
    También tengo un, sólo que mucho más simple.
    Estoy invitando a visitarme, y si es posible seguir juntos por ellos y con ellos. Siempre me gustó escribir, exponer y compartir mis ideas con las personas, independientemente de su clase Social, Creed Religiosa, Orientación Sexual, o la Etnicidad.
    A mí, lo que es nuestro interés el intercambio de ideas, y, pensamientos.
    Estoy ahí en mi Simpleton espacio, esperando.
    Y yo ya estoy siguiendo tu blog.
    Fortaleza, la Paz, Amistad y felicidad
    para ti, un abrazo desde Brasil.
    www.josemariacosta.com

    ResponderEliminar