Bienvenido

NOTA IMPORTANTE

Tras el ultimo capitulo de Necroworld (El 200). Este blog permanecerá abierto hasta un nuevo aviso. Cuando este aviso suceda, este blog publicará una entrada nueva donde aparecerá la nueva dirección al nuevo blog (Intentaré que os redireccione) Pasado un tiempo, este blog desaparecerá.
Ya podeis entrar en el siguiente blog, la historia se muda ahi.
juanmanuel-sagazombis.blogspot.com.es

Seguidores

jueves, 16 de mayo de 2013

Capitulo 196: Llega el Armaggedon, part 3



Los hombres de Beltrán habían logrado atraer la atención de toda la horda de No Muertos. El camuflaje no servía en esos momentos debido a la lluvia, cuando los infectados vieron a los hombres iniciaron la marcha en su busca para darles caza. La misión de los hombres de Beltrán era sencilla, llevar a todos aquellos seres al parque del retiro, lo demás vendría después. Beltrán contaba con servirse de aquellos seres para ganar la batalla, era algo que ya había conseguido antes y lo volvería a lograr.
*****
Cesar iba buscando un vehículo lo bastante grande como para caber varias personas y había tenido suerte encontrando un puesto de militares abandonado con varios jeeps y Umes. Un Ume podría servirle, pero estos estaban demasiado destrozados, se acercó a una lona que descansaba bajo un techo de uralita y cuando quitó la lona se encontró con un Hammer, ese vehículo le vendría de maravilla, ya tenía lo más importante, era hora de regresar al punto especifico donde debía reencontrarse más tarde con los demás, si es que sobrevivían. Se subió al Hammer y puso el motor en marcha para regresar, durante el camino de vuelta se encontró con algo que lo dejó helado. Una horda cada vez más grande de caminantes se dirigía hacia el mismo punto que el, el parque del retiro.
-Dios mío- murmuró.
Cesar puso a tope el acelerador, tenía que llegar antes y alertar a los demás, la horda era demasiado grande y todavía iba a crecer más. Algo tan grande y numeroso sería imposible de detener. No podrían frenarlos a todos.
El hammer iba a gran velocidad por las calles dejando atrás a la horda, con la velocidad de avance que llevaban estarían en las vallas del parque del retiro en diez minutos como mucho y lo peor era que nadie de los que estaba allí era consciente de lo que se les venía encima, ninguno tenía la menor idea, tenía que avisarles y abortar todo el plan. De repente vio surgir de una calle otra horda, para no chocar contra ellos tuvo que dar un volantazo, eso hizo que perdiera el control del hammer y acabara empotrándose contra una pared atravesándola al instante, el hammer volcó, dio varias vueltas de campana y Cesar acabó quedándose inconsciente en medio de un edificio abandonado mientras escombros caían sobre el Hammer enterrando vivo a Cesar. Segundos más tarde algunos infectados atraídos por el ruido comenzaron a entrar en el lugar. Ya no podría avisarles a tiempo.
*****
Vanesa, Sandra y Alicia ya tenían la avioneta lista dentro de un hangar, habían metido también una balsa hinchable en el interior de esta, según Vanesa por si les tocaba saltar al mar.
Los demás seguían sin volver, no sabían nada de ellos, no sabían si estaban bien o no, pero ninguna de las chicas perdía la esperanza, aunque ninguna de ellas podía ocultar su preocupación. Si ninguno de ellos volvía, eso significaba que habrían muerto y que ellas estaban solas, también significaba que podían irse de allí, pero eso era lo último en que podían pensar. En ese momento transportado por el viento llegó un murmullo hasta ellas, era como el sonido del viento, pero enseguida supieron que no era eso, eran gemidos, muchos gemidos que se dejaban escuchar sobre el sonido de la lluvia y los truenos.
-¿Qué es eso?- preguntó Alicia.
-¿Tu que crees?- dijo Vanesa mirando hacia el horizonte. –Son No Muertos, millones de ellos avanzando a la vez, creo que se donde se dirigen-
-¿Hacia donde?- preguntó Sandra cada vez más inquieta.
-Hacia el único lugar con actividad humana. Al mismo lugar donde van los nuestros- respondió Vanesa con pesadumbre.
-Al parque del retiro es donde se dirigen- añadió Alicia meciendo al bebé que se había quedado dormido hacía no demasiado después de haber estado llorando durante un buen rato.
De repente el niño comenzó a llorar de nuevo a pleno pulmón, era algo que a Alicia no le gustaba nada, podía sentir que el bebé estaba nervioso e inquieto por algo, era como una sensación de que algo malo iba a pasar.
-Quizás deberíamos ir a buscarles con el avión y largarnos- sugirió Sandra mientras Alicia trataba de calmar el llanto del bebé. –No se, creo que es lo único que podemos hacer-
-Para recogerlos deberíamos poder aterrizar. Jamás lo lograríamos allí, solo podemos esperar aquí o bien ponernos en marcha para ayudarles. Será peligroso, muy peligroso- dijo Vanesa dejando en el aire la posibilidad de ir en ayuda de los demás, pero también estaba dejando claro que aquello no iba a ser un simple paseo. –Vosotras decidís, aun así solo podrían ir dos y esas deberíamos ser Sandra y yo. Alicia tendría que quedarse cuidando de la avioneta, del niño y del perro. Si vas a decidirte a hacerlo, debe ser ahora, aunque te recomiendo quedarnos aquí-
Sandra se quedó un rato pensativa y finalmente asintió con la cabeza. –Hagámoslo entonces, no quiero quedarme de brazos cruzados mientras la única familia que me queda arriesga su vida por salvarnos a los demás-
Vanesa sonrió en ese momento mirando a Sandra y admirando su determinación. –Muy bien, así se habla. En marcha-
Minutos después Vanesa y Sandra ya estaban listas para marcharse y así lo hicieron, se armaron con todo lo que podían cargar y pusieron rumbo hacia la ciudad donde esperaban poder encontrarse con los demás y poder ayudarles en todo lo que fuera posible. Alicia se quedó sola en el interior de la avioneta también armada y al cuidado del bebé mientras Yako cuidaba de ella y del bebé.
*****
Luci, David y yo nos habíamos adentrado en las alcantarillas para alcanzar a través de ellas el parque del retiro donde nos encontraríamos con Roache, con el que muy a pesar íbamos a tener que formar una alianza para poder salirnos con la nuestra, si no lo hacíamos así no lograríamos nada y no podríamos salvar a los nuestros que estaban allí prisioneros, a cada paso que dábamos repasaba mi plan una y otra vez y pensaba sobretodo en Eva y Vicky. También pensaba en Sole y Félix. Su salvación dependía de lo que hiciéramos nosotros, había acordado con David que el se encargara de sacarlos de la barca en cuanto empezara el fuego cruzado, con lo cual Luci y yo deberíamos mantenerle el camino despejado. Aunque seguramente no sería fácil, el tendría que echar mano de toda su pericia para conseguirlo.
Por fin llegamos a una parte de las alcantarillas donde empezamos a ver cargas de c-4 por el techo, esos malditos franceses se estaban preparando para un enfrentamiento duro. Cuando llegamos al final del camino lo hicimos con los brazos en alto para que los dos soldados que había allí no nos viesen como una amenaza, aunque nada más vernos alzaron los fusiles en dirección a nuestras cabezas.
-Alto ahí. No os mováis- dijo uno de ellos. Por la forma de hablar supe que era español.
-Roache me estaba esperando, necesito que me llevéis con el cuanto antes. Debo avisarle de que os van a atacar- dije con firmeza.
-Si claro- respondió uno de los dos soldados.
-No seáis gilipollas y creedme, los hombres de Beltrán están preparando un ataque, estos se están situando para iniciar el ataque. No se cuando será, pero debemos dar ya la alarma-
Los dos soldados se miraron y uno de ellos me hizo un gesto para acompañarle.

No hay comentarios:

Publicar un comentario