Bienvenido

NOTA IMPORTANTE

Tras el ultimo capitulo de Necroworld (El 200). Este blog permanecerá abierto hasta un nuevo aviso. Cuando este aviso suceda, este blog publicará una entrada nueva donde aparecerá la nueva dirección al nuevo blog (Intentaré que os redireccione) Pasado un tiempo, este blog desaparecerá.
Ya podeis entrar en el siguiente blog, la historia se muda ahi.
juanmanuel-sagazombis.blogspot.com.es

Seguidores

jueves, 9 de mayo de 2013

Capitulo 195: Aliados, part 4



Había llegado el momento de comprobar si el avión podía despegar, Vanesa ya había ultimado todos los detalles y solo quedaba ese ultimo paso. Ya no le importaba que pudieran verla, al fin y al cabo pronto podrían irse de allí y dejarían atrás todo aquello.
Vanesa llevó el avión hasta el principio de la pista y comenzó a poner todos los botones apunto mientras Alicia, Sandra y Yako la observaban desde la pista, si lo lograba estarían listos.
-Muy bien, que sea lo que dios quiera- se decía Vanesa mientras ponía en marcha la avioneta y comenzaba a recorrer la pista a gran velocidad. Vanesa comenzó a rezar en ese momento.
Cuando la avioneta estaba llegando al final de la pista, Vanesa notó como levantaba el vuelo. No pudo evitar dar un grito de júbilo cuando comenzó a sobrevolar la pista, desde la ventanilla vio a Sandra y Alicia saludarla, dar saltos de alegría y abrazarse entre ellas, lo había conseguido. Pronto podrían marcharse de allí.
*****
Escuché el sonido del motor de una avioneta e instintivamente Luci y yo miramos en dirección al aeródromo, que aunque quedaba lejos teníamos su localización grabada en la mente, aunque no veíamos la avioneta, el sonido del motor de esta rebotaba en las paredes de los edificios de la silenciosa ciudad. Por fin lo habían conseguido, ya estaba, la avioneta estaba lista para sacarnos de allí, Vanesa había hecho un buen trabajo.
-¿Vuestra amiga?- preguntó Lujan. Su pregunta me cogió por sorpresa, aun no me había acostumbrado al hecho de que este fuese nuestro aliado.
-Si… nuestra amiga- respondí.
Lujan sonrió y volvió a mirar al frente, ya nos quedaba poco para llegar al parque del retiro. Aunque nuestra alianza con Lujan tenía que tocar ya a su fin, así que comencé a improvisar un plan. Miré a Luci y le pasé la bolsa con la bomba y la ampolla de la vacuna.
-¿Qué quieres que haga con esto?- preguntó Luci en voz baja. Lujan no nos escuchaba, iba demasiado adelantado como para escuchar lo que estábamos planeando.
-No quiero llevarlo encima cuando lo mate con mis propias manos, este no nos traicionará.- entonces levanté la voz para que Lujan me escuchara. –Lujan, es por aquí-
Lujan se dio la vuelta y vio que le señalaba hacia una calle, la misma en la que los infectados cogieron a Axel, la misma que estaba llena de vehículos abandonados.
-¿Por qué por ahí?- preguntó Lujan.
-Llegaremos antes- respondí.
-Muy bien, entonces vamos- dijo Lujan adelantándose nuevamente.
Este parecía estar esperando la oportunidad de traicionarnos también, aunque no dudaba que se esperara que nosotros fuésemos a hacer lo mismo. Cuando lo conocí como Arturo me di cuenta de que se trataba de un hombre bastante inteligente, lo bastante como para anticiparse a nosotros, aunque eso era algo que no le iba a permitir
Mientras avanzábamos entre los vehículos le hice un gesto a Luci para que disimuladamente se fuera apartando de nosotros, temía que si Lujan me disparaba, alguna de las balas impactara en la bomba, necesitaba que Luci no estuviera allí.
Luci se fue apartando poco a poco hasta que se alejó de nosotros sin que Lujan se diera cuenta, ambos llegamos al lugar donde aun quedaban los restos de Axel, al llegar allí me quedé parado contemplando los trozos que habían quedado.
-¿Era conocido tuyo?...- preguntó Lujan, entonces se dio cuenta de que Luci no estaba allí. -¡Eh un momento! ¿Dónde esta la de la katana?-
-Se ha tenido que ir- respondí sacando el arma para apuntar a Lujan.
-Así que es aquí donde me traicionas y intentas matarme-
-Más o menos era lo que pretendías tú. ¿No?- pregunté mirándole fijamente. Este comenzó a sacar también su arma. Luego también me apuntó.
-De hecho iba a hacerlo pronto. Nada más me llevases al lugar indicado os iba a pegar un tiro a ti y a Rambo… pero veo que no era el único que había pensado en mandar la alianza a tomar por culo, bueno, me alegra que haya sido así. Aunque supongo que no pensaras que vas a poder matarme-
-No lo pienso, lo se. Lo que no me perdonaré nunca es no haberte matado antes. Debería haberlo hecho aquella vez cuando te dejamos tirado cerca de Yeles. También tuve mi oportunidad entonces y no la aproveché. Pero hoy enmendaré ese error-
-Entonces… ¿Qué te parece si arreglamos esto como los hombres de verdad? Nada de armas. De hecho no creo que sea sensato abrir fuego aquí, podríamos atraer más indeseables de la cuenta… y no hablo de caminantes. Ya me entiendes- Lujan me guiñó el ojo, seguidamente dejó su arma sobre un vehículo.
-Me parece bien- dije al tiempo que dejaba mis armas sobre un vehículo que tenía al lado. –Sabía que eras un tío inteligente, además, pienso disfrutar estrangulándote con mis propias manos, es algo que debería haber hecho con tu amigo Luther cuando trató de violar a Eva. También quiero hacerlo por Tristán-
-¿Recuerdas cuando te dije que podríamos haber sido amigos?-
-Si- respondí.
-Mentí-
-Lo suponía-
En ese mismo momento nos lanzamos el uno contra el otro y comenzamos a intercambiar puñetazos.
*****
Félix y Sole habían sido obligados a subirse en una barca del embarcadero con las manos atadas a la espalda y los ojos vendados. La barca también estaba llena de explosivos de gran potencia, si estos estallaban, la vida de ambos llegaría a su fin de un plumazo. Sole no hacía otra cosa que lamentarse y disculparse con Félix, se sentía culpable por la situación. Justo cuando había apretado el gatillo se arrepintió y eso le hizo levantar el rifle, por eso no acertó con el disparo.
-No te preocupes ahora por eso, no tienes culpa de nada- dijo Félix tratando de calmarla, desgraciadamente solo podía usar palabras en esos momentos, aunque lo que de verdad quería era abrazarla y besarla. Deseaba decirle que todo saldría bien, pero la verdad era que cada vez tenía menos esperanzas de que fuesen a sobrevivir. –Sole… si no sobrevivimos quiero que sepas que no solo eres la mujer a la que más he amado, has sido la única, antes de conocerte estaba muy perdido y no quería seguir viviendo. Estuve apunto de tirar la toalla más de una vez después de mi intento de suicidio en aquel almacén… pero cuando te conocí supe que vivir valía la pena-
-Yo también te amo Félix, siento haber sido tan egoísta y haber pensado solo en mí y en mi particular vendetta. Si ahora pasa algo será culpa mía, lo he estropeado todo-
-Todo saldrá bien, no te preocupes- contestó Félix. –Todo saldrá como esta planeado, los demás llegaran pronto… además, no se si lo habrás escuchado, pero hace un rato escuché algo, juraría que se trataba de una avioneta. Vane la tiene lista, se que no me lo imaginé, se que lo he escuchado, además, también tengo esa corazonada ¿Sabes? Lo vamos a lograr, no te desesperes, cuando hayamos logrado salir de aquí, estemos donde estemos… quiero pedirte que te cases conmigo y que formemos una familia. Que tengamos muchos hijos-
-Yo también quiero- respondió Sole esbozando una sonrisa, aunque Félix no podía verla.
Poco a poco se fueron acercando y se fundieron en un largo beso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario