Bienvenido

NOTA IMPORTANTE

Tras el ultimo capitulo de Necroworld (El 200). Este blog permanecerá abierto hasta un nuevo aviso. Cuando este aviso suceda, este blog publicará una entrada nueva donde aparecerá la nueva dirección al nuevo blog (Intentaré que os redireccione) Pasado un tiempo, este blog desaparecerá.
Ya podeis entrar en el siguiente blog, la historia se muda ahi.
juanmanuel-sagazombis.blogspot.com.es

Seguidores

jueves, 11 de abril de 2013

Capitulo 191: Desesperacion, part 4



Beltrán y sus hombres habían vuelto a su cuartel general después de la exitosa misión de la noche, habían acabado con todos los asalta caminos, solo uno se había salvado y ese era el jefe, no les importaba demasiado, ya que un solo hombre no era una amenaza, así lo había decidido Beltrán, quería que Lujan se sintiera humillado y desesperado sabiendo que ya no podría ganar, eso era más divertido que matarle.
Beltrán y los suyos se habían escabullido justo después, dejando a la horda de caminantes en la zona, de momento no los necesitaban, además de eso, habían logrado despejar los alrededores de su refugio que antes estaba atestado, ahora podían caminar a sus anchas por allí y reagruparse para iniciar un ataque contra sus enemigos mortales, los franceses, ellos si eran un enemigo a tener en cuenta y que una vez vencidos, Beltrán se alzaría con el triunfo, la bomba y la cura.
Beltrán estaba eufórico y les dio el día libre a todos sus hombres, los cuales utilizaron ese permiso para beber hasta reventar, incluso Beltrán se unió a ellos en una larga juerga aquella noche, a lo que el día le seguiría una buena resaca, pero no importaba, el iba a ganar al final y no le temía a nada.
*****
Lujan se había quedado solo, esta vez de verdad, después del incidente del hotel decidió salir a las afueras de Madrid, ya no tenía a nadie, pero el no había dicho todavía su ultima palabra, aun podía dar un poco más de guerra y hacer que Beltrán se arrepintiera de haberle dejado con vida.
-¿Quieres jugar? Pues jugaremos- repetía Lujan una y otra vez, era evidente que había perdido una batalla, pero no la guerra.
Lujan acudió a una furgoneta que el y los suyos habían dejado debajo de un puente a las afueras de Madrid, el vehículo era como una especie de arsenal de comida y armas. Llegó a la furgoneta y descubrió a un caminante solitario que andaba dando vueltas al vehículo mientras lo escudriñaba, cuando vio a Lujan emitió un gruñido, pero Lujan lo silenció rápidamente con una bala en el cerebro, abrió la puerta trasera de la furgoneta y se encontró de bruces con todo lo que había dejado allí, pistolas, fusiles, escopetas y una buena cantidad de explosivos. Comió un poco y durmió para recuperar fuerzas, luego comenzó a prepararse de verdad, cogió todo lo que podía y luego se puso al volante, comenzó a conducir mientras elaboraba un plan que le llevara a la venganza que tanto ansiaba, primero acabaría con Beltrán, y luego con todos los demás. El fin estaba cerca.
*****
Los hombres que Roache había mandado a ver que ocurría regresaron a primera hora de la mañana con el informe que Roache les había pedido. Habían visto todo lo ocurrido e incluso habían perdido a uno de ellos por culpa de los No Muertos que les atacaron, el grupo había vuelto exhausto, pero con lo que Roache ansiaba saber.
-¿Y bien?- preguntó Roache.
-Hemos averiguado que ha habido un enfrentamiento entre los soldados españoles y los asalta caminos. Estos últimos han sido totalmente diezmados, aunque creemos que su jefe ha sobrevivido- dijo uno de los soldados que había regresado de la misión.
Eva lo estaba escuchando todo mientras ella y la pequeña desayunaban unos panecillos que los franceses les habían dado. La verdad era que las estaban tratando muy bien, aunque Eva no se olvidaba que era por conveniencia y que esa bondad que tenían con ellas desaparecería, traicionarían a Juanma, lo matarían y las matarían a ellas o quizás les harían desear morir, eso ultimo era algo que Eva no quería pensar, pero no podía evitarlo, sabía que eso pasaría con toda seguridad, incluso veía las miradas que les lanzaban los soldados, sobretodo se relamían mirando a la pequeña.
Después del informe Roache se dirigió a Eva.  -¿Esta a vuestro gusto? Ya has escuchado el informe de mis muchachos, no eran los de tu grupo, supongo que eso te alegrara saberlo. Supongo que Juanma vendrá pronto-
-Te matará cuando tenga ocasión- dijo Eva mientras observaba a Vicky, la cual estaba entretenida observando a unas mariposas mientras era custodiada por otros dos soldados.
-Puede que lo intente, pero no lo hará- respondió Roache con una sonrisa sarcástica, dejando claros sus planes, algo que no sorprendía a Eva, y que le confirmaban lo que estaba pensando.-No te lo tomes a mal, pero aquí solo puede ganar uno, y ese soy yo-
Después de eso Eva y Vicky fueron llevadas hasta el cuarto donde estaban encerradas la mayor parte del tiempo. Eva sabía que Roache se iba a arrepentir, aun no sabía a quien estaba tratando de joder, Eva sabía que las cosas se le iban a complicar al francés.
*****
Era hora de que nuestro grupo partiera, éramos siete y los siete nos habíamos preparado con todo lo necesario, armas y comida. Íbamos a tomar varias rutas para llegar a la urbanización el Pizarral donde estaba oculta la bomba, puede que eso nos llevara al menos un par de días y luego llegar hasta el Parque del Retiro puede que otros dos días más. Miré a mis compañeros, tanto a los seis que me acompañarían tanto a los que se iban a quedar allí. Lo que de verdad quería era ir solo, pero sabía que ni Luci ni David se iban a echar atrás, me acompañarían aunque yo me negara, tampoco Sole parecía dispuesta a quedarse, esa misión era la que más cerca de Roache le llevaría, sus cuentas pendientes no se le podían escapar, quería acabar con el a toda costa.
Dejé un mapa en el suelo donde marqué los puntos que debíamos alcanzar, estimé el tiempo y también señalé el lugar donde me separaría de ellos para engañar a Roache.
-Bien, eso es todo, si alguien tiene alguna pregunta, algo que añadir o pensárselo mejor, este es el momento- dije mirando a mis compañeros.
-No intentes dejarme en la cuneta, yo voy quieras o no quieras. Intenta impedírmelo y te dejo K.O- dijo Luci.
-Sabía que no iba a poder, tampoco iba a sugerírtelo- respondí. Los demás asintieron decididos a ir, miré a Sole y vi que apretaba los puños con fuerza, lo que me impulsó a decirle algo. –Se lo que quieres hacer y no te lo voy a impedir, si quieres cargarte a Roache, es todo tuyo, pero aquí y ahora estas a mis ordenes, harás lo que tengas que hacer a su debido momento. ¿Queda claro?-
Sole apartó la mirada y murmuró en voz baja. –Si…-
-Sole, mírame cuando te hablo. No quiero imprudencias en el grupo, si quieres acabar con Roache no te lo voy a impedir, pero no dejaré que lo hagas a lo loco. Primero apresaremos al francés y luego harás lo que tu quieras-
Sole me miró y asintió dejando claro que estaba de acuerdo conmigo, cuando todo estuvo más claro comenzamos a despedirnos de los que se quedaban, me fui despidiendo de todos hasta que me encontré con Sandra, primero acaricié a Yako y luego la miré a ella.
-Volveremos pronto- me saqué la foto de Lida del bolsillo y se la entregué a ella.
-¿Por qué me la das?- preguntó Sandra.
-Por que tu eras muy amiga suya y por que no quiero que el ultimo recuerdo que me dejó sufra daños de ningún tipo, por eso te la dejo a ti que se que la cuidaras-
Sandra sonrió a pesar de las lágrimas que comenzaban a brotarle de los ojos, luego me abrazó y me dio un beso en la mejilla. –Por favor, ten cuidado, tened mucho cuidado-
Le agarré las manos y la miré fijamente. –Cuídate mucho- le dije sabiendo que quizás ya no volveríamos a vernos.
Me despedí de los demás y partimos sin saber que pasaría a partir de entonces.

1 comentario:

  1. Excelente post juanmanuel, muchas gracias por compartirlo. Te quiero invitar a mi nuevo Blog de Cine de Terror que seguramente te gustará, espero tus comentarios en:
    http://terror-en-el-cine.blogspot.com/

    Un gran saludo, Oz.

    ResponderEliminar