Bienvenido

NOTA IMPORTANTE

Tras el ultimo capitulo de Necroworld (El 200). Este blog permanecerá abierto hasta un nuevo aviso. Cuando este aviso suceda, este blog publicará una entrada nueva donde aparecerá la nueva dirección al nuevo blog (Intentaré que os redireccione) Pasado un tiempo, este blog desaparecerá.
Ya podeis entrar en el siguiente blog, la historia se muda ahi.
juanmanuel-sagazombis.blogspot.com.es

Seguidores

jueves, 7 de marzo de 2013

Capitulo 186: Toda la verdad, part 4



Eva y Luci comenzaron a correr en el momento que vieron como las puertas del pasillo comenzaron a volar por los aires. Las dos chicas corrían con el corazón latiéndoles a mil por hora, detrás de ellas se iba levantando una nube de polvo. Luci y Eva subieron corriendo por las escaleras, pronto llegaron al último piso donde se encontraron de frente con Félix.
-¿Qué esta ocurriendo ahí abajo?- preguntó Félix asomándose por el hueco de la escalera.
-Tenemos que salir de aquí ahora mismo. Esos cabrones no dudaran en echar el edificio abajo- respondió Luci.
Una nueva explosión seguida de un temblor los alarmó y los tres comenzaron a correr hacia el apartamento donde estaban los demás. Nada más entrar se encontraron con Cesar. Los demás ya estaban preparando el equipaje para marcharse de allí lo más rápido posible. Abel seguía tumbado en el sofá y Hanzo en la cama, el japonés estaba ya en las últimas y no había manera de salvarlo, quizás con la vacuna, pero solo tenían una ampolla y no sabían donde estaba. Luci corrió hacia la habitación para al menos llevárselo con ellos y que no se quedara allí, los demás hacían lo propio con Abel.
Cuando Luci entró en la habitación el japonés le dirigió una mirada, esta delataba una salud que se iba desvaneciendo poco a poco.
-¿Qué son esas explosiones? ¿Nos atacan?- preguntó Hanzo entre jadeos.
-Si, tenemos que irnos de aquí ahora mismo. Ese tal Lujan esta aquí con sus hombres- respondió Luci llenando una mochila con medicamentos y latas de conserva.
-Yo no me puedo ir, ya ves como estoy. Me quedo y no hay más que hablar, eso si, hazme un favor y llévate mi katana, tiene mucha historia detrás de ella, no es común. Es una de las más codiciadas del mundo. Fue forjada por Muramasa-
-¿Muramasa?- preguntó Luci, alguna vez había escuchado ese nombre en películas sobre samuráis o leído algo.
-Muramasa era un clan japonés de forjadores de katanas, el cual era famoso en su provincia por el extraordinario filo que tenían sus katanas. Un Muramasa fue discípulo de Masamune, otro famoso forjador, en 1322. Se dice que Masamune y Muramasa competían en la fabricación de katanas; pero esto no suena lógico, ya que el auge de la técnica que empleaban los Muramasa estaba basada en la técnica de Masamune.
Las espadas Muramasa se hicieron famosas por el mito de que eran malignas, dado su aguzadísimo filo. El clan Muramasa perdió el favor del shogunato en 1603, cuando llegó a shogun Ieyasu Tokugawa estableciendo el shogunato Tokugawa y último, que duró 250 años aproximadamente. Esto fue a causa de las desgracias que le generaron a Ieyasu las katanas Muramasa: el Kaishaku de su hijo Nobuyasu fue hecho con una Muramasa; en su infancia, Ieyasu se hirió con un tanto Muramasa; el abuelo de Ieyasu fue asesinado con una katana Muramasa; el padre de Ieyasu fue atacado con un Wakizashi Muramasa. Por lo tanto, el shōgun prohibió el uso de armas del clan Muramasa en Japón. El Bugyo Nagasaki era un coleccionista de armas Muramasa, pese a la prohibición, el Ieyasu lo mandó a ejecutar por considerar esto como una evidencia de conspiración contra su clan. Esta es una de las últimas que forjaron, la llamaron Tenro, que significa lobo-
-Gracias por esa lección de historia, pero no se que quieres decirme con ello- respondió Luci.
-Quiero decir que mi katana es muy buena, quiero que te la lleves tú y hagas buen uso de ella- respondió Hanzo. –Ella y yo llevamos juntos mucho tiempo, me costó mucho conseguirla y la aprecio demasiado como para dejarla aquí, por eso quiero que te la lleves-
Luci cogió la espada que descansaba apoyada en un rincón y la desenvaino para comprobar su filo, luego de comprobarlo miró a Hanzo. –Ciertamente esta afilada. ¿Estas seguro que quieres regalármela?-
Hanzo asintió –También quiero pedirte algo a cambio. Es lo único que te pido por cederte mi bien más preciado- Hanzo se paró a toser y Luci vio que la sangre que emanaba de la boca era negruzca.
Luci se acercó a el y le limpió la sangre de la boca. –Tú dirás-
-Mátame con ella, quiero morir con honor, y para un hombre como yo no hay más honor que morir por la espada que el mismo empuñó, fue así en tiempos antiguos y es la mejor manera para mí-
Luci asintió sabiendo que no lograría hacer cambiar de opinión al japonés y desenvainó la espada que acababan de legarle. -¿Cómo quieres que sea?-
-Córtame la cabeza y cuando esta este separada de mi cuerpo atraviésala con el filo destruyendo el cerebro, eso impedirá que esta se reanime- respondió Hanzo.
-Muy bien-

Ya estaban todos preparados y tanto Cesar como David habían cargado con Abel. El grandullón seguía muy herido y no podía caminar por su propio pie. Cuando ya se marchaban vieron salir a Luci de la habitación donde estaba Hanzo, esta estaba cruzándose una segunda katana en la espalda.
-¿Y Hanzo?- preguntó David.
-Se ha ido, ¿Estáis listos vosotros?-
Todos asintieron y se pusieron en marcha, las explosiones seguían en los pisos inferiores.

 Lujan seguía disparando granadas mientras sus hombres esperaban a que el diera la orden de abordar el edificio. El líder de los asalta caminos estaba furioso y fuera de si, se había cegado disparando contra el edificio esperando abatir a las dos chicas que les habían disparado momentos antes.
En ese momento Lujan escuchó como varios motores se dejaban oír por la calle que el mismo y sus hombres habían llegado. De repente unos vehículos militares irrumpieron atravesando las verjas de la urbanización. Lujan reconoció al instante de quienes se trataba, eran los soldados españoles, seguramente habían sido atraídos por las explosiones y los disparos.
Los hombres de Lujan en esos momentos comenzaron a tomar posiciones para combatir un nuevo frente que había llegado sin previo aviso.
-Todos a sus puestos. Frenad a esos mal nacidos- dijo Lujan disparando contra uno de los vehículos y haciéndolo volar por los aires.

Beltrán reconoció nada más llegar a un grupo que no correspondía con el de Martínez, no contaba con su presencia. Se trataba de esos asalta caminos que ya habían visto veces anteriores. ¿Qué demonios hacían allí esos?.
Beltrán vio saltar por los aires uno de los vehículos que tenían delante, eso hizo que ordenara a sus hombres salir de los vehículos disparando contra los tipos que acababan de abrir fuego contra ellos. Pronto acabaron enzarzándose en un fuego cruzado que llego hasta los oídos del grupo encabezado por Cesar.

-¿Qué demonios pasa ahí abajo?- preguntó Gorka acercándose a la ventana, cuando miro al exterior palideció al comprobar que acababan de llegar los del ejercito español que estaba a las ordenes del gobierno.
También Sandra se acercó y los vio. –Parece que somos un imán para los tipos estos, da igual donde vayamos, estos tipos siempre aparecen allí-
-Es el momento perfecto para escapar nosotros mientras ellos se enfrentan- dijo Luci volviendo al apartamento. -¡¡Vamos!!-
-¿Y que hacemos con Jorge?- preguntó Daniela.
-Ahora mismo no podemos hacer nada por el. No podemos meternos en medio del fuego cruzado, debemos escapar y Jorge esta muy vigilado- respondió Luci agarrándola del brazo.
No podían detenerse ahora que tenían una oportunidad. Solo tenían que salir al exterior mientras estaban ocupados los otros y salir de la urbanización, Luci pensó en llevarse la vacuna, pero no sabía donde estaba y no quería arriesgarse más de lo necesario, recordó las ultimas palabras de Hanzo antes de ser decapitado.
“Sobrevive”
Luci le había prometido que lo haría a cualquier precio y eso era lo que iba a hacer.
Cuando llegaron al exterior después de atravesar los pasillos inferiores que estaban inestables a causa de las explosiones de las granadas, comenzaron a correr hacia las vallas que daban al exterior del complejo residencial. Lograron salir ilesos, pero no vieron a Jorge por ningún lado, Daniela trató de encontrarlo con la vista, pero nada. Solo se sintieron completamente a salvo cuando saltaron las vallas y corrieron hacia una alcantarilla donde todos se fueron metiendo. Lo habían logrado, pero habían dejado atrás a varias personas, Juanma entre ellas.

2 comentarios:

  1. Que buenblog!!!te puedes luego dar una vuelta por el mio igual trata de zombies y si lo vez comenta please.

    ResponderEliminar
  2. La Invasión de Los Zombies Atómicos 1980. Reseña, comentario. Mini Documental [HD] http://www.youtube.com/watch?v=UV1IUjWiuGw

    ResponderEliminar