Bienvenido

NOTA IMPORTANTE

Tras el ultimo capitulo de Necroworld (El 200). Este blog permanecerá abierto hasta un nuevo aviso. Cuando este aviso suceda, este blog publicará una entrada nueva donde aparecerá la nueva dirección al nuevo blog (Intentaré que os redireccione) Pasado un tiempo, este blog desaparecerá.
Ya podeis entrar en el siguiente blog, la historia se muda ahi.
juanmanuel-sagazombis.blogspot.com.es

Seguidores

jueves, 14 de febrero de 2013

Capitulo 183: La joven del tunel, part 2



Día 15 de Junio de 2008
Día 1 del Apocalipsis.
Madrid…

Axel comenzó a llenar una de las bolsas con billetes después de que Patricia desbloqueara el acceso a la caja fuerte. Allí dentro había más dinero del que podría haberse imaginado en un principio. Mientras Axel cargaba, Tyson y Scott habían llevado a los rehenes a una sala y allí los mantenían vigilados. Las puertas principales del banco estaban cerradas y nadie del exterior parecía percatarse de lo que estaba ocurriendo dentro de las oficinas bancarias.
Axel ya había cargado una bolsa y fue entonces cuando comenzó a llenar una segunda. Patricia no le quitaba ojo de encima. La ucraniana había llegado hasta el gracias a internet. Cuando se conocieron logró engatusarlo para que la dejara entrar en la banda, logró seducirlo, algo que no le costó demasiado. ¿Qué cuarentón no sucumbiría a los encantos de una joven de veintiocho años?.
En esos momentos escucharon la sirena de los coches de policía, algo que hizo que Axel mandara a Patricia a ver si los estaban buscando a ellos. La joven salió de la cámara y miró hacia la puerta del banco, pero no vio ningún coche parado, solo vio a gente correr por delante y vehículos policiales y militares pasar por delante a toda velocidad para ir a algún punto de la ciudad, fuese lo que fuese no iba con ellos.
Patricia volvió al interior y le hizo una señal a Axel para que se tranquilizara. Ella quería que aquel tipo acabara de hacer lo que estaba haciendo, sería entonces cuando comenzaría el plan personal que ella había ideado.
De pronto escucharon un disparo que venía desde el mismo banco. Axel y Patricia dejaron lo que estaban haciendo y corrieron hacia el origen del disparo. Cuando llegaron a la sala donde permanecían los rehenes vieron a Tyson en un rincón lloriqueando, los rehenes en el suelo, uno de ellos tenía un agujero en la cabeza, debajo de el se iba extendiendo un charco de sangre. Scott permanecía al lado, con una siniestra sonrisa.
Axel enseguida supo que había pasado y se lanzó contra Scott, entonces comenzó a gritarle a la cara.-¡¡¡Dije nada de victimas!!! Eres un jodido chiflado que disfruta matando. Se suponía que esto no iba a ocurrir-
-Ese cabrón reconoció a Tyson- respondió Scott señalando el cadáver. –Ahora todos los otros saben quien es ese maldito llorón de ahí-
Tyson seguía llorando en un rincón mientras permanecía en una especie de posición fetal y se cubría la cara con las manos. Eso hizo que Axel comenzara a lanzar juramentos por lo bajo.
-¿Qué hacemos ahora?- preguntó Scott, sus manos estaban comenzando a temblar presa de los nervios. El disparo lo habrían escuchado en toda la calle, eso haría que la poli acudiera rápidamente.
Axel agarró a Tyson y lo sacó a rastras de la sala de los rehenes, luego le lanzó una mirada a Scott. –Mátalos y luego reúnete con nosotros en la caja fuerte. Acabemos cuanto antes y larguémonos de aquí-
Scott sonrió ante el permiso que le habían dado, era algo que había estado deseando desde que entraron en las oficinas bancarias. Lo ultimo que vio Patricia antes de salir de aquella sala fue a Scott sacando un cuchillo mientras sonreía plácidamente ante la diversión que le esperaba.

Día 13 de Julio de 2009
Día 395 del Apocalipsis.
Madrid… Urbanización el Pizarral.
La sonrisa del tal Axel era perturbadora, la de uno de los que lo seguía también era totalmente malévola, el único que no les intimidaba en absoluto era el tipo esmirriado que temblaba de pies a cabeza como una gelatina. Ese tipo más bien parecía que estaba apunto de desmoronarse. Cesar lo notó y trato de hacer algo.
-¿Qué le pasa a ese tío?-
Axel lo miró y luego se volvió hacia Cesar y el resto del grupo. –Tyson es un chico muy nervioso. No hace falta deciros que esta así por lo que nos esta tocando vivir. Las mentes débiles se desmoronan fácilmente con estas cosas… pero volviendo al tema que nos atañe y que nos importa. La chica y el dinero ¿Dónde están? Ya ni siquiera me importa la chica, a mi como si os la queréis quedar, pero el dinero lo quiero… no se si me entiendes o tengo que explicarme mejor-
-Ya te he dicho que no sabemos nada de eso. No sabemos nada de una chica ni de dinero- respondió Cesar. –Además, el dinero ya no sirve de nada. La sociedad ha desaparecido, el dinero ya no sirve para otra cosa que no sea para alimentar una hoguera-
Axel y el otro tipo de sonrisa sádica comenzaron a mirarse y a reír ante lo que Cesar acababa de decirles, era como si no le tomaran en serio. Entonces el segundo tipo se adelantó y miró fijamente a Cesar.
-Ese es el típico comentario del tío que no quiere soltar prenda. Seguro que tienes la pasta escondida solo para ti y los tuyos.- el tipo que respondía al nombre de Scott se dio la vuelta hacia Axel. –Te propongo que acabemos con esto ya Axel. No me gusta esta gente, además… no se porque deberíamos permitir que vivan-
-Todo a su tiempo Scott- entonces la atención de Axel se centró en una niña que permanecía cerca de una chica rubia. Entonces Axel comenzó a caminar en dirección hacia la niña.
Cesar se puso en el medio y su mirada se cruzó con la de Axel. –Ni se te ocurra, es solo una niña. No la metas en esto-
Los demás comenzaron a preparar las armas dispuestos a abrir fuego contra los tres desconocidos, pero entonces un gesto de Cesar les hizo bajar las armas. Si alguien disparaba, aquello acabaría en un tiroteo y acabaría atrayendo hacia ellos a los No Muertos y a los demás grupos.
Cuando Axel vio el gesto de Cesar no pudo evitar sonreír. –Muy astuto…- en ese momento Axel miró al que estaba nervioso y le dijo que mostrara lo que tenía debajo de la chaqueta que llevaba, la cual les pareció raro que la llevara al ver que hacía tanto calor.
El tipo nervioso se fue abriendo poco a poco la chaqueta dejando ver un montón de explosivos. Había tantos que si explotaban iba a ser un autentico desastre. El cráter que podía crear aquello podría ser enorme, al igual que la explosión. Si aquellos explosivos llegaban a estallar acabarían todos muertos y los que sobrevivieran serian asediados por los No Muertos y por los otros grupos. Entonces una idea terrible tomó la mente de Cesar. La bomba nuclear estaba en algún lugar de allí, si la explosión la alcanzaba si que seria terrible, debido a que la primera explosión se quedaría corta comparada con la que vendría después.
-¡¡¡Que nadie dispare por el amor de dios!!!- pidió Cesar dándose la vuelta hacia los demás. Estaban todos salvo Vanesa, Sandra y Abel. Ellos estaban en los apartamentos, totalmente ajenos a lo que estaba ocurriendo en el exterior. Aunque si aquello explotaba y luego lo hacia la bomba nuclear, tampoco se enterarían de mucho. La muerte sería instantánea para todos, al menos no sufrirían.
Las miradas de Axel y Cesar se volvieron a encontrar, entonces Axel siguió con la idea de acercarse a la niña. No tardó en ponerse a la altura de la pequeña.
-¿Cómo te llamas?-
Eva quiso apartar a la pequeña de la mirada de aquel hombre, pero entonces este alargó la mano y agarró a la pequeña del brazo para acercarla hasta el otra vez. La mirada que le lanzó a Eva fue totalmente fría. Como si pudiese acabar con ella en ese preciso instante.
-¿Cómo te llamas?- volvió a insistir Axel volviendo a clavar su mirada en la pequeña. –Yo tengo una hija de más o menos tu edad. Se llama Axia-
-Vicky- respondió la pequeña.
-Es un nombre muy bonito- dijo Axel. –Ven conmigo- Axel tiró de ella, Eva trató de impedirlo, pero entonces el otro tipo se puso delante y sacó su arma mientras el otro permanecía tiritando a causa del miedo. El pobre tío estaba apunto de entrar en shock por el miedo. Se notaba que el era la cabeza de turco en todo aquello, lo habrían obligado seguramente a ponerse todo aquello encima.
Todos los demás trataron de reaccionar e impedir que se llevaran a Vicky con ellos, pero la amenaza de la bomba era demasiado grande. No parecía que les importase mucho hacerla explotar, aquel hombre no parecía un tipo cuerdo, uno de los que cambia de opinión a menudo.
Cesar aun así intentó hacer algo, pero enseguida se vio derribado por Scott, el cual era más fuerte de lo que había pensado. Luego Scott le puso la pistola en la cara.
-Es hora de que empiecen las negociaciones. ¿No crees Axel? Me estoy hartando de tanta tontería. ¡¡¡Quiero que aprendan por las buenas!!! ¡¡¡Y quiero mi parte del dinero!!!-
-Mucha calma Scotty… empiezan a comprender que esto es algo que no pueden ganar y que a la fuerza deben aceptar. Muy bien, si queréis recuperar a la niña y salir ilesos de aquí tenéis que entregarme el dinero y a Patricia. Se que la estáis ocultando aquí-
Eva miraba la sonrisa mezquina de aquel hombre. No entendía como podía haber pasado algo así tan rápido. Las cosas ya estaban demasiado mal y encima se acababan de complicar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario