Bienvenido

NOTA IMPORTANTE

Tras el ultimo capitulo de Necroworld (El 200). Este blog permanecerá abierto hasta un nuevo aviso. Cuando este aviso suceda, este blog publicará una entrada nueva donde aparecerá la nueva dirección al nuevo blog (Intentaré que os redireccione) Pasado un tiempo, este blog desaparecerá.
Ya podeis entrar en el siguiente blog, la historia se muda ahi.
juanmanuel-sagazombis.blogspot.com.es

Seguidores

jueves, 20 de diciembre de 2012

Capitulo 179: Madrid, part 3



Madrid…
Aeropuerto…

Con toda la terminal asegurada, Jorge y los demás regresaron al hangar donde estaban los demás. Nada más entrar por la puerta se encontraron con que Silverio ya había terminado de preparar el helicóptero. Estaban listos para ponerse en marcha. Silverio estaba nervioso y revisaba continuamente el depósito y todos los mandos del aparato. No quería que nada saliese mal, tenía que ser todo perfecto durante el despegue. Solo les quedaban dos horas para que el plazo terminase y se marcharan, cada hora que pasaba era más peligroso permanecer allí. En ese momento escucharon un ruido como el de un motor que venia del exterior. Jorge salió corriendo y vio un pequeño vehículo tras la valla. Se trataba de un kuad y sobre el iban al menos tres personas, detrás iba un grupo de No Muertos que andaban pisándoles los talones, una de las personas que estaba subida al kuad abría fuego constantemente contra los infectados, pero la adrenalina que debía estar sintiendo le hacia errar el tiro. Rápidamente Jorge se giró hacia Vanesa cuando esta exclamó el nombre de Luci. Rápidamente comenzó a dar órdenes, segundos después Jorge, Hanzo y Vanesa salieron para dejarles entrar.

Alicia abría fuego contra los No Muertos que les habían seguido desde que dejaron atrás el asentamiento militar donde se habían separado de los demás. Luci había logrado llegar rápidamente, aunque el sonido del motor del kuad había llamado la atención más de lo que habrían querido. Mientras huían, Luci le había pedido que los mantuviera a raya. Alicia le había dejado el bebé a la pequeña y le pidió que cuidara mucho de el, ella tenía que hacer algo, logró abatir a algunos, pero la descarga de adrenalina le estaba haciendo efecto y eso le hacía acertar en cualquier sitio menos en la cabeza.
Cuando comenzaron a dar vueltas por delante de la valla del aeropuerto esquivando a los No Muertos, vieron como los que había dentro comenzaron a correr hacia ellos. Jorge fue el primero en llegar y abrir la puerta, seguidamente comenzó a disparar a los infectados que trataban de alcanzar a las chicas y entrar dentro.
-Rápido, entrad- les dijo Jorge al tiempo que daba señas a Hanzo y Vanesa para que les cubrieran.
Una vez el kuad entró en el complejo pudieron respirar tranquilos.
-Tengo que hablar con Silverio. Juanma y los demás vienen hacia aquí. Trataron de bordear la ciudad, pero…-
La frase de Luci se cortó cuando una explosión se escuchó desde la terminal, seguidamente comenzaron a escuchar más disparos.
-¿Qué es eso? ¿Son los demás?- preguntó Luci.
-No lo creo…- dijo Jorge.
*****
Reverte, Beltrán y sus hombres habían atravesado las alcantarillas y túneles de metro hasta llegar a la parada de metro que había delante del aeropuerto. Justo cuando iban a salir de los túneles vieron que las puertas del aeropuerto estaban llenas de aquellos seres. No iban a retroceder sobre sus pasos, así que iban a seguir hacia delante. Dos de los soldados comenzaron a preparar granadas y las hicieron rodar entre la multitud. Estas estallaron y varios cuerpos saltaron por los aires. La explosión habían dejado el camino abierto y fue cuando los hombres de Reverte y Beltrán comenzaron a avanzar.
Los soldados avanzaban a la vez que disparaban, lograron mantener a raya a varios mientras otros abrían las puertas. Beltrán y Reverte también estaban abriendo fuego contra los infectados que iban acercándose. Cuando las puertas estuvieron abiertas por completo, los soldados comenzaron a pasar mientras los infectados los seguían, una vez en el interior de la terminal comenzaron a retroceder.
-¿Qué hacemos señor?- preguntó uno de los soldados.-¿Qué hacemos con ellos?-
-Siga adelante soldado, ellos no son nuestra prioridad- respondió Reverte sin dejar de disparar a los infectados. No tardaron en ver desaparecer a los soldados entre la multitud de infectados. Los gritos empezaban a escucharse sin parar, algunos soldados querían salvar a sus compañeros, pero no tenían más remedio que abandonarlos. Las órdenes de Reverte eran claras, seguir adelante con la misión pasase lo que pasase.
*****
Jorge sintió como el corazón le daba un vuelco cuando comenzó a escuchar los disparos. Esos disparos no los estaba efectuando nadie de su grupo. Estos venían de la terminal y eso solo podía significar una cosa. O el grupo había llegado hasta allí por fin o todavía peor, el grupo de Reverte.
-¿Qué ocurre?- preguntó Luci.-Por tu cara se diría que no te alegras de escuchar esos disparos.
-No demasiado- Jorge miró a Alicia en esos momentos, también vio a la niña y al bebé. Enseguida señaló hacia el hangar.-Vosotros corred hacia el hangar, nosotros nos ocupamos de esto. ¡¡¡Venga!!! ¡¡¡Rápido!!!-
Alicia ni siquiera preguntó, cogió al bebé en brazos y a la niña la cogió de una mano. Seguidamente comenzó a correr en dirección al hangar donde este los había mandado. Cuando Alicia se alejó, Luci insistió con la pregunta.-¿Qué coño pasa?-
-No quería decir nada delante de la niña, pero esos disparos son seguramente de los hombres de Reverte y Beltrán. Tenemos que acudir a la terminal para frenarles, seguramente nos superan en numero y…-
Luci no dejó terminar a Jorge su frase, rápidamente se puso en marcha hacia la terminal. Había decidido jugarse la vida para impedir que aquellos tipos llegasen hasta ellos. Al fin y al cabo estaba convencida de que había vivido más de lo que pensó en un principio. El destino la había puesto ahí para llevar a cabo esa última resistencia, lo tenía clarísimo.
*****
Beltrán se había enfrentado en muchas ocasiones a grandes hordas de No Muertos, pero nunca a una tan numerosa. Todos los infectados de Madrid estarían allí o estarían en pocas horas. Esos seres eran increíblemente resistentes, solo un disparo bien dirigido en el cerebro los devolvía al infierno del que no deberían haber salido. Solía ser fácil para el, pero con grupos no tan numerosos. En esos momentos acertarles era casi imposible, debían huir sin quedarse allí, había tantos que un error podría costarles la vida, y por supuesto, Beltrán no quería morir, así no, desde luego no despedazado por aquellos seres. El siempre había soñado con morir en alguna guerra, el algún país lejano y ser un héroe. Morir en esos momentos no tendría sentido ni ningún honor. ¿Quién sentiría orgullo al caer ante aquellos seres putrefactos? ¿Qué sentido tendría morir ante aquellos seres sin alma? Beltrán era una persona superior a todo eso y no se iba a dejar vencer.
Beltrán acabó con una mujer que se acercó demasiado. Esperó a que esta estuviera a un par de palmos de el y disparó volándole la cabeza. Cuando esta cayó, Beltrán lanzó un grito de jubilo cuando los restos de cráneo y cerebro corruptos cayeron sobre el, seguidamente siguió disparando contra todos los demás que se acercaban, descubrió en esos momentos que dejar que se acercaran y ver peligrar su vida, producía un subidón similar al de la cocaína, Beltrán se sentía eufórico.
Reverte sin embargo no compartía esa euforia, desde que había empezado el apocalipsis no se había tenido que enfrentar a esos seres, no en tanta cantidad. Reverte sentía miedo por primera vez y algo le decía que las cosas se iban a torcer de forma inminente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario