Bienvenido

NOTA IMPORTANTE

Tras el ultimo capitulo de Necroworld (El 200). Este blog permanecerá abierto hasta un nuevo aviso. Cuando este aviso suceda, este blog publicará una entrada nueva donde aparecerá la nueva dirección al nuevo blog (Intentaré que os redireccione) Pasado un tiempo, este blog desaparecerá.
Ya podeis entrar en el siguiente blog, la historia se muda ahi.
juanmanuel-sagazombis.blogspot.com.es

Seguidores

jueves, 6 de diciembre de 2012

Capitulo 177: Amigos, part 2



Autovía- 42, camino a Madrid…

David estaba apuntándome con el pulso firme mientras los demás permanecían paralizados por el miedo y mi orden de no intervenir. No quería que se metieran en un asunto que teníamos que zanjar David y yo. Un momento que me recordó al que tuve con Jonás, aunque aquello fue en solitario, ahora teníamos público. Vi como Cesar y Abel trataban de acercarse por detrás de David con intención de inmovilizarlo, pero levanté la mano para que no hicieran nada. Seguidamente me llevé la mano a mi cintura y saqué mi pistola con las puntillas de los dedos. Seguidamente la dejé caer al suelo.
-Ahora estoy desarmado. Si quieres dispara, pero en el momento que lo hagas los demás se te echaran encima, puede que si me matas no tengan piedad contigo, piénsatelo bien. Aun tienes una posibilidad, si me matas no habrá vuelta atrás-
-Cállate… no quiero escucharte- respondió David.
-Pues entonces mátame, porque de lo contrario tendrás que escucharme todo lo que voy a decir- dije mientras daba pasos hacia el, fue entonces cuando se puso nervioso y el arma comenzó a temblarle en las manos.-Sabes muy bien que tu estuviste de acuerdo en dejar la cárcel y embarcarte en este viaje hacia Madrid buscando la oportunidad de salvarnos. ¿Verdad que es cierto David? Estabas de acuerdo y apoyabas la idea, al igual que Andrea. Y al igual que Andrea conocías los riesgos que representa dejar un lugar seguro y conoces los riesgos que tiene una incursión de abastecimiento o de rescate en una zona infestada de No Muertos. Las conoces tan bien como yo, tan bien como todos. Como todos sabias que la prisión era un buen lugar, pero que tarde o temprano tendríamos que abandonar. Nunca pusiste pegas a ello-
-Cállate…- replicó David, pero yo seguí hablando.
-Quizás sea un líder nefasto como tu dices, quizás el único responsable de las muertes sea yo. Eso no lo se, pero aunque no te lo creas, estoy cargando con todas desde que perdimos al primero de nuestro grupo. ¿Te acuerdas de Jordi? Yo si, el fue el primero de los nuestros, ¿Lo recuerdas? ¿Recuerdas como murió? Ha pasado poco más de un año desde entonces, pero yo lo recuerdo muy bien. En ese momento no era líder de nada, pero cargué con esa muerte y luego cargué con muchas más, ya son tantas que me oprimen el jodido corazón, pero cuando me hice el líder del grupo por voto vuestro. Tú estabas en ese bando, el mismo que apoyaba esa decisión. ¿Soy un líder nefasto?... ¡¡¡Pues yo no lo pedí!!! No pedí nada, no quería ser el líder de ningún grupo, ya tenía suficiente con todo lo que estaba viendo. La mayoría de los que me votasteis aquella vez, salvo Alicia, Félix y tú, están muertos, pero ellos confiaron en mi, todos confiasteis. ¡¡¡¡Y lo hice lo mejor que pude!!!! Lo hice lo mejor que pude… pero yo no puedo estar en todo por muy líder que sea, por mucho que intente que nadie muera, porque la muerte nos llega cuando nos llega, a unos nos llega antes, a otros nos llega después. Yo también podría haber muerto ya muchas veces, de hecho he estado a punto- en ese momento comencé a mirar a todos a medida que mis ojos se llenaban de lagrimas.-Hace un tiempo, cuando estaba yo solo con la pequeña estuve apunto de matarme, de rendirme, de dejarlo todo, pero no lo hice porque me di cuenta de esa confianza que depositasteis en mi. Y volví aun sabiendo que en este mundo que ya no nos pertenece, la muerte es algo que nos rodea y que en cualquier momento, seas quien seas, líder o no, te atrapa. Y si, Lidia murió por mi culpa, por no matar a Álvaro cuando tuve la ocasión, cometí errores, todos los cometemos. Nadie es perfecto, por el amor de dios. El que yo sea el jodido líder del grupo no me libra del sufrimiento que me esta comiendo por dentro, ese sufrimiento me esta convirtiendo en un monstruo sin corazón, pero ese es el rol que parece que debo tomar para ser el líder que se quiere, alguien cuyos sentimientos se han visto reducidos a la nada. ¿Soy un líder nefasto? Pues si, lo soy. A mi nadie me enseñó como tiene que ser un líder, nadie me aconsejó nada. Nadie, seguí mi propio instinto de supervivencia y de protección de mis seres queridos. Muchas veces me he confiado en exceso y me he fiado de las personas equivocadas. ¿Qué habrías hecho tú? ¿Crees que lo habrías hecho mejor? Entonces si quieres ser el líder y comprobar si vales más que yo para el puesto, te invito a que me mates y trates de dirigirles tú-
David me apuntó nuevamente, pero esta vez su pulso temblaba y ya no me apuntaba firmemente, se estaba derrumbando.- Yo quería una vida feliz con Andrea, lejos de todo esto. Un lugar donde poder empezar de nuevo y formar una familia. Ahora ya nada de eso me importa porque…¡¡¡Andrea ya no esta!!! ¡¡¡Tú la dejaste morir!!!-
-Andrea ya estaba muerta, y ella se estaba preocupando por ti. Le importaba más que salieses tu que su propia vida. Yo también lamento su muerte, todos la lamentamos. Ha sido un duro golpe para todos. Si pudiera me cambiaria por ella, me cambiaria por quien fuera-
-Es mentira, a ti no te importa nadie. Si te mato nuestros problemas se acabaran- David sonrió en ese momento, a pesar del temblor de sus labios.- Yo los llevare de nuevo a nuestra casa, la prisión, allí yo cuidare de ellos, de todos ellos. Contigo muerto se acabó todo. Ya conoces el dicho, muerto el perro se acabó la rabia-
-¿Y si tanto quieres matarme porque no has apretado ya el gatillo? ¿Por qué no te das el gustazo? ¿Por qué no acabas conmigo y los diriges de vuelta a la prisión donde viviréis felices el resto de vuestras vidas? Te lo pondré fácil- Avancé hacia David, le agarré la pistola y la levanté hasta ponérmela en la frente.-Venga, hazlo. Solo tienes que apretar el gatillo, más fácil no te lo puedo poner. Adelante ¡¡¡Hazlo!!!, así me libraré ya de toda la carga que llevo encima y de paso me libraras de una reanimación como uno de esos seres- mientras decía eso apreté mi frente contra el cañón del arma.- Venga, hazlo, mátame ya-
En ese momento David se derrumbó del todo y cayó al suelo de rodillas. Dejó caer el arma y yo la recogí mientras el se cubría la cara entre sollozos. Luego miré a Abel.- Llévalo dentro y dale un tranquilizante, en la bolsa de Tristán hay una caja-
Cuando Abel y David subieron al interior del autobús me dirigí al resto.-Lo que voy a decir ahora va por todos. Ya dije que no pedí ser el líder del grupo, estoy donde estoy porque vosotros lo decidisteis así, pues bien, ya que tengo asumido ese papel no quiero que vuelva a repetirse nada como lo que acabáis de ver. Si hay algo que queráis hacer o decir, este es el momento, porque ya no tolerare más cosas como esta. ¿Os queda claro? Me dejo la sangre por vosotros, y es por vosotros por los que decidí ir hasta Madrid, algo en lo que vosotros estuvisteis de acuerdo. Y como estoy decidido a ir hasta allí, iré. Quien piense que es una locura o no este de acuerdo en querer seguir, es libre de marcharse. Yo no se lo voy a impedir, podéis iros con David si es lo que queréis. Hoy acamparemos aquí, mañana por la mañana se decidirá que se hace. Hoy doy una noche para que os lo penséis. Quien no quiera seguirme que le jodan-
Después de decir eso me largué a dar una vuelta para comprobar que la zona donde estábamos era segura. Había actuado correctamente…O quizás no. ¿Y si me había excedido?.

Caminé alejándome de la zona donde estaban los vehículos y los demás, necesitaba pensar. Aunque no tenía razón, David había actuado presa del dolor que le había provocado la perdida de Andrea. Lo entendía perfectamente, sabía tan bien como el lo que significaba eso. Yo había perdido a Lidia de forma trágica, al igual que el había perdido a Andrea. Aun así las cosas se habían salido de madre y podría haber ocurrido algo que habríamos lamentado todos. La verdad es que cuando me apuntaba pensé en matarle. Podría haberlo hecho, pero eso me habría marcado de por vida. Toda la que me quedase. Llegué a lo que parecía una tienda de sofás y me metí en el interior y me senté en uno de los sofás, necesitaba pensar, recapacitar y replantearme cosas, cosas que afectarían al grupo. Otra cosa que tenía que pensar era que hacer con ese chico latino que David había sacado del hunvee. David tenía razón en que no éramos las hermanitas de la caridad para recoger a todos aquellos que nos encontráramos por el camino, ese chico podría ser peligroso y cuanto más tiempo pasara con nosotros, más peligro correríamos si este resultaba ser peligroso. Me quedé allí sentado pensando en todo lo que había ocurrido en las ultimas horas, hasta que al final me quedé completamente dormido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario