Bienvenido

NOTA IMPORTANTE

Tras el ultimo capitulo de Necroworld (El 200). Este blog permanecerá abierto hasta un nuevo aviso. Cuando este aviso suceda, este blog publicará una entrada nueva donde aparecerá la nueva dirección al nuevo blog (Intentaré que os redireccione) Pasado un tiempo, este blog desaparecerá.
Ya podeis entrar en el siguiente blog, la historia se muda ahi.
juanmanuel-sagazombis.blogspot.com.es

Seguidores

jueves, 6 de diciembre de 2012

Capitulo 177: Amigos, part 1



Autovía- 42 dirección Madrid…

Hacía rato que habíamos dejado atrás la población de Yeles y en esos momentos estábamos por la A-42 siguiendo la ruta que Cesar había trazado. Teníamos campos y vehículos abandonados a ambos lados de la autovía. Desde que habíamos dejado Yeles notaba las miradas de los demás clavadas en mi o rehuyéndome. Todos estaban notando la falta de Gálvez y Andrea. A ambos los habíamos perdido en la última incursión para salvar a Abel y Sandra. Ellos lo habían conseguido, pero Andrea y Gálvez habían pagado el precio más alto. De vez en cuando veía la mirada acusadora de David, solo su mirada indicaba el profundo odio que me tenía en esos momentos. Podía imaginármelo. Decidido a dejar las cosas claras me puse de pie y avance hacia el asiento del conductor, le puse la mano en el hombro a Abel que era el que conducía y le pedí amablemente que parara, antes de parar puso las largas para que Eva detuviera el Ume. No tardamos en detener los vehículos, aquel lugar al menos por el momento era un lugar seguro, al fin y al cabo no pasaríamos allí mucho tiempo.
Bajé del autobús y enseguida me encontré con Eva y Vicky, ambas se me abrazaron, la pequeña sobretodo se aferraba a mí con fuerza.
-No quiero que te vuelvas a ir- me dijo la pequeña.
-No te preocupes, ya no me iré más- le dije, aunque esa promesa no la podía cumplir.
Segundos después mi mirada se cruzó con la de Eva, la cual notó que pasaba algo raro. Notaba que allí faltaba alguien.-¿Andrea?...-
Yo negué con la cabeza y ella se tapó la boca con las manos. Las lágrimas no tardaron en surgir en sus ojos. Cuando todos bajaron de los vehículos se reunieron a nuestro alrededor y me preparé para hablar, pero David se me adelantó.
-¿Es ahora cuando viene el discursito? Ese en que nos dices que todo ira bien y que lo lograremos. Ese donde nos dirás que lamentas no haber podido salvar a Andrea. Ahórratelo por favor-
Todos se quedaron mirando a David, este estaba avanzando hacia el centro del grupo mientras de sus ojos empezaban a brotar lágrimas, pero se las limpió e hizo un esfuerzo por empezar a hablar, estaba dispuesto a echar por tierra todo lo que  yo pretendía.
-Vosotros no estabais allí, pero aquí nuestro valiente líder dejó tirada a Andrea en lugar de salvarla cuando podría haberlo hecho. Ambos cayeron en el interior de un cuarto de herramientas. Andrea quedó herida, pero el no. No hizo nada, la dejó allí. ¿Y Gálvez? ¿Qué pasa con el? El también murió en la incursión de hoy… y antes que ellos muchos más por las decisiones erróneas de Juanma… pero espera, lo mejor viene ahora. Cuando Lidia murió el no la dejó tirada- Las palabras de David se me clavaron en ese momento como un enorme puñal, uno que me desgarró cuando mencionó a Lidia, pero no lo detuve, el continuó hablando, cada palabra que decía era un nuevo ataque.-Lidia era diferente ¿No? Claro… como a ella te la tirabas, ella tenía más importancia que cualquiera de los que estamos aquí. Ahora te has empeñado en ir hasta Madrid, atravesando carreteras y pueblos infestados de esos seres, por no hablar de acoger a desconocidos como si fuésemos las hermanitas de la caridad. Acogiste al francés aquel, que aun sabiendo que no era de fiar lo dejaste campando a sus anchas. Acogiste a esos tres, que luego resultó que Arturo no se llamaba Arturo, si no Lujan. Un cabronazo que solo quería acabar con nosotros. Te fiaste de un puñado de rusos que acabaron aniquilando a la mayoría del grupo.- David había estallado por completo.- Teníamos esa prisión, en la que podríamos habernos quedado. Teníamos todo lo necesario para vivir, pero una vez más tomaste una decisión errónea.-
-¿Has terminado?- le pregunté adelantándome hacia el. Los demás mantenían completo silencio y ninguno intervenía. El ambiente se estaba caldeando.
-No… todavía no he terminado- fue entonces cuando David comenzó a mirar uno a uno a los demás miembros del grupo, parecía que buscaba la aprobación de los demás.-¿Cuántos de vosotros estabais felices en la prisión? ¿Cuántos de vosotros os hubieseis quedado allí?-
Entonces Eva se puso por medio.- No podríamos habernos quedado allí para siempre, un lugar como la prisión es un lugar muy codiciado por saqueadores y demás chusma. Juanma solo hizo lo que creía mejor para nosotros. Además… dices esto porque has perdido a Andrea, no estas en tus cabales… además, no es el sitio adecuado para…-
-Cállate, ni se te ocurra decirme lo que tengo que hacer o decir. Andrea esta muerta, y nada de lo que hagamos la hará volver, pero aun estamos a tiempo de olvidarnos de Madrid y volver a Valencia. El esta siendo un líder nefasto, alguien que solo nos ha ocasionado problemas, alguien cuyas decisiones han traído solo muertes- David avanzó hacia mi y me dio un empujón.-¿Vas a negarlo? ¡¡¡¿Tienes los cojones de negarlo?!!! Todos los que han muerto, han muerto por tu culpa. Incluso Lidia, incluso ella murió por tu culpa, no mataste a Álvaro en su momento, este escapó por que seguía vivo por decisión tuya, cuando tras encontrar el cadáver de su hermano debíamos haberlo matado, pero tú no lo hiciste. Has actuado como un líder patético, no eres nada y Lidia esta muerta por que tu la mataste, al igual que mataste a Andrea-
En ese momento algo se encendió en mi interior y me lancé contra David, lo agarré por la camisa y ambos caímos al asfalto donde comenzamos a intercambiar golpes. Vi como los demás querían intervenir, pero Abel no lo permitió. Eso era un asunto que teníamos que arreglar David y yo.
David me dio un cabezazo y yo caí de espaldas cubriéndome la cara, el se abalanzó sobre mi y me asestó una patada en el costado, pero yo no me rendí. Le asesté una patada en la pierna y el cayó de rodillas, momento que aproveché para darle un codazo en la cara. El cayó de espaldas a mi lado y yo comencé a darle golpes sin levantarme del sitio, me puse rápidamente sobre el y comencé a darle repetidos puñetazos en la cara mientras en mi mente veía una y otra vez a Lidia. Yo no era responsable de su muerte ni de la de nadie, no lo era, no dejaría que nadie me culpara de ello. Ambos nos pusimos de pie y nos lanzamos el uno contra el otro rápidamente mientras los demás se apartaban para no quedar metidos en aquella pelea.
David me agarró y me tiró contra un coche abandonado en la cuneta. Luego se lanzó contra mí y yo lo recibí con un derechazo directo a la barbilla. Mientras nos peleábamos escuché el llanto de Vicky.
-¿Sabes por que muere todo el mundo? Porque no sabes liderar. No sirves para ello- dijo al tiempo que me daba un rodillazo en el estomago y luego un golpe en la espalda.-Conmigo estarían mejor, nadie habría muerto, ni Andrea, ni Lidia. ¡¡¡¡Nadie!!!!-
Antes de que me volviera a golpear me lancé contra el y ambos rodamos por la cuneta golpeándonos sin parar, con cada golpe que uno descargábamos contra el otro, este iba cargado de odio.
-No me convencerás de lo contrario. Tu eres el que causa la muerte a los nuestros- dijo David a medida que me asestaba un fuerte golpe en la cara.
-Yo ya no quiero convencerte- respondí devolviéndole el golpe, uno tan fuerte que parecía que se quedaba sin respiración, pero rápidamente volvió a la carga para golpearme nuevamente.
Intercambiamos más golpes y finalmente vi como sacaba el arma y me apuntaba directamente a la cara. Ambos nos mirábamos fijamente, ambos teníamos la cara hinchada y magullada, llena de cortes y moratones, también sangrábamos abundantemente los dos. Con la pistola apuntándome directamente a la cara, lo único que se me ocurrió fue increpar a David para que me disparara, si era lo que quería, que disparara.
*****
Madrid…

Luci seguía investigando con las muestras de sangre que había encontrado en la mochila de Abigail. Al mezclar su sangre con la de la probeta de la de Abigail, la reacción del virus había sido inmediata y rápidamente su sangre se había visto infectada. Eso era lo que le esperaba si volvían a morderla, ya no tendría salvación posible. Hasta ahí concordaba todo lo que Abigail le había contado. Entonces escuchó la voz de la doctora a las espaldas.
-¿Ves como te decía la verdad? No tenía motivos para mentirte. La vacuna solo funciona una vez en un mismo cuerpo. Esas muestras que parece que están repetidas no lo están, las fechas indican cuando fueron tomadas. Las que fueron tomadas hace un mes están libres del virus, sin embargo las de ahora si lo tienen. Lo que nos revela que el virus mutó hace aproximadamente un mes. Cuando te mordieron ya estabas infectada de la cepa numero tres-
-¿La numero tres? ¿Por qué?- preguntó Luci.
-Es por numerarla. Aunque podría ser una cepa numero mil fácilmente, están numeradas en orden de descubrimiento, la cepa numero uno es la primera que se conoció, la que iba por aire, la cepa numero dos la que se trasmitía por contacto, la cepa numero tres es la numero uno mutada. Esta última no matará a los portadores como la cepa numero uno.-
-Eso quiere decir que a menos que mueras por la causa que sea, esta no se activará. ¿Cierto?-
-Exacto, puede que con el paso del tiempo desaparezca o puede que no. La cuestión es mejorar la vacuna y vacunarnos a todos para volvernos completamente inmunes, luego eliminar a esos seres de la faz de la tierra. Debemos reconquistar, recuperar lo que es nuestro-
-Muy interesante, pero… ¿Quién te dijo que estaba aquí?- preguntó Luci.
-Fue Hanzo, vine a buscarte porque Silverio ha organizado una reunión.- respondió Abigail.
Luci accedió a ir a la reunión, quería saber que se estaba cociendo. Fuese lo que fuese debía tomar parte y dar su opinión al respecto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario