Bienvenido

NOTA IMPORTANTE

Tras el ultimo capitulo de Necroworld (El 200). Este blog permanecerá abierto hasta un nuevo aviso. Cuando este aviso suceda, este blog publicará una entrada nueva donde aparecerá la nueva dirección al nuevo blog (Intentaré que os redireccione) Pasado un tiempo, este blog desaparecerá.
Ya podeis entrar en el siguiente blog, la historia se muda ahi.
juanmanuel-sagazombis.blogspot.com.es

Seguidores

jueves, 22 de noviembre de 2012

Capitulo 175: Asediados, part 2



Los cristales habían reventado y solo las verjas de seguridad de la tienda de la gasolinera eran las que impedían que los infectados entraran en el interior. Jorge y los otros tres latinos habían agotado ya toda su munición disparando contra los que intentaban abrir las verjas. Ya no les quedaba nada, incluso el tal Claudio había parecido enloquecer a causa del estrés que aquella situación provocaba. El líder que respondía al nombre de Asdrúbal había comenzado a rociar con gasolina las ventanas con la  intención de prenderles fuego, solo la rápida intervención de Jorge impidió que hiciera aquella locura.
-¿Qué carajos haces pinche? Ahorita mismo vamos a salir de aquí- dijo el latino lanzándole a Jorge una mirada furiosa.
-Si haces eso moriremos nosotros también. No se tu, pero yo no quiero morir así- Jorge miró al otro que respondía al nombre de Arístides.- Mirad, no es que hayamos empezado con buen pie, vosotros mismos os lo habéis buscado, pero imagino que no queréis morir, la única manera es unirnos temporalmente para no acabar muertos, pero nada, si aquí el jefazo quiere hacernos saltar por los aires esta en su derecho- Asdrúbal y Arístides fruncieron el ceño.- Oh si, volaríamos por los aires y las cosas no queremos que ocurran así, opino que…-
La frase de Jorge se cortó cuando vio una silueta apareció tambaleante por la puerta de la trastienda donde había estado anteriormente Silverio y los otros dos chicos de aquel grupo. Jorge lanzó una rápida mirada y vio que se trataba de uno de los chicos a los que Silverio había matado, pero era imposible. Claudio lanzó un grito al verlo y el muchacho revivido se lanzó sobre el. Jorge y Arístides se lanzaron sobre aquel infectado para separarle de Claudio. Ambos lo agarraron por los brazos y lo lanzaron contra uno de los estantes derribando un par de ellos mientras Claudio sangraba por el cuello debido al mordisco.
El No Muerto comenzó a incorporarse mientras un segundo infectado comenzaba a salir por la puerta por la que había salido el primero. El segundo se lanzó a la carrera sobre Arístides y este lo recibió con una patada en el pecho. Jorge los miraba y no podía creérselo, a esos chicos no les habían mordido en ningún momento, por lo tanto era increíble que eso estuviese ocurriendo. Sin pensárselo dos veces corrió hacia el mostrador y cogió un extintor con el que seguidamente comenzó a golpear en la cabeza al primero que había aparecido mientras Arístides se ocupaba del segundo, en cuestión de segundos habían matado de nuevo a aquellos dos, mientras Claudio moría desangrado. Para evitar que este se reanimara, Jorge le machacó la cabeza.
-¿Qué cojones ha pasado con estos dos? No los habían mordido… o si- dijo Jorge mirando a Asdrúbal.
-No fueron mordidos… la culpa es de su amigo- respondió Asdrúbal al que su expresión de tipo duro había abandonado tras aquella desagradable sorpresa.
-Claro. Fue Silverio el que les mordió, lo que pasa es que como les mordió en el culo los mordiscos no se ven… tengo una idea, ¿Por qué no se lo inspeccionas?...Payaso…- respondió Jorge con ironía.
Arístides que parecía ser el más sensato se arrodilló junto a los cuerpos caídos e hizo lo que había dicho Jorge, los estaba inspeccionando en busca de mordeduras, pero no encontraron ninguna, algo que Jorge ya sabía, pero aun así le sorprendía que hubiese ocurrido algo así, lo único que se le ocurría era que se hubiesen infectado por el aire como ocurría al principio. Enseguida pensó en comentárselo a Abigail cuando volviera, si volvía sano y salvo.
*****
Con el paso de las horas la salud de Luci había mejorado considerablemente y ya parecía que podría volver a hacer vida normal, aunque Abigail se lo había impedido en todo momento, se había curado, pero el virus aun estaba siendo eliminado de su organismo, al menos este ya no la mataría, fue entonces cuando la doctora aprovechó para explicarle lo que había pasado y las precauciones que debía tener.
-Te ha ido por un pelo. Un poco más y no lo cuentas. Te inyectamos la vacuna contra el solanum y ahora estas bien, aunque me gustaría tenerte en observación al menos veinticuatro horas más por si hiciera falta inyectarte otra dosis… aunque no nos quedan muchas. Silverio perdió algunas-
-Pero ya estoy curada, mi fiebre ha desaparecido- respondió Luci.
-Si, estas curada, pero tengo que advertirte… si te volvieses a infectar no tendrías salvación, morirías irremediablemente y por supuesto serias uno de ellos. ¿Me permites?- Abigail cogió una jeringuilla y le sacó algo de sangre ante la mirada estupefacta de Luci. Seguidamente Abigail se sacó ella un poco de sangre-
-¿Qué haces?- preguntó Luci.
Abigail no respondió, se puso de pie y comenzó a rebuscar en una de las mochilas que ella y los científicos habían sacado de los laboratorios en la huida, segundos después sacó un microscopio. Enseguida se puso a mirar las muestras de sangre, necesitaba averiguar algo.
*****
Silverio, Hanzo, Vanesa, Nick, Jack, Daniela y Bianca habían ido a un sitio apartado del aeropuerto para decidir que hacer. Era evidente que sacar el helicóptero a plena luz del día en medio de una silenciosa ciudad seria quedar demasiado expuestos a los enemigos humanos. Silverio tenía muchas dudas sobre si hacerlo o no, era demasiado peligroso llevar a cabo ese rescate, aunque Hanzo y Daniela estaban dispuestos a correr el riesgo, aunque eso pusiera en peligro su ubicación.
-Bien, las cosas están así. Jorge esta en una gasolinera rodeada por infectados, no sabemos si vive todavía. La única manera de sacarle de allí es por aire. Las aspas del helicóptero hacen mucho ruido, nos convertiríamos en un blanco fácil. Por no hablar de que si vamos y Jorge estuviera muerto iríamos para nada-
-Y si no vamos morirá seguro- respondió Hanzo.-No tenemos por que volver aquí, podríamos aterrizar en otro lado que no fuera el aeropuerto-
-Eso solo libraría a los que se quedasen aquí, pero los atraeríamos hacia nosotros. Por no hablar del combustible que gastaríamos, eso es un problema por que quizás luego no tendríamos suficiente para llegar al barco que decía. Estaríamos jodidos-
-Juanma y los otros están en Yeles. El plan era llevaros hasta allí y recogerles para irnos-
-Demasiado trayecto al descubierto. Os derribarían antes de levantar el vuelo- dijo Nick. El joven científico había tocado un tema importante, partiesen hacia donde partiesen corrían peligro de ser derribados.
Todos se quedaron en silencio y Hanzo lo rompió exponiendo una idea que podría servir.-Quizás podríamos comprar nuestra libertad, es decir, ofrecerles algo que quieren a cambio de dejarnos marchar tranquilamente-
-Eso seria perfecto si no hubiesen dos grupos deseando jodernos, por un lado tenemos al jodido francés y por otro tenemos a Beltrán y Reverte. Ambos grupos buscan lo mismo, podríamos comprar a uno de ellos y que el otro nos derribara. No es tarea fácil ¿Sabes?- explicó Silverio.
-Entonces deberíamos acabar con ellos- dijo Hanzo.-Para pasar al otro lado del muro, es mejor si no hay muro-
-¿Es un dicho japonés?- preguntó Nick.-Porque tela tío-
-Es una estrategia obvia. Ya los lanzamos los unos contra los otros, pero no sirvió de mucho. Es mejor que vayamos a por ellos directamente, así que os propongo lo siguiente. Tu iras a por Jorge a la gasolinera y lo rescataras, yo me encargaré de librarme de ambos grupos. Puede que sea una locura, pero ahora mismo además de ser lo único que se me ocurre, es lo más factible- respondió Hanzo.
-Si haces eso no saldrás vivo de ahí. Te matarán- le respondió Silverio.
-Pues si tienes una idea mejor me gustaría escucharla- respondió Hanzo cruzándose de brazos.
-Hagamos lo que hagamos nos arriesgamos, además, si tu te arriesgas así. Jorge no me lo perdonaría jamás- Silverio suspiró- Mirad, me voy a arriesgar, si nos atacan lo harán por tierra, así lo único que podríamos hacer es mantenerlos a raya, sinceramente no creo que tratasen de derribarnos a la primera. Pensad que un helicóptero no es algo que se encuentre debajo de las piedras. Lo que ellos quieren es salir de aquí también, querrán el helicóptero de una pieza. No nos dispararían- Silverio miró en ese momento a Vanesa.-Otra opción sería recoger a Jorge y marcharnos rápidamente en dirección a Portugal y buscar el barco donde aterrizaremos y nos olvidaremos de todo esto-
-¿Sin pasar por Yeles?- preguntó Vanesa.-¿Me estas diciendo que dejarías tirados a los que confían en que los sacaras de aquí? No puedes hacer eso…-
-Ese grupo no viene. ¿Están en Yeles de vacaciones? Si viniesen realmente ya deberían estar aquí, el rescate de Jorge y luego el viaje hacia Yeles consumiría mucho combustible, no nos daría para llegar al sitio indicado- respondió Silverio.-No podemos hacerlo todo-
Vanesa se cruzó de brazos sin saber que decidir. Ella no conocía mucho a Jorge, para ella no era nadie significativo, los del grupo si lo eran.
-Mirad, tenemos que tomar una decisión cuanto antes- dijo Silverio mirándolos a todos.-Propongo votarlo-

No hay comentarios:

Publicar un comentario