Bienvenido

NOTA IMPORTANTE

Tras el ultimo capitulo de Necroworld (El 200). Este blog permanecerá abierto hasta un nuevo aviso. Cuando este aviso suceda, este blog publicará una entrada nueva donde aparecerá la nueva dirección al nuevo blog (Intentaré que os redireccione) Pasado un tiempo, este blog desaparecerá.
Ya podeis entrar en el siguiente blog, la historia se muda ahi.
juanmanuel-sagazombis.blogspot.com.es

Seguidores

jueves, 15 de noviembre de 2012

Capitulo 174: Infectados, part 2



Madrid…

Jorge y Silverio iban en cabeza unos metros por delante del grupo que los había forzado a llevar a cabo aquella búsqueda de combustible. Jorge había logrado marcarse el farol del combustible, aunque el helicóptero ya lo tenía, había tenido suerte de convencer a aquellos tipos de ello. Aunque lo que más quería era alejarles de Luci. Caminaban por el interior de la terminal dando varios rodeos para ganar tiempo mientras pensaba en como deshacerse de ellos. Silverio comenzó entonces a hablarle en voz baja.
-Bueno, ¿Qué piensas hacer?-
-De momento ganar tiempo, estos idiotas no se han dado cuenta de que estamos dando varios rodeos. Están demasiado ocupados riéndose y haciendo el gilipollas ahí atrás. Parece que creen que nos tienen cogidos por los huevos y no es así- respondió Jorge al tiempo que miraba hacia atrás y observando como el grupo que los seguía iba bromeando y riendo en lugar de estar pendientes de los pasos que daban, habían pasado varias veces por el mismo sitio y no se habían dado cuenta, no de momento. Por eso Jorge debía darse prisa en pensar algo.
-Mientras estamos por aquí. A la chica se le acaba el tiempo- dijo Silverio.
-Ya lo se, pero no se me ocurre nada. Aunque si tienes algún plan me encantaría escucharlo-
En ese momento escucharon la voz de uno de los chicos.-Oigan señores. ¿Para cuando el combustible?-
Jorge se dio la vuelta y pensó rápido.-Pensé que había combustible por aquí, pero ya no. Debemos ir a una gasolinera cercana. ¿Conocéis alguna?-
-Pinche chingado… tu estas loco si pretendes salir al exterior-
-Pues es la única manera de conseguir el combustible que os sacara de aquí. De vosotros depende salir de aquí. Podéis seguirnos o quedaros aquí-
-¿Y si les mato ahora mismo?- preguntó el que parecía el líder.
-Hazlo, seguirás igualmente jodido. Si me matas el no os ayudara y si lo matas a el os quedáis sin piloto. No tenéis otra opción que no sea acompañarnos al exterior- decía Jorge mientras se le ocurría una idea al ver el maletín.-Puede que nos las veamos con infectados, pero esas vacunas funcionan, así que no pasara nada si os muerden… bien, dicho esto, ¿Hay alguna gasolinera cercana? Vosotros os conocéis muy bien esta ciudad, así que por pelotas debéis saberlo-
Los chicos se quedaron mirando los unos a los otros y el líder rápidamente tomó la palabra.-El francés usaba una como abastecimiento. Pero los muertos andan muy cerca de allí, la ultima vez perdimos a ocho hombres allí-
-Mi más sentido pésame, pero debemos volver a entrar allí y llenar al menos ocho garrafas. ¿Cómo lo veis? Vosotros sois rápidos, ya os he visto… así que Andale- respondió Jorge soltando la última palabra con ironía.
Al ver el maletín había tenido la idea de encerrarse en la gasolinera mientras eran asediados por los infectados, tenía intención de librarse de aquellos chicos por la vía rápida. Aunque quedaba explicarle a Silverio la segunda parte del plan que incluía al brasileño y que solo el podría llevar a cabo mientras el se ocupaba de mantener ocupados a los otros. Si eso no salía bien estaban muertos.
*****
Vanesa sacó rápidamente una botella de agua de la mochila y le dio de beber un trago a Luci. Luego quiso beber ella, pero la doctora la detuvo.
-¿Qué ocurre?- preguntó Vanesa.-Solo iba a beber agua-
-No, desde el momento que la boquilla tocó sus labios, esa agua quedó automáticamente contaminada con el solanum, si bebieses te infectarías inmediatamente-
-Creí que se transmitía solo por mordisco- dijo Vanesa.
-Lo del mordisco lo descubrimos después de los primeros casos, cuando comenzaron a surgir los primeros No Muertos, pero aunque increíble que parezca, los primeros casos se dieron en gente que moría por cualquier cosa. Hubo un caso de un hombre que murió tras un infarto y una hora después estaba caminando por ahí- relató Abigail.
-Vi a un hombre que murió de un infarto, pero este no se reanimó, continuó muerto-
-No pude hacer muchos descubrimientos respecto a eso… pero creo que ese virus es algo que permanece en la atmosfera. Si tú ahora por ejemplo mueres de un disparo o un infarto podrías reanimarte a pesar de no haber sido mordida- Abigail se puso en pie y sacó lo que parecía un pequeño diario.- El que escribió esto decía que el virus desde su aparición infectaba a todo humano, pero este permanecía latente. Aunque el virus a mutado ya varias veces-
-No lo entiendo- respondió Vanesa.- Pero vi morir a gente por cosas que no eran mordiscos y seguían muertos-
-Es como cuando te muerden… según el individuo la reanimación varia. En algunos casos no se da, pero en otros la reanimación puede venir a las cuarenta y ocho horas o simplemente no llegar o llegar mucho tiempo después. Por eso te impedí que bebieras del agua, cuando el contacto es directo, el virus se activa antes-
-Eso me da muchas esperanzas…- respondió Vanesa. –Con esas palabras lo único que haces es darme a entender que cuando muramos, los más afortunados se reanimaran otra vez.- Vanesa miró a Luci.-¿Y que pasara cuando le inyectemos la vacuna?-
-Bueno, al inyectarle el antivirus suprimiremos todo rastro de este de su cuerpo. No se reanimaría aunque muriera de vieja, por esa parte supongo que saldría ganando. Aun hay muchas cosas de este virus que no sabemos, no sabemos de donde viene, no sabemos donde empezó exactamente, ni sabemos la fecha exacta del nacimiento del primer infectado. Estamos a ciegas- respondió Abigail.
-La explicación más lógica es que estamos jodidos de cualquier modo- respondió Vanesa.
-Eso mismo- respondió Abigail.
Ambas se quedaron mirando a Luci que seguía sumida en un estado febril, mientras la observaba, Vanesa pensó que no sabía como acabaría todo. Por primera vez después de haber visto la luz en la oscuridad, pero ahora esa luz había desaparecido de nuevo.
*****
Yeles…

Tras los funerales de Héctor y Cristina nos fuimos a dormir, yo me había quedado dormido en el autobús junto a Vicky mientras Eva hacía la guardia.

Vicky se despertó tras tener una pesadilla donde ese chico trataba de matar a su padre, eso hizo que en sus pensamientos se formase una única idea, la de evitar que aquel chico que creía que era malo hiciese daño a nadie, se puso en pie y rebuscó el arma de su padre, la que acabó encontrando dentro de la mochila, con cautela fue metiendo las manos y la agarró. Comprobó que hubiera balas y luego miró para ver que nadie se había percatado de lo que había hecho. Salió a hurtadillas del autobús y se encaminó hacia el coche donde estaba encerrado, allí estaba tía Eva vigilando, mantenía la vigilancia allí tanto como del autobús donde dormían los demás. Cuando Eva la vio aparecer se la quedó mirando. Vicky al darse cuenta se apresuró a esconderse la pistola, si se la veían tendría problemas, se podía imaginar la regañina que le esperaría si la descubrían, su padre le había dicho muchas veces que las armas eran muy peligrosas. Eva le sonrió y le pidió que se acercara, cuando Vicky se iba acercar dejo caer el arma entre los matorrales para que Eva no la viera.
-¿Qué haces despierta a estas horas?- Preguntó Eva.
-Tuve una pesadilla, papa esta durmiendo. No quería despertarle- respondió Vicky.
-Hiciste bien… tu padre esta pasando mucho y esta algo mal, pero tu tienes que cuidar de el- Eva se quedó callada y miró a Vicky-Escucha, tengo que ir a hacer pis, ¿Te puedes quedar aquí vigilando?-
En ese momento Vicky vio la oportunidad perfecta de acabar con la vida de aquel chico que estaba encerrado en el coche. Con una sonrisa asintió y Eva le devolvió la sonrisa.
-Muy bien, de todos modos, aunque me vaya allí- Eva señaló hacia los matorrales que había a unos metros de ellas.-Te estaré vigilando, ¿Vale?-

Eva se bajó del techo del Ume donde estaba sentada y corrió entre la hierba alta, hasta que paso corriendo por el mismo sitio donde habían enterrado a Héctor y Cristina. Pasó tan rápido que no se percató de que en las tumbas había algo raro. Cuando se agachó para orinar escuchó un ruido a sus espaldas, se giró rápidamente y una silueta se abalanzó sobre ella. Trató de zafarse de aquel No Muerto que la atacaba, fue en esos momentos cuando le vio la cara.

No hay comentarios:

Publicar un comentario