Bienvenido

NOTA IMPORTANTE

Tras el ultimo capitulo de Necroworld (El 200). Este blog permanecerá abierto hasta un nuevo aviso. Cuando este aviso suceda, este blog publicará una entrada nueva donde aparecerá la nueva dirección al nuevo blog (Intentaré que os redireccione) Pasado un tiempo, este blog desaparecerá.
Ya podeis entrar en el siguiente blog, la historia se muda ahi.
juanmanuel-sagazombis.blogspot.com.es

Seguidores

jueves, 8 de noviembre de 2012

Capitulo 173: Contrareloj, part 1



Yeles…

Eva y yo seguíamos apuntándonos a la cabeza con aquella chica que nos retenía ganando tiempo para que Lujan pudiera escapar. Esta no temía disparar, eso era obvio, pero en esa situación no era conveniente que diera el primer paso, por que disparase a quien disparase, a pesar de tener una pistola en cada mano. El que sobreviviera en ese momento acabaría con ella. Yo apunté con más empeño a su cabeza, estábamos perdiendo demasiado tiempo.
-Fuera de mi camino- le amenacé.
-No dejaré que alcancéis a Lujan. El es un hombre que tiene que conseguir su destino como ha estado haciendo hasta ahora, vosotros solos sois supervivientes de tercera. Vosotros estáis destinados a morir- decía la chica.
-Juanma, yo me ocupo de esta zorra. Tu sigue adelante- dijo Eva poniéndose delante de mi.-Me parece a mi que ninguna de esas armas esta cargada, creo que nuestra amiguita se esta tirando un farol, si quisiera dispararnos ya lo habría hecho-
Eva tenía razón, esa chica nos apuntaba con dos pistolas, pero sin embargo no disparaba a pesar de que era ella quien tenía la sartén por el mango, cuando Eva la había descubierto, esta parecía que estaba teniendo un principio de ataque de nervios. Con un rápido movimiento, Eva le dio un golpe y estas se enzarzaron en una pelea.
-Date prisa y coge a ese cerdo que se llevó a la niña-
Tras escuchar esas palabras de boca de Eva comencé a correr a toda velocidad por los pasillos del ayuntamiento de Yeles, hasta que llegué a lo que parecía un hall, nada más entrar en el, me asaltó una brisa fresca. Miré hacia la ventana y entonces vi a Lujan correr con Vicky en brazos, este estaba corriendo hasta un Ume que había allí parado. Aquel maldito había dejado allí su vehículo, era como si de antemano hubiese planeado todo, quizás quería dejar tirados a todos sus hombres desde el principio. También parecía ser que había dejado tirada a su compañera.
Alcé el arma dispuesto a disparar, pero no lo hice por miedo de herir a Vicky. Rápidamente me lancé a la carrera por la ventana y salté, caí sobre un montón de bolsas de basura, estas amortiguaron mi caída, me levanté tan deprisa como pude y comencé a correr hacia el vehículo de Lujan, el cual ya estaba poniéndose en marcha. Me puse en medio de la carretera y alcé el arma mientras el ume venia a toda velocidad hacia mi. Mientras lo veía venir pude ver la cara de Lujan, este no pararía de ningún modo, también vi a Vicky, esta estaba sentada en el asiento del copiloto. Eso hizo que olvidara toda idea de disparar, justo cuando el vehículo estuvo apunto de atropellarme me lancé a un lado para esquivarlo. Cuando el vehículo pasó de largo comencé a perseguirlo mientras comenzaba a dispararle a las ruedas traseras con intención de reventarlas, solo así podría hacer que parara.

Mientras Lujan conducía escuchó como una de las ruedas traseras reventaba a consecuencia de un disparo del padre de la niña, la cual permanecía asustada en el asiento del copiloto. El reventón hizo que Lujan perdiera el control del ume y acabó chocando contra la puerta de una carnicería. La persiana metálica se aboyó y medio vehículo entró en el interior. Este lanzó un juramento y miró a la pequeña que sollozaba abrazada a si misma, quizás se hubiese roto algo. De su frente manaba un hilillo de sangre.
-Cállate, maldita sea. ¡¡¡Cállate!!!- gritó Lujan zarandeándola. Nunca le habían gustado los niños y ahora estaba llevando a una cría a cuestas para conseguir más armas.
No tardó en escuchar ruido a sus espaldas, sería el padre de la niña, este estaba llegando hasta ellos. Rápidamente Lujan se quitó el cinturón de seguridad y salió del vehículo dejando allí a la niña. Salió por la puerta y lo primero que se encontró fue el cañón de un arma apuntándole a la cabeza. Miró para ver de quien se trataba, aunque ya se imaginaba de quien se trataba.

Lo primero que hice nada más Lujan salió del Ume fue apuntarle a la cabeza, este se giró lentamente para mirarme. Cuando me miró pude fijarme que no había ningún tipo de miedo en su mirada.
-¿Vas a matarme? ¿Y que harás cuando lo hagas? ¿Cómo le explicaras a tu hija tus actos? Pretendéis ir a Madrid y allí moriréis todos. No te imaginas como están allí las cosas. No hace mucho mandamos a dos tipos en una avanzadilla, ninguno de ellos ha vuelto- dijo Lujan mientras me miraba fijamente con las manos en alto.
-¿Qué más te dará? Tu eres de ese tipo de gente a la que no le importa nadie, salvo tu mismo. Ninguno de tus hombres te importa una mierda, ni esa chica-
-Te refieres a Irina ¿Verdad?- preguntó Lujan con una sonrisa.-Ella no es más que un peón sacrificable al igual que mis otros hombres. Iban a morir tarde o temprano, solo yo me salvaría para llevar a cabo mis objetivos-
-Me das asco- dije sin dejar de apuntarle.-No soporto a la gentuza como tu. Te mataría sin dudarlo-
-¿Y porque no lo haces?-
Entonces vi salir a Vicky del ume tambaleándose a causa del dolor. Ella se fue acercando a mí y yo tuve que gritarle para que no se me acercara más.
-¡¡¡Vicky!!! Vuelve a entrar en el coche y tápate los oídos-
Pero la pequeña estaba demasiado conmocionada como para obedecerme, no creo que supiera donde estaba siquiera. Ella solo parecía verme a mi, era como si no existiese nada más en el mundo salvo yo y ella venia directa a abrazarme entre sollozos. Le lancé una rápida mirada para repetirle que no se acercara, momento que Lujan aprovechó para golpearme y salir corriendo. No lo perseguí, simplemente abracé a la pequeña con fuerza. La ultima vez que vi a Lujan, este estaba desapareciendo tras una esquina. Aunque sospechaba que nuestros caminos volverían a cruzarse tarde o temprano.

-¿Qué significa ese tipo para ti? El que se fue detrás de Lujan- preguntó la chica. Ella y Eva habían estado peleándose y ahora ambas sangraban.-Tu mirada es la de una mujer enamorada-
-No es asunto tuyo- dijo Eva a la vez que la golpeaba de nuevo. Pocos segundos después ambas comenzaron a enzarzar de nuevo en una pelea.
Era un constante intercambio de golpes donde Eva era quien estaba ganando terreno hasta el punto de que con una patada la tiró al suelo. Eva se puso sobre ella y comenzó a darle varios puñetazos seguidos, pero aquella chica la lanzó sobre ella misma. Eva cayó rodando por las escaleras mientras se golpeaba en la cabeza y extremidades. Cuando llegó abajo se quedó retorciéndose del dolor mientras se ponía los brazos sobre el vientre, quizás se había roto alguna costilla. Cuando Eva alzó la vista vio a la chica que iba bajando por los escalones mientras iba sacando un cuchillo.
-Si te preguntaba quien es ese tipo para ti, lo hacia por ver tu dolor cuando me lo follara antes de matarlo mientras te obligaba a mirar. Aunque de el me encargare después, tu eres un peligro en estos momentos-
Eva comenzó a retroceder a duras penas mientras el dolor le estaba provocando continuos mareos, entonces vio su pistola. La cual había salido volando tras el primer encontronazo, ahora la tenía a unos tres metros de ella. Poco a poco se fue arrastrando mientras la chica iba avanzando hacia ella. La chica vio en ese momento las intenciones de Eva y esta la agarró de la pierna, luego tiró de ella. Cuando se puso sobre ella le acercó la hoja del cuchillo al vientre y le hizo un pequeño corte.
-No te mataré rápidamente. Pienso hacerlo lentamente disfrutando cada momento.-
Un segundo corte en el vientre hizo que Eva lanzara un grito mientras esa chica reía a carcajadas, estaba disfrutando. Eva reunió fuerzas y se incorporó dándole un cabezazo en plena cara, seguidamente se impulsó por el suelo y llegó hasta tener el arma a mano. La agarró mientras aquella chica se incorporaba, comprobó el cargador y luego se giró para apuntar a la chica, la cual también se había incorporado.

Irina vio el arma que le apuntaba y comenzó a reír. En el choque inicial, las armas se habían mezclado y ella estaba completamente segura de que esa pistola con la que aquella chica le apuntaba era una de las que estaban descargadas. Irina no tenía ningún miedo, lo único que hizo fue acelerar el paso, era momento de acabar con esa chica. Alzó el cuchillo sobre su cabeza con ambas manos y saltó sobre aquella chica.

-Si esta cargada pedazo de puta, disfruta esto- dijo Eva con una sonrisa al tiempo que apretaba el gatillo.
La bala salió del arma e impactó en la cara de aquella chica mientras su cuerpo salía despedido hacia atrás. El cuerpo cayó al suelo provocando un fuerte golpe y Eva se tumbó en el suelo relajándose. Lo había conseguido, ahora solo le quedaba encontrar a Juanma y Vicky. No pasó mucho tiempo hasta que escuchó un ruido, miró hacia el lugar de procedencia del ruido y vio que se trataba de la puerta del ayuntamiento. Lo que vio entrando por ella le heló la sangre. Estaban entrando No Muertos uno detrás de otros, estos seguramente habían sido atraídos por los disparos y los ruidos. Eva se levantó a duras penas y comenzó a huir con una horda cada vez más creciente pisándole los talones, y ella solo tenía una pistola con medio cargador.

No hay comentarios:

Publicar un comentario