Bienvenido

NOTA IMPORTANTE

Tras el ultimo capitulo de Necroworld (El 200). Este blog permanecerá abierto hasta un nuevo aviso. Cuando este aviso suceda, este blog publicará una entrada nueva donde aparecerá la nueva dirección al nuevo blog (Intentaré que os redireccione) Pasado un tiempo, este blog desaparecerá.
Ya podeis entrar en el siguiente blog, la historia se muda ahi.
juanmanuel-sagazombis.blogspot.com.es

Seguidores

jueves, 1 de noviembre de 2012

Capitulo 172: Mala sangre, part 3



Madrid…

Jorge, Luci y Vanesa seguían corriendo con una horda de varios No Muertos pisándoles los talones. Los hombres de Roache ya no parecía que les estuviesen siguiendo, pero sin embargo había algo mucho más peligroso persiguiéndoles. Estaban siguiendo las indicaciones de Jorge, tenían que llegar cuanto antes a la boca de metro. Una vez allí se librarían de la horda de infectados. De vez en cuando Jorge se daba la vuelta para disparar a los No Muertos, derribaba a un par de los que iban primeros y seguía corriendo, lo que buscaba era retrasar el avance, aunque conseguía retrasarles muy poco. Algunos de ellos habían acelerado el paso obsesionados con darles caza.
Cuando por fin llegaron a la boca de metro, Jorge comenzó a bajar los escalones de dos en dos hasta que llegó a la verja, se lanzó contra ella y metió la mano a través de los barrotes para abrirla, logró quitar el seguro y seguidamente la abrió.
-Venga vamos. Por aquí-
Luci y Vanesa pasaron rápidamente y seguidamente entró Jorge. Este cerró la verja rápidamente justo cuando los infectados llegaban abajo. No le dio tiempo a retirarse y los infectados que metieron los brazos lo agarraron, tiraron de el y Jorge acabó chocando contra la verja. Este comenzó a gritar de puro terror mientras veía como aquellos seres abrían y cerraban sus oscuras bocas, haciendo chocar sus podridos dientes y produciendo un ruido repugnante mientras evitaba que su saliva le tocara ojos o boca. Uno de ellos lo agarró del pelo y tiró de el con tanta fuerza que Jorge se dio un golpe en la cabeza.
Luci estaba viendo lo que ocurría, había muchos brazos agarrándolo y tirando de el, miró a Vanesa y estuvieron apunto de dejar abandonado a Jorge, pero no lo hizo. Luci apretó los dientes y se lanzó contra la verja con la katana por delante. Logró cortar varios brazos, pero había muchos infectados allí tirando de el, otros estaban abriendo poco a poco la verja, si lo lograban, estarían muertos por estar tan cerca.
-Marcharos ya. Si queréis salir de aquí solo tenéis que llegar al aeropuerto, hablar con Silverio e ir a por los demás. Es una oportunidad de oro, ya estáis muy cerca de conseguirlo- decía Jorge mientras trataba de evitar ser mordido.
Luci lo agarró con fuerza y comenzó a tirar de el.-No pienso dejarte tirado aquí. No ahora- Luci lo agarró con más fuerza y tiró de el, no logró nada, los engendros seguían tirando de el. Luci pasó las manos sobre Jorge y acabó agarrándolo del pecho, entonces sintió dolor en una de las manos al tiempo que tiraba fuertemente de el. Por fin logró alejarlo de los brazos de los infectados y ambos cayeron al suelo de espaldas mientras los infectados trataban de abrir.
-Tenemos que salir de aquí ahora mismo- dijo Jorge mirando a Luci.-Logró poner el seguro, debemos salir de aquí antes de que…- la frase de Jorge se congelo cuando vio la mano de Luci sangrando. Entonces miró su expresión, esta tenía la mirada clavada en la herida. Era evidente que la habían mordido justo cuando tiró de el. Con un movimiento rápido esta sacó el arma y se apuntó directamente a la cabeza.
*****
Hanzo y los demás habían logrado deshacerse de los infectados que se habían quedado en las vallas, no eran muchos y no habían tenido mucho trabajo para acabar con ellos. Cuando lo hicieron volvieron al interior del hangar. El científico más joven, Nick, estaba viendo como Silverio preparaba el helicóptero para la futura huida de allí. El grupo llegaría quizás pronto. No sabía seguro cuando sería, pero no quería ir con retrasos, lo que quería era salir de allí cuanto antes, en el momento que llegaran quería salir volando de allí y con suerte llegar a un sitio donde pudiera vivir tranquilo y feliz, lejos de tanta muerte y destrucción.
-¿Cuántos son los que tienen que llegar? ¿Cuándo lo harán?- preguntó Nick.
-Pues deberían llegar alrededor de veinte personas. El cuando no lo se con exactitud, hay demasiada distancia entre Valencia y Madrid. Y las carreteras están llenas de atascos y caminantes. Deberán dar muchos rodeos para llegar hasta aquí-
-Espero que sean buena gente y no sean como Beltrán y Reverte. No quiero que nos jodan otra vez, es decir, no quiero salir de la sartén para caerme en las brasas-
-Son buenas personas. Una amiga esta con ellos, me fio de su palabra- respondió Silverio con una sonrisa.-También hablé con el líder del grupo y me inspiró mucha confianza, son personas que no se han rendido a pesar de que el mundo se ha ido al infierno-
-Cuando estábamos en el laboratorio trabajando en las vacunas… lo hacíamos con la intención e ilusión de ver renacer nuestro mundo. Eso fue al principio de cuando nos llevaron allí, teníamos más libertades, pero cuando el mundo se fue a la mierda y los militares tomaron el control del bunker… desde ese día no creímos que pudiéramos ver un mundo como el anterior… bueno, un mundo mejor-
-Bueno, con esas vacunas…-Silverio señaló el maletín.-Ya habéis hecho un bien para la humanidad-
-Esas vacunas son un adelanto científico importante en el campo de la virología, pero aun así, aun no hemos probado sus efectos en personas. Y con el doctor que murió no llegamos a tiempo, llevaba demasiado tiempo infectado, pasadas ocho horas da igual que se inyecte el antivirus, no hay nada que hacer-
-Pero si se le inyecta al infectado este se salvara- respondió Silverio.
-Se salvara, si, pero este virus es un cabrón de mucho cuidado. Imagínate que te infectas, llegamos a tiempo y te inyectamos el antivirus. Te salvarías en ese momento, pero el antivirus no te haría inmune. Es más, si te volvieran a morder, el virus actuaria en ese momento con mucha más virulencia y brutalidad. Los efectos podrían ser desastrosos-
-Pero se podría volver a inyectar el antivirus-
Nick negó con la cabeza.-Ya no haría efecto. Con este virus no hay segundas oportunidades. La segunda infección no tiene cura. Es lo que tiene crear un antivirus en condiciones lamentables. Nos tenían constantemente vigilados y siempre había alguien que nos metía prisas-
-Lo mismo me ocurría a mi cuando estábamos en el bunker. Estaba hartándome de tanta mamonada por parte de los jefazos de allí. Estoy deseando salir de aquí, seria capaz de restregárselo por los morros-
-Eso quisiera yo también, joderles pero bien. Me encantara que vean como el helicóptero se aleja del lugar. Y con el, las ultimas ampollas de su preciada cura-
-Eso espero. Espero que podamos irnos pronto de aquí. Me gustaría volver a Rio de Janeiro y ver si quedan supervivientes, mi familia es toda de allí- dijo Silverio con una sonrisa nostálgica.
-Pues si tú te vas a Brasil, yo volveré a Detroit, allí pasé la mayor parte de mi infancia hasta que mis padres quisieron marcharse de allí. Mis padres no querían que acabara atracando tiendas ni acabara enganchado al crack como muchos de mis amigos que ya comenzaban a dar sus primeros pasos en la droga. Es casi irónico que yo me metiera en otro tipo de drogas como medicinas y vacunas contra virus mortales. Supongo que quería cambiar el mundo a mi manera-
-El mundo ha cambiado, pero para mal, y vamos de mal en peor. ¿Cuántos humanos crees que quedamos para hacer que este mundo vuelva a ser el que era? Nunca será lo mismo que antes, debemos aceptarlo, será mucho más fácil hacernos a la idea de que esto es el fin de la humanidad, y cada día que pasa es más difícil sobrevivir. No se si largándonos de aquí sobreviviremos, pero al menos lo intentaremos- respondió Silverio mientras cerraba la tapa del motor.-Esto ya esta, nos iremos nada más lleguen… Esperemos que no tarden demasiado-
*****
Jorge se lanzó rápidamente sobre Luci para evitar que esta se volara la cabeza. En el último momento logró desviar la pistola de su cabeza. Ambos se pusieron a forcejear en el suelo hasta que Jorge logró inmovilizar.
-¿Qué pretendes hacer?-
-Me han mordido. Estoy jodida, parece mentira que no lo sepas, estoy muerta.¡¡¡Estoy muerta!!!-
-No seas estúpida. Aun hay una oportunidad de salvarte. En el aeropuerto hay vacunas para esto, aun puedes salvarte. No voy a dejar que mueras. ¿Entiendes? Te han mordido por mi culpa. Es mi obligación salvarte-
Jorge le cogió la mano herida y la observo con detenimiento.-Acaban de morderte, si nos damos prisa estaremos allí en una hora como mucho, si no pasan ocho horas de exposición al virus. Te vas a salvar, te lo prometo-
Vanesa se acercó a ellos y se agachó al lado de Luci, la ayudó a levantarse y los tres se pusieron en marcha hacia el aeropuerto. Tenían que llegar cuanto antes para evitar que Luci se convirtiera en uno de esos seres. Jorge estaba decidido a que eso no sucediera. No iba a permitir que Luci muriera, no habiendo una cura tan al alcance de su mano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario