Bienvenido

NOTA IMPORTANTE

Tras el ultimo capitulo de Necroworld (El 200). Este blog permanecerá abierto hasta un nuevo aviso. Cuando este aviso suceda, este blog publicará una entrada nueva donde aparecerá la nueva dirección al nuevo blog (Intentaré que os redireccione) Pasado un tiempo, este blog desaparecerá.
Ya podeis entrar en el siguiente blog, la historia se muda ahi.
juanmanuel-sagazombis.blogspot.com.es

Seguidores

jueves, 1 de noviembre de 2012

Capitulo 172: Mala sangre, part 1



Día 26 de Junio de 2009
Día 378 del Apocalipsis.
Yeles…

El tiroteo seguía en el interior del colegio, no tenía ni idea de como estarían los demás, quizás estaba siendo egoísta, pero estaba cegado con salvar a mi hija. Me asomé por encima de donde me encontraba y vi a la chica y a Lujan huir. La chica seguía llevando a Vicky en brazos a punta de pistola, temía que en cualquier momento  le disparara. Al ver que ya no quedaba nadie disparando fuera me lancé por encima del seto y comencé a correr con Eva detrás de mí. Entonces vi algo en las vallas del colegio que me dejo paralizado, un infectado había llegado allí y justo detrás en la avenida empezaban a surgir más No Muertos de portales y comercios, todos atraídos por el tiroteo. No los habíamos visto antes por que tampoco estábamos haciendo ningún ruido, pero ahora era muy diferente, nuestra presencia se estaba notando en todo el pueblo y alrededores.

Andrea vio los infectados desde su posición, estos estaban apareciendo por todas partes en dirección al lugar, pronto encontrarían una forma de entrar en el colegio  y aquello se convertiría en un baño de sangre tanto para su grupo como para el grupo contrario. Andrea se puso de pie dispuesta a huir y se encontró con David que había ido a buscarla.
-Tenemos que salir de aquí. Los demás han logrado mantener a raya a los tipos esos y empiezan a huir hacia los vehículos, tenemos que escapar antes de que los podridos nos arrinconen aquí- dijo David tirando de ella.
-¿Y que pasa con Juanma y Eva? Han salido detrás de los que llevaban a Vicky. Tenemos que ayudarles- respondió Andrea.
-Ellos saben apañárselas solos. Nosotros tenemos mayores problemas-
Ambos comenzaron a correr por los pasillos del colegio, mientras corrían escucharon gritos que no parecían pertenecer a sus compañeros, si no a los otros tipos. Luego les llegó el olor ha podrido, el olor a muerte. No tardaron en ver varias siluetas tambaleantes doblar la esquina. Los infectados habían logrado entrar en el interior del colegio, aquello se estaba poniendo muy feo.

Gorka había ayudado a salir del colegio a todos los demás, allí faltaban Abel y Sandra. No se les veía por ningún lado, tampoco se veía a los hombres del tal Lujan, solo se escuchaban los disparos en el interior del colegio.
-Gorka, tenemos que salir de aquí- dijo Félix mientras hacia subir a los demás al autobús.-Esos bichos están rodeando el lugar-
-Venga, están casi todos a bordo- continuó Cesar.
-Aun falta gente aquí, no podemos dejarles tirados, eso no seria humano…- respondió Gorka mientras miraba hacia el colegio, luego miró al autobús y allí vio los rostros de Almudena, Alicia, Cristina, Héctor, Sole y Gálvez. Mientras, los No Muertos comenzaban a invadir las calles. En ese momento una lluvia de balas hizo que Cesar, Félix y Gorka se lanzaran al suelo mientras las balas impactaban en los vehículos y el asfalto. Les estaban disparando desde algún lugar del edificio. Los que estaban dentro del autobús también se agacharon cuando los cristales de este estallaron con el impacto de las balas. Segundos después un grupo de hombres salió del colegio retrocediendo mientras disparaban a los infectados que les estaban atacando.
-No podemos seguir aquí, salgamos cagando leches- dijo Félix.
-No podemos irnos dejándolos aquí, ya lo sabes…- dijo Gorka incorporándose y disparando a uno de los hombres de Lujan que se habían acercado. Aquello se había convertido en una batalla a tres bandas.
Cesar también se incorporó para disparar.-Félix coge el autobús y alejaros de aquí, Gorka y yo nos quedamos para guiar a los demás después. Venga-
Félix se puso de pie y corrió hacia el autobús, subió corriendo y rápidamente se encontró con algo que no se esperaba, Héctor yacía en el suelo con una herida en el estomago al lado de Cristina, esta tenía un agujero de bala en la cabeza. Les habían dado.
-Joder…- Félix se sentó al volante pese a que tenía ganas de socorrer a sus amigos, pero no tuvo más remedio que pisar el acelerador para salir de allí.
Con el autobús alejándose de allí, los dos que se habían quedado comenzaron a adentrarse de nuevo en el interior del colegio. Allí dentro había muchísimo ruido, tiros y gemidos, sobre todo gemidos.

Andrea y David se habían perdido en el interior del colegio, eran varios edificios pegados entre si y en medio de la confusión aquello se había convertido en un autentico laberinto, muchas veces tenían que darse la vuelta para evitar que una horda de infectados los viera. El colegio estaba totalmente tomado por los No Muertos, había cientos en el patio y en el interior de los edificios.
-Hay muchos, tenemos que escapar de aquí- dijo David mientras el y Andrea cruzaban una puerta que daba a un aula. Justo después la puerta comenzó a sacudirse con los golpes de los No Muertos. El aula en la que David y Andrea se encontraban estaba a oscuras y un intenso olor a cerrado invadió sus fosas nasales, entonces escucharon como alguien les apuntaba desde algún punto entre las sombras. No tardaron en ver a uno de los hombres de Lujan apuntándoles, las manos de este estaban temblando.
-Fuera de aquí, este es mi escondite- dijo el hombre mientras les apuntaba. Entonces escuchó los golpes de los infectados.-Vosotros los habéis traído hasta mi, marcharos y llevaros a esa escoria con vosotros. Si no os marcháis os mato-
David dio unos pasos hacia ese hombre mientras este les apuntaba.-Nosotros estamos atrapados igual que tu, solo queremos salvarnos. Además, te recuerdo que todo es culpa tuya y de los tuyos por tratar de jodernos-
El hombre negó con la cabeza.-Seguro que Lujan volverá a buscarme, soy su amigo. El no me dejaría tirado ni a mí ni a mis compañeros. Somos una familia-
-Ya os ha dejado tirados, despierta de una vez. Estas atrapado al igual que nosotros, no eres tan importante para el como te piensas- respondió David, pero Andrea se adelantó y apuntó al hombre con su fusil.
-No dialogues con el. No tenemos tiempo para esto. Escúchame bien, vamos a salir de aquí. Así que quítate de en medio y deja de apuntarnos con el arma-
-Teníamos orden de mataros- respondió el hombre.- Lujan tenía sus planes y …-
El hombre no terminó la frase, Andrea sin pensárselo dos veces le disparó. La cabeza del hombre explotó y David miró a su chica sorprendido, no se esperaba que Andrea actuara así en esos momentos.
-Lo has matado-
-El iba a hacerlo de todos modos, no iba a darle esa opción. Era el o nosotros- respondió Andrea.
-¿Qué hacemos ahora?- preguntó David.
Andrea se acercó a la ventana y se asomó, luego miró a David.-Podemos salir por aquí, hay varios metros de caída, pero podremos avanzar por el saliente pegados a la pared… pero con cuidado, si nos caemos se acabó-
-Muy bien, vamos- respondió David saliendo por la ventana seguido por Andrea.
Ambos salieron por la ventana y comenzaron a caminar por el saliente, abajo estaba lleno de infectados que al verlos habían alzado los brazos con intención de cogerles. Una caída seria el final para ellos.
-Esto me recuerda cuando nos atacaron los Rusos- dijo Andrea.
-Tenemos que encontrar una forma de salir de aquí, encontrar una forma de bajar y salir de aquí cuanto antes…- la frase de David se cortó cuando vio el autobús alejarse por las calles de Yeles. Eso hizo palidecer a David.-Joder… esto no puede ser… nos están dejando…-

Sandra se había torcido un tobillo mientras huía de un grupo de infectados, había estado apunto de morir, pero la rápida intervención de Abel lo evitó. El grandullón había comenzado a golpear a los infectados con el fusil a modo de garrote y también había usado sus propios puños, acto seguido había cogido a Sandra en brazos y había comenzado a correr por los pasillos mientras otro grupo de infectados los perseguía. Ya no escuchaban disparos de ninguno de los dos bandos. Las cosas habían cambiado y ahora lo más peligroso eran los infectados, estos se habían adueñado del lugar al completo. Abel y Sandra habían logrado darles esquinazo ocultándose en la cocina del comedor.
-Vamos a morir, de esta no salimos- dijo Sandra
-No digas eso. Sobreviviremos, de eso no me cabe la menor duda- respondió Abel mientras se aseguraba que la puerta del comedor estaba bien cerrada.-Si no hacemos ruido no nos descubrirán. Debemos permanecer aquí el tiempo que sea necesario. Saldremos cuando las cosas se hayan calmado un poco-
-¿Crees que los demás estarán bien?- preguntó Sandra.- Tengo miedo de que les haya pasado algo, temo que le haya pasado algo a mi perro, estaba dentro del autobús cuando comenzó el tiroteo-
-Estarán bien. No te preocupes, ahora necesito que mantengas la calma, reposes ese tobillo y te preocupes por ti. ¿Comprendes?-
Sandra asintió y no pudo evitar sonreír, le debía la vida al grandullón con el que apenas había tenido más de dos palabras seguidas.-Al principio creía que eras un tipejo de bar que no sabe más que eructar y tirarse pedos, pero me he dado cuenta de que eres un tío legal-
-Me alaba que pienses… bueno, pensases que soy de ese tipo. Ahora imagino que te habrá sorprendido mi indudable caballerosidad-
-Tengo miedo. Me aterra no poder salir de aquí- dijo Sandra.
-No pienses eso. Si que lo lograremos, solo debemos esperar… y no pierdas la esperanza de salir de aquí-
-No… si no pierdo la esperanza. Si te digo la verdad, eso era algo que perdí en su momento… cuando pensé que estaba sola… pero ya no lo estoy. Prefiero confiar en que voy a sobrevivir a esto-
-Así me gusta campeona… así me gusta- respondió Abel con una sonrisa mientras se sentaba en el suelo frente a ella.

No hay comentarios:

Publicar un comentario