Bienvenido

NOTA IMPORTANTE

Tras el ultimo capitulo de Necroworld (El 200). Este blog permanecerá abierto hasta un nuevo aviso. Cuando este aviso suceda, este blog publicará una entrada nueva donde aparecerá la nueva dirección al nuevo blog (Intentaré que os redireccione) Pasado un tiempo, este blog desaparecerá.
Ya podeis entrar en el siguiente blog, la historia se muda ahi.
juanmanuel-sagazombis.blogspot.com.es

Seguidores

jueves, 18 de octubre de 2012

Capitulo 170: Sospechas, part 2



Arturo no podía haber cogido otro camino que no fuera el mismo que había cogido yo. Seguí caminando en la oscuridad hasta que encontré los restos de lo que parecía un campamento, había varias tiendas de campaña y vehículos. Me fijé en el suelo y vi muchísimas pisadas que iban en todas direcciones, también me di cuenta del estado en el que estaban las tiendas de campaña, estas estaban destrozadas y rasgadas, seguramente los habían atacado mientras aquel grupo dormían, me acerqué a las tiendas y vi los restos de sangre, aquello confirmaba mi teoría del ataque. En ese momento escuché un ruido a mis espaldas y me di rápidamente la vuelta.
Un infectado caminaba hacia mi con los brazos caídos hacia delante, se trataba de un hombre en aparente buen estado, debía ser un miembro de aquel grupo que había sido atacado, por el aspecto de este parecía que no había muerto hacia mucho, aunque su forma de caminar ya había empezado a resentirse. El No Muerto estaba ya cerca cuando alcé el machete, no quería gastar munición inútilmente y atraer a otros, si ese estaba por allí significaba que habría más cerca. Cuando este estaba delante lo derribé de una patada y luego le clavé el machete en medio de la frente, matándolo al instante. Cuando acabé con el me puse de pie y volví a mirar a mi alrededor. Entonces escuché otro ruido y vi como otro infectado, una mujer, salió arrastrándose de debajo de las tiendas de campaña destrozadas. El proceso que seguí para acabar con ella fue el mismo que con el primero. Una vez había acabado con ella, miré a mí alrededor para ver si aparecía alguno más, pero no ocurrió nada de eso. El que hubiesen aparecido en ese momento me indicaba que Arturo no había pasado por allí.
Decidí dar la vuelta y volver a nuestro campamento, estaba claro que no iba a avanzar mucho si seguía así. Podía haberse ido a cualquier lado y yo no tenía la menos idea de donde. Cuando llegué al campamento, la mayoría ya se habían ido a dormir y tan solo estaban Luci y Sandra de vigilancia. Cuando me vieron llegar me apuntaron con las armas y yo tuve que levantar las manos para que no dispararan.
-Tranquilas, soy yo. No soy un infectado-
-¿Lo has encontrado?-preguntó Sandra refiriéndose a Arturo.
-No, no lo encontré. Lo único que encontré fue un campamento arrasado por infectados, tuve que acabar con dos- les dije.-Bueno, creo que iré a dormir. ¿Quién os va a relevar?-
-David y Andrea- respondió Sandra.
-Muy bien. Buenas noches-
Justo después me fui a dormir y ya no me desperté hasta el día siguiente.

Día 25 de Junio de 2009
Día 377 del Apocalipsis.

Cuando amaneció salí de la tienda de campaña y entonces me sorprendí cuando vi a Arturo sentado encima del Ume leyendo una revista mientras se bebía un brick de zumo de naranja. Nada más verme me sonrió con una mueca burlona. Yo caminé hacia el y lo bajé de allí de un tirón.
-¿Qué coño haces?- preguntó al tiempo que lo obligaba a ponerse de pie.
-¿Dónde coño te habías metido? ¿Por qué te fuiste sin decir nada?-
Entonces Arturo me golpeó y yo caí al suelo, luego me pateó.-Nunca vuelvas a ponerme las manos encima o te matare-
Yo me puse rápidamente en pie y le asesté un puñetazo en pleno centro de la cara. Los demás no tardaron en salir para separarnos. David fue quien me cogió a mi y me apartó a un lado mientras yo trataba de volver a la carga y golpear a Arturo con todas mis fuerzas. Abel era quien sujetaba y apartaba a Arturo de mi.
-Reconoce de una puta vez que fuisteis vosotros quienes trajisteis a esos asalta caminos, que fuiste tu quien mató a Tristán solo por el simple placer de hacerlo- le espeté en ese momento.
-¿De que coño estas hablando? No se de que vas. Yo no tengo nada que ver con lo que hacía Ulises, si fue el quien llamó a esos mal nacidos, yo no tengo nada que ver. Que te quede claro de una puta vez, y si maté a ese tío fue por todo lo que había hecho para sabotearnos. Se lo merecía- respondió Arturo mientras lograba librarse temporalmente de Abel, pero rápidamente el grandullón lo volvió a agarrar.
-Si te vuelves a mover te reviento el cráneo- le amenazó Abel.
Logré zafarme de David y seguidamente le quité el arma a Arturo, luego me dirigí al resto.-Nos marchamos-
-¿Y yo que?- preguntó Arturo.
-¿Tu? Tu te quedas aquí, sinceramente, no se si tu tenias algo que ver con esas asalta caminos, lo que tengo claro es que Ulises si. Por eso te quedas aquí y nosotros nos vamos. Ya no me importa si conoces o no conoces a Silverio. Si nos pregunta por ti, le diré que moriste de camino. Nuestros caminos se separan aquí, y más te vale que no nos sigas, porque te mataré-
-Si me dejáis aquí me estáis condenando a muerte- Arturo miró a Vicky en ese momento y luego a mi.-¿Dejaras que tu hija vea como dejas a alguien tirado para que muera solo por que sospechas que no soy trigo limpio? Eres… tú y todos, sois unos hipócritas de mierda-
Rápidamente le asesté un golpe y Arturo cayó al suelo retorciéndose de dolor. Mientras el se quejaba, nosotros nos subíamos a los vehículos y continuamos nuestro camino hacia Madrid. Ya nos quedaba menos camino, pronto podríamos encontrarnos con Silverio y salir de allí.

Arturo se había quedado solo, lo habían abandonado y eso era una condena a muerte segura, no tenía ni agua ni comida, tampoco tenía un arma con la que defenderse de los infectados. Cuando los vehículos ya estaban bastante lejos, comenzó a caminar campo a través. Llegó a la carretera y se encontró con varios vehículos militares. Cuando llegó junto a ellos se vio rápidamente rodeado por una multitud de gente.
-Me alegro de veros chicos. Si hubieseis llegado antes podríais haberles asaltado y quitado todas las armas y comida como os dije- comenzó a decir Arturo.
-Escucha. Se suponía que íbamos a esperarnos a que llegarais a Yeles. Tu plan era una puta mierda Lujan- dijo Irina apareciendo del interior de uno de los vehículos.
-Ya me había acostumbrado al nombre de Arturo…-
-¿Qué hacemos ahora? ¿Seguimos con tu plan?- preguntó Irina.
-Lo vamos a modificar un poco. Ellos se dirigen a Madrid, pero no llegaran por que los asaltaremos en Yeles, allí los mataremos y se lo quitaremos todo. Luego cuando lleguemos nosotros a Madrid, nos haremos con ese helicóptero. Por cierto ¿Cómo esta nuestro huésped?-
Irina le hizo un gesto con la cabeza y le indicó que le siguiera. Ambos llegaron hasta un furgón y cuando Irina abrió las puertas, Lujan pudo ver al huésped.

Marcus vio a los dos que lo habían atrapado tiempo atrás. Al chico hacía tiempo que no lo veía, pero ahora de nuevo estaba allí observándole. Marcus lo vio entrar y ponerse delante de el, pensó que lo iba a matar, pero en lugar de eso, le puso la mano en el hombro y sonrió.
-Muy bien hecho. Tu acento nos ha venido de perlas, ahora nos queda mucho camino hasta Madrid, pero ten por seguro que te dejaremos ir. Nos has ayudado mucho-Lujan se bajó del vehículo y miró a Irina.-Siento no haberte contado que me iba hasta el ultimo momento, pero necesitaba que te quedaras y te encargaras de pinchar la comunicación. Eso ha sido esencial para mantener mi historia, solo que Luther y Ulises la cagaron, de no haber sido por ellos, mis planes habrían salido mejor, sin embargo, aun no dije mi ultima palabra-
-¿Los mataremos a todos?- preguntó Irina.
-Si, pero el líder lo quiero para mi. Desde el principio que le tengo ganas- respondió Lujan. –Fue una suerte enterarnos de la existencia de este grupo. En cuanto a armamento, están mejor preparados que nosotros. Será divertido el enfrentamiento-
*****
Yeles…

Por fin habíamos llegado a Yeles, yo conducía el Ume mientras me fijaba en las calles, estas estaban casi intactas. Había muchísimos papeles por el suelo y varias prendas de ropa que seguramente se habían extraviado durante la evacuación. Pasamos por una zona ajardinada y vimos varios cuerpos colgados de los arboles, en su mayoría eran No Muertos que se mecían tratando de liberarse. Eva tuvo que apartar la mirada cuando vio lo que parecían restos de niños amontonados. Esos cuerpos estaban totalmente calcinados.
-Nadie los evacuó. Nadie se preocupó por esta población y sus habitantes tuvieron que apañárselas solos- miré a Eva que había apartado la vista de la ventana para no ver la montaña de cuerpos quemados.-Como nadie les explicó que ocurría y en la televisión ocultaban tanto, es casi obvio que aquí hubo una gran histeria seguida de un baño de sangre… dios… No entiendo por que no vinieron aquí los militares a ayudar-
-Quizás al ser una población pequeña, los primeros brotes se dieron por aquí. Ya sabes, los primeros brotes fueron en comunidades pequeñas. Puede que recibieran tarde la información real, pero ya seria tarde y la bomba de relojería ya había estallado. Así ocurriría en muchos lugares en todo el globo-
Poco a poco fuimos reduciendo la velocidad de los vehículos para transitar por aquellas calles. Estaba deseando llegar a Madrid y por lo menos, cuando pudiéramos marcharnos, olvidarme por un tiempo de tanta muerte y destrucción.

No hay comentarios:

Publicar un comentario