Bienvenido

NOTA IMPORTANTE

Tras el ultimo capitulo de Necroworld (El 200). Este blog permanecerá abierto hasta un nuevo aviso. Cuando este aviso suceda, este blog publicará una entrada nueva donde aparecerá la nueva dirección al nuevo blog (Intentaré que os redireccione) Pasado un tiempo, este blog desaparecerá.
Ya podeis entrar en el siguiente blog, la historia se muda ahi.
juanmanuel-sagazombis.blogspot.com.es

Seguidores

jueves, 18 de octubre de 2012

Capitulo 170: Sospechas, part 1



Tras la comida habíamos recorrido un largo trecho, por fin habíamos abandonado la comunidad Valenciana nuevamente y habíamos acabado llegando a las inmediaciones de Cuenca justo cuando estaba anocheciendo, allí decidimos acampar. Durante el trayecto había estado pensando formas de sacarle la verdad y mantenerlo vigilado. Al día siguiente continuaríamos el viaje. Ese trayecto hasta las cercanías de Cuenca lo habíamos tomado siguiendo las indicaciones de Arturo. Como quería ver que se traía entre manos decidí seguirlas. Aquella noche tras la cena nos fuimos a dormir mientras Abel, Cesar y Héctor se turnaban para la vigilancia.

Día 24 de Junio de 2009
Día 376 del Apocalipsis.

Había amanecido y vimos que el camino hacia Cuenca estaba cortado después de dar varias vueltas. Poco después decidimos parar para comer algo y calcular la nueva ruta. Extendí el mapa de carreteras sobre el capó del Ume y comencé a marcar el camino que íbamos a seguir. Entonces vimos llegar el kuad con Luci a bordo, venia de dar una vuelta de reconocimiento unos kilómetros más allá.
-¿Cómo esta la cosa por allí?- pregunté mientras levantaba la vista del mapa.
-Hay un rebaño unos kilómetros más allá, a unos diez. Vienen hacia aquí- respondió Luci.-Tardaran en llegar, pero son bastantes, seria genial que no estuviéramos aquí cuando llegaran-
-No lo estaremos- contesté con calma mientras volvía a centrar mi vista sobre el mapa.
Arturo estaba a mi lado y señaló una pequeña población que quedaba algo cerca de Madrid.
-Esto de aquí es Yeles, desde aquí podríamos entrar en Madrid tras atravesar algunas poblaciones pequeñas, estas no son demasiado grandes y los caminos no están tan cortados-
-¿Quieres atravesar esas poblaciones? ¿Qué pasa con los podridos?- preguntó David que también estaba a mi lado contemplando el mapa.
-Son poblaciones pequeñas como ya dije, población pequeña igual a pocos infectados, esos caminos se vieron despejados a que al ser pequeños pueblos y a que básicamente los militares- entonces me miró- Pasaron de ellos por que estaban demasiado ocupados protegiendo grandes poblaciones y ciudades… cuestión de preferencias supongo. ¿Sois pocos? Pues os las apañáis solitos- terminó diciendo Arturo a modo de ironía.
-Muy bien, creo que seria buen plan y la forma más rápida de llegar hasta Madrid- contesté.-Pongámonos en marcha-
Arturo se dio la vuelta en ese momento y subió al autobús dando palmadas para que los demás se subieran para poder ponernos en marcha, David en ese momento me miró.-¿Te vas a fiar de el?-
-No le quitare ojo de encima. Aun así sus indicaciones hasta ahora han sido acertadas… es como si se conociera estos caminos. Algo me dice que ya ha estado por aquí… de todos modos  no quiero que nade baje la guardia-
-¿Por qué no se lo cuentas a todos y te dejas de secretos? Si no es de fiar, lo dejamos aquí tirado y nos vamos. Es muy sencillo, no podrá con todos nosotros-
-¿Y si después resulta que es inocente? ¿Cargarías con eso en tu conciencia?- pregunté.-Yo tampoco me fio, pero creo que deberíamos esperar porque aun no tenemos pruebas concluyentes-
-Creo que aun así le estas dando demasiadas vueltas al asunto. La decisión no es la correcta. Te estas confiando demasiado con ese tipo. Tenemos que matarlo, tenemos que hacerlo, y debe ser antes de que sea demasiado tarde-
-No…- dije negando con la cabeza. Entonces le puse la mano en el hombro.-Escúchame, no me fio de el, eso esta claro, pero no podemos matarle a la primera de cambio, precisamente por que aun no sabemos de que va. Es más probable que el forme parte de esos tipos que atacaron el campamento, según Eva, Ulises fue quien los llamó, pero también Arturo nos ayudó con nuestra emboscada y asalto. Nos ayudó-
-Para ganarse nuestra confianza en un momento que lo tenía todo perdido. Quizás ese hecho hizo que se le escapara de las manos y que no tuviera más remedio que ayudarnos- replicó David.
-No dudo que te falté razón, pero hizo lo que hizo cuando podría habernos traicionado. Si es lo que creemos que es lo hará tarde o temprano, pero quizás quiera hacerlo a su manera-
En ese momento el claxon del autobús comenzó a sonar mientras Eva y Vicky salían de este para subirse al Ume. Cuando estas se subieron me di la vuelta para mirar a David otra vez.-Sube al autobús y espera a que se haga lo que se debe hacer, solo espera, si alguien se carga a Arturo, ese seré yo-
David asintió y regresó al autobús mientras nos poníamos en marcha hacia el lugar que había dicho Arturo anteriormente. Yeles era el sitio indicado, estábamos a unas horas de ese lugar y desde allí llegaríamos pronto a Madrid, al menos eso esperábamos.

David se sentó junto a Andrea en la parte trasera del autobús, este no le quitaba ojo de encima a Arturo mientras ponía su mano de vez en cuando sobre su arma. Tenía constantes ideas de levantarse del asiento, dar un par de pasos y disparar a bocajarro a Arturo. No se fiaba nada de el y estaba deseando librarse de esa amenaza que este representaba para el grupo. David tenía muy presente lo que había ocurrido con Tristán, ese tipo lo había matado cuando este se había rendido, ya que su acto se debía a un momento de miedo y se le podía recuperar y perdonar, pero Arturo no le había dado opción y además al matarle, había matado a la única persona con conocimientos de medicina. No quedaba nadie que pudiese curar sus heridas. Lo que más temía, es que ese Arturo fuera otro Álvaro.
-¿En que estas pensando?- preguntó Andrea.
-Juanma no esta actuando correctamente. Esta demasiado cegado en lo de inocente hasta que se demuestre lo contrario, esta dejando que ese Arturo este tan tranquilo. Debería pegarle dos tiros en la cabeza y ahorrarse disgustos posteriores a esto-
-Bueno, ya sabes que Juanma no es el mismo desde lo de…- replicó Andrea.
-Desde lo de Lidia. Entiendo perfectamente como se siente, porque la quería ante todo, pero esta tomando unas decisiones que podrían ponernos en peligro. Ese tío…- David señaló a Arturo con la cabeza.-…no es trigo limpio-
En ese momento Arturo los miró y sonrió, era como si supiera que estaban hablando de el. David le devolvió la sonrisa y miró a Andrea.
-Si Juanma no lo hace, lo haré yo. No pienso permitir que ese cabrón haga daño a alguien o a ti. Si a ti te pasase algo no lo soportaría. Te quiero-
-Y yo a ti. Vamos a lograrlo, lograremos escapar de aquí y encontraremos algún lugar en el que vivir tranquilos y felices. Un lugar donde podamos empezar de cero y tener hijos. Algo así como el lago azul, donde nuestros hijos corran en tapa rabos por la playa- explicó Andrea.
-Y yo seré todo un Tarzán.- acabó diciendo David.-Una isla desierta seria lo más idóneo para nosotros, un lugar donde no tengamos que dormir con un ojo abierto para que ninguno de esos seres nos ataque mientras dormimos. Quiero que seamos felices de una condenada vez y dejemos atrás todo esta mierda, ya hemos sufrido demasiado-

Se nos hizo de noche mientras llegábamos a Yeles, hacia poco que habíamos atravesado Seseña y sus calles nos parecieron una autentica ruina por el estado que presentaban, estaban llenas de vehículos abandonados y accidentados. Aunque la presencia de infectados era presente allí donde mirábamos, pocos en comparación con los que habíamos visto hasta ahora. Habíamos aparcado los vehículos en unos campos que estaban cerca de Yeles y allí comenzamos a preparar el campamento. Íbamos a dormir fuera por que hacía demasiado calor. Eso hacía que tuviéramos que estar vigilando más que nunca.
Me subí al techo del autobús y desde allí vi Yeles, no era muy grande, tal y como Arturo había dicho.
-¿Ves algo?- preguntó Eva desde abajo.
-No, esta demasiado oscuro, supongo que mañana podremos ver mejor y ver si es buena idea meternos ahí. Por cierto. ¿Donde esta Arturo?- pregunté quitándome los prismáticos de la cara.
Eva miró a su alrededor, pero además de los demás miembros del grupo. Arturo no aparecía por ningún lado, este había desaparecido del lugar donde estábamos montando nuestro campamento.
De un salto, bajé del techo del autobús y comencé a dar una vuelta por el campamento, busque en el interior de las tiendas y vehículos, pero no había ni rastro. Me acerqué también a Abel que era el ultimo que lo había visto, pero este también lo había perdido de vista.
-¿Qué ocurre?-preguntó Luci desde el lugar donde estaba preparando el lugar donde haríamos la hoguera.
-Arturo ha desaparecido. No lo veo por ningún lado. Voy a buscarlo- dije mientras habría el maletero del Ume para sacar un fusil.
-Te acompaño- dijo Luci a la vez que se ponía en pie.
-No, sigue montando ese muro para que los podridos no vean el destello de las llamas. No quisiéramos que nos encontrara un rebaño.- le dije al tiempo que me preparaba la mochila con unas latas de conserva, munición y agua.-Volveré al amanecer como muy tarde lo encuentre o no-
-¿No quieres que te acompañe nadie?- preguntó Eva al tiempo que se situaba a mi lado.
-No será necesario. Se arreglármelas yo solo-respondí.
-Ten cuidado-
-Lo tendré. Cuida de la niña- le dije mientras le ponía la mano en el brazo. Justo después me fui a buscar a Arturo, no podía haberse ido muy lejos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario