Bienvenido

NOTA IMPORTANTE

Tras el ultimo capitulo de Necroworld (El 200). Este blog permanecerá abierto hasta un nuevo aviso. Cuando este aviso suceda, este blog publicará una entrada nueva donde aparecerá la nueva dirección al nuevo blog (Intentaré que os redireccione) Pasado un tiempo, este blog desaparecerá.
Ya podeis entrar en el siguiente blog, la historia se muda ahi.
juanmanuel-sagazombis.blogspot.com.es

Seguidores

viernes, 28 de septiembre de 2012

Capitulo 167: Un mundo sin esperanzas, part 4



Madrid…

Jorge y Hanzo llegaron al aeropuerto después de darse un largo paseo por las alcantarillas de Madrid. Una vez llegaron allí los recibieron y ayudaron a Hanzo a tumbarse sobre unas mantas que habían preparado al ver que llegaba tan mal herido. Jorge le pidió en ese momento a Abigail que le hiciera unas curas mejores que las que le habían hecho. Mientras Jorge comenzó a hablar con Silverio.
-Las cosas se van a caldear mucho. No me cuadra que nos hayan dejado ir tan fácil, aquí hay algo más-
-¿Qué quieres decir? Os dejaron ir por que fuiste más listo que ellos y supiste guardarte nuestra ubicación. No hay más que eso- respondió Silverio.
Jorge miró entonces a Hanzo, tenía la sensación extraña de que habían hecho algo más con el, Jorge caminó hacia el y se arrodilló a su lado. Entonces se fijo en Abigail y le pidió minuciosamente que investigara cada parte del cuerpo de Hanzo.
-¿Qué ocurre?-preguntó Hanzo.-O no me lo quieres decir-
-Creo que podrían haberte metido algo para rastrearnos y saber donde nos escondíamos, nos han dejado irnos muy fácilmente-
-No me digas esas cosas. He sido su puta…¿No?- preguntó Hanzo mirando a su compañero.
-Necesitaría material quirúrgico para eso. Es decir, habría que hacerle placas y ver donde tiene, lo malo es que de aquí a que podamos hacerlo ya sabrán donde estamos. Apostaría que ya lo saben- dijo Abigail.
Jorge se llevó las manos a la cabeza, se la habían jugado y el les había dejado que lo hicieran. Entonces Hanzo miró a Jorge y comenzó a hablarle.-Creo que lo mejor será que vosotros os marchéis y me dejéis aquí. Cuando lleguen se encontraran con una desagradable sorpresa-
-Y te mataran como venganza. No saldrás vivo de esta tío- le respondió Jorge.-No podemos coger y dejarte aquí. Total, tampoco podemos irnos ya. Verán el helicóptero y nos joderan de todos modos-
-Tampoco podemos irnos así. Recuerda el grupo que viene desde Valencia. No podemos dejarles tirados así-
Jorge se quedó un rato pensativo y entonces miró a Hanzo.-Podemos marcarnos un farol, hacer algo para ganar tiempo hasta que lleguen los otros, cuando lleguen debemos salir perdiendo el culo de aquí-
-Imagínate que tardan un mes en llegar. ¿Crees que podrás mantenerlos engañados tanto tiempo? No se yo…-
-No si lo hago de la siguiente forma…- Jorge comenzó a pasearse por todo el hangar mientras comenzaba a explicar el plan.-Iré a ver a mi buen amigo Roache y me lo camelare para que nos sirva de protección mientras-
-Eso es una locura. Ese no dudara en matarte- respondió Hanzo.
-No si los mando derechitos al bunker de esos cabrones, pero necesito ese maletín, será mi salvoconducto. Quiero llevarme al menos siete de esas ampollas, si Roache quiere más tendrá que buscarlas allí-
-A ver si lo he entendido. ¿Quieres provocar una guerra para mantener a raya a los hombres de Beltrán y Reverte?-
-¿Se te ocurre otra forma de solucionar las cosas? A mí de momento es lo único que se me ocurre. Ya conocéis el dicho de el enemigo de mi enemigo es mi amigo-
-Pero apenas tenemos tiempo. Seguramente se están movilizando para venir a por nosotros- dijo Silverio.
Jorge se metió dentro del helicóptero en ese momento y luego miró a Silverio.-¿Serias tan amable de decirme la frecuencia del bunker?-
-La tienes anotada en ese papel- dijo Silverio asomándose por la puerta y señalándole un papel de color amarillo.-Pero no se que…-
Jorge le levanto un dedo para que se esperara mientras el buscaba la frecuencia. Cuando pareció encontrarla comenzó a hablar.-Buenas noches, noches. Retransmitiendo desde el aeropuerto de Barajas para los cabrones de Reverte y Beltrán, ¿Están ahí esos valientes soplapollas?-
Segundos después contestó alguien que se identifico como un soldado, enseguida Jorge comenzó a hablarle.-Saludos capullito. ¿Como va eso? Será mejor que llames pronto a las putas de tus superiores, tengo que decirles algunas cosillas que podrían interesarles-
-El capitán esta…- replicó el soldado, pero Jorge no lo dejo terminar, rápidamente le espetó que se los trajera rápidamente allí. Al cabo de unos minutos, Jorge escuchó la voz de Reverte.
-¿Cómo estas? Yo bien, no es necesario que preguntes. Si, estoy al tanto de que habéis querido jugármela metiendo un rastreador dentro de mi compañero. Buena jugada, en serio, pero habéis omitido un pequeño detalle… y es que os habéis confiado. No estamos solos, si venís aquí disparando, la cagareis… porque tenemos aquí una bomba nuclear. Una bala perdida de cualquiera de ambos bandos podría mandarnos a todos al otro barrio- Jorge hizo una pausa mientras escuchaba las palabras de Reverte, por su expresión parecía que estaban llegando a un acuerdo. Cuando Jorge colgó miró a los demás.
-No nos atacaran. De momento les he colado el farol, lo que no se hasta cuando durara, ahora debo ponerme en contacto con Roache e incitarle a un ataque al bunker para conseguir más vacunas. Me obligaran a ir con ellos, de eso no podre escaparme, no al menos hasta que lleguemos al bunker. Una vez por allí escaparé por nuestro atajo-
-¿No será peligroso?- preguntó Daniela entrando en la conversación.
-Lo será, pero tranquila- dijo Jorge mientras comenzaba a prepararse la mochila.
-¿Qué pretendes sacar de todo esto?- preguntó Daniela.
-Mantenerlos a raya y que estén ocupados entre ellos. De momento no vendrán aquí, pero debo irme ya y llegar hasta Roache.
Minutos después ya tenía preparadas las siete ampollas con las que se camelaría a Roache, cuando ya estuvo preparado ensilló al caballo y salió de allí.
*****
Port Saplaya…

Avancé dando grandes zancadas hacia Arturo, cuando ya estaba a menos de un paso de el le lancé un derechazo directo al mentón. Cuando le golpeé, este cayó al suelo y me miró al tiempo que me lanzaba sobre el para golpearle más, pero este me recibió con una patada en la boca del estomago y yo caí al suelo. El me arrebató el arma y seguidamente se puso de pie y me apuntó a la cabeza. Entonces me di cuenta de que estaba completamente a su merced, si quería hacerlo, nada le impediría disparar.
-Nunca vuelvas a ponerme una mano encima o la niña tendrá que limpiar los restos de tu cerebro del suelo-
-¿Por qué lo has matado? Ya lo tenía- le dije clavándole una mirada de furia.
-Eres un blando, no puedes tratar de convencer a nadie con buenas palabras. ¿Acaso pensabas que ibas a lograr que todos fuéramos felices yendo de la manita con un tipo que nos ha estado jodiendo? Ese cabrón merecía morir te guste o no-
En ese momento escuchamos el click de un arma. El sonido venia de detrás de Arturo. Cuando los dos miramos, vimos a Vicky con el arma en las manos y apuntando a Arturo.
-¿Pero que cojones?- preguntó Arturo volviéndose hacia la pequeña que le apuntaba.-Suelta eso niña- le ordenó.
La pequeña no dejaba de apuntarle y negaba con la cabeza, era obvio que tenía intención de disparar. Entonces  tuve que intervenir, tenía que evitar que la pequeña cargase con un asesinato.-Vicky cariño, deja eso ahí. No lo hagas, papa esta bien. ¿Lo ves? Estoy bien- dije tocándome el pecho con la mano.
En ese momento la puerta que teníamos cerca se abrió de golpe y apareció David.-¿Se puede saber que coño estáis haciendo? Esto esta llenándose de infectados-
Arturo y yo intercambiamos una mirada, yo me puse en pie y le quité el arma de las manos, luego también se la quité a Vicky al tiempo que la cogía en brazos.
-Tú y yo hablaremos de esto después. Ahora salgamos de aquí-
Los tres comenzamos a bajar rápidamente los escalones hasta que llegamos a la planta baja. Lo primero que hizo David al llegar fue asomarse por un agujero que había en aquella puerta. Aquellas terrazas comunicaban con varios bloques y ahora habíamos bajado a la calle que quedaba detrás de la que habíamos aparcado en primer lugar. Después de mirar por el agujero, David nos miró a nosotros.-Hay tres podridos alrededor del Ume-
-¿Y el bebé?- pregunté.
-Esta dormidito y esta de lo más tranquilo. Ahora debemos preocuparnos de nuestros culos, debemos ser rápidos. Por ambos lados de la calle vienen varios grupos-
-Muy bien. Preparados…- dije mirándolos a los dos.
-¿Y mi arma que?- preguntó Arturo.
-No pienso volver a dártela- le respondí.
Rápidamente abrimos la puerta y los tres salimos corriendo hacia el Ume. David y yo nos apresuramos a abatir a los que había allí. Una vez abatidos nos montamos en el Ume y salimos a toda velocidad de allí. Mientras volvíamos al campamento pensaba en lo que tenía que hacer con Arturo, estaba claro que era potencialmente peligroso y después de haberme apuntado no me fiaba ni un pelo de el. Mientras David conducía, yo acunaba a Vicky entre mis brazos, no hablaba y parecía que estaba traumatizada por todo lo que había pasado. Lo peor de todo era que no habíamos logrado llevar a Tristán de vuelta, y ese hecho me estaba matando por dentro. Arturo lo había matado a sangre fría y sin motivos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario