Bienvenido

NOTA IMPORTANTE

Tras el ultimo capitulo de Necroworld (El 200). Este blog permanecerá abierto hasta un nuevo aviso. Cuando este aviso suceda, este blog publicará una entrada nueva donde aparecerá la nueva dirección al nuevo blog (Intentaré que os redireccione) Pasado un tiempo, este blog desaparecerá.
Ya podeis entrar en el siguiente blog, la historia se muda ahi.
juanmanuel-sagazombis.blogspot.com.es

Seguidores

viernes, 28 de septiembre de 2012

Capitulo 167: Un mundo sin esperanzas, part 2



-¿Cuál es vuestra historia? Aun no se nada de vosotros- le preguntó Arturo a David mientras yo conducía hacia Port Saplaya donde estaba el lugar que decía Vicky.
David me miró a mí y luego volvió a mirar a Arturo.-Nuestra historia es como la de muchos otros, tratamos de sobrevivir al apocalipsis-
-No coño. Me refiero a que hacíais antes de que el mundo se fuera completamente a la mierda, todos teníamos una vida privada. Algo que nos hacía, por así decirlo, diferentes al resto. Supongo que me entiendes, un don nadie no creo que pudiera sobrevivir aquí-
-¿Qué es para ti un don nadie?- preguntó David.
Arturo se tumbó un poco en el asiento trasero mientras observaba a David.-Con don nadie me refiero a gente que trabajaba por ejemplo de panadero. Vosotros no tenéis cara de ser de ese tipo. Os movéis por ahí con mucha destreza-
-Tenemos practica, simplemente eso. Juanma era militar-respondió David.
-Militar…No me jodas. ¿Os visteis muy jodidos en el frente, ¿Verdad? No teníais ni idea de como frenarlos y os acabaron engullendo como un tsunami a un montón de bañistas despistados. Supongo que era difícil acertarles en la cabeza cuando van en rebaño-
David contestó por mí.-Juanma no pudo unirse a sus compañeros porque estaba de permiso en esos momentos, yo trabajaba en una empresa de empaquetados y envió, supongo que eso es a lo que te refieres como don nadie- respondió David con sorna.
-Desde que empezó esto y empezaste a sobrevivir dejaste de ser un don nadie. Aunque muchos de vuestro grupo parece que están vivos de chiripa-
-¿Y que puedes decirnos de ti? No sabemos nada, ni de ti ni de tu compañero. El que queda vivo- dijo David esperando que le respondiera.-Os acogimos con nosotros sin conoceros apenas y casi nos arrepentimos. Tu compañero casi viola a una compañera-
-Luther era una enorme bola de mierda incapaz de controlar sus impulsos, cuando vio a aquella chica en la ducha no pudo evitarlo. Llevaba mucho tiempo sin catar un conejito. Simplemente se equivocó de cabo a rabo, pero ya pagó por ello-
-Lo mataste y lo disfrutaste- dije de repente.
-Tu también lo hubieses disfrutado- Arturo dirigiendo una mirada hacia mi.-Ya disfrutabas cuando le dabas de hostias. Si no llego a separarte lo habrías matado allí mismo-
-¿Algo en contra?-pregunté mirando al espejo retrovisor, pero Arturo no contestó. Simplemente siguió hablando.
-Mi historia es jodida, jodida de verdad. Era un tipo normal como vosotros, al menos hasta que toda esta mierda nos estalló en plena cara. Juraría que nos lo buscamos nosotros solitos. Yo vivía por Valencia, cerquita de la plaza de toros, nos dejaron por nuestra cuenta-
-¿Por vuestra cuenta? Si vivías cerca de la plaza de toros deberías saber que esta fue adaptada como punto seguro- respondió David.
-Ni idea. Yo no vi nada de eso, simplemente cuando salí me las arreglé por mi cuenta hasta que encontré a Ulises, a Luther y a otros. En menos de una semana de diez solo quedamos tres y estuvimos por ahí dando vueltas hasta que conocí a Silverio, pero no pudo llevarnos con el, simplemente nos dejo un teléfono vía satélite, al que nos llamó cuando a vosotros-
-¿Y donde esta ahora ese teléfono? Nos vendría bastante bien- respondió David.
-Pues no lo tenemos ya. Se nos rompió-
-Que casualidad. Tu historia tiene varios agujeros- dije entrando en la conversación.-No se, son cosas raras que ve uno-
-¿Y que hay de ti y esa cría a la que buscas? Dices que es tu hija, pero yo no veo que tengáis mucho parentesco familiar. Perdóname si me meto donde no me llaman, pero esa cría no es hija tuya de tu sangre. ¿Verdad?-
-La encontré junto al cadáver de su madre. Yo la acogí bajo mi protección- respondí mientras tomábamos la gran vía. Estábamos llegando, se veían pocos No Muertos y eso era buena señal, suponía que Tristán se las había ingeniado bien para no ser descubierto por ellos.
-No entiendo como pudiste cargar con una cría que no era tuya. No es tu responsabilidad. Salvándola solo la estas obligando a vivir en un mundo sin esperanzas, si la hubieses dejado le habrías ahorrado una gran agonía-
-No podía dejarla ahí- respondí.-¿Tu lo habrías hecho? Puede que vayamos directamente a un mundo sin futuro o sin esperanzas, pero eso es algo que aceptare cuando lo vea. Una vez cojamos el helicóptero veremos que pasa-
-Pasara lo mismo que aquí. Yo quiero largarme también para ver que pasa, para ver si podemos sobrevivir, pero algo me dice que estamos sentenciados ya.-
Por fin llegamos a los apartamentos donde debía estar Vicky retenida por Tristán. No comprendía que le llevaba a hacer lo que había hecho, pero se lo iba a sacar. Salimos del Ume que había aparcado justo delante.
-Quédate tú dentro, no hay muchos infectados por aquí, pero si ves que la cosa se complicase, márchate y ya nos las apañaremos nosotros- le dije a David.
-¿Y porque el debe quedarse?-preguntó Arturo.
-¿De verdad hace falta que te lo explique? La diferencia esta en que de el si me fio y se que solo se marchara si es necesario- miré fijamente a Arturo.-Tu serias capaz de irte solo porque si-
Arturo sonrió y me miró.-Tienes razón-
En ese momento escuchamos el llanto de un bebé. Miré a David y entonces automáticamente supimos el lugar del que procedía. Lo malo era que el llanto era un perfecto reclamo para que comenzaran a acudir los No Muertos del lugar, podríamos tener a cientos de ellos rodeándonos en pocos minutos.
Arturo y yo dejamos a David en el Ume y nosotros corrimos hasta la primera puerta que criamos que era. La puerta estaba cerrada y tuve que darle con la culata de mi fusil para romper el cristal para meter el brazo y quitar el cerrojo para poder entrar. Esos apartamentos siempre habían tenido portero particular y a partir de según que horas, nadie ajeno al edificio podía entrar si no se lo permitía el portero. Antes de desaparecer en el interior del bloque de apartamentos.
El interior estaba a oscuras y tuvimos que echar mano de nuestras linternas para alumbrar el lugar, el llanto del bebé allí era más audible. También escuchábamos golpes, golpes que pertenecían seguramente a los No Muertos que se habían quedado atrapados en el interior de sus apartamentos.
-¿Estas seguro que ese tipo no disparara contra nosotros?- preguntó Arturo.
-No, no lo estoy…- respondí.
Los llantos se escuchaban mucho más arriba, así que aun nos quedaban pisos por subir. Lo peor era que el llanto se escuchaba muy fuerte en medio de todo aquel silencio, no tardarían en aparecer muchísimos infectados en las calles, confiaba al menos que David hiciese lo que le había dicho, aunque si se iba, no sabía como íbamos a salir de allí cargados con un bebé que no dejaba de llorar y con una niña de nueve años. Mientras subíamos pensaba que Tristán había escogido el último piso para poder escapar en caso de necesidad, aunque no pensaba que nos estuviese esperando.

Tristán no sabía que hacer para que el bebé dejara de llorar. Esos lloros atraerían a todos los caminantes de la zona y estaba alterando a los que permanecían encerrados en los apartamentos. Eso hacía que se pusiera nervioso y comenzara a gritar al bebé para que se callara, quizás había sido un error haber hecho todo lo que había hecho. El no quería ir a Madrid porque consideraba que era una locura. Ya no eran solo los caminantes, sabía que por el camino se iban a encontrar con gente malvada por naturaleza como lo eran Manuel y su gente, el mundo había acabado para siempre y no había un futuro para nadie. Adentrándose en esa ciudad ponían en peligro sus vidas y también la de los niños. El había querido sabotear el convoy para que se retrasaran en su llegada y que aquel que los esperaba se cansase de esperar y se fuera, pero en vista de que no lo conseguía, al menos libraría a los niños de ello.
El bebé lloraba a pleno pulmón y Tristán estaba perdiendo los nervios. Decidió encerrarlo en la habitación con la niña para ver si así se callaba, pero entonces escuchó un ruido que venia del pesillo, al otro lado de la puerta. Lo habían encontrado.

El llanto se escuchaba al otro lado de la puerta, era evidente que Tristán estaba dentro de aquella casa.
-¡¡¡Tristán!!! Se que estas ahí, abre la condenada puerta o la tiraré abajo-
Rápidamente Arturo se lanzó contra la puerta y la abrió de una patada.-Si quieres pillarlo, no pierdas el tiempo haciendo el gilipollas y esperando tener una charla amistosa con el. Entra a la de ya-
Ambos entramos y comenzamos a caminar por el pasillo hasta que llegamos al salón, allí estaba el bebé llorando tumbado en el sillón, pero no había ni rastro de Tristán.
-¡¡¡Tristán!!!- grité.
De pronto una puerta que había cerca de la entrada del pasillo que habíamos acabado de cruzar se abrió y apareció Tristán con Vicky en brazos, al mismo tiempo nos apuntaba con un arma.
-No os acerquéis a mí-
-Suelta a la cría cabrón- dijo Arturo apuntándole directamente a la cabeza.-A mi me importa tres cojones volarte la puta cabeza-
-No quiero hacerle daño a la niña. Solo quiero escapar- replicó Tristán.
-Déjala y lo hablamos tranquilamente- dije mostrándole que no tenía el dedo en el gatillo.-Ahora déjala irse-
En ese momento vi que Arturo tenía intención de disparar y me lancé contra el. La pistola se le disparó e hizo un agujero en el techo. Los dos caímos al suelo y entonces Arturo me apartó de un empujón.
-Pero… ¿De que coño vas?- le pregunté.
-Iba a cargarme a ese cabrón- respondió Arturo.
Me levanté rápidamente y vi que Tristán y Vicky habían desaparecido. Me volví hacia Arturo.-¡¡Quédate con el niño!! Yo me encargo de esto- dije al tiempo que salía corriendo por el pasillo, mientras corría veía como las puertas se sacudían con cada golpe.

No hay comentarios:

Publicar un comentario