Bienvenido

NOTA IMPORTANTE

Tras el ultimo capitulo de Necroworld (El 200). Este blog permanecerá abierto hasta un nuevo aviso. Cuando este aviso suceda, este blog publicará una entrada nueva donde aparecerá la nueva dirección al nuevo blog (Intentaré que os redireccione) Pasado un tiempo, este blog desaparecerá.
Ya podeis entrar en el siguiente blog, la historia se muda ahi.
juanmanuel-sagazombis.blogspot.com.es

Seguidores

jueves, 16 de agosto de 2012

Capitulo 161: Un año entre muertos. part 3


Alcoy…

Eva y yo habíamos cargado el Ume con la comida que habíamos encontrado en la casa que nos había indicado Sandra. Habíamos tenido mucha suerte por poder contar con esa casa que nadie había saqueado. Cuando ya podíamos irnos me subí de nuevo en el asiento del copiloto y Eva se sentó a mi lado para comenzar a conducir. Esta me lanzó una mirada.
-No has dicho nada desde que salimos de la prisión. ¿Se puede saber que te pasa? Te quedas callado viendo como llueve-
-No tengo nada que decir…- respondí.
Eva pisó el acelerador y se encamino hacia una farmacia, según el mapa de la ciudad, teníamos una a unas cuantas calles. Yo no miraba a Eva, me limitaba a mirar por la ventana mientras le daba vueltas a la cabeza pensando en lo que había dicho Tristán. En parte tenía razón, este no era un mundo para niños, pero en nuestros descendientes estaba el futuro de la humanidad, era algo en lo que el doctor Hidalgo no se equivocaba, suponía que por eso Tristán decía aquello, porque le recordaba demasiado a los planes del doctor.
-Esto es algo que debo hablar con Tristán. No puedo quedarme callado cuando soy yo quien esta al mando- comencé a decir.- Solo fue Sole la que pidió las anticonceptivas, pero no quiero que se convierta en una costumbre y que todas las chicas por miedo se las empiecen a tomar-
-Supongo que es sencillo. El llanto de un bebe en el silencio puede atraer a todos esos seres, supongo que es mejor que por ahora ninguna de las chicas se quede embarazada, no al menos hasta que encontremos un sitio en el que podamos estar seguros-
Miré a Eva.-¿Y donde esta ese sitio? Ha pasado ya un año desde que empezó esto y la humanidad esta cada vez más diezmada. ¿Qué tanto por ciento de la humanidad crees que ha desaparecido? Puede que haya desaparecido un noventa por ciento o más. ¿Crees que hay algún lugar seguro?-
Eva me miró.-Habrá algún lugar… ten fe-
-¿Fe?... ¿Para que? La fe no sirve absolutamente para nada. Últimamente no tengo más que dudas y temo que no sobrevivamos. Trato de adoptar la postura de un líder, pero las cosas están cada vez más jodidas y en el grupo empiezan a haber conflictos, Cesar no me habla y hace dos días vi a Gálvez discutir con Ray. Se iban a pelear. Tuvimos que intervenir David y yo-
Eva por fin encontró la farmacia y detuvo el Ume justo enfrente, luego me miró.-No te agobies, salgamos y hagamos esto rápido, no veo a ninguno de esos seres por aquí cerca, pero es cuestión de tiempo que alguno acuda y con el cien más-
Ambos salimos y nos acercamos a la puerta de la farmacia. La persiana estaba a medio bajar. Cuando nos acercamos me fijé en el interior de la farmacia y vi que el interior había sido saqueado con anterioridad. Había estantes por el suelo y cajas de medicamentos rotas. Eva se agachó y comenzó a arrastrarse por debajo de la persiana, luego la seguí yo. Una vez en el interior me saqué la lista del bolsillo y comencé a mirar lo que había escrito, lo malo era que allí no había casi nada.
-Quizás en la trastienda…- me indicó Eva.
Ambos avanzamos con las armas en alto hacia el interior de la trastienda y vimos que solo quedaban unos pocos medicamentos, por lo visto habían saqueado el lugar más de una vez. Entonces decidí probar en los armarios y cajones que estaban cerrados con llave, me imaginaba que nadie los había abierto antes, así que aun podía quedar algo allí dentro. Retrocedí dos pasos y le di una patada al armario, la puerta de este se descolgó y vimos el interior repleto de medicamentos.
-Vigila la entrada mientras yo voy llenando el saco- le dije a Eva mientras abría el gran saco de color verde que llevaba.
Eva se acercó a la puerta y comenzó a vigilar mientras yo me apresuraba a llenar el saco con los medicamentos que había apuntados en la lista, para que no ocuparan demasiado espacio sacaba las pastillas de la caja y las envolvía en el prospecto, las botellas y frascos las metía tal cual los cogía. En ese momento Eva entró corriendo.
-Date prisa, se acercan por la calle, no se si saben que estamos aquí, pero no quiero arriesgarme-
Cuando acabé de llenar el saco me lo cargué a la espalda y ambos salimos a la calle bajo la lluvia. Antes de entrar en el Ume vi varios No Muertos por el final de la calle, estaban a unos cien metros de nosotros, había varios, como más de dos docenas. Todos avanzaban en dirección a nuestro vehículo. Eva saltó al interior del Ume y yo la seguí, rápidamente pisó el acelerador y salimos de allí a toda velocidad.
*****
Tristán tumbó al bebe en la bascula para pesarlo mientras Alicia lo observaba. En el rostro del medico se podía ver una sonrisa de felicidad.
-Es un niño sano, lo has cuidado muy bien-
-Gracias… es algo que le prometí a su madre- respondió Alicia.
-Por cierto, necesito que me hagas un favor, necesito que les digas a los demás que quiero hacer análisis de sangre a todos y cada uno de los de aquí. Es más que nada para posibles transfusiones- explicó Tristán.
-Si, supongo que será bueno saber que grupo sanguíneo tenemos cada uno, creo que Lidia era donante universal, pero ella ya no esta aquí…- la voz de Alicia se quebró cuando mencionó a Lidia.
Tristán al verla se percató de que esa chica debía conocerla mucho y que habían pasado mucho juntas.
-Es normal que la eches de menos. Yo no la conocía mucho, pero comparto vuestro dolor-
-Mi dolor no se puede comparar con el que debe sentir Juanma- respondió Alicia al tiempo que se escuchaba un fuerte trueno, lo que hizo que Alicia se acercara a la ventana de la enfermería.-Parece la típica tormenta de verano, es increíble que haya pasado ya un año, aun no me hago a la idea-
-Agradece seguir viva- dijo Tristán mientras cogía al bebe en brazos y acercándose a ella.
-No se si merece la pena seguir viva porque no se que futuro nos espera- Alicia hizo una pausa y miró a Tristán.-Si sigo viva es por el bebe, pero no se si sobreviviremos al final, desde que esto empezó no he hecho más que ver morir a seres queridos, ya estoy harta…-
-Todos lo estamos, pero esto no puede durar siempre, antes que resignarnos a morir debemos empeñarnos en vivir-
Alicia miró a Tristán y le sonrió, el medico tenía razón, si se rendían todo lo que habían hecho hasta ese momento no serviría de nada.

Vanesa entró en la celda de Héctor y vio como este seguía trabajando con el teléfono vía satélite. Este seguía sin poder dormir, estaba muy metido en el trabajo. Vanesa se sentó a su lado y comenzó a beberse un vaso de café, luego le ofreció uno a Héctor, este lo aceptó y comenzó a beber.
-¿Has vuelto a captar alguna señal?- preguntó Vanesa.
-Solo interferencias cuando intento devolver la llamada, después de un par de intentos ya no me daba señal, el otro de donde nos llamaban lo deben haber desconectado…¿Quién ese ese Silverio?-
-Un amigo que conocí en el Nido 81, es piloto como yo, pero no lo volví a ver desde que se fue, a Madrid si no recuerdo mal…- respondió Vanesa.
Héctor lanzó un suspiro- Madrid… esa ciudad tiene que estar petadisima de esos seres…, esas calles tienen que ser un suicidio, nadie en su sano juicio tendría cojones de meterse allí por voluntad propia-
-Hay demasiados kilómetros hasta allí. Deberíamos atravesar muchos pueblos y ciudades- dijo Vanesa.
-Si, demasiados, podríamos tirarnos meses para llegar…- respondió Héctor.
En ese momento escucharon ruido en el pasillo, los demás estaban corriendo. Eso hizo que Vanesa saliera al pasillo, cuando Andrea pasó por delante la cogió del brazo.
-¿Qué ocurre?-
-Juanma y Eva han vuelto, vamos a ayudarles a descargar el Ume-
Vanesa se giró hacia Héctor y le hizo un gesto con la cabeza para que la siguiera, cuando ambos salieron al exterior bajo la lluvia vieron como los demás corrían hacia el Ume con intención de coger la comida.
Yo levante las manos para que estuvieran tranquilos, todos querían coger algo con lo que comer.-Tranquilos, hay para todos, tenemos comida para meses si la administramos bien-
Todos se calmaron un poco y comenzaron a coger la comida que traíamos para llevarla a nuestra despensa. Mientras los veía que cogían la comida desesperadamente no podía evitar pensar en lo que pasaría cuando las existencias se nos acabaran, solo nos quedaría la caza, lo cual era peligroso por que había que salir al exterior con las altas temperaturas que volvían a los No Muertos más activos y porque podríamos encontrarnos a otros grupos. Tenía que tomar pronto una decisión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario