Bienvenido

NOTA IMPORTANTE

Tras el ultimo capitulo de Necroworld (El 200). Este blog permanecerá abierto hasta un nuevo aviso. Cuando este aviso suceda, este blog publicará una entrada nueva donde aparecerá la nueva dirección al nuevo blog (Intentaré que os redireccione) Pasado un tiempo, este blog desaparecerá.
Ya podeis entrar en el siguiente blog, la historia se muda ahi.
juanmanuel-sagazombis.blogspot.com.es

Seguidores

miércoles, 4 de julio de 2012

Capitulo 159: Despedidas, part 2


Día 3 de Junio de 2009
Día 355 del Apocalipsis.

El calor allí dentro era cada vez más sofocante, vi los ventiladores que estaban parados y llenos de telarañas. Prueba de que hacía tiempo que no funcionaban, me podía imaginar que en otros tiempos en épocas de verano el aire acondicionado allí debía funcionar de maravilla. Seguí escuchando los disparos que venían de algún lugar de aquella enorme fábrica. No era capaz de localizarlos con certeza, podría estar en cualquier lado y podría sorprenderme. Entonces comencé a gritar el nombre de Lidia, esperaba recibir una respuesta por su parte, pero no escuché nada. Volví a probar varias veces.
-¡¡¡Lidiaaaaaaaaaa!!!- grité repetidas veces.
En ese momento escuché un gemido que venia de algún lugar de donde me encontraba, no tardaría en ver aparecer al No Muerto. Finalmente este apareció de detrás de un elevador. Por la ropa había trabajado en la cervecera. Este caminó hacia mí con los brazos extendido hacia delante. Al verlo me imaginé que ni Álvaro ni Lidia habían pasado por allí, podría haberlo matado, pero no lo hice, me di la vuelta y me alejé de allí para coger otro camino.
-¡¡¡Lidiaaaaaaaaaaa!!!- grité de nuevo.
Llegué a otro pasillo y cerré la puerta para impedir que el infectado pudiera seguirme. Ya tenía bastante con un loco armado que amenazaba la vida de la mujer a la que quería. En mi mente se formaban todo tipo de ideas, me preguntaba como había escapado ese loco, me preguntaba cuanto tiempo hacía que ese cabrón la tenía de rehén y lo que podría haberle hecho. Cada vez que una de esas ideas pasaba por mi mente sentía mas ganas de matar a Álvaro. Deseaba hacerlo, quería tenerlo de frente y volarle la maldita cabeza. Escuché de nuevo los disparos tras salir de nuevo al exterior y comenzar a caminar por una pasarela que estaba junto a los grandes tanques, la pasarela estaba elevada a unos ocho metros sobre el suelo. Desde ahí volví a escuchar los disparos otra vez, miré hacia la carretera y entonces vi un rebaño de No Muertos que se acercaban atraídos por los disparos.
-Joder…- murmuré.

Día 14 de Mayo de 2008

Cogí mi teléfono móvil y marqué el número de teléfono de Lidia, la misma doctora que me examinó las pupilas hacia catorce días en la estación del norte de Valencia. Después de varios tonos, esta contestó al teléfono y yo saludé con una amplia sonrisa.
-Hola, supongo que ya sabes quien soy ¿Cómo estas?-
-Disculpa, pero me pillas en el trabajo. Te llamo yo cuando salga ¿Vale?- respondió ella con un agradable tono de voz.
-Bien, cuando tú quieras. Un beso muy grande-
Cuando colgué el teléfono, Ángel el cual me estaba mirando sonrió.-Veo que la tienes en el bote colega, a eso se le llama tener posibilidades con una pava-
-Es medico, estará ocupada. Se sincero, si tienes que operar a alguien y te llama alguien que trata de ligar contigo. ¿Qué harías? ¿Dejar al paciente y ponerte a tontear?-
-Depende de lo buena que esta la tía- respondió Ángel.
En ese momento apareció Molano por allí y se nos quedó mirando. No lo habíamos visto llegar y no nos habíamos cuadrado para saludarle, al ocurrir eso nos estábamos enfrentando a un más que arresto.
-¿Qué es tan importante como para no cuadrarse delante de un superior? Deme el móvil, queda confiscado hasta nueva orden y les arresto tres días sin salir del cuartel- dijo Molano quitándome el teléfono móvil.-Ahora váyanse a su compañía-
Molano se llevó el teléfono y desde ese día no pude llamar a nadie. Pude llamar a mis padres y demás gracias a las cabinas telefónicas del cuartel, pero ya no encontraba la tarjeta y no podía ponerme en contacto con Lidia. Aunque unos días después tras la jura de bandera podría recuperar el móvil y volver a casa para poder quedar con ella. Después de aquello pasaron los días hasta que juré bandera, después de la jura volví a mi pueblo, pero ya no pude ponerme en contacto con ella. Su móvil estaba casi siempre apagado, unos días después de mi regreso a Puzol estalló el Apocalipsis.

Día 31 de Diciembre de 2008
Unos meses después del Apocalipsis.

Me encontraba en la cama que Lidia y yo compartíamos en el parque de bomberos. Habíamos reconstruido lo que habíamos podido tras el asalto de Smirnov y sus hombres, Jonás había estado confabulando en mi contra porque me culpaba del ataque de los rusos, me acusaba de ser el responsable de la muerte de los demás. Lidia entró por la puerta de la habitación y se tumbó a mi lado, luego me abrazó.
-Hoy hará un año desde que nos vimos en el bar aquel por fin de año. No puedo creerme que haya pasado todo esto, ni siquiera estamos celebrando la navidad- dijo Lidia.
-Lo siento, pero no me siento con ánimos de celebrar nada. Dudo que los demás quieran celebrar nada, si me apuras diría que algunos quieren que yo sea el árbol de navidad o una piñata. Jonás esta en plan que me culpa de todo… capullo…-
Lidia apoyó su cabeza sobre mi pecho y la escuché reír.-Que bruto eres, pero dentro de lo malo estamos juntos y nos apoyamos, además, ahí no todos te odian. Hay gente que te apoya y que no cree que seas el responsable de lo ocurrido. Dales tiempo y se les pasara-
-Eso espero-respondí.
Luego Lidia me besó y me acarició el pelo.-Yo siempre estaré de tu lado, jamás te dejaré. Siempre estaré a tu lado, pase lo que pase-
-Yo también… siempre juntos…-
Pase lo que pase estaremos juntos…

Día 3 de Junio de 2009
Día 355 del Apocalipsis

Luci veía acercarse al rebaño, estaban siendo atraídos con los disparos que Álvaro estaba efectuando. Cuando llegaran estarían perdidos, lo peor de todo era que estaban entre la espada y la pared. Por una parte el rebaño se estaba acercando y por otra parte tenían a un francotirador ilocalizable esperando a que uno de ellos asomase la cabeza por allí, el cual les dispararía sin piedad. Entonces, Luci pensó en algo.
-Escucha Cesar. Voy a salir corriendo en aquella dirección y comenzare a atraer la atención de aquellos cabrones, es seguro que ese hijo de puta tratara de alcanzarme, tendréis que localizarlo-
-Muy bien, pero ten cuidado- respondió Cesar al tiempo que asentía con la cabeza.
En ese momento escucharon la voz de Álvaro en el exterior, parecía que estaba hablando a través de un megáfono. Este comenzó a decir los nombres de todos aquellos a los que conocía y que se ocultaban detrás del furgón.-Deberíais haber muerto en lugar de volver. Cuando lleguéis a la prisión os llevareis una desagradable sorpresa-
Álvaro hizo una pausa y siguió hablando.-He diezmado a los que habían en la prisión, maté a unos cuantos y lo disfrute. La que mas disfrute matando fue a Alexia, la mataba mientras me la follaba sin piedad, me encantó ver como suplicaba diciendo el nombre de Cesar…-Álvaro comenzó a burlarse –Por favor Cesar… ven a ayudarme, por favor Cesar…- Álvaro comenzó a reír.-También maté a Dennis, Cristina y Nuria. Maté a Toni, a una tía que tiene el perro allí en la prisión… y también he dejado morir a la niña. También maté al puto ciego-
Cesar estaba apunto de estallar de la rabia, estuvo apunto de salir corriendo, pero Luci se lo impidió.-No lo hagas, nos esta provocando para que salgamos-
-Juro que voy a matar a ese mal nacido- dijo Cesar con rabia.
-Vamos a hacer lo que hemos planeado, necesitare que me cubras mientras tanto- pidió Luci.
-Esta bien… vamos- respondió Cesar.
En ese momento Luci se levantó rápidamente y comenzó a correr mientras a sus espaldas escuchaba los disparos, estaba teniendo mucha suerte. Entonces Cesar también comenzó a disparar hacia las ventanas, entonces pudo ver a Álvaro, al verlo le apuntó y disparó. La bala del rifle de Cesar falló y entonces Álvaro disparó a Cesar, la bala impactó en su hombro. Rápidamente Tristán se lanzó sobre Cesar para tratar de detener la hemorragia.
-Ya se donde esta ese hijo de perra, entrad ahí dentro mientras os cubro. Soy la mejor tiradora.¡¡¡Vamos!!!- gritó Andrea.
Tristán miró a Cesar y le preguntó.-¿Puedes caminar?-
-No lo se- respondió Cesar.
Mientras se preparaban para salir corriendo vieron como Luci atraía hacia ella todo el rebaño, había conseguido que pusieran toda su atención en ella.
Los demás comenzaron a correr hacia el interior de la fabrica mientras Andrea comenzaba a disparar, tan solo David la miró antes de salir.-¿Estarás bien?-
-Lo estaré.¡¡¡Corre!!!-
David salió corriendo hacia el interior y desapareció en el interior de la fabrica mientras Andrea mantenía a ralla a Álvaro, el cual estaba situado en una ventana de los pisos más altos. Andrea se lo estaba tomando como algo personal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario