Bienvenido

NOTA IMPORTANTE

Tras el ultimo capitulo de Necroworld (El 200). Este blog permanecerá abierto hasta un nuevo aviso. Cuando este aviso suceda, este blog publicará una entrada nueva donde aparecerá la nueva dirección al nuevo blog (Intentaré que os redireccione) Pasado un tiempo, este blog desaparecerá.
Ya podeis entrar en el siguiente blog, la historia se muda ahi.
juanmanuel-sagazombis.blogspot.com.es

Seguidores

miércoles, 4 de julio de 2012

Capitulo 159: Despedidas, part 1


Día 31 de Diciembre de 2007
Cinco meses y medio antes del Apocalipsis.

El día de noche vieja había salido con los amigos a celebrar el fin de año. En primer lugar habíamos ido a cenar a un restaurante en Puzol. Allí había muchísima gente con la que habíamos ido al instituto años antes y se estaba convirtiendo en una gran fiesta donde gente que no habíamos visto desde hacía años se rencontraba. Yo hablaba sin cesar de mi intención de alistarme en el ejército mientras que mis amigos ponían caras raras respecto a la decisión.
-¿Tu estas seguro que quieres hacer eso? No pagan muy bien en los primeros meses de instrucción, al menos eso escuché- dijo Leandro al tiempo que cogía su vaso para darle un trago.
-No se lo que pagan ahora mismo. Aunque yo me apunto mas por el sentido de que me gusta todo eso. Tiene que ser muy interesante- contesté con una sonrisa.
-Yo no te veo ahí… la verdad. Nunca entraremos en guerra, así que no veo porque deberías apuntarte, lo máximo que puedes conseguir es que te envíen a Afganistán y con suerte vuelvas en un mismo trozo- dijo David dejando claro lo que pasaría si pisaba una mina.
-Al menos viajaría…- respondí.
-Si lo de ir en pedazos cuenta como viajar…., tu mismo, pero no creo que sea necesario apuntarse a algo así, nunca vas a tener que disparar un arma, no aquí en Puzol donde no pasa nada y se aburren hasta las persianas-
En ese momento Alicia y Toni entraron por la puerta del bar, al vernos nos saludaron y se sentaran con nosotros.
-Pensé que ibais a venir con Ana y Zapico- dijo Leandro.
-Ana esta con gripe en la cama y Zapico se quedará con ella. Una bonita forma de empezar el año…Por cierto, ¿os habéis enterado de que se habla de un virus que se ha escapado de unos laboratorios? La prensa esta que no caga con el asunto, se han puesto a hablar de vacas locas y no se que de la gripe aviar. Están muy alarmados, aunque como siempre mucha alarma y luego se queda en un susto de nada- dijo Toni a la vez que se sentaban.-¿Ya habéis pedido la cena?-
-Si, no tardaran en traerla, id y pedid- dije yo.
-Bueno, ¿ya sabes más o menos cuando te vas?- me preguntó Alicia.
-Entro en la promoción de Mayo, en teoría tendré Mayo de instrucción hasta que jure bandera en Junio y luego podre venir a veros en el permiso que será una semana antes de mi cumpleaños-
-Una pena que no podamos ir a verte en la jura de bandera. Me encantaría hacerte fotos mientras desfilas… ese momento será la hostia- dijo David.
-Si y luego las colgarías en internet… como si no te conociera- respondí.
En ese momento la puerta se abrió otra vez y entró un grupo de chicas. La que más me llamó la atención fue una chica morena de ojos verdes. Me la quedé mirando y ella me dirigió una mirada.

Día 3 de Junio de 2009
Día 355 del Apocalipsis

Cuando llegue donde estaba antes Álvaro con Lidia habían desaparecido, los demás me alcanzaron en ese momento totalmente sorprendidos por mi reacción. Luci fue la primera en llegar.
-¿Pero que coño haces?- me preguntó al tiempo que me daba un empujón.
-He visto a Álvaro, llevaba a Lidia a rastras, era el, estoy seguro, pero se metió ahí dentro- dije señalando hacia el interior de la fabrica.
-¿Estas seguro que los has visto? ¿No será la fiebre?- preguntó Luci.
-No es la fiebre, se lo que he visto. Voy a entrar- dije encaminándome hacia la entrada.
-Espera, no puedes…- replicó Luci.
Pero no la deje terminar, me adentré en el interior y comencé a caminar en la oscuridad de aquel lugar. Los demás no me habían seguido hasta el interior. Mientras caminaba no podía dejar de pensar en la cara de Lidia, la que había puesto al verme, ella tenía la cara magullada por culpa de los golpes. Mientras caminaba alcé el arma con intención de disparar a lo primero que saliera a mi paso, aunque conociendo a Álvaro sabía que sería capaz de usar a Lidia de escudo humano. No me lo había imaginado, estaba completamente seguro de lo que había visto.

Todos se quedaron fuera de la fábrica de cerveza viendo como yo había desaparecido en el interior de la fábrica. Todos estaban extrañados por mi extraño comportamiento.
-Deberíamos entrar tras el- dijo David.-No podemos dejarlo a el solo, si lo que ha visto es real, necesitara nuestra ayuda-
En ese momento alguien comenzó a dispararles desde una de las ventanas. Todos se lanzaron a buscar cobertura. No podían ver desde donde les estaban disparando, por lo tanto no podían abandonar su posición.
-¿Quién coño nos esta disparando?- preguntó Héctor.
-Debe ser Álvaro. Entonces realmente si lo ha visto… voy a entrar- dijo Cesar a la vez que se ponía de pie para salir corriendo en dirección al interior. Cuando se asomó una bala impactó al lado de su cabeza, entonces se volvió a esconder.-Ese cabrón nos tiene enfilados. No pude ver desde donde dispara. Esta muy bien escondido-
-¿Quién es ese hijo de puta?- preguntó Abel.
En ese momento Héctor vio algo en la carretera, se trataba de un No Muerto, el cual se acercaba tambaleante, entonces se escuchó otro disparo. El cual derribo al infectado.
-¿Pero que coño hace? Hay que entrar ahí como sea- dijo Luci.
De pronto se escucharon mas disparos de un arma de menor calibre que la primera, fueron tres seguidos, aunque no pudieron averiguar su procedencia. Entonces Héctor volvió a mirar a la carretera, algo se movía en la lejanía desde el punto al que se dirigían, entonces la sangre se le heló. Se trataba de un rebaño que avanzaba hacia ellos, entonces se dio cuanta de el porque estaba disparando Álvaro, estaba disparando para atraer a los muertos hasta allí, pero haciendo eso también se estaba condenando el al mismo tiempo que ellos.

Álvaro estaba tratando de dar caza a las ratas que se habían escondido, entonces mientras les disparaba se dio cuenta de una horda que había en la carretera, no podía contarlos con exactitud, pero había muchos. Entonces decidió atraerlos hasta allí, si el no podía cazar a las ratas que lo hicieran los podridos. Al fin y al cabo, el no tendría problemas con ello, porque el tenía su pequeño truco al alcance de la mano. Algo con lo que aquellas ratas no contaban, y mientras los tenía controlados no podrían salir de su cobertura. Morirían y el se sentaría a ver como los despedazaban. Entonces miró a sus espaldas y vio a la doctora tirada en el suelo, la cual lo miraba con odio.
-No me mires así… al menos has visto a tu novio. Deberías estarme agradecida, aunque ya no volverás a verlo-
La doctora se movió en el suelo y Álvaro se apartó de la ventana para quitarle el celo de la boca.
-Eres hombre muerto. Lograran entrar- dijo la doctora.
-Que decepción, pensé que ibas a decirme algo mas interesante- Álvaro volvió a la ventana y disparó nuevamente sobre el furgón donde se habían ocultado las ratas.
Álvaro no quería que salieran de allí, cuando veía que uno se asomaba abría fuego, mientras veía acercarse a la horda.

En el interior de la fábrica hacia un calor de mil demonios, estaba sudando la gota gorda y acababa de entrar. Era un lugar grande y en medio de aquellos oscuros pasillos olía a cerrado y a cerveza pasada de fecha. De vez en cuando escuchaba los disparos que ese cabrón estaba efectuando, probablemente sobre mis compañeros, esperaba que ninguno de ellos estuviese herido. Mientras caminaba por los pasillos me di cuenta de que había un esqueleto con la ropa de trabajador de allí. El olor a muerto también se hacia más notable a medida que avanzaba por la oscuridad que cada vez se estaba haciendo más cerrada y el eco de los disparos no me ayudaba con averiguar la dirección en la que tenía que ir. Me limpié el sudor de la frente y seguí avanzando.

Día 30 de Abril de 2008
Mes y medio antes del Apocalipsis.
Estación del Norte de Valencia.

La psicosis del nuevo virus similar al de las vacas locas como decían en un principio había hecho que se extendieran varios rumores de que se habían dado casos en Valencia. Tanto que habían empezado a ir con mascarillas y guantes de plástico. Yo me iba ese día hacia Cáceres a empezar mi instrucción como militar, cuando iba a subir al tren me hicieron pararme, querían hacerme una revisión antes de subir al tren. Al pasar por la mesa me encontré con la misma chica morena y de ojos verdes que había visto en noche vieja en el bar.
-Abre los ojos bien- dijo la chica alumbrándome con una linterna. Al observarme miró a su compañero.-Las tiene normales, no creo que haya contraído nada-
-No doctora… estoy completamente sano, pasé hace poco una analítica completa. Hoy entró en el cuartel militar en el que me han destinado en Cáceres y la analítica es algo esencial-
-Estupendo. Las analíticas son importantes-
-Entre nosotros doctora… Lidia.- dije al leer su identificación- ¿Cómo va el asunto del virus? Hay demasiada psicosis…-
-Tu cara me suena. Eres de Puzol ¿No? Si, ya te había visto en el instituto hace unos años. ¿Cierto?- preguntó la doctora.
-Si…-
-Bueno, perdona, pero no me acuerdo de tu nombre-
-Juanma…- respondí presentándome.
-Bien Juanma, esto es solo una alarma. Algo que manda sanidad que hagamos para que la gente no se preocupe. En España no se han dado casos, ni se darán-
-Esperemos que así sea y la paranoia se acabe pronto- respondí mientras miraba mi tren el cual estaba apunto de salir.-Escucha, en Junio vuelvo. ¿Crees que quizás pudiésemos vernos para ir a tomar algo?-
La doctora se me quedó mirando y entonces sacó una tarjeta.-Esta es mi tarjeta, en ella esta mi email y mi numero de móvil-
-¿Eso es un si?- pregunté con una sonrisa.
-Es un ya veremos con posibilidades de si- la doctora miró el tren.-Sera mejor que te des prisa o lo perderás-
Cogí la tarjeta y con una sonrisa de oreja a oreja me metí en el tren.

No hay comentarios:

Publicar un comentario