Bienvenido

NOTA IMPORTANTE

Tras el ultimo capitulo de Necroworld (El 200). Este blog permanecerá abierto hasta un nuevo aviso. Cuando este aviso suceda, este blog publicará una entrada nueva donde aparecerá la nueva dirección al nuevo blog (Intentaré que os redireccione) Pasado un tiempo, este blog desaparecerá.
Ya podeis entrar en el siguiente blog, la historia se muda ahi.
juanmanuel-sagazombis.blogspot.com.es

Seguidores

viernes, 15 de junio de 2012

Capitulo 156: El desembarco, part 4


Como de costumbre desde que se habían quedado encerrados en el internado, Gorka vigilaba a los infectados que pululaban por el interior, se habían vuelto mas lentos y torpes, tanto que ya podrían darles esquinazo con extrema facilidad. El sol y las altas temperaturas allí dentro habían hecho su trabajo. Gorka los observaba desde los tubos de ventilación por los que se desplazaba, iba siendo hora de volver con Alicia y Aida para poder comenzar así con el plan de huida. La comida se les había acabado y volver hasta ciertos puntos del edificio era muy peligroso, así que no podían quedarse a esperar mas, porque al igual que el tiempo jugaba en contra de los infectados y los descomponía, el tiempo también corría en su contra, aunque a ellos la falta de comida y agua los debilitaba, la joven Aida ya daba muestras de ello. Cuando Gorka volvió con ellas se fijó en que Aida seguía dormida, algo que no le gustaba, la joven dormía demasiado, eso solo podía ser producto de una enfermedad.
-Llegó la hora de salir corriendo de aquí- dijo Gorka mirando a Alicia.-Se han vuelto mas lentos y torpes, tal como esperábamos. Despierta a la chica-
Alicia se acercó a Aida y la despertó. La joven la miró con ojos entre cerrados y luego trató de volverse a dormir, pero Alicia no la dejó.-No puedes dormirte, vamos a escapar de aquí, cuando lleguemos a donde tenemos que llegar podrás dormir y comer lo que quieras, pero ahora es importante que estés despejada-
-No..no- replicó Aida.
Gorka miró a la chica y supo que su reacción era solo por miedo, estaba asustada, terriblemente asustada y eso no seria una ayuda a la hora de huir, mas bien seria un estorbo. Gorka se acercó a ella y la cogió por los brazos para mirarla fijamente.-Escuchame bien, si no quieres quedarte aquí tirada vas a tener que hacer todo lo que yo te diga y dejarte de pamplinas, ¿Me entiendes? Si no haces lo que yo diga te dejo aquí y que te jodan-
La chica trató de alejarse de Gorka, pero este la retuvo.-¿Te queda claro? ¿Si o no?-
La chica asintió con la cabeza y Gorka miró a Alicia, luego Gorka acarició el cabello de la joven, lamentaba haber tenido que ser tan duro, pero no tenía ni opciones ni tiempo para pedirlo con una sonrisa y de buenas maneras, la decisión debía tomarla la chica, en ese momento y en ese mismo lugar, no había tiempo para nada más.
Alicia y Gorka comenzaron a prepararse el armamento, era seguro que iban a tener que disparar. Alicia le dio una pistola a la chica y le explicó como debía usarla, le explicó los principios básicos, esperaba que al menos la chica pudiera defenderse en caso de necesidad.
-Bien…¿Estáis listas?-preguntó Gorka al tiempo que se preparaba para dejar caer la trampilla del desván que daría al torreón.
Alicia y Aida asintieron y Gorka dejó caer la trampilla, seguidamente se deslizó a través de ella seguido por Aida y Alicia. Los tres se encontraban en ese momento en el torreón, bajaron las escaleras de caracol y llegaron a la puerta, una puerta que nada mas cruzarla se encontrarían de nuevo en los pasillos del internado, entonces sería momento de comenzar a correr y disparar, no iban a tomar de nuevo los tubos de ventilación, no había necesidad de ello. Cuando Gorka abrió la puerta se encontró a un infectado de espaldas, el cual se dio la vuelta al escuchar el chirrido de la puerta, nada mas vérsele la cara, Gorka vio que se trataba de un chico al que le faltaba media cara y el ojo derecho, prácticamente colgaba, eso hizo que la chica gritara de terror. Gorka apuntó con el arma y le disparó en medio de la cabeza al No Muerto, seguidamente se giró hacia las chicas y sintió ganas de abofetear a la chica, pero no lo hizo, solo era una niña asustada, pero Gorka sabía que ese grito habría atraído a todo el internado hacia ese lugar.
-Salgamos de aquí ya- dijo Gorka comenzando a avanzar.
Gorka dibujaba en su mente los pasillos que debían tomar, el joven iba a la cabeza llevándolas por los pasillos que el se había estudiado gracias a sus continuas exploraciones, a medida que corrían se cruzaban con habitaciones abiertas de las que comenzaban a salir infectados, cuando llegaron a las escaleras comenzaron a bajarlas, junto a estas había un pasillo que llevaba a la sala de ordenadores por la que accedía al tubo de ventilación, por ese mismo pasillo venia una horda, la misma horda que casi da caza a Gorka un día antes cuando disparó a la pequeña. Había muchísimos, Gorka no se paró a dispararles, aunque sintió unas ganas terribles. Los tres comenzaron a bajar rápidamente las escaleras, no tardaron en llegar al hall, nada mas llegar al hall vieron a ambos lados infectados, habría cerca de un centenar.
-¡¡¡Vamos!!!- gritó Gorka saltando los escalones.
Gorka llegó hasta la puerta y trató de abrirla, pero la puerta estaba cerrada con llave, las chicas llegaron hasta Gorka mientras veían como los infectados de ambos lados iban acercándose a ellos, también el grupo del pasillo comenzaba a bajar las escaleras. Alicia superada por las circunstancias se dio la vuelta y comenzó a disparar mientras gritaba, Aida sin embargo se refugio a un lado con las manos encima de la cabeza, mientras los muertos estaban cada vez mas encima de ellos. Gorka se retiró un poco y disparo contra la cerradura de la puerta, seguidamente dio una patada a la puerta para terminar de descolgarla de las bisagras, la puerta se tambaleo y cayó de lado. La luz del sol se coló por la puerta y Gorka pudo ver el furgón en el que habían llegado hacia un par de días por lo menos, se giró hacia Alicia y gritó para que lo escuchara. Alicia lo escuchó y se giró hacia el. Ella comenzó a correr y agarró a Aida del brazo tirando de ella. El primero en salir fue Gorka, cuando Alicia estaba saliendo con Aida de la mano, la cual quedaba detrás de ella sintió un tirón. Los infectados habían agarrado a Aida y comenzaban a tirar de ella, Alicia gritó y trató de soltarse dando por perdida a Aida, pero esta había hecho más presión, los muertos comenzaron a tirar hacia dentro y Alicia se vio arrastrada de nuevo hacia el interior. Había tantos muertos que se habían apelotonado en la puerta tratando de salir, tanto que habían formado un tapón, solo podían verse brazos dando zarpazos al aire. Gorka volvió y comenzó a tirar de Alicia al tiempo que disparaba a algunos infectados, entonces tomó una decisión, apuntó a la muñeca de Aida la cual aun estaba viva y disparó. La mano de Aida quedo separada del resto del brazo y Gorka tiró de Alicia a medida que veía que el cuerpo de Aida desaparecía en el interior. Ambos cayeron al suelo, aunque no tardaron en levantarse. Corrieron hacia el furgón y tomaron los asientos delanteros, seguidamente Gorka puso en marcha el motor y se alejaron rápidamente de allí.
*****
El ruido de las aspas del helicóptero y del motor eran inconfundibles, Jorge podía escucharlos a pesar del golpeo de los cascos del caballo en el asfalto de las calles de Madrid. Eso significaba que los hombres de lo que quedaba de gobierno se habían puesto a perseguirles. Algo que no le gustaba nada, mas sabiendo que era precisamente Beltrán el que había comenzado a perseguirles, sabía muy bien lo que les pasaría si los cogían, por otro lado los infectados comenzaban a llenar la calle en su busca. En ese momento Marcus le señaló una entrada de metro y ambos caballos se dirigieron hacia la entrada, Jorge hizo entonces que se pararan y espero que no tardase demasiado en abrir. El joven latino se dejó caer de un salto del caballo y comenzó a  llamar a la verja, no tardó en aparecer una chica, la cual abrió la verja. Jorge y Hanzo se bajaron de los caballos y comenzaron a bajar las escaleras mientras tiraban de los caballos, no podían dejar a los animales a su suerte en aquellas calles, cuando quedaron ocultos vieron pasar el super puma. Esa vez habían tenido suerte. Jorge se imaginó que Beltrán estaría apunto de reventar de la rabia por no haberles podido dar caza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario