Bienvenido

NOTA IMPORTANTE

Tras el ultimo capitulo de Necroworld (El 200). Este blog permanecerá abierto hasta un nuevo aviso. Cuando este aviso suceda, este blog publicará una entrada nueva donde aparecerá la nueva dirección al nuevo blog (Intentaré que os redireccione) Pasado un tiempo, este blog desaparecerá.
Ya podeis entrar en el siguiente blog, la historia se muda ahi.
juanmanuel-sagazombis.blogspot.com.es

Seguidores

viernes, 15 de junio de 2012

Capitulo 156: El desembarco, part 2


Sandra llegó a las puertas de la prisión, estaba agotada y se dejó caer ante las puertas, luego comenzó a dar golpes. Lo primero que escuchó fueron los ladridos de su perro y luego las voces de los chicos que comenzaron a correr hacia la puerta. Cuando esta se abrió, el primero en salir fue Yako, el cual comenzó a dar vueltas alrededor de Sandra, la cual se alegró de que a pesar del olor, el animal la había reconocido, los demás si que notaron el olor. Entre todos ayudaron a entrar a Sandra y a la niña al interior, lo primero que hicieron fue llevarlas a la enfermería donde Nuria se preparó para inspeccionarlas.
Al cabo de un rato las había inspeccionado a ambas totalmente, no tenían nada, Sandra solo tenía unos cuantos moretones a consecuencia de los golpes y del impacto de las balas, por lo demás, estaba bien. Sandra les contó lo ocurrido, les contó como había muerto Toni y también les contó que Álvaro había escapado llevándose a Lidia. Habían fracasado en su misión de rescate.
Cuando habían llegado, Sandra se dio cuenta de que faltaba gente, algunos no habían vuelto todavía y otros se habían ido, el grupo estaba mas dividido que nunca, lo que los dejaba en minoría si ahora los atacaba algún grupo armado. Después de que Nuria le echara todos los vistazos que debía, Sandra decidió darse una ducha, necesitaba quitarse ese olor de encima, no lo soportaba más, mientras se duchaba escuchó una conversación en el pasillo, eran Sole y Cristina quienes hablaban. Estaban hablando de marcharse de allí, los demás parecía que no iban a volver, demasiado tiempo sin que dieran señales de vida, decían que no había motivos para pensar que seguían vivos. Al menos no el grupo que había partido en busca del helicóptero. Sandra sabia que ese grupo era el de Juanma, pero en ese grupo iba gente fuerte y valiente, se negaba a creer que estuviesen todos muertos, ese pensamiento se le hacía imposible. Salió de la ducha y tras vestirse salió al pasillo donde estaban sus dos compañeras, las cuales se quedaron en silencio.
-He escuchado vuestra conversación, no es necesario que os calléis-
-Ellos quieren irse a algún lado, aun tenemos un furgón, una ambulancia, el kuad y el autobús, pero yo no me pienso largar. Félix sigue por ahí y se que esta vivo- dijo Sole con decisión, no se largaría de allí y lo demostraba con su palabra.
-Yo tampoco me pienso mover de aquí. No podemos abandonarles, ellos no lo harían- contestó Sandra.-No me pienso mover de aquí-
En ese momento escucharon un ruido en una de las salas de más allá. No tardaron el ver a Nuria salir con una mochila. Las tres acudieron corriendo y vieron que la mochila cargaba algunas armas y ropa.
-¿Qué es todo esto?- preguntó Cristina.
-Dennis se marcha, ya no aguanta mas y yo me voy con el- respondió Nuria agachando la cabeza avergonzada.-Si alguien quiere venir aun estamos a tiempo-
Cristina miró a Sandra y Sole.-Lo siento, yo no puedo quedarme aquí eternamente a esperarles cuando seguramente están muertos. Entendedme, aun no se donde iremos, pero será mejor que quedarnos aquí esperando hasta morir-
-Estáis cometiendo un error- respondió Sole cogiéndola del brazo.-Eres la única con conocimientos médicos-
-Lidia no esta aquí, si tú te vas. ¿Quién nos curara?- preguntó Sandra.
En ese momento apareció Dennis y comenzó a llamar a Nuria.-Vamos, al final nos vamos solo tu y yo-
-Yo también voy- dijo Cristina.
Dennis asintió con la cabeza y las dos chicas lo siguieron por el pasillo pese a las suplicas de Sole y Sandra. Dennis lo tenía ya todo pensado se iban a marchar llevándose el furgón. Los siguieron hasta el hall y allí vieron a Almudena con el bebe en brazos y la pequeña Vicky a su lado, por un momento Sandra pensó que Almudena también se iba, pero no fue así. Entonces Gálvez el preso se adelantó y apuntó a Dennis con un arma.
-¿Qué coño haces?- preguntó Dennis- Se supone que somos amigos-
-Exacto, amigos. Se supone que los amigos no dejan tirados a los demás- respondió Gálvez adelantándose unos pasos.-¿Por qué quieres largarte?-
-Aquí ya no hacemos nada. Nadie va a volver, si nos quedamos aquí a esperar de brazos cruzados acabaremos agotando nuestras provisiones y moriremos-
-Si os marcháis moriréis más rápido. ¿No te das cuenta de que os estáis condenando?-
Gálvez estaba tratando de convencer a Dennis de que no se marcharan, que debían quedarse a esperar los demás, no había nada mas seguro que los muros de la prisión los cuales ya habían reparado con hormigón y ladrillos.
-Solo me harás cambiar de opinión si me disparas, así que si quieres detenerme, hazlo-
Gálvez le quitó el seguro a su arma, el cual tenía todavía puesto- ¿Crees que no me atrevería a hacerlo? Estoy aquí por asesinato, créeme que puedo y lo hare, no me subestimes-
-Podéis venir todos conmigo joder. No tenéis por que quedaros. Entiendo lo que sentís, pero no podemos quedarnos aquí eternamente, yo me quedaría encantado… pero ya habéis visto lo que ocurre cuando unos se van tratando de buscar a otros-Dennis señaló a Sandra.-Ella y otro chico fueron para dar caza al cabrón de Álvaro y recuperar a la doctora, pero han fracasado, solo trajo a la niña. ¿Pero a que precio? Ese chico, Toni ha muerto mientras que ese mal nacido de Álvaro huía con la medico caminando entre los muertos-
Sandra rompió a llorar en ese momento y Dennis se acercó para consolarla.-Se que no es fácil, pero la realidad esta ahí, hagamos lo que hagamos no todo sale bien, salir en búsquedas así solo trae muerte-
-¿Y que te cuesta esperar un poco mas? Ahí fuera no conseguirás nada diferente a lo que tratas de poner de excusa para marcharte- preguntó Gálvez sin dejar de apuntar.
-Las cosas son diferentes- replicó Dennis.
Gálvez bajó el arma y se acercó a Dennis.-Por favor, piénsalo, ya no eres solo tu, dos personas mas se quieren ir contigo. No tenéis ni idea de donde iréis-
-Eso no es del todo cierto, cogeríamos carreteras secundarias hasta que lleguemos al puerto de Denia. Buscaremos un barco, tiene que quedar alguno todavía amarrado, luego nos marcharemos de aquí bien lejos, es así de sencillo, estos seres no pueden haber llegado a islas con poca población, seguramente encontremos a mas gente allí. No puedes decidir por nosotros, tenemos el derecho de decidir por nosotros-
-Pero eso no nos libra de decidir erróneamente, por favor, piénsatelo bien- Gálvez miró a Dennis- piénsatelo bien por favor-
-Lo siento, ya esta todo pensado y decidido- respondió Dennis.-No intentes detenerme porque no conseguirás nada, ya te dije que si quieres detenerme tendrás que disparar, tenemos que empezar a asumir que este grupo esta muerto desde hace tiempo. Nosotros no podemos hacer otra cosa que tratar de sobrevivir, si vosotros queréis quedaros lo respeto, pero respetad nuestra decisión, si nos pasa algo no habrá mas responsables que nosotros-
Gálvez agachó la cabeza y se guardó el arma.-Esta bien, pero si os vais cuidaros mucho, y si queréis volver aquí estaremos.-
-Gracias por entenderme- dijo Dennis.
Unos minutos después, Dennis, Cristina y Nuria salieron de allí con el furgón rumbo hacia el mar, donde esperaban encontrar una salvación por mar. Ninguno de los tres sabía muy bien que pasaría desde entonces o si volverían a ver a sus compañeros.

Gálvez se quedó mirando como el furgón se alejaba. Tan solo quedaban el y las chicas en la prisión, eran cuatro adultos, dos niños y un perro. La prisión se estaba volviendo a quedar vacía, habían decidido quedarse cuando podrían haberse marchado buscando una opción mejor, aunque al menos el, no tenía muy claro que los otros grupos volvieran. Si no volvían, el mismo tomaría medidas.
*****
Por fin habíamos llegado al puerto de Denia, cuando Tristán acercó el barco al muelle, fue Abel el primero en saltar para amarrarlo. Cuando yo bajé me quede observando el lugar, tampoco hacía mucho que habíamos estado allí, aunque se notaba el paso del tiempo, aun pude ver los restos de nuestra ultima visita allí, el edificio del club náutico estaba a oscuras, dentro seguramente habría algún No Muerto, pero no iba a entrar para averiguarlo, estaba centrado en otras cosas como volver cuanto antes a la prisión.
-¡¡¡Juanma!!!-
La voz de Tristán me llamó la atención y me sacó de mis pensamientos, cuando miré a Tristán, este me señaló un punto detrás de unos contenedores, allí había un No Muerto que se había sentido atraído por nuestra presencia. Se trataba de un hombre muy delgado, llevaba unos pantalones vaqueros y no llevaba camisa, así pudimos darnos cuenta de lo mucho que se le marcaban las costillas.
-Abel… ¿podrías inmovilizarlo? Me gustaría echarle un ojo-
-No hablas en serio- replicó Abel.
Tristán asintió y Abel se dio cuenta de que hablaba muy en serio, así que me pidió que lo ayudara. Mientras yo lo llamaba la atención del No Muerto, Abel se situaba detrás, el No Muerto estaba fijado conmigo, así que Abel no tuvo problemas para agarrarlo por detrás y tumbarlo boca abajo inmovilizándolo. Luego Tristán se acercó y comprobó la extrema delgadez del sujeto. Luego le pidió a Abel que acabara con el. Todos los que estábamos allí nos quedamos sorprendidos por la actitud de Tristán.
-¿De que va esto?- preguntó Andrea mirando al medico.
-La descomposición ha llegado a un punto que ya no se sigue descomponiendo, lo que nos da a entender que son eternos, este prácticamente era un saco de huesos. Fijaros en lo delgado que estaba, no se alimentaba, pero tampoco necesitan hacerlo porque no les proporciona alimento, no hacen la digestión- Tristán señaló el agujero de su costado.-Como no queman lo que se comen  lo van acumulando ahí, hasta que no pueden acumular mas y la comida tiene que salir por algún lado-
-Ya nos habían contado algo así hace tiempo, fue cuando fuimos a la comunidad de Picassent- dijo Andrea.
Después de la explicación de Tristán comenzamos a buscar algún vehículo con el que ir hasta Alcoy. No tardaría en amanecer. Cada vez estaba más cerca de rencontrarme con los demás. Estaba muy cerca de volver a ver a Lidia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario