Bienvenido

NOTA IMPORTANTE

Tras el ultimo capitulo de Necroworld (El 200). Este blog permanecerá abierto hasta un nuevo aviso. Cuando este aviso suceda, este blog publicará una entrada nueva donde aparecerá la nueva dirección al nuevo blog (Intentaré que os redireccione) Pasado un tiempo, este blog desaparecerá.
Ya podeis entrar en el siguiente blog, la historia se muda ahi.
juanmanuel-sagazombis.blogspot.com.es

Seguidores

viernes, 8 de junio de 2012

Capitulo 155: Fall, part 3


Calles de Madrid…

Roger Beltrán estaba disfrutando como nunca. Podía disparar a todo lo que se moviera y había muchos moviéndose. Aquellos seres que antes habían sido personas eran terriblemente estúpidos. Había rápidos y lentos, hombres y mujeres, viejos y niños. Aunque Beltrán no hacía distinciones con ninguno, disparaba contra todos. Los más rápidos eran sin duda los más peligrosos y los que ya habían acabado con muchos de los soldados, aquello estaba siendo una masacre. Aunque habían descubierto como acabar con ellos rápidamente, un disparo en la cabeza y asunto solucionado. Lo malo era que cada vez había más y los soldados que estaban a sus órdenes estaban tan cagados de miedo que erraban el tiro más que acertaban. Esos morían los primeros.
-Pobres gilipollas-pensó Beltrán.
Las calles de Madrid se habían convertido en un campo de batalla. Llegaban muchísimos soldados, pero la falta de información hacía que estos no supieran contra que se enfrentaban hasta el último momento, era entonces cuando se veían superados por las circunstancias y por la marea de muertos. Era momento de salir por patas de allí. Beltrán disparó a unos muertos que tenía delante y se abrió paso a través de la calle. Avanzó hasta una calle y entonces vio a gente que iba corriendo hacia el, pensó que eran muertos, pero no, eran civiles que trataban de huir. Al final de la calle había una valle levantada y un pelotón de soldados tratando de mantenerla mientras un número enorme de muertos crecía al otro lado. También pudo ver a su derecha a una periodista y su cámara que trataban de cubrir la noticia, entonces la periodista con micrófono en mano se percató de su presencia y se acercó a el.
-Por favor. ¿Puede decirnos unas palabras de como esta viviendo estos momentos?-
El cámara se quedó enfocándole directamente a la cara. Algo que a Beltrán no le gustó nada.
-Sal de aquí zorra o yo mismo te mato-
Entonces, la valla acabó cediendo y los muertos comenzaron a cruzarla mientras arrasaban con todo. No tardaron en sobrevolarlos unos helicópteros que comenzaron a disparar contra ellos, muchos de los muertos caían, pero muchos más seguían apareciendo. La periodista seguía preguntándole a pesar de lo que se les venia encima. Así que no se lo pensó, alzó su arma y disparó a la periodista, luego acabó con el cámara. Después de asesinarlos a sangre fría comenzó a correr mientras se cruzaba con varios vehículos militares que acudían a la batalla contra los muertos.
Un edificio explotó a unas calles de allí y lo único que vio fue la nube de polvo que este levantó al venirse abajo. Aquello estaba siendo una guerra en toda regla, aunque iba a ser una batalla perdida, se había separado de su pelotón y la verdad es que esos estúpidos no le importaban nada. Entonces su walkie crepitó.
-¿Qué ocurre?-preguntó Beltrán ocultándose en un callejón para evitar ser visto por indeseables.
-Capitán, soy el sargento Morales desde el Bernabéu… necesitamos apoyo… las puertas… están cediendo…-
Beltrán cortó la comunicación antes de que aquel tipo acabara de informar de la situación, no le importaba nada. Ahora estaba por su cuenta, era hora de volver al cuartel para atrincherarse allí y conseguir mas munición con la que defenderse, estaba claro que el mundo no seguiría igual cuando amaneciera, obviamente, muchos no verían un nuevo amanecer, no al menos vivos. Aunque el no iba a ser de esos, el iba a sobrevivir sin importar si tenía que pisotear a alguien para eso.

Madrid Bernabéu…

Marcus estaba viendo como todo lo que se había organizado en el Bernabéu se estaba viniendo abajo. La gente corría de un lado a otro angustiada. Algunas personas habían regresado de la muerte y estaban atacando a los vivos. Los pocos soldados que estaban vigilando mientras los demás defendían las puertas se estaban viendo superados por las circunstancias. Los disparos allí dentro eran como una orquesta. Marcus estaba buscando una salida por la que salir de allí con sus amigos. Daniela era la que mas asustada estaba. Llegaron hasta una puerta que seguramente daba a la calle. Marcus y J-Boy fueron los encargados de abrir la puerta y cuando lo consiguieron pudieron llegar a la calle.
-¿Qué podemos hacer ahora?-preguntó Harry al tiempo que veía como se iluminaban las gradas de un naranja intenso.
-Iremos a mi casa- dijo Marcus mirando a sus amigos.
La calle a la que habían llegado estaba vacía y salvo escuchar las explosiones y los tiros que estaban lejanos, no veían ni escuchaban nada mas. La casa de Marcus no estaba muy lejos de allí. Al llegar entraron en casa de Marcus y cerraron la puerta mientras escuchaban como los disparos y explosiones iban desapareciendo, las cosas no marchaban bien en las calles.
Mientras los demás descansaban, Marcus decidió subir a la terraza por la escalera de incendios, desde allí tendría una visión perfecta de la ciudad. Si había algo que ver, podría verlo desde allí. Cuando llegó se asomó y vio varios incendios en la ciudad y en el Bernabéu. Había fuego por todas partes y las columnas de humo se elevaban en el cielo nocturno. Marcus se santiguó, no entendía como podía haber pasado todo eso. Entonces escuchó un ruido a sus espaldas, se dio la vuelta   y vio salir a alguien de entre las sombras, se movía lento y gemía. Entonces Marcus se dio cuenta de que se trataba, no tardó en llegarle el olor a descomposición. Cuando el individuo salió de entre las sombras se dio cuenta de que era el conserje del edificio. Marcus alzó el arma y le apuntó, había desaparecido hacía tres días, pero sin duda era el a quien Marcus tenía delante y sin duda estaba infectado.
-Quédese quieto- ordenó Marcus.-No se acerque mas o disparare-
El conserje no hizo ningún caso, siguió avanzando hacia el con los brazos extendidos y gimiendo. Marcus no tardaría en tenerlo encima. Cuanto más cerca lo tenía mas podía contemplar sus facciones, definitivamente estaba muerto y era uno más de esos seres. Marcus no se lo pensó más y disparó, la bala le entró por la frente y el conserje cayó a los pies de Marcus.
-¿Qué he hecho?-
Marcus no tuvo tiempo de lamentarse porque en ese preciso instante escuchó un grito que venia de su casa, y era Daniela quien gritaba.

Cuartel militar de Madrid…

Beltrán había llegado al cuartel militar, veía soldados que llegaban heridos y sus propios compañeros los abatían para impedir que el virus se siguiese extendiendo. Se acababa de descubrir que eran las mordeduras las que hacían que se extendiese más deprisa. Cuando Beltrán llegó a un patio se encontró con Reverte, ante el que se cuadró para saludarlo.
-La ciudad ha caído Beltrán. Ya no hay nada que hacer, otras ciudades están igual o peor. No solo en España, el mundo entero se ha ido al infierno-
-¿Cuál es el siguiente paso?- preguntó Beltrán.
-Esto no podrá durar siempre, mientras esperamos, comenzaremos a instaurar una nueva sociedad- respondió Reverte.
Beltrán sonrió ante la revelación de Reverte, eso señalaba que se avecinaban cosas realmente interesantes. Reverte le pidió a Beltrán que le siguiera y llegaron a una pista de aterrizaje donde no tardó en llegar un helicóptero. Cuando pudieron subir, Beltrán no pudo aguantarse las ganas de preguntar a donde iban.-¿Dónde vamos?-
-A un bunker bajo tierra cerca de la catedral de la Almudena- respondió Reverte.-Permaneceremos allí mientras nos reorganizamos para reconquistar el país, ordenes directas de más arriba-
-Así que el apocalipsis nos vendrá bien después de todo. Muy bien, ya no es solo reconquistar Madrid, si no el mundo entero-
-También tenemos a científicos trabajando en una cura. Cuando la tengamos, esos seres serán historia-
El helicóptero alzó el vuelo en dirección al bunker mientras Beltrán observaba a los soldados que se quedaban en tierra. Ellos se habían quedado tirados ya que eran prescindibles.

3 comentarios:

  1. La verdad es que esta historia está muy bien, felicitaciones...

    Sí te gustan las historias de terror entra en:

    http://zombielahistoria.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  2. Espero que sigas con tu historia. Maravillosa.

    Del escritor de "Zombie":

    zombielahistoria.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Y si, continuara por mucho tiempo. Ya casi voy a empezar la secuela.

      Eliminar