Bienvenido

NOTA IMPORTANTE

Tras el ultimo capitulo de Necroworld (El 200). Este blog permanecerá abierto hasta un nuevo aviso. Cuando este aviso suceda, este blog publicará una entrada nueva donde aparecerá la nueva dirección al nuevo blog (Intentaré que os redireccione) Pasado un tiempo, este blog desaparecerá.
Ya podeis entrar en el siguiente blog, la historia se muda ahi.
juanmanuel-sagazombis.blogspot.com.es

Seguidores

viernes, 8 de junio de 2012

Capitulo 155: Fall, part 2


Día 15 de Junio de 2008
Día de la caída de Madrid.
Noche….

Marcus era de los primeros que había llegado a el Bernabéu con su mejor amigo Wilson, el cual no se había querido separar de el en ningún momento. Lo que había sido el campo de futbol donde el Real Madrid había conseguido innumerables victorias se había convertido en un enorme campamento. Había miles de personas que habían acudido allí para refugiarse mientras los soldados trataban de controlar la situación. Marcus no creía lo que veía desde allí, algunos soldados habían empezado a echar a gente a las calles tras supuestamente detectarles síntomas de la infección que habían contraído en algún momento, seguramente algún no infectado había sido expulsado también, en realidad mas de uno, cientos para ser exacto. Aquello se estaba convirtiendo en una maldita caza de brujas.
-A nosotros acabaran haciéndonos lo mismo- dijo Wilson viendo como empujaban a una mujer fuera del Bernabéu.
-No llegaran a tal cosa porque yo me marcho- respondió Marcus.
-¿Qué quieres decir?- preguntó Wilson sorprendido por la decisión de su amigo.
En ese momento aparecieron J-Boy, Harry y Daniela, venían de recoger sus raciones de comida para ese día, también traían las que les correspondían a Wilson y a Marcus.
-Hemos tenido suerte hermano. No parece que haya para todos-dijo J-Boy con una sonrisa en la que destacaba el triunfo de haber logrado algo que otros no podrían. Simplemente otros no tendrían tanta suerte.
De pronto dos personas pasaron junto a ellos y uno de ellos empujó a Daniela deliberadamente. Esta cayó al suelo de bruces mientras los dos responsables siguieron andando mientras hablaban y reían, cuando Wilson les llamó la atención estos se giraron y pudieron ver que se trataba de dos skin heads conocidos por el barrio. Estos se dedicaban a dar palizas a chicos latinos demasiado jóvenes como para defenderse.
-¿Qué ocurre panchito? ¿Buscas camorra?- dijo uno de ellos que llevaba tatuado un escorpión en el cuello.
-Me parece increíble que nos hayan metido en el mismo sitio que la basura. Ya te lo dije antes de venir… que nos meterían con la mierda- respondió el otro, el cual llevaba una camiseta de tirantes blanca, se podían ver sus brazos totalmente tatuados con frases en alemán y alguna que otra esvástica.
-Deberían cogeros y daros de comer a esos de ahí fuera-
-Preferirán dárnoslos de comer a los demás cuando mueran, si es así prefiero morirme de hambre-
Los dos skins comenzaron a reír entre sus propios chistes mientras que Marcus y los demás ayudaban a levantarse a Daniela. Ninguno de los cinco quería empezar una disputa que podría acabar con ellos mal, allí, en aquel refugio y Marcus se había dado cuenta, lo que reinaba era el talonario, había gente que debía tener mucho dinero. Se podían ver sus joyas y maletas. Lo mas chocante era que había incluso un grupito brindando. Eran claramente ricachones o con algún cargo importante, otros, como Marcus, los skins y demás gente estaban apartados de los demás.
-¿Me estas oyendo puto mono?- las palabras del skin sacaron a Marcus de sus pensamientos.-Decía que si esto es culpa de vuestro vudú y vuestra magia negra-
Marcus no cayó en la provocación y les dio la espalda con intención de irse a otro sitio, no quería meterse en problemas allí, aunque los skins no se lo iban a poner fácil, estaba claro que aquellos dos esa noche tenían ganas de fiesta. Ambos corrieron para adelantar a Marcus y ponerse delante de el.
-¿Eres un cobarde puto salvaje de mierda?- dijo el de tirantes empujando a Marcus a la vez que le daba un empujón
El otro skin, el del escorpión se apartó de golpe de su compañero.-Joder, lo has tocado. Ahora ya no te acerques a mi-
Entonces J-Boy se metió en la conversación.-Pobrecitos, ahora ya no os podréis dar por el culo. Es una pena que tengáis que volver a machacarse cada uno la suya-
La provocación de J-Boy hizo que ambos dejaran de reír y se encararan con el. Entonces uno de ellos sacó un puñal con la esvástica gravada en el mango de madera.-Repite eso aborigen.
-No lo soy, pero para tu información se pronuncia aborigen, puto ignorante analfabeto de mierda- respondió J-Boy.
Eso hizo que al skin del escorpión tatuado se le hinchase la vena de la frente y cargara contra ellos, entonces un disparo hizo que este se detuviera, luego una voz salió de las espaldas de los skins, una voz que Marcus conocía muy bien.
-Guarda ese puñal o te lo meteré por el culo. Tan hasta el fondo que no volverás a tener que afeitarte los pelillos que te saldrán entre los agujeros de la nariz y el labio superior-
El skin guardó el puñal y se dio la vuelta. Allí había un soldado apuntándole directamente a la cabeza.
-Tranqui tío. Solo tratábamos de dejar claro que las personas y los animales no debemos estar mezclados-
-Entonces ya sabéis cual es el sitio de los cabrones como vosotros… ahora…a la mierda-
Cuando los dos skins se marcharon dijeron algo a lo que ni el soldado ni Marcus y los suyos hicieron caso. El soldado era Santiago de María, otro amigo de Marcus.
-¿Estáis bien?-preguntó- ¿Os han molestado mucho esos idiotas?-
-Solo eran unos capullos ignorantes. No vale la pena ni compararlos con la mierda de perro que se te queda en el zapato- respondió J-Boy.
Marcus le hizo una señal con la cabeza a Wilson para que se fuera con sus compañeros mientras el hablaba con el soldado en privado, cuando los demás se fueron, ambos pudieron hablar tranquilamente. Hacía un rato que se escuchaban disparos y explosiones por la ciudad. Algo que a Marcus no le gustaba nada.
-¿Cómo esta la situación-preguntó  Marcus
-Las cosas están muy mal. Hay demasiados infectados en el exterior. Lo peor de todo es que se extiende mas deprisa de lo que creíamos en un principio. Las mordeduras, son las putas mordeduras, lo he escuchado decir, ya no es solo por el aire-
-Entonces. Todos los que había en el hospital…-
-Ya no hay nada que hacer por ellos. No hay forma de matarles, no importa que les descarguemos un cargador encima, siguen avanzando como cabrones. No mueren- respondió De María.
-Eso es malo- dijo Marcus mirando hacia arriba.
En ese momento muchos helicópteros comenzaron a cruzar el cielo sobre el Bernabéu. Eran todos helicópteros militares que se dirigían cargados de soldados. Había muchísimos. Un rato más tarde escucharon otra explosión en las calles. Los disparos eran cada vez más cercanos y numerosos.
-Marcus. Ahí fuera hay una guerra y los muertos no dejan de aumentar. Es cuestión de tiempo que esto se convierta en un infierno…- De María comenzó a rebuscar en su mochila.-Toma…-
Marcus cogió la pistola y el par de cargadores que su amigo le cedía.-¿Por qué me das esto?-
-Porque es muy posible que lo necesites-
En ese momento un grupo de soldados pasaron corriendo y uno de ellos le dio una palmada a De María en la espalda. Todos se dirigían a las puertas para defenderlas de la horda que crecía en el exterior.
-No me queda tiempo. Tenéis que salir de aquí, hay demasiados ahí fuera y acabaran entrando, aquí hay gente a la que mordieron y no están haciendo nada por ellos. Se que las calles son peligrosas, pero correréis mas peligro si os quedáis aquí.- De María vio a los suyos que comenzaban a ocupar posiciones, seguidamente abrazó a su amigo.-Ya no se si volveremos a vernos, pero cuídate tío-
De María salió corriendo al igual que sus compañeros. En ese momento Marcus sintió que después de esa noche, aquellos que sobrevivieran no volverían a tener una vida como la de antes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario