Bienvenido

NOTA IMPORTANTE

Tras el ultimo capitulo de Necroworld (El 200). Este blog permanecerá abierto hasta un nuevo aviso. Cuando este aviso suceda, este blog publicará una entrada nueva donde aparecerá la nueva dirección al nuevo blog (Intentaré que os redireccione) Pasado un tiempo, este blog desaparecerá.
Ya podeis entrar en el siguiente blog, la historia se muda ahi.
juanmanuel-sagazombis.blogspot.com.es

Seguidores

viernes, 1 de junio de 2012

Capitulo 154: Fuego Cruzado, part 4


Ray vio aparecer un vehículo de color verde por la playa, cuando este toco la arena se pudo dar cuenta de que se trataba de un vehículo tipo camioneta para dos personas. La parte de atrás era un gran espacio en el que podían cargarse muchas cosas. Cuando vio el logo que llevaba en el capó se dio cuenta de que era el logo de una empresa de las que se dedican a vender gasoil y recambios para vehículos. Cuando el vehículo llegó a su altura frenó de golpe y lo siguiente que vio fue al armario de dos puertas de Abel saltar desde la parte trasera. Lo que hizo que Ray diera un respingo.
-Pero…¿Esto que coño es?-
-El trineo de santa Claus. ¿A ti que te parece?- contestó Abel con ironía.-Deprisa, zarpamos ahora- Abel lanzó las dos garrafas al interior del bote mientras nosotros íbamos tomando posiciones a la vez que empujábamos el bote al agua.
Cuando ya flotábamos comenzamos a remar en dirección al yate mientras veíamos como la horda proveniente de la urbanización comenzaba a tomar la playa en nuestra busca. Ya estábamos a salvo, pero no podía dejar atrás los momentos de tensión que habíamos vivido allí. Una vez en el barco usamos una de las garrafas para llenar el depósito.
-Con esto debería bastarnos para llegar hasta Denia. ¿No?- pregunté esperando que la respuesta de Tristán fuera afirmativa.
Tristán asintió con una sonrisa y luego me dio una palmada en la espalda.-Nos sobra, buen trabajo- Tristán se puso de pie y se encaminó hacia el timón para continuar con nuestra travesía, antes de desaparecer por la puerta me miró.-Esa herida de la oreja va mejorando, no olvides tomarte la medicación-
Yo asentí. Al poco rato pusimos de nuevo rumbo hacia Denia. Mientras navegamos pude enterarme de las novedades respecto al teléfono vía satélite. Un conocido de Vanesa seguía por ahí y este tenía un helicóptero, un superpuma que podría sacarnos de allí, pero la comunicación se había cortado y no había manera de comunicar de nuevo, ese teléfono necesitaba unos ajustes.
******
Día 1 de Junio de 2009
Día 353 del Apocalipsis.
8:00 de la mañana en Alcoy

La noche había sido muy larga y Lidia se había esmerado en sacar a Toni de esa. Había logrado extirpar el riñón destrozado por la bala. El otro aun funcionaba, pero era cuestión de tiempo que este fallara y entonces Toni volvería a correr peligro. Ahora Toni permanecía inconsciente debido a que la operación había sido a manos desnudas y sin anestesia. Una terrible oleada de dolor constante. Justo después de extirparle el riñón, Lidia le había cosido todo lo bien que había podido.
Durante toda la operación Álvaro había estado vigilando hasta que se cansó y decidió dormir, así que encerró a las dos chicas en la misma habitación que estaban operando a Toni. Momento que aprovecharon para hablar mientras aquel maldito loco dormía tranquilo en una de las habitaciones de aquella gran casa. Lidia insistía en que necesitaba un riñón para Toni y Sandra le aseguró que lo tendría, que además iba a conseguirle dos.
La puerta acababa de abrirse y entró Álvaro exigiendo que Sandra le contara su secreto. El como podía caminar entre los muertos sin ser vista por ellos. Obviamente Álvaro lo hizo con la delicadeza de una lija, simplemente abrió la puerta y apuntó a Sandra.
-Creo que va siendo hora de que me cuentes algunas cosas-
Álvaro entró y agarró a Lidia del brazo mientras le apuntaba con la pistola a la cabeza. Sandra alzó los brazos y mostró sus manos vacías, entonces accedió a contarle lo que quería saber, pero a cambio pidió que dejara a Lidia. Álvaro le puso la condición de cuando supiera lo que quería lo haría. Por supuesto Sandra para sus adentros pensaba que no le daría más opción, se lo cargaría nada mas lo tuviera a tiro.
-El truco es simple…- comenzó a decir Sandra al tiempo que señalaba las mochila que ella llevaba-¿Ves esa mochila? Esta llena de pedazos de uno de ellos-
Álvaro olio el hedor que venia desde esta y arrugó la nariz.-¿Hablas en serio? Tu no estas bien de la cabeza-
-Pues así es como lo hago. Si hueles como ellos no te distinguen. Son extremadamente gilipollas, puedes empujarles o en tu caso les puedes dar por culo, no se coscaran de tu presencia-
-Hare una prueba para ver que no me engañas. Que salga la niña cargadita con la mochila- dijo Álvaro.
-No…la niña no- replicó Lidia.-Si quieres lo hago yo-
Álvaro miró a Lidia y luego miró a Sandra.-Muy bien, adelante-
Álvaro empujó a Lidia hacia la mochila y se quedó apuntando a Sandra con la pistola.-Ponte la mochila lentamente… y tu, ni un movimiento extraño-
Mientras aquel maldito desgraciado le apuntaba, Sandra pensaba como de rápido podía moverse para sacar la pequeña pistola y hacerle un segundo agujero en el culo a ese cabrón.
Lidia se puso la mochila y comenzó a caminar hacia la puerta mientras miraba a Sandra. La cual asentía con la cabeza. Aunque ella estaba segura de que iba a funcionar porque ella había llegado a esa conclusión también, no podía evitar sentir miedo de que algo fallase en algún momento y los muertos se le echaran encima.
-Vamos, que es para hoy- dijo Álvaro apartando la mirada de Sandra para mirar a Lidia.
En ese momento Sandra vio el momento adecuado. Sacó la pistola que llevaba en el tobillo y apuntó a Álvaro.-Ni un puto movimiento cabrón-
Álvaro se vio sorprendido por la repentina reacción de la chica y el también apuntó a Sandra, justo después apretó el gatillo y Sandra logró evitar la bala lanzándose detrás del sofá que había en aquel salón. Álvaro también tomó cobertura.
-Podríamos haber hecho esto muy fácil… pero no. Has preferido hacerte la heroína, pues muy bien. Si es lo que quieres así será, no saldrás viva de aquí zorra-
Sandra trató de acertarle dos veces más, pero no lo logró. Álvaro se cubría muy bien, de vez en cuando se dejaba ver para disparar.
Los disparos estaban excitando a los No Muertos del exterior y estos golpeaban la puerta sin parar. Entonces Álvaro miró a Lidia que se había refugiado detrás de un sillón, esta aun llevaba la mochila en la espalda. Rápidamente, Álvaro se incorporó y se lanzó sobre ella, comenzaron a forcejear y entonces fue cuando Álvaro notó como alguien lo agarraba por la espalda, al girarse vio al chico, al herido, se había levantado de la cama y estaba allí tratando de inmovilizarlo, pero no tenía apenas fuerzas, Álvaro se libró de el rápidamente y lo empujó contra la pared.

Sandra escuchó el jaleo y se asomó para ver que ocurría, entonces vio a Toni en la pared y a Álvaro apuntándole, entonces este descargó parte del cargador en el pecho de Toni.
-¡¡¡¡Toni!!!!- exclamó Sandra.
En ese momento Álvaro se volvió hacia ella y le disparo tres veces. Las tres balas impactaron en su pecho, seguidamente salió volando por encima del sofá y desapareció detrás de este, lo único que pudo ver Lidia en esos momentos eran los pies de Sandra. No se movía.
Álvaro le quitó la mochila a Lidia y luego se la puso el.-Nos vamos de aquí-
-Eres un cabrón de mierda- replicó Lidia.
En ese momento Álvaro metió la mano en la mochila y sacó un pedazo de carne que estampó en el cuerpo de Lidia y luego lo restregó por todo. Luego volvió agarrarla y se acercó a la puerta, la abrió y comprobó que lo que le había contado la otra chica era real. Los muertos no le hacían ni caso, ni a el ni a la medico. Lo había logrado, había logrado salirse con la suya, en ese momento recordó a la niña que seguía encerrada en la habitación de arriba, aunque ya no le importaba, tenía todo lo que quería, invisibilidad con los muertos y un medico particular. Además había hecho lo que mas le gustaba, había matado a dos personas vaciándoles el cargador encima.

No hay comentarios:

Publicar un comentario