Bienvenido

NOTA IMPORTANTE

Tras el ultimo capitulo de Necroworld (El 200). Este blog permanecerá abierto hasta un nuevo aviso. Cuando este aviso suceda, este blog publicará una entrada nueva donde aparecerá la nueva dirección al nuevo blog (Intentaré que os redireccione) Pasado un tiempo, este blog desaparecerá.
Ya podeis entrar en el siguiente blog, la historia se muda ahi.
juanmanuel-sagazombis.blogspot.com.es

Seguidores

viernes, 25 de mayo de 2012

Capitulo 153: Reconocimiento, part 4


Gorka trataba de dejar atrás a sus perseguidores, los cuales le estaban pisando los talones. Estaba tratando de volver sobre sus pasos, pero el disparo había excitado muchísimo a los muertos. Estos salían de casa rincón, en ciertos momentos había quedado acorralado, pero se había librado por los pelos golpeando a los infectados y disparando. Los disparos eran como la campana de la cena. Cuando llegó a la sala de ordenadores se encaramó hacia la entrada de los tubos de ventilación mientras la sala se llenaba de No Muertos. Entraron tantos que acabaron tirando abajo la escalera que habían improvisado. Desde arriba veía las caras desencajadas de los muertos mientras alzaban los brazos a la vez que abrían y cerraban las bocas mostrando las amarillentas dentaduras.
-Joderos cabrones- dijo Gorka antes de tumbarse de espaldas en el interior del tubo de ventilación.
Después de descansar un rato recorrió el tubo hasta que llego a la entrada del torreón. Un rato después se volvió a encontrar con Alicia y Aida. Su compañera lo miraba expectante.
-Has tenido juerga ahí abajo ¿no?-
-Sinceramente la cagué. No tenía que haber disparado al primero que apareció- dijo Gorka omitiendo que el primer No Muerto al que había visto era una niña.-Podría haberlo apartado de un golpe-
Alicia le seguía mirando, con un gesto esta señaló a Aida y entonces Gorka comprendió que pasaba.
-No me han mordido. Estoy bien- dijo Gorka mirando a la joven que permanecía junto a Alicia.
Pasado el rato la joven Aida dormía y Gorka comenzó a hablar con Alicia. Necesitaba contarle que los muertos estaban ya entrando en descomposición y que no tardarían mucho en tratar de escapar de allí. Tenía que concienciarla de que tenían que salir de allí cuanto antes.
-Esto que conseguí era lo último que quedaba. Nos dará para comer hasta mañana por la noche. Así que nos iremos pronto, lo jodido es que hay muchos podridos y en estos pasillos una huida complica las cosas, aunque con lo idiotas que son trataran de entrar en masa y eso los perjudicara-
-Bueno, sabes que puedes contar conmigo-dijo Alicia.
-Contigo si- entonces Gorka miró a la joven que estaba dormida sobre un colchón.-Pero ella no se si será capaz de volver ahí abajo. Podría entorpecer nuestra huida-
-¿Serias capaz de dejarla atrás?- preguntó Alicia.
Gorka suspiró y miró fijamente a Alicia. Entonces ella supo que era una posibilidad que Gorka estaba planteándose. Ciertamente Gorka tenía razón, ellos habían ido allí con una idea y se habían encontrado algo que no esperaban. Todos los habitantes del internado estaban muertos y la única superviviente era una chica que estaba asustadísima. Con ese miedo que la joven tenía los podía poner en serios apuros. Además, la chica le huía a Gorka.
-Debemos plantearnos eso. Estamos en una situación muy jodida, apenas podemos preocuparnos por nosotros mismos y garantizar nuestra seguridad. Así es casi imposible garantizar la de la chica-
-Si la dejamos atrás nos arrepentiremos toda la vida- respondió Alicia.
-Eso si nos queda vida para arrepentirnos. Tenemos que pensar en nosotros y en los nuestros- dijo Gorka.
-Yo no se si podría hacerlo-
-Llegado el momento tendrás que elegir. Yo por mi parte si tengo que elegir entre salvaros a una de las dos, no la elegiré a ella. Es duro, pero tenemos que ser realistas-
Gorka tenía las cosas muy claras, sabía que lo que estaba pensando era mezquino y cruel, pero la situación era terriblemente complicada y el no podría salir de allí con dos chicas a las que tendría que proteger mientras se protegía a si mismo, y si encima Aida le tenía miedo, las cosas eran muy difíciles. Lo que quedaba de día hasta el anochecer lo pasaría ahí con las dos chicas. Al día siguiente inspeccionaría los pasillos del internado para ver como estaba la situación. Después vería lo que haría.
******
Hanzo había regresado al parking junto al muchacho al que acababan de encontrar en aquel edificio de oficinas. En todo momento el chico lo miraba con cara de odio y mirada penetrante. Hanzo entendía perfectamente aquello, el había matado a su amigo, había sido un accidente, pero lo había matado y Hanzo que era un hombre de honor sabía que merecía un castigo.
Hanzo dejó al muchacho de pie mientras el se descolgaba la katana del hombro, luego se la cedió al chico y el se arrodilló en el suelo del parking. El chico latino cogió la katana y luego miró a Hanzo con sorpresa por su reacción.
-¿De que va esto?-
-He cometido un gran error y de donde yo soy estos errores se pagan con la vida. Yo le corté la cabeza a tu amigo. Haz tú lo mismo conmigo. Será una forma de hacerte sentir mejor. Es la única forma que se me ocurre-

Marcus miró al japonés que se había arrodillado delante de el, entonces desenvaino la katana y se vio reflejado en la hoja, esta estaba manchada todavía con la sangre de Wilson. Solo de mirarla sentía ganas de matar a aquel japonés. Este lo miraba esperando el desenlace.
-Hazlo-pidió el japonés.
Marcus alzó la espada con decisión, cuando iba a cortarle la cabeza escuchó una voz a sus espaldas a la vez que escuchaba el Clic de un arma de fuego.
-Deja eso en el suelo-
Marcus dejó caer la katana y levantó los brazos. Cuando se dio la vuelta se encontró con el chaval rubio que acompañaba al japonés apuntándole con el arma.

Jorge estaba apuntando al muchacho a la cabeza con la glock. No dudaría en disparar si aquel chico intentaba algo.-Pon las manos detrás de la cabeza, da unos pasos hacia delante y arrodíllate-
El chico hizo lo que Jorge le ordenó y entonces Hanzo se puso de pie. Jorge miró a su compañero y le preguntó.
-¿Qué cojones estabas haciendo?-
-Iba a pagar mi error por matar a su amigo- contestó Hanzo.
-Menuda estupidez. En estos días cosas como esas son casi normales- respondió Jorge a la vez que avanzaba hacia el chico mientras se sacaba una cuerda con la que amarrarle las manos.
Jorge se puso detrás del chico y le obligó a tumbarse boca abajo en el suelo mientras el le ataba las manos con la cuerda, mientras lo hacia, el chico comenzó a decirle de todo.
-Te vas a chingar a tu puta madre cabrón-
-Lo primero, no te voy a dar por culo y lo segundo, espero que te estés quietecito mientras te hago unas preguntas- dijo Jorge mientras hacía el nudo.
Jorge apoyó contra uno de los pilares al chico. Este lo miraba todavía con recelo, era obvio que no iba a hablar así como así. Por lo tanto, Jorge tendría que usar ciertas artimañas.
-¿Cómo te llamas?-
-Bugs Bunny- respondió el chico.
Jorge soltó una carcajada ante la ocurrencia del joven. Era evidente que el chico no les tenía miedo. Ningún miedo.
-Ahora dime tu nombre- le repitió Jorge pensando en volver a apuntarle con el arma, pero sabía que así no conseguiría nada. Más bien debía ganarse la confianza del chico.
El chico siguió sin contestar. Jorge lo intentó varias veces y el chico no decía nada. Mientras las horas pasaban e iba cayendo la noche. Jorge no podía evitar sentirse frustrado ante las negativas a hablar del chico. Tenía que hacer algo, necesitaba saber quienes eran esos tipos comandados por Beltran, porque ni eran hombres de Lujan ni lo eran de Roache. Significaba eso que además de los grupos de Lujan y Roache había otro grupo armado.

Marcus no diría una sola palabra. Antes que decirles nada a esos desgraciados se tragaría la lengua. No confiaba en ellos y trataría de escapar a la menos oportunidad. Estaba preocupado por Daniela. Ellos siempre volvían y al ver que estos no aparecían, ella se preocuparía. Marcus miró por las ventanillas del lugar y vio como el día se iba oscureciendo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario