Bienvenido

NOTA IMPORTANTE

Tras el ultimo capitulo de Necroworld (El 200). Este blog permanecerá abierto hasta un nuevo aviso. Cuando este aviso suceda, este blog publicará una entrada nueva donde aparecerá la nueva dirección al nuevo blog (Intentaré que os redireccione) Pasado un tiempo, este blog desaparecerá.
Ya podeis entrar en el siguiente blog, la historia se muda ahi.
juanmanuel-sagazombis.blogspot.com.es

Seguidores

viernes, 11 de mayo de 2012

Capitulo 151: Cuando llegue mi hora, part 2


La desesperación de Sandra crecía por momentos mientras Toni comenzaba a sudar. Se le estaba yendo por momentos. Cada vez este estaba mas cerca de la muerte y ella se sentía inútil, ya había pasado por eso cuando la muerte de Zulema, no soportaría ver morir a nadie mas delante de ella, sería demasiado para ella.
-Dios, por favor. No me dejes así- pidió Sandra al mismo tiempo que taponaba la herida.
Entonces su mirada se cruzó con la de Toni. Este la miraba fijamente.-Escúchame Sandra, debes extraerme la bala-
Sandra negó con la cabeza, no tenía ni idea de como hacer eso. No lo había hecho nunca y por eso, si cometía un error acabaría matando a Toni. No podría soportar eso, no podría ver como moría alguien por su culpa, la carga seria demasiado grande para ella.
-Pero si cometo un error podrías morir-
-Moriré de todos modos si no hacemos algo- Toni la cogió de la mano.- Necesitaras esto, busca unas pinzas y un cuchillo-
-No se donde esta la bala- replicó Sandra presa de los nervios.
El no saber donde estaba alojada la bala era un gran problema para ellos, no podían dar palos de ciego en esa situación. Hacerlo significaba la muerte. No había nada que pudieran hacer salvo extraer la bala.
Las horas pasaban, y eso era precisamente lo que estaba mas en su contra. Cuando llegara la noche estarían en un serio aprieto. Lo peor era que al otro lado de la calle, a juzgar por donde había venido la bala, allí estaba aquel tipo que se había llevado a Lidia y a la niña. Estaban allí mismo. Entonces a Sandra se le ocurrió una idea, aunque esta era una locura y no parecía que pudiera acabar muy bien. Podría cruzar la calle con Toni a cuestas amparados en el olor de los muertos y hacer un trato con aquel tipo para que dejara que Lidia, la única medico en kilómetros o del mundo, pudiera practicarle una cura de urgencia. Aunque sabía que Toni no estaría de acuerdo con eso, pero tenía que hacerlo, era la única manera de salvar la vida de Toni.
*****
Álvaro entró en la habitación con gran rapidez ante la mirada asombrada de Lidia, esta pensaba que volvía a buscarla, sin embargo la cara de Álvaro presentaba cierto nerviosismo, lo que hizo pensar a Lidia que los No Muertos habían accedido al interior de la casa.
-¿Qué ocurre? ¿Están dentro?-preguntó Lidia.
Álvaro no contestó, se limitó a cerrar la habitación a cal y canto. Estaba muy nervioso, totalmente fuera de si. Lidia estaba perdiendo también el control, tenía miedo y aquel tipo no contestaba sus preguntas, entonces recordó que había escuchado disparos, se acercó a Álvaro y lo agarró por el cuello de la camisa.-Dime por que disparabas ¿Están dentro los infectados?-
Álvaro la apartó de un manotazo y comenzó a gritarle.- ¡¡¡Cállate estúpida o os matare a las dos!!!-
Pero Lidia no se quedó quieta, se lanzó contra el y le exigió que le dijera que había pasado. Entonces Álvaro le contó todo, lo que había visto y que les había disparado. Entonces el corazón de Lidia dio un vuelco, aquel loco acababa de decir que había disparado a dos de sus amigos. Ellos habían ido a buscarla y aquel tipo los había matado, sin embargo le sorprendió que este le dijera que estaban andando entre los muertos como si nada, al decirle eso vio la expresión de la cara de Álvaro, estaba fascinado con esa posibilidad de que los infectados no lo viesen. Realmente era una ventaja. Lidia pensó en como eso podría ser posible, le dio vueltas a la cabeza a pesar del trauma que le había supuesto enterarse de que aquel tipo había matado a dos de sus amigos, entonces dio con la explicación mas acertada, el olor, debía ser el olor, si olían como ellos no los detectaban. El cuerpo humano desprendía olores diferentes al de un cuerpo muerto y en descomposición. Tenía que ser eso, seguramente se habían untado carne y sangre de alguno de esos seres. Por eso podían caminar entre ellos sin problemas. Entonces ella vio una manera de escapar y usarlo a su favor, lo malo era que podrían coger varias enfermedades si tenían mucho contacto directo con la carne de aquellos seres, era una ventaja perjudicial.
*****
Sandra estaba preparando la mochila mientras Toni la observaba entre temblores y sudores mientras se taponaba la herida. Toni no perdía de vista a Sandra.
-Ni se te ocurra salir- dijo Toni tratando de incorporarse.
-Estas perdiendo mucha sangre, necesitas un medico urgentemente- respondió Sandra comprobando el arma que iba a llevar en su misión.
Toni empezaba a imaginarse lo que Sandra pretendía, quería salir y cruzar al otro lado de la calle para hacer un trato con aquel loco. No podía permitirlo, ya no solo porque dudaba que aquel tipo aceptase el trato, ese tipo podría matarla sin pensárselo dos veces.
-Prefiero morir antes que permitir que te la juegues de esa manera por mí. Ese hijo de puta esta armado y no dudara en dispararte- Toni se puso en pie y enseguida cayó de rodillas victima del dolor.
Sandra corrió hasta Toni y lo ayudó a tumbarse de nuevo en el sofá.-No hagas esfuerzos o te desangraras-
-No lo hagas. Ha llegado mi hora y hagamos lo que hagamos nada lo evitara- dijo Toni mientras Sandra volvía a taponarle la herida.
-Toni, no puedo sacarte la bala por las buenas. No tengo ni idea, acabare matándote- respondió Sandra recordando lo que le había pedido momentos antes.- Necesitas que Lidia te ayude-
Toni la cogió de las manos y la miró directamente.-Simplemente inténtalo, si me pasa algo será bajo mi propia responsabilidad. Tienes que hacerlo-
Entonces Sandra asintió con la cabeza y miró hacia la ventana donde algunos No Muertos pasaban por delante, entonces vio la casa y el movimiento en ella. Entonces vio en ella a Álvaro acompañado de Lidia. Ya sabia en que casa estaban, los No Muertos al verlos se habían pegado a la pared de la casa correspondiente. Los tenía localizados gracias a los infectados. Eso abría un abanico de nuevas posibilidades de idear un plan para salvar a Lidia y acabar con aquel tipo.
-¿Qué ocurre?- preguntó Toni, el cual apenas podía abrir los ojos.
-No, no es nada. Descansa mientras veo que hago para extraer la jodida bala.- respondió Sandra mientras se ponía de pie.
Sandra fue hacia la cocina para buscar un cuchillo, mientras lo buscaba se fijo en que la ventana de esta daba a la calle de detrás, allí vio a un No Muerto. Se lo quedó mirando atraída por lo que llevaba puesto. Eso le daba una idea, volvió al comedor y cogió su mochila cargada con restos de infectado, fue entonces cuando escuchó a Toni hablar, era algo intangible y sin sentido, este estaba delirando y en sus condiciones, eso no era buena señal. Se estaba yendo poco a poco.
******
Álvaro había arrastrado a Lidia hasta el balcón de la casa a la fuerza. Quería que le explicase como era posible que aquellos dos pudiesen caminar entre los muertos sin ser atacados, ella era medico y tenía que saberlo.
-Vamos, dímelo, tú tienes que saber como lo hacen-
Lidia le escupió a la cara y comenzó a reírse en la cara de este.-Por mi puedes pudrirte en el infierno. No pienses que te lo voy a decir, mereces morir despedazado ahí abajo por esos seres-
Álvaro golpeó a Lidia y esta cayó al suelo de mármol del balcón en el que se encontraban mientras se tocaba la mejilla dolorida por el golpe. Por nada del mundo le diría a aquel tipo el como seguramente habían conseguido sus amigos la habilidad de caminar sin ser vistos por los infectados, ya podría gritar y entrar en un estado de ira. Ella no iba a decirle nada.
-Vas a decírmelo o te mató aquí y ahora- la amenazó Álvaro.
-Haz lo que te salga de los huevos, mas daño del que me has hecho no podrás hacerme. Dudo que tengas cojones de matarme, sabes que sin mi estas jodido, y no mataras a la niña porque sabes que no colaborare. Y si yo no colaboro no podre administrarte las curas que necesitas y que tu no estas ni estarás capacitado para realizar. Si quieres averiguar como lo han conseguido, cruza la calle y pregúntaselo, están en aquella casa, ¿no?, pues ya tienes un camino que recorrer- le espetó Lidia sin ningún miedo.
-No juegues conmigo zorra. Si te mato me las apañare yo solo, se lo que tengo que hacer de sobras- respondió Álvaro.
-Si me matas te puedes dar por muerto- respondió Lidia sin cortarse un pelo.
Lidia no podía quedarse callada y dejar que aquel maldito niñato hiciese de ella lo que quisiera. Se había hartado de el y de su actitud, en realidad la estaba llevando a su terreno. Tenía a ese tipo donde quería, no se atrevería a matarla sabiendo que su vida dependía de ella.

No hay comentarios:

Publicar un comentario