Bienvenido

NOTA IMPORTANTE

Tras el ultimo capitulo de Necroworld (El 200). Este blog permanecerá abierto hasta un nuevo aviso. Cuando este aviso suceda, este blog publicará una entrada nueva donde aparecerá la nueva dirección al nuevo blog (Intentaré que os redireccione) Pasado un tiempo, este blog desaparecerá.
Ya podeis entrar en el siguiente blog, la historia se muda ahi.
juanmanuel-sagazombis.blogspot.com.es

Seguidores

viernes, 27 de abril de 2012

Capitulo 149: Encerrados, part 3


Los No Muertos seguían por la calle. A los dos de la ventana se les había unido un par más, un hombre y una mujer que iban vestidos de policías. El de la puerta seguía allí rascando y de vez en cuando mordisqueaba la madera. Sandra lo observaba a través de la mirilla mientras contenía la respiración. El ser que había al otro lado de la puerta era ni más ni menos que una soldado del ejército español. Tenía una larga cabellera castaña revuelta en la que había hojas y demás porquería enredada. Sandra se sentía apenada por la muchacha muerta que había al otro de la puerta, creía que en vida pudo ser una chica muy atractiva, en la etiqueta de la chaqueta militar estaba su nombre. Se llamaba Rebeca. Ahora Rebeca no era consciente de nada, simplemente estaba allí.
Toni había llegado hasta las dos mochilas y ya se había puesto una encima, la otra se la acercó a Sandra.
-Póntela. Cuando el olor a muerto haga desaparecer el nuestro abriremos la puerta con cautela y saldremos poco a poco- explicó Toni.
Sandra se alejó de la puerta y se puso junto a Toni.-¿Hacia donde iremos ahora?-
-Ahora mismo no lo se. Daremos una vuelta por la ciudad y volveremos a la prisión a reponer fuerzas y a ver si alguien nos puede ayudar. También debemos señalizarles esta casa- respondió Toni.
-¿Crees que siguen vivas?-preguntó Sandra.
Con la pregunta, Toni no tuvo mas remedio que mirar hacia otro lado tratando que su mirada no se encontrase con la de Sandra.
-Empiezas a dudarlo ¿Verdad? A mi me lo puedes decir-
-Ya no se que pensar. Por lo que se, ese mal nacido ya ha matado antes y no poco precisamente. Podría haberles hecho cualquier cosa, pero no puedo darlas por perdidas- respondió Toni.-Ni han aparecido vivas ni muertas-
-¿Crees que tienen posibilidades?-preguntó Sandra.
-Perfectamente podrían haber muerto ya los tres si se metieron aquí en la ciudad. Ya ves que esto esta plagado, nosotros pudimos avanzar porque tu me revelaste este truco, pero ellos no lo sabían-
Sandra se giró cuando escucho un ruido en la puerta, muy probablemente la No Muerta había logrado arrancar un trozo de madera. Ella se acercó a la puerta y se puso a mirar por la mirilla. Efectivamente había ocurrido tal como había pensado, la joven muerta había arrancado un trozo de madera y ahora la masticaba con ansia mientras las astillas le causaban heridas en labios y paladar, un hilillo de sangre descendía por el labio y por la barbilla.
-¿Estas lista?- preguntó Toni.
Sandra asintió con una mueca extraña, realmente no sabía si estaba lista para salir de nuevos y enfrentarse de nuevo a los espantajos aquellos. Aunque antes habían sido personas, ahora seguían teniendo aspecto humano, pero era solo una carcasa. Una mentira de lo que eran en realidad. Ya no eran personas, eran monstruos con aspecto de personas.
-No se hable mas entonces- respondió Toni acercándose a la puerta.
Toni giró el pomo y la No Muerta dejó de mordisquear la madera, giró la cabeza hacia un lado como sorprendida por la reacción de la puerta. Toni salió el primero y con suavidad agarró a la No Muerta y la apartó a un lado. Al tacto, esta estaba blanda y cuando Toni tocó la manga de la chaqueta notó humedad debajo de ella. Quizás fuera el pus que supuraba de alguna herida que no veía.
Nuevamente, aquello estaba surtiendo efecto, la muerta no reaccionaba, simplemente se dejaba llevar por la mano de Toni. Este bajó las escaleras y puso pies en la acera mientras Sandra salía de la casa y se quedaba a su lado.
-¿Hacia donde?-preguntó Sandra en voz baja.
Toni hizo un gesto con la cabeza señalando hacia la derecha. Ambos comenzaron a andar sin saber que a unas calles de allí, Lidia tenía que soportar nuevamente la maldad de Álvaro.

Lidia trataba de cerrar los ojos, no quería mirar a Álvaro. Este estaba sobre ella embistiendo con fuerza, de vez en cuando el le mordía en la oreja o en los pezones. La obligaba a mirarle y cuando ella apartaba la mirada, el la golpeaba. En ese momento el gimió con fuerza y notó como esa vez eyaculaba dentro de ella. Ella se sintió humillada en ese momento, sentía deseos de lavarse con fuerza con jabón y quitarse de encima el olor a ese tipo. Solo podía sentir asco y repugnancia por aquel maldito niñato, en ocasiones lo sentía de ella misma.
Cuando Álvaro salió de dentro de ella lo hizo con una sonrisa.-Esta vez ha estado genial. Seguro que tu chico no te lo hacia como yo… Juanma se llama, ¿no?. Me encantaría verle la cara cuando se entere de como te he estado follando. Aunque lo divertido será ver la cara que pone si de repente te quedas preñada y las fechas no coincidan… bueno, eso si no esta muerto ya. Cosa más que probable, la última vez que lo vi andaba por el bosque junto a los otros-
Lidia no lo miraba, simplemente se limpió los restos de semen de su pubis y luego comenzó a vestirse. Entonces Álvaro se acercó a ella y la cogió por las mejillas.-Espero que te haya gustado, para mi será inolvidable-
-Te matare- respondió Lidia mientras le escupía a la cara.
Álvaro en ese momento le dio una bofetada y Lidia cayó al suelo.
-No te equivoques estúpida. Aquí soy yo quien manda. Si alguien mata aquí, ese soy yo. ¿Te queda claro?-
Álvaro obligó a Lidia a levantarse y luego la llevó a empujones hacia la habitación donde estaba la pequeña.
Vicky había visto una hora antes como aquel chico entraba en la habitación y se llevaba a su madre a rastras, se había percatado que cada vez que pasaba eso, su madre volvía llena de golpes y llorando. No era capaz de comprender la magnitud de lo que su madre tenía que pasar, pero sabía que era algo muy malo, porque su madre rompía a llorar justo después. Cuando la puerta se abrió, el chico empujó a su madre al interior y la pequeña miró a aquel chico.
-¿Qué coño estas mirando? No me mires así- dijo el chico mientras entraba en la habitación con la mano en alto dispuesto a golpearla. Entonces su madre se puso delante.-No te atrevas a ponerle tus sucias manos encima-
-Haz lo que quieras. Protégela cuanto quieras, no siempre podrás hacerlo. Ya nos veremos mas tarde-
El chico se dio la vuelta y salió de la habitación cerrando la puerta con llave. Justo entonces como siempre, su madre comenzaba a llorar mientras la abrazaba. Vicky le tocó las mejillas y la besó en la frente.-No llores mami, yo te cuidare, no dejare que ese chico malo te haga cosas malas-
Lidia miró a la pequeña y mientras lloraba amargamente la abrazó con más fuerza. Estaba llegando a un límite y no sabía cuanto mas podría soportar eso. Mientras lloraba y abrazaba a la pequeña, el solo se situaba en lo alto.
******
Con el amanecer había llegado el calor y el tubo de ventilación comenzaba a calentarse demasiado, pronto sería imposible estar ahí. El torreón no podía estar muy lejos. Entonces llegaron a una trampilla, esta daba a un pasillo con una puerta cerrada con candado.
-¿Es aquí?-preguntó Gorka.
La muchacha se acercó con cautela, como si Gorka fuera a agredirla. Cuando se asomó por la trampilla vio la puerta y asintió. Por fin habían llegado.
-Bien, aléjate un poco- le dijo Gorka a la chica mientras le tocaba en el hombro. Entonces la chica se retiró como si Gorka diese calambres. Un gesto que lo sorprendió bastante.-Tranquila, no voy a hacerte daño-
Gorka se sentó en el tubo y comenzó a dar patadas hasta que tiró la placa, una vez cayó al suelo, el se deslizó a través de la obertura. Cuando sus botas tocaron el suelo apuntó hacia la única parte posible por la que podían acercarse los infectados.-Venga vamos, no perdáis el tiempo-
Alicia ayudó a descender a Aida, Gorka también la quiso ayudar, pero la chica lo rechazaba. Cuando las dos chicas estuvieron fuera del tubo, Gorka se adelantó unos pasos para cubrirlas mientras Alicia abría la puerta.
Alicia no tardó en abrir la puerta y los tres pasaron al interior. Una vez dentro, Gorka se aseguró de que la puerta estuviese cerrada del todo. Por como estaba cerrada desde fuera, allí era imposible que hubiera nadie.
-¿Esto es el torreón?-preguntó Gorka para estar seguro.
-Si- respondió Aida.
Los tres comenzaron a subir por la escalera de caracol. Gorka iba el primero con el fusil en alto. No habría nadie allí seguramente, pero no se quería arriesgar, prefería estar preparado por si acaso. Cuando llegaron a lo más alto del torreón vieron una trampilla en el techo. Allí estaba el desván del que les había hablado Aida. Allí se refugiarían durante los próximos días.

No hay comentarios:

Publicar un comentario