Bienvenido

NOTA IMPORTANTE

Tras el ultimo capitulo de Necroworld (El 200). Este blog permanecerá abierto hasta un nuevo aviso. Cuando este aviso suceda, este blog publicará una entrada nueva donde aparecerá la nueva dirección al nuevo blog (Intentaré que os redireccione) Pasado un tiempo, este blog desaparecerá.
Ya podeis entrar en el siguiente blog, la historia se muda ahi.
juanmanuel-sagazombis.blogspot.com.es

Seguidores

viernes, 30 de marzo de 2012

Capitulo 145 : Loba solitaria, part 1


Philip había seguido a Luci y a Iván sin que ellos se dieran cuenta. Los había emboscado y les había matado a los dos prácticamente. El no tardaría en reanimarse como uno mas de aquellos seres y ella moriría devorada por el. Se sentía satisfecho con lo que había hecho, ahora solo tenía que salir de allí y alejarse todo lo rápido que pudiera de allí. No volvería con el grupo, a esas horas ya se habrían dado cuenta de que faltaba y probablemente se imaginaran lo que quería hacer. Tampoco volvería con Roache, volver con el seria peor. Simplemente tenía que largarse bien lejos.

Luci no perdía de vista el cuerpo de Iván. Este no se movía nada. Probablemente estaría muerto. Luci quiso llorar por el, pero en vez de eso comenzó a tirar de la cadena que la mantenía atrapada allí. Nada mas se reanimara el cuerpo de Iván, lo primero que haría seria ir a por ella. Ella estaba desarmada, no podría repeler el ataque de uno de esos seres, no de esa forma y menos si se levantaba siendo uno de los rápidos. Demonios, era evidente que iba a echar a correr hacia ella, no soportaría el envite de aquella bestia.
Luci comenzó a tirar con frenesí, tenía miedo de morir allí. Tenía miedo de que aquello fuera lento y doloroso. Fue en ese momento cuando el cuerpo de Iván se sacudió con un violento espasmo, estaba volviendo. La mirada de Luci se congeló cuando vio que Iván se incorporaba con la katana clavada en el costado.
-¿Iván?- preguntó Luci aunque sabía que este no contestaría.
La mirada de Iván se había tornado blanca, sus iris habían desaparecido. Estaba muerto, era uno más de aquellos seres, ahora la miraba y avanzaba hacia ella con los brazos extendidos. Fue cuando Luci comprendió que había pasado, la muerte le habría tardado en llegar, por eso Philip, aprovechando que Iván había sido infectado, simplemente lo asesinó para que se reanimara antes. Eso había sido un acto cruel.
El No Muerto en que se había convertido Iván avanzaba lentamente debido a la cojera que tenía. Luci comenzó a tirar nuevamente mientras Iván se le iba echando encima, cuando notó la mano de Iván agarrándola, ella le propinó una violenta patada que hizo caer a Iván de lado.
-Vamos, vamos- Luci seguía tirando a la vez que Iván volvia a incorporarse. Era evidente que no se detendría ante nada, no hasta despedazarla, luego lograría salir al exterior y se uniría a los demás No Muertos o simplemente se quedaría allí para siempre.
Cuando Iván se volvió a acercar. Luci le pegó otra patada. Fue entonces cuando se percató de la Katana. Tenía una mano libre y quizás podría usarla, pero se arriesgaría demasiado si permitía que se acercara. Iván volvió al ataque y Luci le asestó una nueva patada, esta vez Iván comenzó a caer de espaldas, momento que Luci aprovechó para alargar la mano y agarrar el mango de la katana. Tiro de ella y esta salió del cuerpo de Iván, seguidamente alzó la espada y dibujó un círculo en el aire con un mandoble. La espada se clavó en el costado de Iván nuevamente. Iván emitió un sonido gutural y con un pie empujó a Iván para volver a sacar la katana. Enseguida lanzó un ataque directo a la cabeza de Iván.
La punta de la espada entró entre los ojos de Iván y este cayó de rodillas sobre el suelo del garaje. Había acabado con el, una vez que tenía por seguro que ya no iba a moverse mas, Luci se dejo caer de rodillas a la vez que soltaba la katana y rompía a llorar. Había tenido que matar a un amigo, a uno por el que había tenido sentimientos.
Mientras las lagrimas de Luci bajaban por sus mejillas se juraba a si misma que daría caza a Philip y luego lo mataría. Lo perseguiría como el lobo que persigue a su presa.
******
Eva y Félix habían escuchado el ruido abajo en los pisos, lo habían escuchado justo después de encontrar lo que habían ido a buscar. El ruido eran como golpes. Ambos bajaron corriendo y vieron a un grupo de personas alrededor de los cuerpos caídos de dos personas. Desde esa distancia era imposible saber si estaban vivas o muertas, fue en ese momento cuando Eva se percató de quienes eran los que estaban en el suelo, se trataba de Natacha y Cayetano. A su alrededor había al menos ocho personas. Ese grupo de desconocidos les devolvieron la mirada y dos de ellos usaron a sus compañeros como si fueran escudos humanos, no podían disparar.
De pronto escucharon una voz a sus espaldas, cuando se dieron la vuelta fueron sorprendidos por un hombre de aspecto saludable y otros tres hombres con camisón empuñando unas armas de fuego.
-Dejad de apuntar a mis chicos-
Dos de los hombres eran grandes, cada uno de ellos pesaría unos cien kilos, estos se adelantaron y los desarmaron.
-¿Quiénes sois vosotros?-preguntó Eva.
No obtuvo respuesta alguna. Pocos segundos después otro de los hombres trajo dos camisas de fuerza y se las pusieron. Félix no hacía más que mirarlos fijamente. Justo después los condujeron a través de unos pasillos hasta que llegaron a lo que parecía un montacargas, cuando los obligaron  a subir. Bajaron hasta unos pisos inferiores, allí había luz.
-¿Qué es esto?- preguntó Félix.
El tipo que iba a la cabeza lo miró y sonrió.-Muy pronto lo veras-
*******
Luci ya había llorado todo lo que tenía  que llorar. Era hora de salir de allí. Miró a su alrededor y vio las dos mochilas de antibióticos que habían conseguido Iván y ella, estas descansaban tiradas en un rincón. Seguidamente cogió la katana y trató de cortar la cadena que la mantenía presa, lo intentó varias veces, pero no consiguió nada. Seguidamente comenzó a dar golpes a la tubería tratando de cortarla. No lo estaba consiguiendo.
-Vamos… vamos-
Luci se estaba desesperando por momentos. Fuera podía escuchar a los infectados que golpeaban los cristales, seguramente sabían que allí había alguien con vida, carne fresca. Luci dejó caer la katana y comenzó a revisar la tubería en busca de posibles trozos dañados. En ese momento lo vio, se trataba de una grieta provocada por algún golpe, la tubería estaba sujeta con cinta aislante. Luci apoyó un pie en la pared y comenzó a dar fuertes tirones, la tubería no se movía nada. Luci alzó la katana y trató de rascar en la cinta aislante, pero no estaba consiguiendo nada. Luci comenzó a rendirse, pensó en cortarse la mano para escapar, pero no sabía como podría parar luego la hemorragia, no tenía las armas de fuego a mano para siquiera cauterizarse la herida y con una herida de ese calibre, un torniquete no haría gran cosa. Miró el cuerpo de Iván y nuevamente las lágrimas surgieron en su rostro. No podía creerse que eso estuviese pasando. Aquella misión que en un primer momento parecía ser algo fácil se había complicado mucho. Philip se la había jugado y no podía dejarlo salir impune.
Luci apretó los dientes y volvió a tirar, una y otra vez. Fue entonces cuando la tubería pareció moverse.
-Solo un poco más- dijo Luci sin dejar de tirar.
Por fin la tubería cedió y Luci quedó libre. Se quitó la cadena del brazo como pudo y se acercó al cuerpo de Iván. Lloró sobre el le rebuscó en los bolsillos algún arma de fuego, pero no había ninguna. Philip los había dejado allí sin nada y se había marchado. No, nada no, aun quedaba su katana. Luci recogió las mochilas y estudió su situación. Faltaba poco para el amanecer y en el exterior había muchos infectado, en la oscuridad tenía una posibilidad de pasar desapercibida, pero a plena luz del día… sus posibilidades se reducían a la mitad. Con la katana podría defenderse, pero solo podría enfrentarse a los infectados de uno en uno, contra una horda no podría hacer nada. Antes de salir tenía que prepararse bien. Luci dejó el garaje y subió a los pisos superiores. Entró en una de las casas y lo primero que hizo fue ir al baño, se miró en el espejo. Sus ojos estaban rojos por las lagrimas derramadas, por otro lado, su cabello era demasiado largo. Con un cabello así podría tener problemas si la agarraban por el.
Luci probó la ducha y para su sorpresa aun salía agua. Volvió a la entrada de la casa y cerró la puerta a cal y canto.
Luci se dio una ducha. Llevaba ya tiempo sin ducharse y ese olor que despedía la convertía en presa fácil y la ubicaba como presa para los infectados, después de la ducha se cortó el cabello con unas tijeras, se lo dejó corto, completamente corto. Cuando se miró de nuevo al espejo apenas se reconoció a si misma.  Por su mente pasaron varios fragmentos de su vida, recordó el reflejo que veía cada vez que se miraba en el espejo cada vez que se iba a trabajar antes de que el mundo se acabara. Por primera vez echó de menos aquellos tiempos. ¿Tanto había cambiado su vida desde hacía casi un año? ¿Estaba perdiendo su identidad? ¿Dónde estaba esa chica que aparecía antes en el espejo?.
Luci dejó de pensar en todo aquello, eran recuerdos dolorosos. Poco después de cambio de ropa. Necesitaba ropa ligera. Una vez se hubo preparado, se preparó para salir, volveria con los demás, pero si se encontraba con Philip… tenía muy claro que acabaría con el.

No hay comentarios:

Publicar un comentario