Bienvenido

NOTA IMPORTANTE

Tras el ultimo capitulo de Necroworld (El 200). Este blog permanecerá abierto hasta un nuevo aviso. Cuando este aviso suceda, este blog publicará una entrada nueva donde aparecerá la nueva dirección al nuevo blog (Intentaré que os redireccione) Pasado un tiempo, este blog desaparecerá.
Ya podeis entrar en el siguiente blog, la historia se muda ahi.
juanmanuel-sagazombis.blogspot.com.es

Seguidores

viernes, 23 de marzo de 2012

Capitulo 144: Con el demonio dentro, part 1


La noche estaba llegando mientras Félix y Eva seguían por el interior del edificio. Sus pasillos se iban volviendo más oscuros con el fin del día, lo que estaba obligando a los dos a encender las linternas. Afortunadamente no parecía que en aquellos pisos hubiera infectados, aun así, la sensación de intranquilidad no desaparecía. Allí había algo que no marchaba muy bien, las huellas del perro eran solo un aliciente a la sensación de agobio que sentía Eva en esos momentos.
-Algo no va bien aquí. No se, me siento observada…-
-Ya…yo también noto como si alguien nos observara- respondió Félix.
En ese mismo instante vieron como una silueta pasaba por el final del pasillo, esta se movía demasiado rápido para ser un infectado. Cuando Eva lo vio dio un salto.
-¿Has visto eso?-
-¿El que? no vi nada- dijo Félix apuntando al frente.
De nuevo la silueta pasó por allí, esta vez, Félix si la vio. Trató de gritar, pero eso no era buena idea, así que se quedó callado, solo alcanzó a decir algo por lo bajo.-Ahora si lo vi, parecía una silueta humana-
-¿Podría ser un infectado?-preguntó Eva.
-No tengo ni idea-
De nuevo la silueta volvió a cruzarse, esta vez acompañada de una risa escalofriante. Una risa que heló la sangre de Eva y Félix. En ese momento escucharon lo que parecía el sonido de unas campanillas, estas se estaban acercando y a veces se paraban.
-Si fuera un podrido iría recto hacia nosotros. Mas bien parece que estén jugando con nosotros, me da la impresión que hay mas de uno. Escucha, dispara contra lo primero que veas, no te pares ante nada- dijo Félix.
-¿La táctica de disparar y preguntar después?- preguntó Eva con cierta ironía.
-Correcto-
En ese momento escucharon una nueva carcajada. No había duda, pertenecía a una persona viva, allí había alguien mas. Alguien que estaba jugando con ellos y que poco a poco se iba acercando.
-Sea quien sea, vendrá por uno de los pasillos, lo tendremos a tiro- dijo Félix apuntando a ambos lados mientras le indicaba a Eva.
De repente una silueta se lanzó contra ellos por el pasillo, del mismo donde habían visto anteriormente la silueta. Eva lanzó un grito y apretó el gatillo descargando una ráfaga. La silueta salió despedida hacia atrás y rodó por el suelo, en ese momento se dieron cuenta de que se trataba de un maniquí atado a una silla.
-¿Pero que coño?-preguntó Félix.
-Esto ha sido premeditado. Aquí hay alguien que esta jugando con nosotros-
De pronto Félix fue sorprendido desde arriba cuando una cuerda se enrosco en su cuello y fue levantado en vilo, se llevó las manos al cuello y soltó el arma. Eva miró hacia arriba y vio como alguien los observaba desde el tubo de ventilación, ella abrió fuego y llenó de agujeros el tubo. Con el tiroteo, fuese quien fuese el que había atacado a Félix lo dejo caer y comenzó a arrastrarse por el tubo de ventilación alejándose.
Cuando Félix cayó al suelo comenzó a toser -¿Qué me ha atacado?-
-Solo lo vi con los fogonazos, pero me pareció una persona viva- contestó Eva ayudándolo a levantarse.
-¿Y no lo has matado?- preguntó Félix.
-Juraría que le di de lleno-
-Si le hubieses dado habría sangre, pero no hay nada. Encontremos el puto material quirúrgico y salgamos de aquí cuanto antes, este lugar me da escalofríos. Aun nos queda un piso más-
-Entonces subamos de una puñetera vez-
Ambos comenzaron a subir las escaleras que los llevaban al último piso. Al lugar donde supuestamente estaban los quirófanos. El mismo lugar donde seguramente lobotomizaban a los pacientes o incluso en algunos lugares, torturaban a los pacientes del lugar. Mientras avanzaban seguían sintiéndose observados, no estaban solos en el sanatorio y aquellos que los vigilaban eran mucho peores que los infectados que los esperaban en el exterior.
********
Manuel llegó a las puertas principales de Port Aventura. La visión que allí le esperaba no se la esperaba para nada. Algo había pasado durante su ausencia. Aquello estaba lleno de caminantes, lo peor era que conocía a muchos de ellos, todos eran habitantes de su comunidad. Manuel no se explicaba que demonios había pasado allí, pero sobretodo, los forasteros no estaban, habían desaparecido, y se jugaba lo que fuese que aquello era obra suya. Entre esos caminantes divisó la figura familiar de Úrsula, aunque estaba destrozada aun era reconocible. Manuel apretó los puños con fuerza y volvió a su vehículo, el mismo Ume que había robado a aquel grupo relacionado con los que habían atrapado días antes, volvería y los mataría a todos, seria una venganza justa, ojo por ojo. En la mente de Manuel pasaban los rostros de todos ellos como si fueran diapositivas, con cada nuevo rostro lanzaba una maldición.
Cuando se subió al Ume piso el acelerador y comenzó a volver por el camino que había vuelto, aun tenían que estar en el camino, tenían una herida y eso los retrasaría, nada mas los encontrase acabaría con ellos y disfrutaría con ello, sus amigos habían cavado sus tumbas bien hondo.
Mientras conducía pensó en Fidel, seguramente el también estaba muerto. Un niño no podría sobrevivir a eso  aunque hubiese sobrevivido cuando lo dejaron para que el grupo lo encontrara, aquello era totalmente distinto.
-Lo pagarán, juro por dios que lo pagarán-
*********
Álvaro obligó a Lidia a detenerse cuando estaban bien lejos de Alcoy. Se habían alejado lo suficiente para que ninguno los siguiera. Álvaro sabía que se estarían movilizando para seguirles y ellos buscarían el furgón que se habían llevado, era el momento de cambiar de vehículo.
-¿Por qué no acabas con esto ya de una vez por todas?-preguntó Lidia mirando a Álvaro, el cual seguía apuntándole con el arma.
-Aun me duele la herida de bala que tus amiguitos tuvieron el detalle de meterme en el hombro. No tuvieron ni la molestia de curármelo como dios manda y creo que no tiene buena pinta. Te necesito a ti para que conduzcas y necesito a la niña para obligarte a ello. Sois como mi seguro de vida-
-No pienso conducir más- respondió Lidia.
En ese momento Álvaro la agarró por el cuello y con la pistola apuntó a Vicky directamente.- Si no conduces y haces lo que te digo, me cargare a la cría. Te obligare a verlo-
-Mamiii- sollozó la pequeña mientras con las manos se cubría el rostro como para protegerse.
-Se justamente donde debo disparar para que la muerte no sea enseguida y sufra. ¿Qué te parece si empiezo por volarle una de las manos? ¿Quieres eso? ¡¡¡Contesta zorra!!!-
Lidia negó con la cabeza y balbuceó algo que Álvaro no entendió, entonces este le obligo a repetirlo.
-Esta bien…lo hare… pero no hagas daño a mi hija-
-Aléjame de aquí y luego dejare que os vayáis intactas- Álvaro volvió a apuntar a Lidia a la cabeza- Cambiaremos de vehículo, así que hasta que encontremos uno iremos a pie, tu me cubrirás y si intentas algo mataré a tu querida hija. ¿De acuerdo?-
Lidia no tuvo más remedio que asentir a todo lo que aquel asesino le decía. Lidia sabía muy bien con quien estaba tratando, el mismo que había matado a su propio hermano, el mismo que mató a varios en la prisión y que casi la mata a ella y a Eva en las alcantarillas con la explosión. No podía confiar en un tipo como el, pero la situación no le daba muchas opciones, mientras las necesitase no las mataría y eso, quizás, Lidia podría utilizarlo a su favor, solo debía esperar el momento oportuno.
******
En la cárcel se habían comenzado a movilizar tras lo ocurrido con Álvaro en su huida. Era Toni quien estaba organizando a la gente para salir en su persecución. No podía permitir que aquel tipo se saliese con la suya, no quería ni imaginarse que podría hacer ese tipo con Lidia y la niña.
-¿Qué coño estas haciendo?- preguntó Gorka a sus espaldas.
-Voy a salir detrás de ese cabrón. Necesitare ayuda, la ayuda de todos los que pueda- contestó Toni sin volverse hacia el.
-No puedes irte, el grupo esta demasiado disperso. Si te vas… eres una persona de menos con la que contar en caso de ataque-dijo Gorka acercándose.
-No intentes detenerme- respondió Toni.
-No te vayas. No te lo volveré a repetir-
-No intentes decirme que me quede. No pienso dejar a una mujer y a una niña a su suerte.- dijo Toni cargando una de las armas.
-Puede que a estas horas estén ya muertas. Álvaro es un maldito asesino-
En ese momento Toni salió de la armería y se encontró con Sandra.- Dame un arma, yo iré contigo, parte de la culpa de lo de Vicky la tengo yo, si no la hubiese perdido de vista… nada de esto habría pasado-
-¡No!, tu no- respondió Toni con una negativa.-No estas para acompañar a nadie, has pasado por una situación muy traumática. Será mejor que te quedes aquí-
-Tu también. No tienes ni idea de donde se han ido, y ya te llevan un rato de ventaja. Jamás los encontraras-
-Me dejare la piel aunque sea y aunque tenga que ir yo solo-
Toni tenía decidido salir en busca de Lidia y la pequeña, no sabía donde podrían estar, no sabía si estarían vivas, pero tenía que intentarlo.
-Iré contigo aunque no quieras- dijo Sandra saliendo detrás de Toni.
-Y yo no te lo permito- Toni se paró de repente delante de ella – No puedo proteger tu culo también. Ya me cuesta proteger el mío-
-Hay una manera de pasar entre ellos-
Toni se giró hacia ella.-¿A que te refieres con pasar entre ellos?, eso suena a caminar de la manita con ellos-
-Suena justo como debe sonar, conozco una manera de pasar junto a ellos sin ser vistos- respondió Sandra.- Cuando Zulema murió, el olor a muerto me ayudó a no ser vista. Tenía uno justo enfrente y era como si no me viera… era por el olor, hice una prueba y funciona-
-Eso no puede ser- respondió Toni.-Cuando te ven…-
-No nos verán si olemos como ellos- interrumpió Sandra.
Toni resopló y miró hacia el exterior de la prisión.-Esta bien, esperemos que tengas razón, prepárate bien, salimos en diez minutos… y no quiero tener que estar todo el rato cuidando de ti-
-Se cuidarme sola- replicó Sandra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario