Bienvenido

NOTA IMPORTANTE

Tras el ultimo capitulo de Necroworld (El 200). Este blog permanecerá abierto hasta un nuevo aviso. Cuando este aviso suceda, este blog publicará una entrada nueva donde aparecerá la nueva dirección al nuevo blog (Intentaré que os redireccione) Pasado un tiempo, este blog desaparecerá.
Ya podeis entrar en el siguiente blog, la historia se muda ahi.
juanmanuel-sagazombis.blogspot.com.es

Seguidores

viernes, 16 de marzo de 2012

Capitulo 143: Doctor, part 3


La pequeña Vicky entró en la sala de guardas. Lidia estaba allí leyendo un libro cuando la vio entrar, esta le sonrió y la pequeña le devolvió la sonrisa.
-¿Qué haces aquí? Pensé que estabas fuera jugando con Yako-
Vicky se limitó a sonreír mientras pensaba como podía darle esquinazo a su madre adoptiva. No podía revelar la existencia del conejo o podrían comérselo. Vicky corrió hacia Lidia y la abrazó.
-Ten cuidado, aun estoy malita- dijo Lidia con una sonrisa.
-¿Ya puedes caminar?-preguntó la pequeña.
Lidia asintió con una sonrisa. La verdad era que había hecho grandes progresos desde que salió del coma, sus heridas se estaban curando y todo marchaba muy bien.
-Dentro de poco podremos pasear juntas por el patio-
-¿Cuándo volverá papa?-preguntó en ese momento la pequeña.
Lidia no supo que contestar, realmente no tenía ni idea de cuando volvería. Llevaban fuera demasiados días y aunque no lo decían, algunos comenzaban a pensar en que no volverían.
Gorka entró en la sala de guardas seguido por Toni, Gálvez y Dennis, al parecer ya habían terminado con su trabajo. Gorka se acercó a un armario y comenzó a sacar unos fusiles que habían guardado allí.
-¿Ya habéis acabado?-preguntó Lidia
-Si. Lo que hemos pensado es en trasladar a los heridos al internado, es decir a ti y a Narciso, allí estaréis mas seguros…y algunas chicas están apunto de parir, necesitaran asistencia medica- explicó Gorka mirando a Lidia.
Lidia miró a Vicky y seguidamente miró a sus compañeros.-La pequeña también, le vendrá bien relacionarse con otros niños.-
-Si bueno, no teníamos pensado que os separarais. Ella ira con vosotros, también Almudena ira en la ambulancia-
Vicky se zafó en ese momento y sin que nadie la viera, logró coger las llaves y salió por la puerta.

Álvaro empezaba a impacientarse. La maldita cría tardaba demasiado. Estaba tan nervioso que estaba apretando el conejo con fuerza. De pronto, cuando ya sentía ganas de arrancarle la cabeza al conejo, escuchó el ruido del manojo de llaves. Cuando vio a la niña, sonrió.
-Rápido. Dámelas-
La niña negó con la cabeza.-¿Y mi conejo?-
-Te lo daré cuando salga de aquí, pero tengo que salir ahora mismo-
La niña dudó unos segundos y lanzó el manojo de llaves al interior de la celda. Álvaro se lanzó rápidamente sobre el y lo cogió. Rápidamente comenzó a probar una a una las llaves en el cerrojo hasta que dio con la llave. Cuando abrió la puerta, la niña esperaba que le diera el conejo, pero en vez de eso la agarró y la levantó en vilo mientras le tapaba la boca.
-No grites-
Álvaro comenzó a mirar a su alrededor. Tenía que salir de allí, desde la ventana había visto que estaban preparando la ambulancia, esa seria su ruta de escape, y la niña era su salvoconducto, aunque necesitaba primero un arma, mientras tanto, ajeno a todo eso, el conejo echaba a correr y se perdía por los pasillos del pabellón.
********
Félix no dejaba de mirar a aquel tipo que había cogido a Cayetano de rehén, tampoco perdía de vista el cuerpo de Estefanía, el cual debajo estaba formándose un charco de sangre, no sabía si estaba viva o muerta, aunque seria lo segundo con toda seguridad.
-¿Dónde esta vuestro vehículo?- preguntó el doctor.
Eva que apenas podía contenerse de la rabia, le señaló la dirección por la que habían venido, se maldecía a si misma por no poder hacer nada. ¿Cómo era posible que tres personas armadas no pudieran hacer nada contra un hombre? Solo llevaba un rehén, desde un buen ángulo podrían abatirlo sin hacer daño al muchacho, sin embargo, aquel tipo los tenía donde quería.

Manuel comenzó a alejarse de allí mientras apuntaba al muchacho a la cabeza. Se había torcido el asunto y no había podido conseguir lo que realmente quería, y eso le daba rabia. Se estaba alejando de los tres tiradores de espaldas sin quitarles ojo de encima, sabía que mientras tuviera en sus manos al chico no dispararían. Cuando llegaron al Ume, Manuel empujó al chico a un lado y de un salto se metió en el Ume, pisó el acelerador y se marchó de allí.

Cayetano se incorporo cuando el Ume estaba lejos de el. Seguidamente corrió de nuevo junto a los demás, los cuales, estaban sobre el cuerpo de Estefanía. Natacha estaba sobre ella intentando reanimarla, le bombeaba el pecho y le estaba haciendo el boca a boca.
-¿Cómo esta?- preguntó Cayetano.
-Esta muy mal. Vive a duras penas, se esta muriendo. La bala se a alojado en un pulmón, se le están encharcando…¡maldita sea!, necesitamos material quirúrgico de forma inmediata o no durara mucho-dijo Natacha mientras hacia la rcp.
-¿Material quirúrgico?, de eso no tenemos. Estamos en medio del campo y …-
-¡¡¡Cállate cojones!!!- le respondió Natacha.
La vida de Estefanía se estaba escapando poco a poco y Eva no podía dejarla morir, cogió su mochila y de ella sacó un mapa.
-¿Qué haces?- preguntó Félix.
-Trato de encontrar un hospital o algo. Tiene que haber algo cerca- decía Eva mientras rebuscaba.- Alguien los marcó por si lo necesitábamos-
-Creo que fue Gorka- dijo Félix.
-Aquí tenemos uno- dijo Eva señalando un punto rojo.
Félix se quedo mirando el nombre que había en el punto rojo y se quedó mirando a Eva.-Eso es un sanatorio, una jodida casa de locos-
-Pero nos servirá. Es lo que tenemos mas cerca, a unos diez quilómetros en esa dirección- dijo Eva señalando.
-¿Diez quilómetros?- preguntó Cayetano perplejo- Eso es mucho, no sobreviviría al traslado-
-No podemos moverla de aquí- añadió Natacha.
Eva tenía que tomar una decisión. Podrían ir hasta el sanatorio y coger allí lo que necesitaban, pero tendrían que sortear varios peligros, el tiempo iba en su contra y tardarían mucho en ir y volver, ya no disponían de vehículo y aunque lograsen volver, quizás no podrían salvarla. Sin embargo no podían dejar morir a la chica allí.
-Nos marchamos Félix y yo hacia el sanatorio. Tenéis que mantenerla todo lo que podáis hasta que volvamos- pidió Eva.
-Pero aquí estamos a merced de los caminantes y…- Eva le asestó una bofetada a Cayetano para que se callara.-Podemos quedarnos aquí perdiendo el tiempo hablando o actuar, pero yo no pienso quedarme aquí-
-Id con cuidado, yo hare todo lo que pueda- respondió Natacha.
Eva y Félix se miraron y emprendieron el camino hacia el sanatorio. Esperaban llegar a tiempo y que nada les complicara las cosas.
*********
Álvaro tenía un rehén y lo iba a usar, pero antes necesitaba un arma. Avanzó con la niña en brazos hasta la sala de las armas, palpó el cerrojo y vio que estaban las llaves puestas, había tenido suerte. Giró las llaves y abrió la puerta, se coló en el interior y cogió una pistola con el cargador lleno, era lo único que necesitaba.
Después de coger el arma se asomó poco a poco, tenía que vigilar que no hubiese nadie, desde allí escuchó las voces de los chicos, estos estaban en la sala de guardas todavía, así que fuera solo había chicas. No había apenas nadie que pudiera impedirle escapar.
Con la niña a cuestas logró salir al exterior y se acercó a la ambulancia. Iba a robarla. Se metió en el interior de la ambulancia y en ese momento uno de los cristales reventó mientras escuchaba el grito de una de las chicas.
-¡¡¡Vicky agáchate!!!-
Álvaro miró a quien le disparaba y vio que se trataba de la doctora, la misma que había salido con vida de las explosiones que el provocó, la misma que había salido del coma. Allí estaba aquella maldita disparándole. Una bala le pasó rozando la cabeza y el respondió con fuego. La doctora tomó cobertura, fue entonces cuando Álvaro vio que las demás chicas empezaban a acercarse atraídas por los disparos, era cuestión de tiempo que aparecieran los chicos también. Álvaro cogió a la niña del pelo y la obligó a gritar.
-¿Oyes eso zorra?, la voy a matar-
-Ni se te ocurra tocarla cabrón- respondió la doctora.
-Sal de ahí con las manos en alto antes de que acuda nadie más- ordenó Álvaro.

Lidia salió poco a poco de su cobertura y se plantó a la vista de aquel tipo, pudo ver como tenía a Vicky cogida del pelo. Lidia vio como los demás comenzaban a aparecer por allí, pero les hizo una señal para que no intervinieran. Álvaro también los vio.
-Si quieres irte nadie te lo impedirá, pero suelta a la niña. No la necesitas-
-Si que la necesito, ella es mi billete de salida de aquí, mientras la tenga yo, nadie disparara-
-Me cambio por ella, un rehén da igual que otro. Yo me iré contigo, pero deja a la niña-pidió Lidia.
-Hagámoslo así. Sube aquí y conduce, cuando estemos lejos de aquí os dejare ir. De ti dependerá que no os deje ir con un tiro en la cabeza-
-Esta bien- Lidia miró a sus compañeros- Haced lo que dice, no os acerquéis, yo me ocupo-
Lidia caminó hasta la ambulancia y entró en la cabina. Nada mas sentarse al volante se encontró con el cañón de un arma en su cabeza. Luego pisó el acelerador mientras le abrían la puerta principal. Poco a poco, se fueron alejando de la prisión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario