Bienvenido

NOTA IMPORTANTE

Tras el ultimo capitulo de Necroworld (El 200). Este blog permanecerá abierto hasta un nuevo aviso. Cuando este aviso suceda, este blog publicará una entrada nueva donde aparecerá la nueva dirección al nuevo blog (Intentaré que os redireccione) Pasado un tiempo, este blog desaparecerá.
Ya podeis entrar en el siguiente blog, la historia se muda ahi.
juanmanuel-sagazombis.blogspot.com.es

Seguidores

viernes, 9 de marzo de 2012

Capitulo 142: La fuga, part 3


Después de disparar a Fidel volví a meterme en el agua. No podía dejar de derramar lágrimas por lo que acababa de hacer. No recordaba haber disparado antes a un niño No Muerto o no quería recordarlo, pero ahora había disparado a la cabeza a un niño que aun estaba vivo. Llegué hasta donde pretendía ir. Durante el trayecto había tomado la decisión, no podría salvar a los bebes, fuera de allí no tendrían posibilidades, pero las chicas aun tenían una posibilidad. Cuando salí del agua escuché una explosión y el corazón se me encogió cuando supe de donde venía esa explosión. Corrí hacia allí y vi el lugar donde estaban los bebes ardiendo.
Grité a pleno pulmón. En ese momento escuché un CLICK a mi espalda y cuando me di la vuelta vi a Úrsula, esta me estaba apuntando con un arma
-¿Qué has hecho?- pregunté.
-Lo habéis estropeado todo, tú y los tuyos. Podríamos haber sido una pareja feliz con el niño que crece en mis entrañas…, pero la habéis jodido-
-Dispárame si quieres… me da igual- miré al lugar por donde había venido.- Justo hace un momento disparé a Fidel. Si, dispare a tu hermano, le habían mordido y lo tuve que hacer-
-¿A quien coño le importa ese pequeño monstruo?. Te hablo de nosotros, de nuestro futuro juntos con nuestro hijo-
Di unos pasos al frente y pasé de ella, luego me di la vuelta y la miré.- Nunca habría funcionado, yo soy géminis y tu una chiflada hija de la gran puta…ojala te pudras en el infierno-
Antes de comenzar a correr hacia donde estaban las chicas escuché como Úrsula me gritaba algo, pero no le hice ningún caso. No tardé mucho en llegar al convoy de caravanas donde estaban las chicas. Nada más llegar vi que había No Muertos comiéndose cadáveres de las chicas, una de ellas ya se había reanimado y corría hacia mí gritando y moviendo los brazos. No me lo pensé mucho y disparé. La cabeza de la chica estalló en pedazos cuando la bala le atravesó la cabeza. Algunos No Muertos se pusieron en pie y fijaron su atención en mí, no tardaron en comenzar a avanzar con los brazos extendidos mientras que las chicas recientemente asesinadas se ponían en pie y corrían hacia mí. Disparé a algunas y corrí hacia una de las caravanas, de un salto me colé en el interior y cerré la puerta. No tardaron en comenzar a aporrear la puerta, estaba atrapado. Puse un pequeño armario delante de la puerta para impedir su entrada. En ese momento escuché como alguien sollozaba a mi espalda, cuando me di la vuelta vi a una chica acurrucada en un rincón, la reconocí enseguida, era la misma chica que había estado con Abel.
-Escucha. ¿Te han mordido o algo?- dije acercándome a ella.
Esta al verme forcejeó y comenzó a darme golpes con las manos y los pies. Tuve que abofetearla para hacerla volver en si. -¿Te han mordido? Si o no-
La chica negó con la cabeza, no le habían mordido al parecer.
-Tenemos que salir de aquí antes de que tiren la puerta abajo- dije mirando a mi alrededor. Fue entonces cuando pensé en las caravanas, todas estaban alineadas de una forma que podríamos ir saltando sobre ellas. Le expliqué a la chica lo que íbamos a hacer y ella negó con la cabeza y repetía una y otra vez que no podía.
-Escúchame maldita sea- le sujeté la cara para que me mirara- Fuera hay muchos infectados y están aporreando la puerta. Los oyes ¿verdad?- dije señalando a la puerta- Acabaran entrando y nos harán pedazos, levántate-
La chica se puso de pie y ambos nos metimos en el baño, allí tendría que haber una ventanilla que nos permitiera deslizarnos al exterior. Allí estaba la ventanilla, justo como había previsto, primero ayudé a subir a la chica y luego me deslicé yo detrás de ella a la vez que escuchaba como la puerta de la caravana finalmente cedía. Cuando estuvimos los dos sobre la caravana escuché un disparo. Todo fue muy rápido, la chica cayó sobre el techo de la caravana. Escuché un segundo disparo y yo me tuve que tirar al suelo para esquivar las balas. Pude ver entonces a Úrsula disparando contra la caravana intentando darme caza, parecía no darse cuenta que así atraería la atención de todos los No Muertos de allí. Miré a la chica y vi que tenía los ojos abiertos, estaba muerta.

Úrsula seguía disparando, quería acabar con aquel chico. No podría dejar que saliera de allí con vida. Tras haber matado a esa chica, la cual no recordaba su nombre. Nada le importaba ya, solo ese chico, el padre del niño que crecía en sus entrañas. Acabaría con el costase lo que costase. No le importaba atraer a los caminantes, definitivamente todo se había ido al infierno. Corrió para subirse a un sitio alto para estar fuera del alcance de los caminantes y así tener mejor ángulo de tiro. Se subió a un camión de helados abandonado cuando estuvieron apunto de alcanzarla y desde allí divisó al chico tumbado boca abajo sobre la caravana junto al cuerpo de aquella chica. Lo tenía a tiro.

Úrsula me disparó varias veces más hasta que ya no disparó más. Había efectuado unas trece veces más. Seguramente había agotado el cargador.
-Tendrías que haber guardado la ultima bala para ti Úrsula. No saldrás viva de aquí y yo aun tengo una oportunidad- dije sin abandonar mi cobertura, no me fiaba, podría estar esperando a que asomara la cabeza.
En ese momento escuché la carcajada histérica de Úrsula. Seguramente había perdido el juicio a causa de darlo todo por perdido. Alcé un poco la cabeza y allí vi a Úrsula sentada sobre el camión de los helados mientras una horda de No Muertos lo zarandeaba de un lado a otro, acabarían tumbándolo y Úrsula moriría sin remedio.
Me puse de pie y la miré allí sentada. Me estaba mirando con los ojos bañados en lágrimas. Aunque no hablaba me di cuenta de que aquellos ojos estaban pidiendo ayuda.
-No puedo ayudarte- le dije elevando la voz.
Me di la vuelta y comencé a saltar de caravana en caravana, mientras saltaba escuché los gritos de Úrsula, seguramente había saltado sobre la horda y la estaban devorando. Pronto sus gritos cesaron.
********
El camión conducido por Luci se había situado en el punto de encuentro. Hacía rato que los gritos de la gente habían cesado y ya solo se escuchaba a los No Muertos. Aun no habían llegado a aquella zona del parque.
-¿Dónde cojones esta ese?-preguntó Philip.
-Juanma dijo que volvería y yo le creo- respondió Luci.
Cesar y David fueron hacia la parte trasera del camión y comenzaron a equiparse con las armas que habían conseguido. No podían esperar.
-¿Qué pretendéis hacer?- preguntó Iván.
-Ir a por Juanma. Esta tardando demasiado- contestó David.
-Voy con vosotros- respondió Iván.-No me gusta quedarme de brazos cruzados mientras otros arriesgan el culo-
Iván, David y Cesar se prepararon para adentrarse de nuevo en el fregado. Iban a necesitar de todas sus habilidades para salir de allí de una pieza.
-Id con cuidado. Ahí hay mucho más que podridos, será una batalla a tres bandas- dijo Andrea
-Ya sabes que hemos salido de situaciones iguales o mas jodidas que esta, vosotros salid del complejo y esperadnos a un kilometro de aquí. Llegaremos tan deprisa como nos sea posible- dijo David parándose delante de Andrea y besándola.- Venga, iros ya-

No hay comentarios:

Publicar un comentario