Bienvenido

NOTA IMPORTANTE

Tras el ultimo capitulo de Necroworld (El 200). Este blog permanecerá abierto hasta un nuevo aviso. Cuando este aviso suceda, este blog publicará una entrada nueva donde aparecerá la nueva dirección al nuevo blog (Intentaré que os redireccione) Pasado un tiempo, este blog desaparecerá.
Ya podeis entrar en el siguiente blog, la historia se muda ahi.
juanmanuel-sagazombis.blogspot.com.es

Seguidores

viernes, 9 de marzo de 2012

Capitulo 142: La fuga, part 2


Luci era quien nos estaba guiando a través de toda la muchedumbre. De vez en cuando ella y Andrea eran quienes nos cubrían. De vez en cuando un No Muerto rezagado salía corriendo en nuestra dirección, pero era rápidamente abatido. En ese momento me pare en seco.
-¿Qué haces?- preguntó Luci.
-Hay una sala llena de bebes…y las chicas…-
Luci me miró. No aprobaba mi modo de pensar, pero algo dentro de ella entendía lo que sentía en ese momento, se acercó a mi y me tendió el rifle que le había arrebatado al guarda.
-Le quedan unas veinte balas en el cargador aprovéchalas. Tienes media hora, reúnete con nosotras en la zona mediterránea cuando acabes lo que dios quiera que quieres hacer-
Tristán me miró y entonces le devolví la mirada.-Cuida de ellas-
Tristán asintió y el se alejó con las chicas mientras yo me alejaba en dirección a la sala de los bebes, sabía que allí cerca también estarían las chicas. Mientras corría hacia allí, no dejaba de pensar en como sacaría a todas las chicas de allí, eran demasiadas y los bebes también, iba a tener que tomar una decisión. Sabía que iba a tardar más de media hora.
*********
Iván y los demás se quedaron perplejos cuando del camión se asomó Ray. Estaba vivo y era el quien estaba armando todo el follón para sacarles de allí. –Vamos, subid. Los fuegos artificiales empezaran pronto. Los caminantes están entrando sin parar, pronto esto será un hervidero de podridos-
No se lo pensaron más. Todos subieron al remolque, iban cargados con las armas. Solo Cesar se subió a la cabina.-Tenemos que buscar a las chicas, están en algún lugar del complejo-
-¿Vanesa también?-preguntó Ray
Cesar asintió al tiempo que veía correr a la gente cruzándose delante del camión.-Busquémoslas y salgamos de aquí-
El camión comenzó a recorrer Port Aventura, no pasó mucho rato hasta que se encontraron con las chicas, estas iban acompañadas por un chico al que no habían visto antes.
-¿Quién coño es este?- preguntó Iván mirando a Tristán con desconfianza.
-Me llamo Tristán y….-
-No hay tiempo para presentaciones, salgamos de aquí perdiendo el culo pero ya- les interrumpió Luci.
Las chicas subieron al camión seguidas por Tristán, el cual se mantenía en silencio. Iván lo miraba con desconfianza, fue entonces cuando Iván miró a Luci.-¿Dónde coño esta Juanma?-
-Haciendo la buena obra del día- Luci hizo una pausa.- Ha ido a salvar a las chicas que tienen cautivas-
Iván chasqueó la lengua.-Jodido loco suicida…-
********
Había llegado hasta el rio ocultándome. El rio era la opción más rápida para desplazarme sin problema. Podría coger uno de los barcos y subir rio arriba, pero no sabía navegar y el barco era un trasporte demasiado lento, no pude evitar pensar en Jorge, si el no nos hubiese traicionado y estuviese ahí, quizás el barco me habría podido servir, pero Jorge no estaba y probablemente si lo viera tendría que dispararle. Tendría que ir nadando. Las aguas del rio eran tremendamente negras y era incapaz de calcular su profundidad, perfectamente podría haber un No Muerto a mas, estos podrían agarrarme y arrastrarme al fondo. Sacudí la cabeza hacia un lado y a otro. Seguidamente me colgué el fusil a la espalda y me metí en el agua y comencé a nadar hacia donde estaba la zona de las chicas. Mientras braceaba pensaba en el doctor y en lo que haría si lo viese, aunque sabía que no estaba en el parque de atracciones. Mientras nadaba escuché un llanto junto a la orilla, era el de un niño. Un llanto así solo podía pertenecer a Fidel, entonces lo vi. Estaba agazapado detrás de un contenedor derribado y un No Muerto se balanceaba a unos cuatro metros de el, se paraba como escuchando los sollozos de la presa.
Me paré y tomé la decisión de nadar hacia la orilla, tenía que salvar a ese niño. El no era culpable de la locura de su padre. Cuando salí del agua apunté al No Muerto a la cabeza, disparé sin preocuparme si atraía a más No Muertos. Cuando la cabeza de aquel engendro estalló y el cuerpo se desplomó en el suelo me acerqué rápidamente a Fidel. Este al verme se abrazo a mí y comenzó a susurrarme algo.
-…erdon…edon…-
Me estaba pidiendo perdón. Su voz sonaba débil, se estaba disculpando por habernos metido allí inconscientemente, no sabía por todo lo que podría haber pasado ese niño antes de eso.

Fidel fue arropado por su padre en la cama. Después de que su padre le depositara un beso en la frente. Su padre contempló a su hijo tapado hasta la cabeza. Para su padre el era un prodigio, pese a sus deformidades era inteligente. Un C.I muy alto para un niño de su edad.
-Pa….no….ates…..as-
-Hijo mío. Tampoco es fácil para mi, pero debes comprender…y se que lo harás. Vivimos en un mundo que poco a poco esta pudriéndose. Los muertos caminan y los que quedan vivos solo son la sombra del ser humano, lo mas bajo y despreciable de la tierra. Son todos malos, no hay buena gente, somos solo nosotros-
-¿…omos….enos?-
-Si hijo lo somos. Somos el futuro. Yo solo hago daño a aquellos que hacen el mal. Simplemente sacamos lo bueno de ellos a través de sus hijos. ¿Me comprendes?-
Fidel asintió con la cabeza. Entendía lo que hacía su padre.
Unos días después Fidel se perdió y cuando conoció a aquella chica y a aquel chico que se presentó como Juanma se dio cuenta de que eran buenos. Ellos eran buenos, ellos le demostrarían a su padre que aun había gente buena en el mundo.

Lentamente aparté de mi a Fidel cuando noté algo húmedo y caliente sobre el cuello lo miré. Entonces rebusqué el origen de aquello en su brazo derecho. Allí estaba la herida sangrante, eran las marcas de un mordisco. Miré a Fidel a los ojos en ese momento y de alguna manera comprendió lo que ocurría, sabía lo que le iba a pasar.
-¿Cuándo?- pregunté refiriéndome al mordisco.
-…ae…u…ato-
Le habían mordido hacía un rato. No pude evitar que me cayeran algunas lágrimas, no podía dispararle allí a bocajarro para evitar que se convirtiera en uno de esos seres. Era solo un niño al fin y al cabo.
-Fidel…te han mordido. ¿Sabes lo que va a pasar?-
Fidel asintió y en ese momento sacó el bloc de dibujo. Sacó un lapicero y comenzó a escribir algo.
“Se lo que tienes que hacer. No tengas miedo y hazlo, si debo morir lo acepto. No quiero ser un caminante, mi padre no es bueno y nunca lo será. El esta equivocado, tus amigos y tu sois buenos. Hazlo por favor”
Aquel niño me lo estaba pidiendo. Me pedía que lo matara. Después de pensármelo mucho y derramar lágrimas de impotencia apunté a su cabeza y apreté el gatillo.
******
Manuel Hidalgo se había alejado mucho de Tarragona. Necesitaba al menos dos chicas más del internado. Rey ya no estaba, pero aun así entraría en el internado y arrastraría tras el a varias chicas. Mientras conducía su vehículo hacia el internado vio un destello. En un principio pensó que eran alucinaciones, pero nuevamente aquel destello le llamó la atención. Manuel detuvo el vehículo y fue entonces cuando sacó sus gafas de visión nocturna, en ese momento descubrió seis siluetas. Al menos había cuatro chicas, desde allí se les veía que eran jóvenes. Quizás podría servirse de ellas en lugar de ir al internado. Tenía al menos que intentarlo. Dejó el vehículo abandonado allí y comenzó a caminar hacia aquel grupo, se presentaría como un pobre hombre desvalido y los convencería de que lo llevaran a Tarragona. Allí les atraparía.

Gloria se había separado unos metros del grupo que formaba con Estefanía, Cayetano y los otros tres, Cayetano había querido acompañarla, pero ella se había negado. Ella no quería estar allí, era demasiado peligroso estar a la intemperie cuando cualquier ser de esos podría acercarse por allí.
-No te alejes demasiado- le había dicho Félix.- Y no te separes de tu arma-
Gloria había usado un arma contadas veces. La última fue una ballesta con la que disparó a Juanma. Sabía que no había hecho bien, pero era eso o quedarse allí para siempre. Eso era algo que había ocultado a los demás. ¿Qué le harían si se enteraban de lo que había hecho?.
Mientras caminaba pisando las briznas de hierba del camino notó como si alguien la siguiera, por un momento pensó que era un infectado, pero no había olor a descomposición que lo identificara como tal. Tenía que ser alguien vivo. Sacó su arma y apuntó a la espesura negra como las fauces de un lobo. En ese momento notó una presencia detrás de ella, se giró rápidamente con intención de disparar, pero unas fuertes manos le arrebataron el arma y enseguida se cerraron alrededor de su cuello.
La vista de Gloria se comenzó a nublar, pero pudo ver a su agresor, era un hombre que conocía y el cual sonreía a medida que la asfixiaba. Lo último que Gloria escuchó antes de morir fue la voz de ese hombre diciéndole: No me vas a delatar.

Gloria tardaba demasiado en volver y Cayetano comenzaba a impacientarse. No debió dejar que se fuera sola. Tenía que haber insistido en acompañarla más.
-Gloria tarda mucho, tengo que ir a buscarla, podrían atacarla caminantes-
-Lleva un arma. Dijo que sabía usarla, si la atacasen escucharíamos los disparos. Además, uno de esos seres sería imposible que la sorprendiera. Primero notaria su olor y luego el arrastrar de pies y los gemidos. Esa es la ventaja que tenemos sobre ellos- respondió Félix.
-Tengo que ir a buscarla- dijo Cayetano tajantemente.
Félix chasqueó la lengua y miró a Natacha.-¿Puedes montar guardia tu?. Gloria se ha alejado y vamos a buscarla-
-Vale, pero andaros con ojo- contestó la muchacha francesa.
-Descuida. Enseguida estaremos aquí- Félix miró a Cayetano y le dio una palmada en la espalda.-Vamos-

No hay comentarios:

Publicar un comentario