Bienvenido

NOTA IMPORTANTE

Tras el ultimo capitulo de Necroworld (El 200). Este blog permanecerá abierto hasta un nuevo aviso. Cuando este aviso suceda, este blog publicará una entrada nueva donde aparecerá la nueva dirección al nuevo blog (Intentaré que os redireccione) Pasado un tiempo, este blog desaparecerá.
Ya podeis entrar en el siguiente blog, la historia se muda ahi.
juanmanuel-sagazombis.blogspot.com.es

Seguidores

viernes, 2 de marzo de 2012

Capitulo 141: Juegos macabros, part 3


El Ume conducido por Félix había salido ya de Alcoy. Tardarían cerca de 6 horas en llegar a Tarragona, lo que en condiciones normales serían unas casi tres horas. Había demasiados atascos y no querían atraer la atención mas de lo necesario. Los No Muertos les superaban en número. Aunque el Ume era un vehículo pesado, si se cruzaban con un rebaño tendrían serios aprietos, el vehículo no podría avanzar y si encima se quedaban parados y los hacían volcar se acabó.
-¿Qué haremos una vez lleguemos allí?-preguntó Natacha.- Según Gloria hay chicas adolescentes embarazadas y varios bebes recién nacidos. No podremos entrar a lo loco. Podríamos herir a gente inocente-
Eva se quedó pensativa. No había pensado aun en eso. Se llamó de todo a si misma por no haber pensado antes en ello.- Realmente… tampoco podremos hacer nada si no entramos a saco y disparamos a lo loco. Ellos trataran de defenderse y un plan mal planificado podría hacernos perder-
-Dinos Gloria. Tú has estado allí ya. Explícanos como es el complejo- pidió Félix sin mirarla fijamente, simplemente sus miradas se encontraron a través del retrovisor.
-Port Aventura es un complejo grande y hay muchos caminantes rodeando el lugar, pero hay una parte por donde no se han apiñado caminantes, es por allí por donde entran y salen los vehículos. Hay muchos guardas armados, tenemos la ventaja de que son hombres pasados los cincuenta. Las chicas normalmente viven en caravanas, están encerradas de noche. No quieren que escapen…aunque pensándolo bien no podrían ir muy lejos con la marea de caminantes que los esperan fuera…-
-¿En que zona de Port Aventura están las caravanas?-preguntó Eva.
-La parte esa que representa el Oeste- respondió Gloria.
-O sea. Donde esta la montaña rusa llamada Estampida- terminó de decir Félix.
-Así es- dijo Gloria.
-¿Dónde esta la entrada a la que te refieres?-preguntó Félix.
-En la zona que representa China.- contestó Gloria.
- Entonces entraremos por allí y acabaremos con los guardias. No queremos que las chicas salgan heridas, pero tampoco nos las podremos llevar- explicó Eva.-Así que entraremos tal como dije. Lo malo viene ahora. Me refiero al fuego cruzado en el que nos veremos metidos. Cuando eso pase, es muy probable que usen a las chicas como escudos humanos. Eso nos complicará las cosas, por no hablar de que si no lo hacemos por la fuerza no podremos entrar. El ruido de la escaramuza atraerá a los podridos hacia nosotros. Lo que significa que aquello no tardara en convertirse en una guerra a tres bandas. Nosotros, los podridos y los caníbales. Las bajas van a ser tremendas-
Las palabras de Eva hicieron que los tres adolescentes que les acompañaban se estremecieran de puro terror. Aquello iba en serio, se iban a meter en una guerra de bandos con los No Muertos como tercer grupo en discordia. Gloria comenzó a sollozar y Natacha le ordenó que se callara.- No es tiempo para llorar. En este mundo que nos esta tocando vivir no hay tiempo para el lamento. Madura de una jodida vez, así que no quiero escucharte llorar. Crece de una vez-
Félix que seguía conduciendo se miró el reloj y vio que les quedaban pocas horas de luz y que tendrían que acampar en algún lado. No podían seguir de noche, aunque eso significara retrasarse en el viaje. Cuando lo anunció, se encontró con la mirada de Eva. El sabía que se iba a negar, pero debía comprender que seguir con un vehículo tan grande, con el sonido del motor y las luces, llamarían demasiado la atención.
-Escucha. Seguiremos mañana, además, piénsalo de esta manera, ellos son tíos con recursos. Saben cuidar de ellos mismos- dijo Félix.
*******
La noche había llegado y Sandra estaba tumbada en una de las camillas de la enfermería. Nuria la estaba inspeccionando nuevamente. Se había quedado mas tranquila después de que Nuria le dijera que estaba bien y que aquel tipo no había hecho nada con ella mientras dormía. El test de embarazo también había dado negativo.
-Puedes estar tranquila. No te tocó- dijo Nuria.
-No te puedes ni imaginar lo mal que lo pasé. Tenía miedo que ese viejo loco me hubiese violado mientras estaba sedada- explicó Sandra.
-¿Por qué no se lo has contado a todos lo que te pasó?. Seria una buena manera de quitarte de encima ese peso-
-Cuando Juanma vuelva le contaré lo que hizo Paco por mi. Era su amigo y compañero. Va ha querer saberlo- dijo Sandra con lagrimas en los ojos.
-Ya esta bastante mal el mundo con esos seres como para que los supervivientes anden matándose los unos a los otros. Hemos llegado a un punto sin retorno-dijo Nuria.
Sandra se puso de pie y se terminó de vestir, luego se sentó en la camilla. – No se como acabaremos. Cuando me fui con Zulema creí que conseguiríamos encontrar a su madre, pero la cosa se puso muy fea. Y cuando vuelvo después de pasar un infierno veo que somos muchos menos, la gente muere y no puedo evitar pensar y preguntarme…¿Cuándo me tocara a mi?-
-¿Por qué piensas eso?-preguntó Nuria sentándose a su lado.
-No es descabellado aunque lo parezca. Tampoco es que desee morir ni nada. Simplemente es que me aterra pensar que puedo morir en cualquier momento al igual que muchos de los que estábamos aquí-
-Nuestra hora llega cuando llega-respondió Nuria.- Yo últimamente también pienso en ello. Ya ha pasado casi un año desde que los muertos comenzaron a caminar y me sorprende seguir viva a estas horas. No tengo nada de especial-
-¿Quién lo tiene?- preguntó Sandra.- Nunca te he contado esto. Realmente nunca he hablado mucho contigo, pero cuando me encontraron en Cabañal ya me había resignado a morir-
-¿Fue cuando conociste a los demás?-preguntó Nuria.
-Si. Quizás, si hubiese pasado una semana mas sola yo misma me habría quitado la vida…pero aun hay veces que me pregunto porque no lo hice. Ya no nos queda nada de felicidad y todos acabaremos muertos tarde o temprano. Ya no se si seguir viva todavía es una suerte-
Cuando Nuria miró a Sandra a los ojos se dio cuenta del abatimiento que estos reflejaban. De la notable rendición de Sandra. Demasiados días sufriendo en la casa de un maniaco mientras en el exterior el apocalipsis arrasaba con todo. Fue en ese momento cuando Nuria pensó en cuando llegaría su hora.
********
Día 28 de Mayo de 2009
Día 350 del Apocalipsis.

Cesar y Abel ayudaron a Héctor a encaramarse hacia el ventanuco. Al ser el de menos tamaño del grupo, Héctor era el único que podía pasar por allí. Héctor se coló por el ventanuco y se dejo caer al exterior. Trató de no hacer ruido. A unos metros de allí junto a un contenedor a rebosar de basura había un hombre armado. Héctor se fue acercando lentamente con cautela, mientras avanzaba el olor a descomposición le llegó hasta las fosas nasales. Por un momento pensó que podría tratarse de un No Muerto, pero cuando ya estaba junto al contenedor vio porque olía así.  El contenedor estaba lleno de restos humanos que no se habían querido comer, había brazos y piernas y alguna que otra cabeza. El corazón le dio un vuelco cuando vio la cabeza de Hawkins, esta estaba en avanzada descomposición, pero sus facciones eran tan familiares que era imposible no saber que se trataba de Hawkins. El olor era nauseabundo, le costó mucho contener las arcadas, sobretodo cuando vio como aquel tipo se llevaba a la boca un trozo de carne cruda.
-Joder…- murmuró Héctor por lo bajo.
Tenía que ser rápido si quería desarmar a aquel tipo armado sin que nadie más lo viese. Con paso lento se situó detrás de el. Con un rápido movimiento lo agarró por el cuello y seguidamente se lo llevó detrás del contenedor donde golpeó su cabeza contra la pared. Fue tan rápido que al hombre ni siquiera le dio tiempo a emitir un solo grito. Seguidamente Héctor se armó con el fusil del hombre al que acababa de matar. Probablemente el hecho de haber matado a alguien así lo perseguiría bastante tiempo, pero en esos momentos no había tiempo para sentir remordimientos por lo que acababa de hacer. Nuevamente miró por encima del contenedor para ver si no había llamado la atención de nadie, a lo lejos vio a otros dos guardas. Estos estaban distraídos chuleándoles a unos No Muertos que se habían acercado a las vallas.
-Vamos. Seguid perdiendo el tiempo ahí mientras yo hago mi trabajo-
La noche se presentaba muy larga y tensa para Héctor. En ese momento escuchó como algunos gritaban. Estaban haciendo algo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario