Bienvenido

NOTA IMPORTANTE

Tras el ultimo capitulo de Necroworld (El 200). Este blog permanecerá abierto hasta un nuevo aviso. Cuando este aviso suceda, este blog publicará una entrada nueva donde aparecerá la nueva dirección al nuevo blog (Intentaré que os redireccione) Pasado un tiempo, este blog desaparecerá.
Ya podeis entrar en el siguiente blog, la historia se muda ahi.
juanmanuel-sagazombis.blogspot.com.es

Seguidores

viernes, 27 de enero de 2012

Capitulo 140 : Carne fresca , part 3

Ray caminó con cautela campo a través. Había visto varios caminantes que avanzaban en una dirección. Enseguida supo donde se dirigían, solo tenía que seguirles a una distancia prudencial. Mientras caminaba recordó cuando conoció a Vanesa. Sabía que había traicionado al amor de su vida y los acompañantes de esta, algo que no le sería fácil de perdonar. Aun así trataría por todos los medios de redimirse y corregir sus errores, empezando por salvarles a todos. Sabía muy bien la clase de peligro en la que estaban los demás, lo sabía perfectamente. Les extraerían primero semen para la fecundación de las chicas a largo plazo y también los obligarían a tener relaciones con las chicas de allí, luego vendría lo peor. Se los comerían. Las chicas seguirían vivas, solo que siendo utilizadas como vientres para traer nuevos niños al mundo. Ray supo todo aquello desde que llegó a aquel campamento, también sabía que tres de las chicas de allí esperaban un hijo suyo, no lo habían matado porque el decidió unirse a ellos y conseguir mas gente. Eso fue lo que le había salvado, pero ahora se habían deshecho de el, quizás lo habían dado por muerto, el usaría ese error para infiltrarse de nuevo y metérsela doblada al doctor.
La lluvia caía con fuerza sobre el mientras observaba al pequeño grupo de caminantes unos metros por delante. Conforme avanzaba, iba viendo las estructuras de las atracciones de “Port Aventura”. Era allí donde estaban. La gran cantidad de caminantes se lo revelaban, ahora el problema era como pasar sin ser visto por los caminantes y por los hombres del doctor. Una tarea difícil en realidad.
Con el lugar ya localizado, Ray se paró detrás de un vehículo abandonado, tan calcinado que era imposible saber que modelo era. No podía ver a nadie vigilando, lo único que veía era un mar de caminantes alzando los brazos y empujando las vallas. Se preguntó como demonios se las apañaban para entrar y salir de allí con semejante marea de carne putrefacta apiñándose allí. Quizás alguna salida secundaria y protegida. Pensó la estupidez de ponerse a contar los cadáveres reanimados, pero para contarlos todos se tiraría horas, se cansaría antes de llegar a mil y seguramente el numero se incrementaría mas mientras el perdía el tiempo contando a todos aquellos asquerosos. Debía haber millones…dios…era la primera vez que veía tantos juntos. La escena era sobrecogedora y los caminantes eran de lo más variados, tanto que hacían que los testículos de Ray se encogieran. Había niños, mujeres, hombres, ancianos, adolescentes, en estado casi intacto, mutilados, vestidos. Algunos eran completas masas deformes que distaban mucho de parecer un ser humano.
Ray pensó en rodear la zona para ver por donde podía entrar. Tenía que haber alguna manera, si ellos podían, el también tendría que poder.
*********
Me hicieron entrar por una gran puerta de metal. El interior de aquel lugar era oscuro y cuando la puerta se cerró detrás de mi. Comencé a temer que me hubiesen metido con varios no muertos en un sitio oscuro y cerrado. Sin embargo, allí no olía a muerto, en ese momento me llegó a los oídos el llanto de un bebe. De repente las luces se encendieron y me vi cegado por una enorme luz. Cuando recupere algo de visión vi varias hileras de incubadoras.
Un escalofrió me recorrió el cuerpo.-¿Qué es todo esto?-
-La sala de incubadoras. Aquí es donde cuidamos a los niños cuyas madres no sobreviven al parto. Aquí los alimentamos todo lo que podemos. Lo malo es que algunos no llegan a la semana de vida- dijo el doctor saliendo por una pasarela.
-¿Para que coño me muestra esto?-pregunté.
-Por que quiero que veas que soy amo y señor de sus vidas. Al igual que lo soy de las vidas de tus compañeros y de la tuya. Puedo mataros cuando me plazca. Veras, tenemos unos veinte niños aquí. Si uno muere nacerán tres mas- dijo el doctor sacando una pistola.
El doctor se acercó a una de las incubadoras y la abrió. Luego cogió al bebe en brazos y lo que hizo a continuación me helo la sangre. El doctor puso el cañón de la pistola en la cabeza de aquel bebe.
-No haga eso- suplique.
-No se porque extraño motivo mi hija se ha encaprichado de ti, pero bueno. Por última vez, necesitamos alguien joven para embarazar a las chicas en cualquier momento. Solo uno-
Aquel hombre seguía queriendo que me uniese a el. Alegaba que era por capricho de su hija, pero yo no podía ceder, si lo hacia condenaba a los míos a ser devorados por aquellos malditos, pero si no cedía aquel hombre dispararía contra un bebe indefenso. Supuse que se estaba tirando un farol, para el era demasiado importante todo el tema de los embarazos, pero tampoco quise arriesgarme, tenía en mi manos un puñado de vidas y la de un bebe, eligiera lo que eligiera condenaba a otro.
-Esta bien. Me uniré a vosotros, pero deja a ese bebe donde esta- dije mirándolo fijamente a los ojos.
-Sabia decisión. Sabía que no permitirías que matara a este niño-
El doctor dejó al bebe en la incubadora de nuevo y se acercó para estrecharme la mano.-No te preocupes, no mataremos a tus amigos todavía. Aun los mantendremos vivos un tiempo-
No le contesté, justamente en ese momento comencé a concebir un plan que llevaría a cabo esa misma noche, pasase lo que pásese. Esa misma noche zanjaría muchas cosas.
***********
La noche había caído en algún lugar entre Valencia y Madrid. Ni Hanzo ni Jorge sabían donde estaban exactamente, solo sabían que era una larga carretera que parecía no tener fin y el silencio era una garantía a la vez que perturbador. No hacia mucho que ambos habían recorrido aquel camino tratando de seguir el rastro del convoy dirigido por Roache, a esas alturas podrían estar ya en Madrid armándola.
-¿Qué haremos?-preguntó Jorge.
-Sera mejor que nos movamos antes de que nos encuentren los Yatsura-respondió Hanzo.
-No me acostumbro a esa palabra…”Yatsura”- repitió Jorge- Es rara de cojones. Por cierto, ¿que plan tienes si nos encontramos con Roache y los otros?…¿Y si nos encontramos con los del otro grupo. Esos si que podrían ser un maldito problema-
-¿Y tus amigos?, esos son otro problema- respondió Hanzo.
-Ellos no son así. No creo que me vayan a perseguir, aunque temo que me maten cuando me vean, eso si que me acojona- dijo Jorge.
-Acamparemos por aquí hoy-dijo Hanzo señalando unos asentamientos militares que se veían desde su posición.
-¿Otro control?. No se para que tantos si de todos modos se descontrolo. Me parece a mí que se las dieron de sobrados. ¿Nos repartiremos las guardias?-
-Son las diez de las noche. Cenaremos y yo me ocupare de la primera guardia hasta las tres y tú hasta la de las seis de la madrugada. Podremos descansar lo suficiente para seguir mañana-
-Como tú veas- respondió Jorge mirando a su compañero.
***********
Magda se había quedado sola en su celda. No dejaba de darle vueltas a la cabeza con todo el asunto de su hija. Ella había muerto y el mazazo al enterarse había sido brutal y había dejado un enorme vacío en su corazón, si su hija estaba muerta…¿Qué  necesidad tenía de vivir?. Magda salió de su celda y se dirigió a los baños de la prisión, se lavo varias veces la cara y se miró al espejo. No recordaba cuando fue la última vez que se había visto reflejada, tanto que la mujer del reflejo se le antojaba una completa desconocida. Estaba delgada y demacrada. El tiempo en aquel maldito campamento había transcurrido lentamente y la habían violado tantas veces que ya no quería ni verse en el espejo se sentía sucia y asqueada, hasta ahora no se había visto. La imagen era totalmente diferente. Volvió a llorar y decidió que ya tenía suficiente. Cogió su navaja y la deslizó por encima de las muñecas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario