Bienvenido

NOTA IMPORTANTE

Tras el ultimo capitulo de Necroworld (El 200). Este blog permanecerá abierto hasta un nuevo aviso. Cuando este aviso suceda, este blog publicará una entrada nueva donde aparecerá la nueva dirección al nuevo blog (Intentaré que os redireccione) Pasado un tiempo, este blog desaparecerá.
Ya podeis entrar en el siguiente blog, la historia se muda ahi.
juanmanuel-sagazombis.blogspot.com.es

Seguidores

viernes, 27 de enero de 2012

Capitulo 140: Carne fresca, part 2

Día 20 de Mayo de 2009.
Día 342 del Apocalipsis.
Tarragona.

Mi no había sido rotundo y me había negado a formar parte de semejante atrocidad. Justamente después me golpearon con algo contundente y yo perdí el conocimiento. Cuando lo recobré, me encontraba en una especie de laboratorio, estaba completamente desnudo, vi a mis compañeros también en otras camillas en mi mismo estado, estaban todos menos las chicas. La voz de Philip sonó a mi izquierda.
-Bienvenido al reino de los despiertos-
-¿Dónde estamos?-pregunté en voz baja.
-Nos están sacando esperma a todos. No se que cojones quieren hacer con ello-respondió el francés con una mueca de asco.
Enseguida me vino a la mente lo que me había mostrado Ray. Recordé los botecitos de semen que había en la nevera aquella. Realmente nos lo estaban sacando para inseminar a las chicas del campamento cuando ellos quisieran. Repoblar tal y como dijo el doctor, lo peor sería lo que nos pasaría después a nosotros, cuando no les sirviéramos para nada, era una situación difícil.
En ese momento apareció Úrsula con una bata de medico por allí. Llevaba una bandeja con material quirúrgico y avanzaba muy decidida hacia Hawkins que yacia en otro lado de la sala.

-¿Dónde vas con eso?-le preguntó uno de los hombres.
-El semen de ese de ahí es de mala calidad. No nos sirve- respondió Úrsula señalando a Hawkins.
-¿Vas a hacerlo aquí?, ¿no hay otro sitio?-preguntó el hombre aquel.
-Acabare enseguida-dijo Úrsula.
Úrsula se acercó a Hawkins y se quedó observándolo un rato, seguidamente sacó un rollo de cinta aislante y se lo puso en la boca ante la mirada de terror de Hawkins que trataba de zafarse de ella. Entonces comprendí lo que iba a pasar. Lo iba a hacer allí solo para que los demás lo viéramos, quería que viéramos lo que nos iba a pasar.
Cuando Úrsula acabó de amordazar a Hawkins sacó un bisturí y comenzó a pasarlo por el vientre de Hawkins. Fue en ese momento cuando Hawkins me miró con una mirada que jamás podre olvidar. Me miraba con una mirada que además de miedo expresaba odio, como si me estuviese culpando de aquella situación.
El corazón me dio un vuelco cuando vi que sin ningún tipo de escrúpulos, Úrsula, hundía el bisturí en el vientre de Hawkins. Este comenzó a moverse en la camilla de forma frenética mientras sus gritos sonaban aun con la cinta aislante en la boca. Estaba sufriendo lo indecible y nosotros estábamos siendo testigos. La cara de David expresaba que si se hubiese podido tapar los oídos en ese momento lo habría hecho.
-¡¡¡Soltadle!!!, déjale en paz pedazo de zorra- escuché decir a el grandullón de Abel desde una punta de la sala donde solo podía verle los pies.
Segui mirando a Hawkins impotente, llamé a Úrsula, pero esta solo me miraba y sonreía. Estaba disfrutando con el dolor de Hawkins y nuestras atónitas miradas.
Cuando el movimiento de Hawkins ceso, también lo hicieron sus gritos, quizás había muerto o entrado en shock. Fue entonces cuando vi como Úrsula introducía la mano dentro de Hawkins y seguidamente la alzaba con un trozo de intestinos en ella, seguidamente comenzó a sacarlos y a introducirlos en una especie de nevera portátil.
Un par de hombres más de acercaron a ella y observaron el cuerpo.
-¿Vas a extraerle todos los órganos?-
-Eso por el momento- dijo Úrsula. –¿Tenéis algún interés en algo en concreto?-
Uno de los hombres examino las pupilas y soltó una carcajada.-Me gustan sus ojos, los quiero para mi colección. No los tengo de este color-
-Yo quiero su cabellera- respondió el otro.- Nunca se sabe cuando se te caerá el pelo-
Aquello no parecía real, se estaban repartiendo a Hawkins como si fuera un mero botín. Aquello era una maldita locura. No tardé en ver como más órganos eran extraídos del cuerpo inerte de Hawkins. Era ya seguro que estaba muerto. Vi como sacaban su corazón y pulmones, lo estaban vaciando por dentro. Giré la cabeza para vomitar. El olor que nos llegaba era nauseabundo, quizás de alguna manera, mientras lo abrían en canal, Hawkins se había defecado encima. Cuando le quitaron todos los órganos y los dos tipos se llevaron sus respectivos trofeos, Úrsula se acercó a mí.
-Espero que no pienses que soy una sádica. Es necesario hacer eso si queremos comer-
-Que te follen- le respondí.
-No seas así. Te acostumbraras con el tiempo. Voy a tratar de que mi padre te perdone la vida a ti. No quiero que acabes igual que ese de ahí-dijo Úrsula señalando lo que quedaba del cuerpo de Hawkins.
-Prefiero morir a tener que quedarme aquí con una panda de putos lunáticos que se alimentan de carne humana. Y tu eres una puta sádica de mierda, me das asco- respondí.
En ese momento Úrsula se puso la mano en la barriga y sonrió.
-¿Cómo puedes decirles eso a la madre de tu hijo?-
-No digas estupideces, no puedes estar embarazada-
-Llámame lo que quieras, pero se que una vida concebida por nosotros dos crece en mis entrañas, y se que será un niño-
- Estas loca-respondí girando la cara para no verla.
En ese momento unos hombres armados entraron y se acercaron a las camillas donde estábamos amarrados y nos lanzaron unas ropas encima. Mientras que unos nos apuntaban, otros nos cogían para que no nos moviéramos. Nos vestimos y nos sacaron de allí bajo la lluvia. A mis compañeros se los llevaron por un camino diferente al mío, Úrsula caminaba unos pasos por delante de mí. No sabía donde me llevaban y estaba preocupado por los demás. No estaba seguro del destino que nos aguardaba.
********
Cuando Sandra despertó vio que se encontraba en la enfermería de la prisión. No recordaba como había llegado hasta allí, estuvo a punto de pellizcarse varias veces para comprobar de que aquello no era un sueño. Realmente estaba allí. Miró a su alrededor y vio a Lidia en una camilla al lado, también vio a Nuria clasificando unos medicamentos, cuando vio que Sandra estaba despierta le dedicó una sonrisa.
-Ya has despertado. Te he curado el pie, lo tenía bastante mal, pero ya esta mejor. Escucha, ahí fuera hay una mujer que dice que es madre de la chica que se fue contigo- dijo Nuria.
-¿De Zulema?-preguntó Sandra.
-Eso, Zulema. Quería hacerte unas preguntas-
En ese momento Sandra rompió a llorar. Recordó la muerte de Zulema, aunque parecía que había pasado hace ya muchísimo tiempo. Justo después le vino a la mente Paco. El había muerto hacía no mucho.
-La chica murió y también un chico que era de este grupo- dijo Sandra entre sollozos.
-No es necesario que hables con ella ahora si no te ves con fuerzas- dijo Lidia desde su camilla.
-Pero tengo que hacerlo- contestó Sandra.
Un rato mas tarde Sandra salió de la enfermería para ir a hablar con Magda. Llegó a su celda y vio a la mujer allí parada. ¿Cómo podría explicarle a una madre que había pasado por un calvario la muerte de su hija?.
-¿Puedo pasar?-preguntó Sandra.
Magda asintió con la cabeza y Sandra se sentó a su lado. No sabía muy bien que decirle, fue en ese momento cuando la voz de la mujer la sacó de sus pensamientos.
-Mi hija. Ha muerto, ¿verdad?-
Sandra rompió a llorar otra vez y asintió. No necesito decir más. Aquella mujer la abrazó y la apretó fuerte contra su pecho, Sandra se sentía culpable por la muerte de la joven, pero ella no lo había pasado mejor. Aun veía a aquel viejo que la había tenido enclaustrada día y noche siguiendo una especie de paranoia enfermiza. Pensó que después de llorar junto aquella mujer iría de nuevo a la enfermería, quería asegurarse de que aquel viejo no había abusado de ella mientras estaba bajo los efectos de la droga. No soportaría portar dentro un hijo de aquel maniaco.

No hay comentarios:

Publicar un comentario