Bienvenido

NOTA IMPORTANTE

Tras el ultimo capitulo de Necroworld (El 200). Este blog permanecerá abierto hasta un nuevo aviso. Cuando este aviso suceda, este blog publicará una entrada nueva donde aparecerá la nueva dirección al nuevo blog (Intentaré que os redireccione) Pasado un tiempo, este blog desaparecerá.
Ya podeis entrar en el siguiente blog, la historia se muda ahi.
juanmanuel-sagazombis.blogspot.com.es

Seguidores

viernes, 20 de enero de 2012

Capitulo 139: Veinticuatro horas , part 1

Día 16 de Mayo de 2009
Día 338 del Apocalipsis.

La horda de infectados había pasado de largo por debajo de los arboles sin ver a Félix y a su grupo. Cuando el peligro había pasado, estos bajaron y siguieron su camino. Aun les quedaba camino hacia Alcoy. Estaban apunto de llegar a Bocairent. Por allí acamparían para pasar la noche en un sitio seguro. La noche no era segura y algunos de los infectados eran muy silenciosos, lo suficiente silenciosos como para acercarse por detrás y morder, condenando así a la victima.
Magda iba la primera con su fusil preparado por si de entre la maleza aparecía algún indeseable. En última posición iban Félix y Sole. Conversaban sobre el futuro que les esperaba una vez llegaran junto a sus compañeros.
-¿Qué tal son tus compañeros?, ¿Me aceptaran?-
-Claro que lo harán. Siempre lo han hecho. Además, tú eres de fiar- contestó Félix con una sonrisa.
-Espero que tengas razón-
El grupo siguió avanzando. Tenían que llegar pronto. La noche caería pronto.
*********
Sandra estaba siendo arrastrada por el largo pasillo. El viejo la estaba agarrando del pelo, este iba diciendo algo que Sandra no entendía, pero este parecía tenso. No era para menos, en el exterior, tras las vallas que rodeaban el perímetro de la casa. Habían llegado cientos de ellos. Todos estaban totalmente excitados ante la presencia de la carne humana y caliente que se encontraba en el interior de la vivienda.
Sandra podía escuchar los gemidos de estos, clamaban su sangre.

Ramiro arrastró a Sandra hasta el sótano donde estaba Paco. Este lanzó a Sandra al suelo y Paco lanzó un grito.
-Viejo de mierda. ¿Que le has hecho?-
El viejo no contestó, se limitó a darse la vuelta. El viejo comenzó a rebuscar en un maletín y sacó una ampolla con un liquido dentro, enseguida Sandra supo que era, era lo mismo que le había inyectado a la rata, lo mismo que había matado al roedor a las veinticuatro horas. Les iba a matar.

-De verdad que siento esto, pero no tengo mas remedio. Tengo que salir de aquí y no puedo llevaros conmigo- dijo Ramiro acercándose dispuesto a clavarles la jeringuilla.

Ramiro tenía muy claro lo que haría. Tenía que acabar con sus hijos y salir de allí, María estaba coja y Iñaki estaba demasiado hecho polvo para hacer nada. Al fin y al cabo en otro lugar los volvería a encontrar. Eran sus hijos.

Paco veía acercarse al viejo y comenzó a tratar de liberarse mientras observaba como Sandra trataba de alejarse a rastras ante el inminente ataque de aquel viejo. Con un fuerte tirón, acompañado de un grito de dolor, Paco se liberó y se lanzó contra el viejo. Comenzó a golpearle con las esposas una y otra vez, le asestó un rodillazo en el estomago. En ese momento, Paco sintió un pinchazo en el pecho y notó como el líquido de la ampolla se derramaba en su interior.
Paco se retiró un poco y chocó contra la pared. Pudo ver en ese momento la jeringuilla clavada en su pecho. Paco no sabía que era aquello, pero le daba igual. Se volvió a lanzar contra el viejo que en ese momento estaba recobrando el equilibrio. Lo pateó y golpeó repetidas veces hasta que el viejo quedó inconsciente en el suelo.
Enseguida, Paco se acercó a Sandra y la ayudo a levantarse.
-Tenemos que salir de aquí ya- dijo Paco cargándose a Sandra al hombro.
-Hay infectados rodeando la casa. No podremos salir de aquí con vida y tu…-
-Tranquila. Ya veré que hago- contestó Paco.
-Te ha inyectado algo que te matara en veinticuatro horas…-susurró Sandra con los ojos llenos de lágrimas.
Paco ya lo sabía. Sabía que lo que le habían inyectado “Procaterol 14” y que su esperanza de vida ya estaba señalada. Veinticuatro horas. Sabía lo que era el veneno que desde ese momento se expandía por su sistema circulatorio, pero lo que le importaba era sacar a su amiga de allí. Al menos que ella lo consiguiera.
********
Eva pasaba la mayor parte del tiempo cuidando de Lidia. De vez en cuando, Nuria pasaba por la enfermería para proporcionarle el alimento a Lidia. No tenían demasiados medios, pero hasta ahora  la habían conseguido mantener con vida. Ese día como cualquier otro, Nuria avanzaba por el pasillo cuando vio que Eva salía corriendo de la enfermería llamándola a gritos. Nuria se temió lo peor, corrió hacia la enfermería y allí vio a Lidia. Esta estaba tumbada en la camilla con los ojos abiertos. Había despertado.
-Dios mío…- murmuró Nuria.
Lidia miró a sus compañeras y trató de sonreír. Nuria se acercó y le quitó el tubo. Lidia estaba viva, contra todo pronóstico había despertado.
-¿Cuánto hace que ha despertado?-preguntó Nuria mirando a Eva.
-Abrió los ojos de repente- contestó Eva.

Un rato después, la mayoría de los habitantes de la prisión habían ido a visitar a Lidia, todos estaban contentos y felices de ver que había despertado. Parecía que todo marchaba bien. Lidia había luchado por sobrevivir y salir del coma. Ahora estaba en la camilla tumbada. Cuando todos se fueron tan solo se quedaron Eva y Vicky.
-Mami. ¿Te duele?-
-Ya no cariño, ya estoy bien. Pronto podre jugar mucho contigo- dijo Lidia sonriendo a la pequeña.
Vicky estaba contenta, tenía ganas d saltar y gritar, pero Eva le pidió que saliera de allí y que ya volvería mañana. Cuando Vicky salió de la enfermería para reunirse con Nuria, la cual esperaba a la pequeña.

Lidia y Eva se quedaron a solas. Lidia sabía muy bien lo que Eva iba a decirle. Lo veía en sus ojos.
-¿Qué ocurre?-
-Son Juanma y los demás. Aun no han vuelto y desde que nos quedamos sepultadas, hemos perdido a varios. La gente empieza a plantearse la posibilidad de marcharnos de aquí. Con las explosiones la cárcel dejo de ser segura-
-¿Qué hacemos?-preguntó Lidia.
-Tú decides. Yo tomé el mando…pero las cosas se pusieron peor cuando mandaba, así que…mis decisiones poco cuentan ya-
-En ese caso…quiero que nos quedemos hasta que vuelvan o sepamos que están vivos-
Eva miró en ese momento hacia la ventana y se quedo un rato pensativa. Lidia se dio cuenta de eso.
-¿En que piensas?-preguntó Lidia.
-Se me acaba de ocurrir una forma de encontrarlos, quizás sea arriesgado, pero tengo que intentarlo- dijo Eva.
-¿Y que es?-preguntó Lidia.
-Le daré al perro una prenda de Juanma para que la huela y podamos seguir el rastro. Eso debería ser fácil…¡¡¡Claro!!!. ¿Cómo no lo había pensado antes?- dijo Eva dándose una palmada en la frente.
Eva se puso en pie rápidamente y se dirigió a la puerta, se asomó fuera y llamo a Nuria a gritos. Cuando Nuria se personó en la enfermería, Eva le pidió que se quedara en la enfermería.

Eva llegó a la sala de guardias, allí estaba Gorka. El joven estaba leyendo un libro con cierta atención.
-Gorka, tengo que hablar contigo-
-¿De que?- preguntó el chico apartando la vista del libro.
-Necesito que te quedes al mando aquí mientras yo salgo a buscar a Juanma y a los otros-
-¿También te marchas?, no se si te habrás dado cuenta, pero todo el que se va de la cárcel a hacer algo ya no vuelve. Es una locura- contestó Gorka.
-No estaré fuera mucho tiempo. El perro me ayudara a seguir el rastro-
-Si te llevas al chucho le darás un disgusto a la cría-
-No tardare en volver- aseguró Eva.
-Eso dicen todos…-replicó Gorka mientras volvía a la lectura.
Eva se acercó a el y le quitó el libro, luego lo lanzó contra la pared. Este abrió los ojos de par en par y miró a Eva.
-¿Pero que coño haces?, esta la mar de entretenido ese libro- protestó Gorka tratando de levantarse de su sillón, pero Eva se lo impidió.
-No busco tu aprobación  a si me largo o me quedo. Solo busco que me prometas que cuidaras de todos mientras yo no estoy. No es tan difícil de comprender-
-Si quieres que te lo prometa, vale. Y tú haz lo que quieras, eres libre de matarte-
-Bien, era eso lo que quería saber- Eva recogió el libro y se lo lanzó a Gorka.-Sigue con la lectura.
Cuando Eva salió de la sala. Gorka siguió leyendo. En realidad le importaba esa chica, no quería que le pasara nada, ni a ella ni a nadie, pero las cosas estaban muy complicadas, aun así haría lo que Eva le había pedido.


No hay comentarios:

Publicar un comentario