Bienvenido

NOTA IMPORTANTE

Tras el ultimo capitulo de Necroworld (El 200). Este blog permanecerá abierto hasta un nuevo aviso. Cuando este aviso suceda, este blog publicará una entrada nueva donde aparecerá la nueva dirección al nuevo blog (Intentaré que os redireccione) Pasado un tiempo, este blog desaparecerá.
Ya podeis entrar en el siguiente blog, la historia se muda ahi.
juanmanuel-sagazombis.blogspot.com.es

Seguidores

sábado, 7 de enero de 2012

Capitulo 137: Sala de maternidad, part 2


Me estaba dando cuenta por las malas de que el doctor era un hombre peligroso. Y sabía demasiado sobre nosotros como para escaparnos sin más. El doctor me soltó y me señalo la puerta.
-Si no vas a ayudar. Márchate-
La chica siguió gritando y retorciéndose de dolor. No pude soportarlo más y salí por la puerta arrepintiéndome de no haber podido hacer nada. Mientras caminaba por el campamento me crucé con Ray.
-¿Dónde vas?- me preguntó.
-Lejos de ese tipo. Ahí dentro esta dando a luz una chica y les importa una mierda si ella vive o muere-contesté.
-Te lo dije. Este no es un buen sitio-
-Me da igual lo que sea este sitio porque nos marchamos ahora mismo-
Ray corrió hacia mí, me agarró y me llevo detrás de un vehículo fuera de la vista de los otros miembros de aquel grupo.
-No se si te has dado cuenta, pero no os van a dejar marchar. Esta gente es así, os mataran antes que dejaros marchar. Os necesitan-
-¿Para que?-
Ray miró a los lados y luego me miró a mí. –Sígueme –

Ray me llevó a escondidas hasta una caravana. Cuando estuvimos junto a la puerta sacó un clip y comenzó a forcejear con el cerrojo. Cuando abrió la puerta ambos nos colamos en el interior, allí hacía frio, parecía que estábamos dentro de un congelador.
-¿Qué es este lugar?-
Ray no contestó, fue directo hasta una nevera y la abrió. Aquello estaba lleno de botecitos con tapa roja y trasparente, dentro había algo. Ray cogió uno de los botes y me lo lanzó. Yo lo cogí y lo miré.
-¿Qué es esto?- pregunté.
-Es semen-contestó Ray.
Yo dejé el botecito de nuevo en la nevera y vi que había muchísimos. Me sorprendió la enorme cantidad de botecitos que había allí.
-¿Esto que es?. ¿Una clínica de inseminación artificial?- pregunté.
-Esto es mucho mas jodido de lo que te imaginas. Tenéis que salir de aquí- dijo Ray.
-¿Tenemos? ¿Y que pasa contigo?-
-No puedo irme. Le prometí a Gloria que la sacaría de aquí- respondió Ray.
-La sacaremos, pero tenemos que pensar en un plan-volví a mirar la nevera. –Pero sigo sin entender que cojones pasa aquí. Lo de la repoblación me quedo claro…pero no entiendo como pueden dejar a una chica morir. En la caravana de ese doctor están dejando morir a una chica para salvar solo a los bebes que lleva en sus entrañas-
En ese momento escuchamos un ruido y ambos pensamos que nos habían descubierto, pero más bien era el ruido de unos gritos. Ray y yo salimos de aquella caravana y vimos que llegaba un vehículo a toda velocidad. De el se bajo Iván junto a otros hombres. Enseguida, de la parte trasera sacaron en volandas a Santi, este estaba totalmente ensangrentado. Me acerqué corriendo abrumado por esa visión y cuando Iván me vio dijo. –No sabemos como a pasado, pero escuchamos un grito y lo vimos en el fondo de un barranco, esta vivo de milagro-
Me acerqué a Santi intentando que me dijera que le había pasado, pero vi que tenía la mandíbula destrozada, se había mordido la lengua y había perdido varios dientes. Estaba en un estado espantoso.
El doctor salió a nuestro encuentro y comenzó a examinar a Santi. No tardó en comenzar a dar órdenes.
-Mi caravana esta ocupada ahora. Llevadlo al camión enfermería, enseguida mando a mi hija-
Todos corrimos hacia el camión que el doctor nos había indicado. Entramos rápidamente y tumbamos a Santi en una de las camillas, no pude evitar fijarme en las manchas de sangre que había en muchas de las camas. Úrsula no tardó en llegar, traía un maletín y al verme me lanzó una mirada fulminante.
-¿Cómo le ha pasado?-
Uno de los hombres allí presentes comenzó a explicar que estaban cazando y cuando se dieron cuenta, Santi se había caído por un barranco. Enseguida Úrsula nos mandó salir de allí mientras ella trabajaba. No tardó en aparecer por allí una chica joven que enseguida se echó a llorar cuando vio el maltrecho cuerpo de Santi.
-¿Quién es esta?-pregunté yo mirando a Iván.
-La que pasó la noche con el-respondió Iván.
Iván me contó que esa misma noche, mientras Vanesa y yo habíamos ido a buscar al convoy extraviado. Algunas de las chicas del convoy habían comenzado a calentar la bragueta a los chicos del grupo. Solamente Santi, Héctor, Hawkins, Abel y Philip habían accedido a irse con las chicas a un lugar mas intimo.
Escuché nuevamente los gritos de la chica que estaba de parto, cuando estos cesaron escuché el llanto de un bebe. Corrí hacia la caravana del doctor y vi salir a las dos que habían asistido el parto.
-¿Qué ha pasado?-pregunté.
-Perdimos a la madre, pero los dos bebes están sanos-
Dos hombres de unos cincuenta y tantos pasaron por mi lado y se metieron en el interior de la caravana, poco después sacaron el cuerpo de la chica envuelto en una manta. Había manchas de sangre por toda la manta.
-¿Qué ha pasado aquí mientras no estábamos?- preguntó Iván mientras miraba el cadáver envuelto en la manta.
-Una de las chicas se puso de parto y ahora esta muerta- contesté.
Una vez que habían sacado el cadáver de la chica. El doctor se metió en el camión enfermería donde estaban atendiendo a Santi. Las cosas allí se nos habían complicado en poco tiempo, yo lo único que quería era largarme de allí cuanto antes.
*******
Toni había divisado una horda de infectados que avanzaba por un camino de montaña. Había ordenado que los demás se escondieran y se habían subido a unos arboles lo bastante altos. Les había pedido que guardaran silencio. No tardaron en ver como la horda pasaba por debajo de ellos a unos diez metros. Ninguno de ellos emitió un sonido. No querían arriesgarse a ser descubiertos y quedarse sobre los arboles para siempre.
Sole miró a Félix y sonrió pese al miedo que sentía.
-No tengas miedo. No dejare que te pase nada- le susurró Félix en voz baja.
Ambos entrelazaron sus manos y esperaron. Sole no dejaba de pensar en lo que había pasado entre ellos la noche anterior. Por un lado sabía que aquello no había estado bien, pero se sentía muy sola y se había sentido atraída por Félix. Estando casada con Miguel jamás lo habría hecho, pero Miguel había muerto y el no habría querido que ella fuese lamentándose por los rincones.
Lo que Sole había sentido aquella noche solo lo había sentido una vez y esa vez fue con Miguel. Cuando vio morir a Miguel se quiso morir, se sentía sola y una soledad como esa la atormentaba, pero se encontró con Félix que estaba padeciendo lo mismo. Aunque pareciera extraño, se había enamorado de Félix y el parecía ser que sentía por ella lo mismo. Ella miró a Félix a los ojos y le susurró –Te quiero-
Félix respondió también –Yo también te quiero-
******
Era medio día y en la prisión habían preparado la comida. No había muchos que tuviesen hambre y lo que quedaba de comida se les estaba agotando. Cuando se les acabase tendrían que buscarse la vida. Las chicas habían preparado arroz blanco con verduras y algo de carne. Gorka había empleado la carne de las liebres que guardaban en la nevera. Este parecía no estar preocupado por la situación en la que se encontraban, confiaba demasiado en la caza que había por la zona.
-Mañana organizare una partida de caza y saldremos temprano, ¿Os apuntáis?-preguntó Gorka mirando a Dennis y a Gálvez.
Gálvez asintió, pero Dennis no estaba muy convencido con abandonar los muros de la prisión para ir a cazar, sabían que aquella zona no era segura.

Vicky estaba comiendo al lado de Eva y esta trataba que la niña estuviese bien alimentada. La pequeña estaba últimamente muy callada y no decía nada.
-¿Qué te pasa cariño?-preguntó Eva.
-Papa no vuelve y dijo que volvería. Tiene que venir a cuidar de mama-
-Tu papa vendrá muy pronto. Esta muy ocupado, pero volverá para estar contigo y con tu mama-
-Mi primer papa también estuvo enfermo y mi mama lloraba-
Eva se podía imaginar a lo que la niña se refería. Ya había perdido a sus padres de verdad y no necesitaba pasar por el mismo trago otra vez, aunque parecía que era inevitable que ella sufriera otro mazazo, sin embargo, estaba en manos de Eva evitar que la niña sufriera más.
-Ya veras como cuanto menos te lo esperes tu padre estará aquí-
-Llorara mucho cuando vea que mama se va a morir- dijo la niña.
Eva se sorprendió con las palabras de la niña y le preguntó.-¿Quién te ha dicho que mama de va a morir-
-El hombre que esta encerrado, me dijo que mama se iba a morir-
Eva sintió una punzada en el pecho, era una punzada de odio hacia Álvaro, pero se controló para no salir del comedor e ir directa a pegarle un tiro, simplemente le acarició el pelo a la pequeña y la miró con ternura.
-No debes hacer caso a ese hombre, es un hombre muy malo y por eso esta encerrado-
Eva pensó en ese momento que debían trasladar a Álvaro al otro pabellón y alejarlo de allí, no quería que las palabras de este le hicieran daño a la pequeña. Eso sería lo que haría cuando acabaran de comer. Iba a trasladar a aquel maldito loco al otro pabellón y si se le ocurría resistirse le pegaría un tiro en las rodillas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario