Bienvenido

NOTA IMPORTANTE

Tras el ultimo capitulo de Necroworld (El 200). Este blog permanecerá abierto hasta un nuevo aviso. Cuando este aviso suceda, este blog publicará una entrada nueva donde aparecerá la nueva dirección al nuevo blog (Intentaré que os redireccione) Pasado un tiempo, este blog desaparecerá.
Ya podeis entrar en el siguiente blog, la historia se muda ahi.
juanmanuel-sagazombis.blogspot.com.es

Seguidores

viernes, 6 de enero de 2012

Capitulo 136: Infierno , part 3


Abrimos fuego enseguida que vimos aparecer a los primeros. Ray con rodilla en tierra era un gran tirador. Logró abatir rápidamente a dos de los seres con certeros disparos en la cabeza. Por mi parte también logré abatir a un par. A mis espaldas estaba Joe disparando al bosque mientras tarareaba una canción de los “Beatles”. Por el bosque venían mas infectados, era cuestión de tiempo que aparecieran mas atraídos por los disparos.
-¿Esta ya eso o que?-pregunté mirando al que estaba cambiando la rueda.
-¡¡¡Si!!!. Ya esta-respondió el que cambiaba la rueda.
-Todo el mundo a dentro.¡¡¡Vamos!!!- grité mirando a mi alrededor.
Todos entramos al interior de los vehículos. No tardamos en salir rápidamente de allí dejando a los No Muertos. Ray que había subido en la caravana detrás de mí, se situó a mi lado y fue entonces cuando aproveché para preguntarle que me había dicho cuando empezamos a disparar.
-No sabes donde os habéis metido. Tienes que sacar a mi chica de aquí- dijo Ray en voz baja.
-¿Qué narices pasa aquí?-pregunté de nuevo.
Ray me cogió y me arrastró hacia el final de la caravana. Allí las muchachas, incluida Gloria no nos miraban, parecía que sabían de sobra lo que pasaba allí y que era lo que se traían entre manos.
-Esta gente se traen algo entre manos. Las tías se te tiran encima y la mayoría están preñadas. No me preguntes el porque, pero he sido testigo de cosas muy raras. Tienes que sacar a Vanesa de aquí cuanto antes-
Yo no entendía nada de nada y Ray parecía que no sabía explicarse correctamente.

Un rato después llegamos al campamento que habían montado. Nada mas llegar me sorprendí de ver a algunos de mis compañeros bebiendo alcohol e incluso tonteando con chicas de aquel grupo. Hawkins se me acercó tambaleándose con una botella de whisky en la mano, se había emborrachado.
-Esta gente no solo tiene buen alcohol. Si no también buenas mujeres- Hawkins me pasó el brazo por encima del hombro y me señaló a una chica que se había acercado detrás de el- Ella es Paula…y le voy a echar un polvo-
Ray se acercó a Hawkins y le saludó con una media sonrisa.- Me alegro de verte Basil-
A los únicos que vi allí fue a David, Andrea, Iván, Luci y  Cesar. De los demás no había ni rastro. Cuando me acerqué, David me contó que los que faltaban allí habían desaparecido hace rato junto a unas chicas y estos habían desaparecido en el interior de las caravanas y camiones que nos rodeaban.
Cuando Hawkins desapareció con su chica. Ray, Vanesa y yo nos sentamos con los que quedaban de los nuestros. Teníamos que comer algo.
-¿Has averiguado mas de esta gente?-preguntó Iván.
-Poca cosa. ¿Y vosotros?-pregunté.
-Nada, pero no me fio del todo de esta gente. Puede que haya niños y mujeres, pero no nos engañemos, el mundo ya sabemos lo que ha cambiado…ahora abundan los lobos con piel de cordero-
En ese momento alguien puso su mano en mi hombro y yo me giré. Fue entonces cuando vi a Manuel.
El Doctor Manuel Hidalgo me contemplaba y sonreía de forma afable.- Creo recordar que eres tu quien esta al mando de vuestro grupo. Creo que debemos hablar seriamente de mi gente y de como funcionan las cosas en este campamento-
-¿No puede decírnoslo a todos?-pregunté.
-Primero debo hablarlo contigo en privado. Luego podrás contarles a tus amigos lo que quieras sin problemas-
Miré a mis compañeros y luego me puse en pie para seguir al doctor hasta donde me llevaba. Caminamos por todo el campamento y cuando pasamos por una de las auto caravanas pude ver a Héctor con una chica, estaban manteniendo relaciones sexuales sin importarles que los viéramos. No pude evitar sonreír, eso era algo normal que todos necesitábamos en momentos así. Era una buena manera de aliviar tensiones.
El doctor y yo llegamos a una auto caravana de color negro con franjas rojas. Aquel vehículo me recordó vagamente a la furgoneta del “Equipo A”. El doctor me hizo un gesto y me invitó a pasar. Cuando subí vi que se trataba de una especie de despacho y al fondo había lo que parecía un quirófano.
-Toma asiento hijo-
Hice caso a lo que me dijo el doctor y me senté en un sillón mientras el medico se sentaba en un sillón al otro lado de la mesa. El doctor sacó un termo de café y se sirvió un poco en una taza, me ofreció un poco pero me negué.
-No sabes lo que te pierdes, Úrsula prepara un café estupendo-
-Vaya al grano doctor- dije reclinándome en mi sillón.
-Como bien sabes. Antes de que el mundo se fuera a la mierda…disculpa mi lenguaje soez…pero antes de que el mundo se fuera al infierno era medico. Me especialice en fecundación y maternidad. Traje cientos de bebes a este mundo, pero una vez el mundo se fue a pique, sobreviví como buenamente pude. Mi familia esta aquí, yo cuidé de ella y fuimos encontrando a gente. Perdimos a muchos-
-Todos hemos perdido a alguien- interrumpí.
-Te habrás fijado en las chicas embarazadas que hay en el campamento y las que ya tienen su bebe. ¿No?-
-Si. También vi a Gloria. Una chica que conocí en el internado. Están usando a las chicas jóvenes como vientres de alquiler o algo así. Tenía un pacto con Rey para traer aquí a las chicas- dije mostrando un completo desacuerdo con esa practica.
-Yo tampoco aprobaba esto, pero luego lo pensé mejor y comprendí que la raza humana estaba condenada a la extinción. Estamos por debajo de esos seres en la cadena alimenticia. Si no procreamos…¿Qué crees que pasara?-
-La humanidad habrá tocado a su fin- respondí.
-Correcto. No quiero que eso ocurra, así que es por eso por lo que están tantas chicas embarazadas, nos estamos preparando para repoblar-
En parte comprendía las decisiones del doctor, comprendía lo que pretendía, pero repoblar llevaría años.
El doctor se puso en pie y me mostró un álbum de fotos donde se veía a el junto a su familia, en las fotos estaba Fidel también.
-¿Ves a mi hijo?- dijo señalando a Fidel en la foto.
Yo asentí con la cabeza.
-Sus deformidades se deben a una exposición a radiación en un laboratorio, no supimos que estaba así hasta que no nació. Podríamos haber decidido abortar de haberlo sabido o darlo en adopción cuando nació, pero no lo hicimos, era nuestro hijo al fin y al cabo. No fue fácil. Después del apocalipsis supe que habíamos hecho lo correcto, nuestros hijos son el futuro de la raza humana, este es mi proyecto. Yo lo llamo proyecto “Arca de Noé”. Somos de fiar joven amigo, podéis iros cuando queráis, pero pasad aquí esta noche y mañana os mostrare más sobre mi proyecto, a todos-
-Doctor…- comencé a decir- Aquí hay chicas apunto de salir de cuentas. Necesitaran mas cuidados. Mi novia esta en la prisión. Podría traerla y ella podría ayudar- dije tratando de salirme con la mía para marcharme de allí cuanto antes. Habíamos encontrado a Ray y habíamos reunido a Fidel con su familia. Ya nada nos retenía allí, pero entonces Gloria venía a mi mente y me decía a mi mismo que no podía dejarla allí.
-¿Podría llevarme a Gloria?-pregunté en ese momento.
-¿A Gloria? ¿Para que?-
-Su novio la espera en el internado. Quiero que vuelvan a estar juntos-
-Gloria esta aquí como parte de un trato. ¿Para que querrías llevártela?-preguntó el doctor.
Ese hombre me miraba fijamente. Me estaba cortando todos los caminos posibles de sacar a Gloria de allí y sacar a los demás. Tenía que pensar rápido.
-Le propongo un trato. Me quedare aquí y ayudare en todo lo que pueda como pago por Gloria. Así funciona esto. ¿No?. Rey se la vendió, ese era un niñato que no sabía de que iba todo este asunto del fin del mundo. Yo no tengo dinero con el que pagarle, pero puedo hacerlo con trabajo. Puedo dedicarme a la agricultura y a la caza, a la protección del lugar-
El doctor me miró y sonrió con cierta sorna. Era como si no me tomara en serio. Parecía ser que aquel hombre me tenía bien cogido por las pelotas. Había algo en el que me daba mala espina. Entonces el doctor se puso en pie y se puso a mirar por la ventana que había a mis espaldas.
-Tus compañeros…parece que se están adaptando- el doctor me miró y me hizo un gesto para que me acercara.
Me puse de pie y me acerqué a la ventana también. El doctor me señalo a una tienda y de ella vi salir a Philip sin camiseta. De dentro de la tienda salió una chica semidesnuda detrás de el y tiró de el otra vez hacia dentro.
-Tus amigos parece que se lo están pasando bien. ¿Por qué no sales a pasarlo bien tu también?- me preguntó el doctor.
-No hay tiempo para eso… estoy cansado. Creo que me voy a dormir-
-Buenas noches joven. Mañana será otro día y hablaremos con más tranquilidad…por cierto, gracias por haber ayudado en la búsqueda de la caravana extraviada-
Salí del auto caravana del doctor y me dirigí hacia una tienda que me habían preparado para mi. Iba a dormir, si, pero no soltaría mi arma en ningún momento. Cuando entre en la tienda me tumbé y cerré los ojos. No tarde en quedarme dormido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario