Bienvenido

NOTA IMPORTANTE

Tras el ultimo capitulo de Necroworld (El 200). Este blog permanecerá abierto hasta un nuevo aviso. Cuando este aviso suceda, este blog publicará una entrada nueva donde aparecerá la nueva dirección al nuevo blog (Intentaré que os redireccione) Pasado un tiempo, este blog desaparecerá.
Ya podeis entrar en el siguiente blog, la historia se muda ahi.
juanmanuel-sagazombis.blogspot.com.es

Seguidores

viernes, 6 de enero de 2012

Capitulo 136 : Infierno , part 2


Día 15 de Mayo de 2009
Día 337 del Apocalipsis

Eran las doce de la noche y el grupo de Manuel se había instalado en muy poco tiempo en el lugar que este les había indicado que estaríamos, me sorprendió ver la cantidad de gente que ocupaba ese grupo. Había mujeres, hombres de edad avanzada, chicas adolescentes, niños y muy pocos hombres. Los vehículos eran en su mayoría de gran tamaño, eran caravanas, estas se habían puesto en círculo en torno a nosotros y habían creado una especie de muralla. Según una de las mujeres algunos vehículos se habían parado porque habían pinchado, se trataba de un vehículo donde venían mas adolescentes y Ray, el novio de Vanesa.
Lo que mas me había sorprendido era que habían dicho que en ese pequeño convoy venían también chicas embarazadas, algo muy presente en aquel grupo, ya que casi todas las mujeres y chicas del grupo estaban en diferentes fases de embarazo, algo que me recordó al internado.
Vanesa estaba nerviosa, no podía esperar, iba a partir en un Land Rober a buscar a Ray. Yo también me había ofrecido a ir con ella y sacar de allí a todos los demás.
-Venga vamos- me espetó ella.
-¿Estas segura que quieres ir?-pregunté yo.
-¿Tu que crees?-
Los dos corrimos hasta uno de los Land Rober y nos topamos con un grupo de tres hombres armados. Ellos eran los encargados de encargarse de socorrer a los vehículos que estaban detenidos. Observe a aquel grupo, todos esos hombres estaban rondando los sesenta años.
-¿Vais a subir o no?-preguntó un tipo delgado con el pelo canoso.
Yo asentí con la cabeza y tanto Vanesa como yo entramos en el Land Rober. Allí el hombre se nos presentó como Joe.
El conductor pisó el acelerador y salimos de allí a toda velocidad en dirección a l lugar donde se habían quedado parados los demás.
-¿A que viene el armamento y tanta prisa?, se supone que están solo parados- pregunté, aunque luego esa pregunta me sonó a que había sido muy estúpida.
-Tomamos las carreteras secundarias y las de montaña para evitar a los caminantes, pero cuando esto pasa… si estamos mucho rato parados, los caminantes nos encuentran enseguida. Allí solo hay dos personas armadas y necesitan asistencia, han divisado a algunos bichos acercándose y han tenido que disparar contra ellos, eso atraerá a mas- explicó Joe.- No tenemos muchas armas y la munición es muy cara. Os han dejado venir porque ambos tenéis a gente allí-
-Si, mi novio esta allí-contestó Vanesa.
Sin embargo yo me quedé extrañado por como dijo que ambos “teníamos” a gente allí. Por un momento pensé en alguien de mi grupo, pero no lo creía posible.
-¿A que se refiere con que yo tengo a alguien allí?- pregunté extrañado. Necesitaba saber a que se refería con ello.
-Hablo de Gloria por supuesto-contestó Joe.
-¿Gloria?, ¿Gloria esta allí?- pregunté estupefacto.-¿Cómo sabe que conozco a Gloria?-
-¿No te lo dijo Manuel?. Os estábamos siguiendo desde que salisteis del internado-
-No quiero ser mal educado, pero no me gusta eso de que unos desconocidos me vigilen- contesté.
-Silencio ahí detrás. Estamos llegando-dijo el conductor.
No tardamos en ver los faros encendidos de un vehículo parado en mitad del camino, la noche era cerrada y solo se podían ver siluetas en medio de la oscuridad y el haz de luz de los vehículos. No tardamos en ver la silueta de un hombre joven que nos hacía señas. En ese momento vi a Vanesa dar un grito de alegría.-¡¡¡Es Ray!!!-
Nuestro vehículo se detuvo y Vanesa salió disparada de el, no tardó en abrazarse a el chico que decía que era Ray. Yo salí justo detrás y miré hacia la caravana que estaba allí parada. Vanesa no tardo en volverse y entonces me presentó a Ray. Yo le estreché la mano y me presente también.
Ray estaba nervioso, era como si no se alegrase de ver a su novia allí. No entendía que narices pasaba, pero este, tartamudeaba al hablar.
-Oye. ¿Dónde esta Gloria?- le pregunté a Ray.
-Esta ahí dentro, en la caravana-contestó Ray apartándose de su novia.
Yo corrí hacia la caravana y me colé dentro. Allí vi a varias chicas de unos quince o dieciséis años, todas me miraban con cierta expresión de miedo. Recordaba de haber visto a algunas de ellas en el internado, alguna incluso sujetaba un bebe entre sus brazos. Fue en ese momento cuando la silueta de Gloria se puso de pie y avanzó hacia mí.
-¿Juanma?-preguntó Gloria dejando ver una mueca de estupefacción.
-Si, soy yo-contesté acercándome a ella.
Esta al verme bien se me abrazó y yo también la abracé. No habíamos tenido muchas palabras, pero en poco tiempo habíamos confiado el uno en el otro.
-¿Encontraste a Cayetano?-
-Si. Esta bien, ya esta en el internado, pero…¿Qué haces tu aquí?-pregunté.
-Ese cerdo de Rey nos vendió a esta gente. No se que se traen entre manos, pero esto no me…-
El grito de alerta del exterior cortó la frase de Gloria e hizo que yo preparara el arma.-Quédate aquí dentro con las demás-
Salí de la caravana y me planté en el camino, todos los que había allí se habían puesto en circulo para proteger al que estaba cambiando las ruedas de la caravana. No tarde en notar el olor a muerte que venia por el camino.
-Tenemos un grupo de unas dos docenas de caminantes. Se acercan-nos informó un hombre que llevaba puestas unas gafas de visión nocturna.
Yo miré en la dirección que nos señalaba el vigía y pude ver como las siluetas comenzaban a verse en el camino a la luz de la luna. Alcé el arma y le lancé una mirada al que estaba cambiando la rueda.
-Sera mejor que no tardes mucho McGuiver, se nos acercan unos cuantos indeseables-
La silueta de Ray no tardó en ponerse a mi lado y me susurró algo al oído. Algo que no entendí bien, pero en ese momento era mas preocupante nuestra situación, un grupo de infectados avanzaba hacia nosotros.
********
Emilio se despertó en medio de la noche y salió al pasillo. Todos estaban durmiendo, salvo Eva que montaba guardia en la enfermería junto a Lidia y los que vigilaban en la torreta, si no se equivocaba, esos que vigilaban eran Gorka y Dennis.
Emilio se asomó con cautela al pasillo para ver que nadie estaba allí. Luego volvió al interior y se colgó al hombro la mochila con el armamento y la munición.
Cuando volvió a salir, caminó con cautela sin hacer ruido, mientras caminaba vio a los otros dormir en sus celdas. No tardó en salir al exterior y llenar una garrafa con gasolina. Luego comenzó a caminar hasta el muro. Con mucho cuidado de no ser visto salió al exterior y comenzó a ocultarse de la vigilancia de Gorka y Dennis. Cuando salió del radio de visión de los vigías comenzó a correr. Iba a ir el solo a por la ambulancia, tenía que hacerlo aunque le costase su propia vida. Emilio sabía que internarse de noche en Alcoy era una locura. Lo tenía que lograr.
Cuando Emilio llegara a Alcoy tendría que evitar ser visto por los infectados. Al menos hasta que se hiciera con la ambulancia que tanto necesitaba. No quería tener que irse de allí sin los demás, si volvían le daba igual irse de la prisión, pero si tenían que marcharse antes, Lidia tendría una oportunidad de salvarse. Tenía que lograr llevarse esa ambulancia costara lo que costara.
********           
Toni, Magda, Natacha, Sole y Félix se habían parado un poco más allá de Picassent. La noche los había cogido en pleno viaje. Habían acampado debajo de un puente y habían cenado unas gallinas que habían encontrado. La primera guardia les había tocado a Félix y a Sole, momento que Félix aprovechó para acercarse a ella.
-Siento lo de Miguel-
-Gracias. Ya no hay nada que hacer al fin y al cabo. Ahora debo seguir adelante y vivir por el. No creo que el quisiese que yo me dejara vencer por esta situación-
-Algún día te tomaras tu venganza con Roache-
Sole posó su mano sobre la de Félix y las miradas de ambos se encontraron a la luz de la hoguera.-Si te hubiésemos hecho caso no habríamos acabado allí en el campamento. Todo nos ocurrió por nuestra culpa, ahora ya no podemos hacer marcha atrás… al menos me cargué al cerdo de Lazarevick-
-No quiero ni imaginarme por todo lo que tuviste que pasar. Lo siento-
Los dos se quedaron mirando y poco a poco se acercaron hasta que se fundieron en un beso frente al resplandor rojo de la hoguera. En ese momento Félix se retiró rápidamente y trató de hacer como si nada hubiese pasado.
-Lo siento…yo no quería…no quería que…-
Sole cogió a Félix por las mejillas y de nuevo le plantó un beso en los labios.- Ya hace mucho que nadie me besa así, desde que me separaron de Miguel no se lo que es sentir a un buen hombre. Quizás este mal, pero no puedo estar lamentándome siempre. Miguel querría que fuera feliz-
Félix y Sole volvieron a besarse y ambos se tumbaron sobre las mantas en las que estaban sentados. Ambos lo deseaban y se acabaron fundiendo en uno solo. Mientras Sole tenía dentro a Félix fue feliz y cuando este eyaculó dentro de ella, Sole derramó unas lágrimas. Desde ese momento supo que el lo daría todo por ella y ella lo daría todo por el.

No hay comentarios:

Publicar un comentario