Bienvenido

NOTA IMPORTANTE

Tras el ultimo capitulo de Necroworld (El 200). Este blog permanecerá abierto hasta un nuevo aviso. Cuando este aviso suceda, este blog publicará una entrada nueva donde aparecerá la nueva dirección al nuevo blog (Intentaré que os redireccione) Pasado un tiempo, este blog desaparecerá.
Ya podeis entrar en el siguiente blog, la historia se muda ahi.
juanmanuel-sagazombis.blogspot.com.es

Seguidores

sábado, 1 de octubre de 2011

Capitulo 122 : Los miembros del grupo , part 4


Por fin llegamos a lo que parecía el final del trayecto. Vanesa se había parado de golpe frente a una escalera de mano, estaba mirando el rastreador al mismo tiempo que escuchaba. Sobre nosotros no se escuchaban los gemidos.
-¿Es aquí?-pregunte yo acercándome y agarrándome a la escalera.
-Si, sobre nosotros debe haber un jardín, el ayuntamiento antes era una antigua mansión de una de las familias mas ricas del siglo diecinueve, luego se hizo ayuntamiento, aunque aun conserva el jardín y el vallado-contesto Vanesa.
-Muy buena la clase de historia, ahora vamos-dijo Abel comenzando a subir.
Yo subí detrás de el y enseguida nos plantamos los dos en medio de un jardín lleno de plantas, era como una selva.
-Parece que el jardinero no pasa por aquí desde hace mucho.¿ no crees?-pregunto Abel
-Eso parece-conteste
Los demás seguían subiendo hasta que tan solo Eder y Benito se quedaron abajo. De pronto Eder lanzo un grito que hizo sobresaltarse a Benito.
-¿Que pasa?-
-Parece que algo me ha mordido en el pie-contesto Eder alumbrándose el pie donde sentía dolor y cuando vio lo que tenia enganchado casi vomita.
-Una puta sanguijuela-dijo arrancándosela
Benito y Eder pusieron cara de asco, luego sin decir nada comenzaron a subir, cuando subieron, nos quedamos mirando a Eder.
-Una sanguijuela se me había enganchado- confeso este.
Nadie le dimos importancia, así que seguimos caminando hacia el interior de lo que era el ayuntamiento siguiendo los pitidos del rastreador, Ray estaba en el interior, no se había movido. Mientras andábamos vi que Philip se paraba de golpe.
-No pienso meterme ahí dentro sin un arma-
Yo lo mire, me acerque y le di una pistola, cuando Iván lo vio se acerco corriendo y trato de arrebatársela mientras me miraba.
-¿Pero que coño haces?-
-Darle un arma para que pueda defenderse-contesté
-Es el enemigo-contesto Iván
-Ahora estoy de vuestro lado, sin un lugar a donde ir-protestó Philip
-¿De nuestro lado?, nadie se cambia de bando de la noche a la mañana, seguro que es un puto espía y esta esperando el momento oportuno para jodernos-comenzó a decir Iván.
-Cuando nos atacaron y volaron el helicóptero. También le dispararon a el, se supone que eran sus compañeros, eso es que lo ven como un traidor, somos su única opción-dijo Santi metiéndose en la conversación.
Iván le devolvió la pistola sin quitarle ojo de encima.
-No te perderé de vista-
**********************************
Lidia había vuelto en si después de que Eva le cauterizara la herida, le seguía doliendo pero al menos ya no se le infectaría. Cuando vio que estaba todo a oscuras estuvo apunto de gritar, pero entonces Eva encendió el mechero.
-¿Ya te has despertado?-
-¿Cuanto tiempo he estado así?-
-No llevo reloj, pero juraría que llevas un par de horas, quizás menos, pero por ahí esta..-contesto Eva
-¿Se te ocurrió como salir de aquí?-pregunto Lidia mientras se incorporaba apoyándose en la pared.
-Llevo dándole vueltas un buen rato, pero lo cierto es que lo veo muy difícil-contesto Eva
Lidia se le acerco cojeando y se le planto delante.
-Cuéntamelo, vamos-pidió Lidia
-Podríamos ponernos a quitar escombro y tirándolo a un lado, ir abriendo un túnel-
-Bien, vamos a ello-interrumpió Lidia
-Sin embargo debo decirte que respecto a eso, hay un serio problema-concluyo Eva sonriendo.
-¿Que problema?-pregunto Lidia
-La estructura de las paredes y el techo se han visto afectadas por la explosión, o lo que es lo mismo, esta muy inestable, cualquier movimiento brusco de un cascote o cualquier golpe podría provocar un nuevo derrumbe y esta vez caernos encima, si eso pasa estaremos jodidas del todo-
-¿No hay otra forma?-pregunto Lidia
-La única forma viable, es que pudiésemos usar maderas y hierros para hacer soportes y asi evitarnos el derrumbe, el problema es que aquí no hay ni una cosa ni la otra, por si fuera poco, la única luz que disponemos es la del mechero, así que no, no hay mas formas, tendremos que esperar a que los demás nos encuentren....si nos encuentran-
Lidia se dejo caer desalentada, entonces le lanzo una mirada de furia a Eva.
-¿Como puedes estar tan tranquila?-
-Por que lo estoy, tengo fe en que nos encontraran-
-Pero sin comida ni agua...-
En ese momento Eva saco de su mochila unas raciones de comida y una botella de agua.
-Ahí tienes, cuatro raciones, dos para ti y dos para mí-
-Con esto no tenemos ni para empezar-contesto Lidia
-Pues habrá que racionar, al igual que la luz-dijo Eva apagando el mechero.
Una vez sumida en la oscuridad y sin que nadie la viera, Eva no pudo evitar que las lágrimas se le escaparan, no sabia como podrían salir de allí, ni cuando o como las encontrarían y si cuando lo hicieran seria demasiado tarde. En su cabeza seguía recordando aquel susurro que escucho antes de la explosión.
Boooooooom. Booooooooooom. Booooooooooooom.
El asesino había estado allí, justamente después fue la explosión, era seguro que el tampoco había logrado escapar a tiempo, estaba en algun lugar de los túneles, atrapado también o muerto.

Emilio y los demás seguían cavando y abriéndose paso a través de las inestables alcantarillas mientras Narciso y Darío apuntalaban rápidamente para evitar nuevos derrumbes, el calor era sofocante y el tiempo corría en su contra. Muchos acababan agotados y tenían que salir fuera tomar el aire, allí abajo era terrible estar. Dennis fue a sustituir a Gorka, este ultimo se había quejado de dolores en las costillas y necesitaba descansar, no tardaron en llegar los tres presos que enseguida se pusieran a trabajar.
-¿Como va?-pregunto Gálvez
-Contrarreloj-contesto Emilio sin mirarle.
En ese momento unas motas de polvo cayeron sobre ellos y se pararon de golpe.
-Con suavidad-advirtió Dennis
Si aquello de venia abajo tendrían serios problemas.
**************************************
Jorge y los suyos seguían en la montaña persiguiendo al grupo. Jorge sabia que nada detendría a sus compañeros a la fuerza, tenia que ganar tiempo.
-Descansaremos aquí, no podemos seguir a este ritmo, es como buscar una aguja en un pajar-
-El monte es muy grande, pero yo soy un buen rastreador-dijo Hanzo parándose.
Aquel japonés le ponía de los nervios, permanecía impasible ante cualquier amenaza, era como si no tuviese miedo a nada, algo que a Jorge le ponía enfermo todavía mas era que los otros parecían dispuestos a dar caza a los que huían, era como un juego para aquellos tipos.
-Vamos, tenéis que haberos alejado de aquí-se decía Jorge para si mismo- No tenéis que cruzaros con nosotros otra vez-
-Estamos llegando a Alcoy- dijo Okham
Jorge se acerco a su compañero y observo el pueblo, su pueblo, aquel donde había crecido y donde había vivido antes del apocalipsis, sintió una punzada de nostalgia, volvería a ver su casa, entonces pensó en algo. El se conocía a la perfección Alcoy, era su pueblo y allí jugaba con ventaja, podrían adentrarse en el para aprovisionarse y allí dar esquinazo a todos sus compañeros, con suerte todos estarían muertos en pocas horas.
-Necesitamos provisiones, si queremos dar con aquel grupo será mejor que estemos fuertes-
Todos los demás asintieron estando de acuerdo con las palabras de Jorge, poco a poco fueron avanzando.

Capitulo 122 : Los miembros del grupo , part 3


El Dr. Harold Leslie se encontraba trabajando como siempre cuando escuchó la puerta de su cobertizo abrirse a sus espaldas, no escucho ninguna voz en un principio, pero el sonido del bastón al tocar el suelo le hizo saber que era Roache quien entraba. Leslie se dio la vuelta y se llevo una sorpresa cuando junto a Roache vio a un hombre de smoking al que no había visto nunca.
-Collado, le presento al Dr. Leslie-dijo Roache con una sonrisa.
El extraño avanzo hacia Leslie y le tendió la mano para estrechársela, Leslie se la estrecho mientras lo miraba con una expresión de desconcierto. No sabia que hacia un hombre de esas características allí metido.
-¿Como va el trabajo?-pregunto Collado sonriente.
Enseguida Leslie supo a que se refería aquel hombre, indudablemente le estaba preguntando por la bomba, Leslie lanzo un bufido y comenzó a hablar.
-Aun tardara, no es algo que este de la noche a la mañana, un solo error podría costarnos caro, no es precisamente un petardo lo que estamos manipulando, estamos manipulando algo altamente peligroso-
-Se muy bien lo que es doctor, pero debe comprender que lo necesitamos, es un asunto urgente-
Leslie no comprendía a que venían tantas prisas, una bomba nuclear no era ningún juguete, la explosión de aquel artefacto era devastador, y la radiación que dejaría tras la explosión convertiría aquella zona en inhabitable. No entendía para que la querían.
-Entre nosotros tres doc...¿puedo llamarle doc?. Vera doc, como usted bien sabe, el mundo que conocíamos ha desaparecido, algunos hemos tenido la suerte de sobrevivir en búnkeres o incluso al aire libre, huyendo de esos seres. El caso doc, es que al igual que muchos de nosotros, en algunos países como Irak y Estados Unidos , los lideres planean hacerse con el control de todo, es cuestión de tiempo que estallen guerras entre distintos bandos-
Leslie se estaba quedando pálido, ¿como podía ser que en medio de todo aquello aun hubiese gente que quisiera hacerse con el control de todo?. Collado continúo hablando.
-En España y el resto de Europa no queremos quedarnos indefensos y esa bomba es nuestro as bajo la manga, si nos atacan podríamos usarla como advertencia-
-Eso no explica el porque lo del temporizador-replico Leslie locuazmente.
-Vera doc. El temporizador es por el siguiente motivo, apenas disponemos de transporte aéreo y nuestros barcos son mínimos, tenemos un par de porta aviones en algún lugar del Atlántico. Pero ninguno de ellos esta lo bastante loco para transportar una bomba. Solo disponemos de trasporte terrestre-
Lo que Collado estaba diciendo comenzaba a cobrar sentido, un sentido siniestro para Leslie.
-En caso de ataque, un pequeño grupo de hombres podría introducirse en territorio enemigo y depositar allí la bomba, con el temporizador les daría tiempo a escapar antes de que estallara, negociar un acuerdo con el país enemigo y en caso de que el negocio llegue a buen puerto, desconectarla-
-Chantaje-murmuro Leslie
-¡¡¡Exacto!!!,¡¡¡¡Es usted un lince doc!!!!, esta es la única bomba que hay en el mundo en estos momentos y los misiles de los Rusos fueron destruidos por un grupo Islamista hace unos meses, ahora mismo estamos en ventaja sobre otros países fuera de la unión Europea-
Leslie lanzo una mirada a Collado como si estuviese loco, luego agacho la cabeza.
-No me mire así doc, cuando todo esto pase y el mundo nos pertenezca a nosotros, usted sera conocido como un heroe-
-Según dice, en esos países hay gente superviviente. ¿No?-pregunto Leslie
-Si, gente refugiada en búnkeres controlados por sus altos dirigentes y gente que sobrevive día a día fuera de las fronteras evitando a los no muertos-explico Collado sonriendo sin parar.
-Si las negociaciones fallan y se piensan que vamos de farol, una explosión podría condenar a esa gente inocente que vive al margen de ello, seria como un genocidio, mujeres, niños.... Todos morirán-
-Doc...serian daños menores, podemos prosperar en muy poco tiempo-contesto Collado - Los no muertos no estarán ahí siempre, cuando ellos no estén todo será mucho mas fácil, según los científicos de nuestro Bunker, la esperanza de vida de estos seres no puede durar mas de diez años mas, cuando caigan nosotros nos alzaremos-
Leslie estaba estupefacto al escuchar hasta donde llegaba la ambición del ser humano, en lugar de arrimar el hombro, los países trazaban planes de conquista sobre los otros, el apocalipsis solo había sido el principio de algo mucho peor.
Collado se puso en pie y miro a Roache.
-Coronel, mi visita a tocado a su fin- Luego miró a Leslie- Doc, un placer conocerle, espero que pronto podamos volver a hablar y que sea una charla mas amena y usted me de buenas noticias sobre nuestro ..... Acuerdo-
Collado tendió su mano de nuevo y Leslie se la estrecho con desgana, seguidamente Collado y Roache salieron del cobertizo.
-No parece muy dispuesto a colaborar-dijo Collado
-Se muy bien como retorcerle el brazo si es necesario, no se preocupe Collado, todo saldrá como esta previsto-contesto Roache.
-Le doy un mes de plazo, si la bomba aun no tiene su temporizador, nos olvidaremos de el y nos la llevaremos tal cual-dijo Collado parándose de golpe.
-Por cierto..-replico Roache frotándose las manos.- ¿Que hay de lo mío?, ¿que hay de la vacuna?-
Collado puso una mueca y miro a Roache como si de repente reparara en sus heridas.
-¿Ah sido infectado coronel?-pregunto Collado
-No, esto son heridas de bala, pero quiero saber si ya se puede curar-contesto Roache
-Tenemos algunas vacunas pero están en fase experimental, no encontramos sujetos con los que probarlas-
-Mándemelas y yo las probare con mis hombres-dijo Roache
-¿Y como piensa pagar?-pregunto Collado
Roache señalo hacia la casa del medio del campamento.
-Con mujeres-
Collado se relamió, en su bunker las mujeres escaseaban y tan solo quedaban hombres.
-¿Cuantas tiene?-pregunto Collado
-Las suficientes como para comprar varias vacunas-contesto Roache
-Bien, hagamos un trato, mándelas en un camión hacia Madrid en las próximas veinticuatro horas, nosotros mandaremos ciento cincuenta vacunas, ¿De acuerdo?, ¿Hay trato?-
Roache le estrecho la mano y contesto- Hay trato-

El helicóptero de Collado se elevo en el aire y luego se alejo. Observo a los que estaban allí esclavizados, ellos serian unos buenos conejillos de indias para probar las vacunas y las chicas serian un buen canjeo, sus hombres ya no las llevarían al picadero y eso podría ser un problema, aunque enseguida Roache pensó que conseguirían mas, mientras volvía a su tienda a descansar, sonreía satisfecho, todo estaba saliendo a pedir de boca.

Félix, Toni, Miguel y los otros habían visto toda la escena desde la llegada de aquel tipo extraño y trajeado, no sabían quien era, pero por las pintas parecía ser un pez gordo.
-¿Quien seria ese tío?-pregunto Félix
-Por las pintas que traía se diría que acaba de salir de un bufete de abogados-contesto Toni sin apartar la vista del suelo.
-Seguid cavando, si nos ven de cháchara nos coserán a balazos-replico Mathew desde sus espaldas.
Miguel no había hablado, pero el había escuchado algo de chicas en la conversación, algo estaban tramando con ellas y tenia que averiguar que era.
***************************
Llegamos a la primera entrada de las alcantarillas. Esta estaba en una calle aparentemente despejada, al parecer el paso de Ray por allí había llamado la atención de los infectados que lo habían seguido, con lo cual, los alrededores del ayuntamiento al que pretendíamos ir, eran un hervidero.
-Genial Ray..- murmure
-Sigo pensando que es una mala idea lo de meternos aquí por un tío al que no conocemos-dijo Iván mostrando una mas que notable desaprobación al hecho de meternos en la boca del lobo.
Vanesa no quitaba ojo del rastreador, Ray seguía en el mismo sitio, no se había ni movido.
-Bien, vamos-dijo bajando la primera.
Los demás la seguimos y comenzamos a seguirla por los túneles de las alcantarillas, el olor allí abajo era horrible, una mezcla a agua podrida y a muerto, no tardamos en ver un cuerpo flotante que había en una estancia mas grande junto a nosotros.
El aparato seguía pitando y era lo que nos marcaba el camino a seguir. De vez en cuando veíamos por los desagües las calles iluminadas por la luz del sol y en ellas varios pies arrastrándose, han alguna ocasión nos llevamos algún susto cuando un infectado que estaba caído junto al desagüe, nos veía pasar y extendía el brazo para agarrarnos.
Cuando eso pasaba, Abel lo rebanaba usando su machete y después miraba a Philip como si le dijera. “Cuando nadie mire te rebanare a ti también, cabrón".
Seguimos caminando y llegamos a una bifurcación.
-¿Hacia donde?-pregunto Eder
-Derecha-contesto Vanesa
En ocasiones pasábamos por lugares tan estrechos que teníamos que ir de lado y pegados a la pared, aquello me provocaba cierto estrés de vez en cuando. A veces veíamos cuerpos del que se alimentaban las ratas, algunos de estos cuerpos reaccionaban al pasar por allí.
-¿Y si las ratas después de estar comiéndoselos fuesen portadoras?-pregunto Andrea a nuestras espaldas.
-No creo, tranquila-contestó David a su lado.
-Nunca te lo he dicho, pero las odio-declaró Andrea
-Te llevarías bien con mi madre entonces, ella también las odiaba-
En ese momento pensé en mi familia, me sentí mal por no haberme acordado antes. Estaba demasiado tiempo preocupándome por sobrevivir, no sabía si vivían o no, pero ya no tenia muchas esperanzas, nadie hablaba de sus familias, suponía que la mayoría habían asumido que estaban muertos.

Capitulo 122: Los miembros del grupo , part 2

Lidia lanzó un chillido cuando Eva trato de sacarle el trozo de tubería que le cruzaba la pierna de lado a lado, no tardo en darle un empujón a Eva y lanzarle una mirada mas propia de un matón del Bronx.
-Mira bien lo que haces, pedazo de zorra- lanzó Lidia por su boca como si fuera una flecha envenenada.
Eva no le aparto la mirada, se limito a mirarla desafiante, como si los insultos de Lidia no le afectaran lo mas mínimo, aunque en su interior se moría por cruzarle la cara una y otra vez a base de tortazos.
-Sera mejor que no sigas por ahí, eso hay que sacarlo de ahí. Y no vuelvas a insultarme- Eva la señalo con el dedo.
Lidia se relajo y miro a su compañera, luego lanzo una sonrisa todavía más venenosa que los insultos que le regalaba a Eva.
-Te hubiese gustado dejarme tirada aquí, ¿verdad?. Pero te has visto atrapada como yo y no tienes otro remedio que ayudarme, pero a la mínima oportunidad me dejarías aquí pudriéndome-
Lidia era consciente de que esa forma de hablar no era propia de ella, los celos habían tomado el control de sus emociones, le hacían odiar a Eva con toda su alma, sin embargo aquella chica trataba de ayudarla. Lidia en parte se sentía culpable por todo.
-Vamos allá-dijo Eva cogiendo la tubería rota desde la parte de abajo, luego dio un fuerte tirón hacia abajo.
Cuando la tubería salió de la carne de Lidia, esta lanzo un desgarrador grito que casi ensordeció a Eva, enseguida Eva cogió un pañuelo y tapono la herida.
Lidia poso sus manos por encima del pañuelo y ejerció presión mientras Eva hacia una pequeña incisión en la bala.
-Tengo la pierna y los alrededores de la herida muy mojados, no funcionara-dijo Lidia mirando los cuatro dedos de agua que había donde estaban.
-Cierto...,movámonos de aquí a un sitio mas seco-dijo Eva ayudándola a incorporarse.
Las dos caminaron hasta un sitio donde apenas había humedad, Lidia cojeaba y la sangre le brotaba con cada paso que daba, empezaba a estar mareada. Lidia se sentó sobre un cascote y Eva comenzó a limpiarle la herida y a secársela.
-Con una bala no habrá suficiente pólvora-dijo Lidia- Si la idea es que me pase la herida de lado a lado, así no harás nada, corta tres o cuatro mas-
-¿No será mucho?-pregunto Eva
-No, tú hazlo como te digo-dijo Lidia
Eva saco del cargador cuatro balas mas y las corto, vaciando la pólvora sobre un trozo seco de su camisa de tirantes que se había rasgado, mientras hacia eso miraba a Lidia.
-Siento que no podamos llevarnos bien-dijo con una sonrisa.
-Seriamos amigas si no te hubieses acostado con mi novio-contesto Lidia.
-Lo amo-
-Ya, y yo, pero te lo tiraste...aunque bueno, el es responsable también. No solo tu retozabas en la cama, el estaba encima...o era debajo...bueno, da igual, no quiero detalles de vuestros polvos-contesto Lidia.
-Tienes cara de buena chica, pero debajo de esa piel de conejita hay una autentica zorra, sabes como dar donde duele-contesto Eva alzando el trozo de camisa con cuidado para no perder nada de pólvora.
Poco a poco dejo caer la pólvora sobre la herida, por ambos lados. Luego busco algo en su chaleco y saco otro pañuelo, este lo enrolló hasta que se hizo un mordedor, este se lo paso a Lidia.
-Ya sabes lo que toca-
Lidia no contesto, se limito a morder el pañuelo con fuerza mientras miraba a Eva con los ojos empañados en lágrimas, sabía que aquello no iba a ser nada agradable.
Eva acerco el mechero a la pólvora y esta prendió, los ojos de Lidia se abrieron de par en par y comenzó a retorcerse mientras lanzaba un terrible grito de dolor, el fuego la abrasaba, le dolía, agarro de los hombros a Eva mientras clavaba la vista en ella.

El grito llego hasta los que estaban cavando, era un grito desgarrador. Gorka miro a Emilio con una mirada mezclada entre miedo y alegría, no sabia porque era esa grito, pero gracias a el, sabían que las dos chicas o al menos una de ellas estaban vivas.
Emilio comenzó a gritar hasta que le dolió la garganta, sus dos amigas parecía ser que estaban vivas.
-¡¡¡Cavad mas deprisa!!!,¡¡¡¡Vamos!!!!-apremio Emilio
Todos comenzaron a darse mas prisa a la hora de quitar escombros, debían llegar a ellas cuanto antes.

Lidia parecía que se había desmayado a causa del fuerte dolor, pero su herida estaba totalmente cerrada, la única secuela que le dejaría seria una cojera temporal.
Eva se sentó en un rincón mientras observaba a Lidia, allí estaban las dos, en plena oscuridad sin única luz que la de un mechero, Eva lo apago y espero, espero que tarde o temprano las sacaran de allí.
**************************
Reanudamos la marcha, Abel llevaba a Hawkins a cuestas, seguíamos el rastro de Ray y nos estábamos acercando a Banyeres, desde allí pasaríamos por el Nido 81 antes de volver a la cárcel. Seguía dándole vueltas a lo que había dicho Benito sobre el posible plan del gobierno, al fin y al cabo, era una treta la mar de eficaz.
“Mataros entre vosotros y cuando ya no quede nadie que nos estorbe nos alzaremos como amos y señores del mundo". Para mis adentros pensaba que efectivamente, ese virus que reanimaba a los muertos debía su existencia a la mano del hombre, pero el como y el porque se había desatado todo, era un misterio.
-¿En que piensas?-las palabras de Héctor me sacaron de mis cavilaciones.
-En conspiraciones-conteste lanzando un bufido.
-Eso era solo una teoría, no le des tantas vueltas hombre-contesto Héctor dándome una palmada en la espalda.
-¿Y si es una teoría acertada?-pregunte yo
-Supongo que nunca lo descubriremos-dijo Héctor
Seguimos caminando todos juntos cuando comenzamos a notar el hedor que venia del pueblo.
-Llegamos-sentencio Abel dejando a Hawkins apoyado en un árbol.
Delante de nosotros estaba el pueblo de Banyeres, el cual debíamos atravesar para llegar a nuestro objetivo, según Vanesa, el Nido 81 estaba al otro lado y Ray iba hacia allí. Los demás no tardaron en discrepar, no querían meterse de lleno en un pueblo plagado de infectados en pleno mes de Mayo, cuando estos estaban comenzando a ser mas peligrosos y activos, definitivamente para mi tampoco era una idea muy buena.
-¿De que tenéis miedo?-pregunto Abel mirándonos a todos.- Sera como un paseo, no es un pueblo demasiado grande, lo atravesaríamos rápido-
-¿Y Hawkins?-pregunto Andrea señalándolo con la cabeza.
-No temas rubia, me las se apañar yo solito-contesto Hawkins mientras comprobaba que su arma estuviese lista para disparar.
-No te ofendas, pero contigo a cuestas nos será mucho mas difícil, seremos un bistec-replico Andrea
-Lo que pretendéis es una locura, no saldremos vivos de ahí-conteste yo por fin.- Tenemos armas y munición, pero ni de casualidad para abatir a todos esos-
-Pues Ray acaba de meterse, su punto lo marca tal cual-replico Abel
-No me malinterpretes Hulk, pero...¿Estáis bien de la cabeza?..-pregunto Iván
El punto que representaba a Ray se había parado en el medio del pueblo y Vanesa acerco el zoom.
-Esta en el ayuntamiento-
-¿Como logro atravesar tantas calles tan tranquilo?-pregunto Eder estupefacto
-Debe haber tomado las alcantarillas-contesto Vanesa.
-Si vale, supongamos que ha tomado las alcantarillas. Pero...¿A que coño se metió ahí?-pregunto Luci
-No tengo ni idea, pero los ayuntamientos fueron en un principio el mayor punto de encuentro de los militares, las puertas y ventanas eran fuertes, desde allí mandaban las señales de radio-explico Santi- El ejercito estaba armándose allí en varios pueblos, todo dependía de la seguridad del sitio-
-Sigue sin gustarme la idea-contesto Andrea
-Pues bonita, será mejor que te acostumbres porque esto es lo que hay, entraremos a por Ray, lo cogeremos y luego saldremos por el otro lado del pueblo con dirección al nido 81-replico Vanesa.
-Imagino que no será una orden,¿ verdad?-pregunto Andrea con un tono despectivo.
-Si no estas de acuerdo quizás deberías quedarte aquí-contesto Vanesa- Además, si es por miedo a romperte una uña...., tranquila. No es necesario que vengas-
Andrea se intento lanzar contra ella, pero Luci la paro en seco.
-¿Que pretendes?, cálmate, ¿quieres?-
En ese momento tome una decisión, mire a mis compañeros y asentí levemente.
-Buscaremos a vuestro compañero, luego iremos al nido 81 y negociare con el tal escobar un acuerdo que nos sea útil a todos, tu me ayudaras a convencerle-dije mirando a Vanesa.
-Ese es un perro viejo, pero como quieras-contesto Vanesa.
Yo asentí nuevamente y me volví hacia mis compañeros y acordamos que si que iríamos todos, cuantos mas mejor, la misión tenia mas probabilidades de salir bien.
**********************
Roache estaba en la entrada de su tienda de lona observando como un helicóptero de un color negro tomaba tierra en medio de su campamento, había reunido a todos los hombres que tenia disponibles en ese momento.
Cuando el helicóptero tomo tierra aparecieron varios soldados españoles y después un hombre con smoking, este llevaba una carpeta en las manos, cuando se acerco a Roache, este le estrecho la mano con una gran sonrisa.
-Buenos días Alphonse- dijo el tipo trajeado
-Buenos días presidente Collado-contesto Roache
-Aun no soy presidente, vengo a ver como esta nuestro encargo-dijo Collado con una amplia sonrisa.